Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 15-02-2012

Mxico se muere de hambre con el TLC

Laura Carlsen
CEPRID


Desde que Mxico aprob el Tratado de Libre Comercio de Amrica del Norte (TLCAN) millones de mexicanos se han unido a las filas de los hambrientos. Mientras que la violencia y la sangre de la guerra contra las drogas se apodera de los titulares muchos mexicanos, sobre todo mujeres y nios, hacen frente a la silenciosa y violenta suerte del hambre.

Los ltimos informes muestran que el nmero de personas que viven en "pobreza alimentaria" (la incapacidad para adquirir la canasta bsica de alimentos) aument de 18 millones en 2008 a 20 millones a finales de 2010. Alrededor de un quinto de los nios mexicanos sufren de desnutricin. El Instituto Nacional de Nutricin estimaba el 18 de octubre de 2011 en 728.909 el nmero de nios menores de cinco aos desnutridos. Las estadsticas del gobierno informan que el 25% de la poblacin no tiene acceso a los alimentos bsicos (1). Desde la crisis alimentaria de 2008, ha habido un aumento del 3% de la poblacin sin acceso adecuado a los alimentos. Los recin nacidos muestran los mayores ndices de desnutricin, lo que indica que la tragedia comienza con la salud materna.

El dramtico cambio en los hbitos alimenticios de Mxico desde que se aprob el TLCAN no slo se refleja en los millones de personas que se acuestan con hambre. En el lado opuesto de la escala, Mxico se ha convertido en tan slo una dcada y media en el segundo pas del mundo en obesidad mrbida. El primero es EEUU. La obesidad infantil, sobrepeso y diabetes constituyen en la actualidad los principales problemas de salud, junto con el problema ms tradicional del hambre.

No es que los ricos se hagan demasiado gordos y los pobres muy delgados. La gordura ya no representa la abundancia. Son los pobres los que beben Coca-Cola barata cuando no tienen acceso a agua potable o que dan a sus hijos una bolsa de papas fritas cuando los alimentos frescos de la zona ya no estn disponibles.

Con otra crisis alimentaria debido al aumento de los precios internacionales, Mxico podra enfrentar disturbios por los alimentos, as como la propagacin del hambre y sus consecuencias durante el prximo ao. A menos que los disturbios se vuelven violentos o se produzca una convulsin social ms amplia como lo ocurri en los pases rabes, no es probable que los medios de comunicacin le presten atencin.

TLC: un modelo de (in)seguridad en los alimentos

Algo ha ido terriblemente mal. La nacin que afirmaba entrar en la prosperidad con la firma del TLC se ha convertido en un ejemplo internacional de graves problemas estructurales en la cadena alimentaria, desde la forma en que produce sus alimentos hasta qu y cunto (o cun poco) que consume.

La desnutricin de Mxico tiene sus races en la firma del TLC y otros programas neoliberales que han obligado a la nacin a alejarse de la produccin de alimentos bsicos para su propio modelo de "seguridad alimentaria". "La seguridad alimentaria" afirma que un pas es seguro, siempre y cuando haya suficientes ingresos para importar sus alimentos. Separa de empleo no agrcola de la seguridad alimentaria y hace caso omiso de la desigualdad de acceso a los alimentos dentro de un pas.

La idea de la seguridad alimentaria basado en el acceso al mercado proviene directamente del principal argumento sobre las "ventajas comparativas" del TLCAN. En pocas palabras, la eficiencia econmica exige que cada pas debe dedicar su capacidad productiva a lo que mejor sabe hacer y liberalizar el comercio transfronterizo. Bajo la teora de la ventaja comparativa, la mayor parte de Mxico fue considerado no apta para producir su alimento bsico, el maz, ya que sus rendimientos estuvieron muy por debajo de la media de su vecino del norte y socio comercial. Por lo tanto, Mxico debe recurrir a las importaciones de maz y dedicar sus tierras a los cultivos en los que supuestamente tena una ventaja comparativa, como las frutas de temporada y tropicales y hortalizas. Suena simple. Slo tienes que eliminar tres millones de productores ineficientes de maz ineficiente (y sus familias) y trasladarles a la fabricacin o ensamblaje, donde su mano de obra barata constituye una ventaja comparativa. Las consecuencias culturales y humanas para estos campesinos y comunidades enteras de obsoletos indgenas no preocupan en esta ecuacin.

Diecisiete aos despus del TLCAN, ms de 2 millones de agricultores se han visto obligados a abandonar sus tierras por los bajos precios y el desmantelamiento de los apoyos del gobierno. No encontraron puestos de trabajo en la industria. En cambio la mayora de ellos pasaron a formar parte de un xodo masivo como migrantes mexicanos a los Estados Unidos, que se estima en medio milln al ao. En los primeros aos del TLCAN, las importaciones de maz se triplicaron y el precio al productor cay a la mitad.

La conversin a otros cultivos llev aos en la mayora de los casos. Los precios fueron voltiles y poco confiables las cosechas. En muchas ocasiones no eran cultivos factibles para las pequeas parcelas, a menudo rocosas que vean en el maz una garanta para su dieta de subsistencia. El resultado es que slo creci un 2% la produccin agrcola total.

Las reas que se adaptaron con xito a la agricultura industrial y los cultivos de agroexportacin se caracterizan por una flagrante violacin de los derechos laborales de los trabajadores agrcolas migrantes, contaminacin generalizada, aguas residuales y la extrema concentracin de tierras y recursos.

Para los hambrientos, esto significa que los precios fijados en el mercado internacional determinan quin come y quin se muere de hambre. Los consumidores mexicanos ahora pagan ms por las tortillas de maz y alimentos en general. Los aumentos de precios en el mercado internacional a empujar al alimento bsico fuera del alcance de los millones de pobres en el pas.

La dependencia de alimentos

En el post-TLCAN, el 42% de la comida que se consume en Mxico proviene del extranjero. Antes del TLCAN, el pas gast 1.800 millones de dlares en importaciones de alimentos. Ahora gasta la friolera de 24.000 millones. En una entrevista, el investigador Ernesto Ladrn de Guevara seal que en algunos alimentos bsicos la dependencia de las importaciones es dramtica: 80% en arroz, 95% de la soja, 33% en frijol y 56% en el trigo. Es el primer pas del mundo en importacin de leche en polvo. El una vez prspero Mxico en el sector lcteo ahora, en virtud del TLCAN, debe importar la leche en polvo de una multinacional vinculada a la crisis de la desnutricin infantil.

Mxico importa el 33% de lo que consume, pasando de 250.000 toneladas antes del TLCAN a los 13 millones actuales. El departamento de Agricultura de EE.UU. estima que si continan las tendencias actuales Mxico va a adquirir el 80% de sus alimentos de otros pases (principalmente Estados Unidos). La FAO, el organismo de la ONU para la Agricultura y la Alimentacin, considera que un pas es dependiente en cuestin alimenticia cuando las importaciones superan el 25% del total de las exportaciones.

Cara, yo gano; cruz, t pierdes

La toma del poder corporativo del sistema alimentario de Mxico ha llevado a la catstrofe alimentaria y de la salud. Las empresas transnacionales de alimentos no slo importan libremente en los mercados de comida mexicana, ahora son los productores, exportadores e importadores, todo en uno, que operan en el interior del pas.

Desde el TLC, las empresas han devorado los recursos humanos y naturales en una escala casi increble. La produccin ganadera ha pasado de pequeas granjas para los mercados locales a Tyson, Smithfield, y Pilgrims Pride. El uso masivo y la contaminacin del agua y la tierra ha conducido desastres ambientales y sanitarios en todo el pas. Millones de empleos se han perdido por la concentracin y los mtodos de la agricultura industrializada.

Tomemos el caso de Com Products International (CPI). La transnacional present una reclamacin contra el gobierno mexicano en 2003, acogindose al TLC, alegando una prdida para su negocio debido a un impuesto sobre el jarabe de maz de alta fructosa en las bebidas. La razn de Mxico para imponer el impuesto era para salvar una industria de caa de azcar que proporciona empleo a miles de ciudadanos y desempe un papel econmico crucial en muchas regiones. Curiosamente, el gobierno vio frustrado su intento de acceder, tambin en virtud del TLC, al muy protegido mercado estadounidense del azcar.

Un tribunal del TLCAN dictamin sobre el caso en 2008. Mxico tuvo que pagar 58 millones de dlares a una compaa que tiene unas ventas netas de 3.700 millones de dlares anuales. La multa pagada por el gobierno mexicano podra haber cubierto un ao de la canasta bsica de alimentos a ms de 50.000 familias pobres. La CPI es una empresa subsidiaria de la Corn Products Arancia, una de las transnacionales de alimentos ms poderosas que operan en el pas, junto con Maseca /Archers Daniel Midland y Cargill. Son las grandes empresas de agronegocios que desempearon un papel clave en la crisis de la tortilla de maz de 2007 por el acaparamiento de las cosechas y elevacin del precio internacional. Esa crisis provoc la protesta de miles de mexicanos pobres ante lo que supuso un aumento del 50% del precio de la tortilla de maz.

El TLCAN y otros acuerdos de libre comercio otorgan a las corporaciones el poder de decidir qu comemos, qu compramos, quin tiene trabajo y quin no y si un pueblo dedicado a la produccin local de alimentos va a sobrevivir o presencial el final de sus tradicionales medios de subsistencia durante generaciones.

Alimentar a los hambrientos, arreglar el sistema

Las organizaciones mexicanas han comenzado a reunirse despus de aos de divisiones para responder a la crisis alimentaria y arreglar un sistema en muy mal estado. Lograron que una reforma constitucional para incluir el derecho a la alimentacin. Ahora la batalla es en la adaptacin al presupuesto rural para que ese derecho sea una realidad.

Organizaciones de pequeos agricultores se han unido a organizaciones de agricultores familiares en los Estados Unidos y Canad para pedir la renegociacin del TLCAN y eliminar de l los alimentos bsicos y la produccin agrcola. Pero la Administracin Obama, con sus compromisos adquiridos, deja muy poco espacio para el cambio. Sin embargo, no cejan en sus esfuerzos para arreglar el sistema alimentario antes de que se agrave la crisis. Las organizaciones de EEUU estn viendo la oportunidad de unir sus demandas a las del movimiento Ocupar Wall Street Ocupar en todo el pas.

El control corporativo del sistema alimentario encerrado en el TLCAN no slo afecta a las personas en Mxico. Nadie espera que la situacin mejore por s misma. Al profundizarse la crisis, los movimientos ciudadanos deben buscar puntos de unin transfronteriza para proteger su salud, sus medios de subsistencia y sus derechos. En el futuro, lo que comemos, cmo comemos, y si comemos depender de sus esfuerzos.

(1) http://web.coneval.gob.mx/Paginas/p...

http://www.tercerainformacion.es/spip.php?article33878



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter