Portada :: Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 20-02-2012

Un balance antes de sus primeros 100 das de gobierno
El extrao gobierno de SuperMario Monti

Gorka Larrabeiti
Rebelin


Salones de Washington. Las crnicas de la primera visita oficial de Monti a Estados Unidos dicen mucho del estado de la democracia en tiempos del capitalismo financiero. La apretada agenda incluy la clsica escena en el saln oval de la Casa Blanca, donde Obama lo arrop como a pocos antes: Tengo plena confianza en el liderazgo de Monti y confo en que pueda guiar a Italia en estos tiempos difciles. Quiero decir que nosotros apreciamos mucho el arranque fuerte y las medidas tan eficaces que est promoviendo. Monti fue recibido en la sede del New York Times, el Petersen Institute for International Economics, y Wall Street, donde onde la bandera italiana en honor del distinguido husped.

Su reunin ms comprometida tuvo lugar a puerta cerrada en el edificio del grupo Bloomberg, la mayor red de informacin financiera mundial. Lejos de las cmaras, Monti se encerr con varios tiburones de las finanzas mundiales: entre otros, Lloyd Blankfein, Director ejecutivo de Goldman Sachs; George Soros, renombrado especulador financiero; Peter Grauer presidente del grupo Bloomberg y Henry Kravis del Fondo KKR de private equity cuyas gestas inspiraron Wall Street, la pelcula con Michael Douglas en el papel de Gordon Gekko. He aqu el comentario de Mario Monti, viejo conocido de muchos presentes, a la salida de la reunin: Creo que los he convencido, aunque jams te diran lo contrario en plena reunin. As est la democracia hoy: un presidente de gobierno no elegido democrticamente debe convencer a otro electorado distinto del pueblo soberano: los mercados. Y resulta que Monti les debi de convencer, a juzgar por la trayectoria de la presin sobre los bonos italianos, que se han recuperado, y eso que Standard y Poor's castig a 34 entidades bancarias italianas.

SuperMario Monti, Salvador de Europa. An no se ha alcanzado el nmero redondo de los 100 das, momento en que se suele hacer el primer balance de cualquier gobierno, y sin embargo a Mario Monti, Presidente del Consejo de Ministros italiano, ya lo han puesto en un pedestal. Coincidiendo con su primera visita a Estados Unidos, la revista Time le dedic una portada con este titular: Podra este hombre salvar a Europa? Antes de la consagracin en Estados Unidos, Philip Stephens, uno de los articulistas del Financial Times, titulaba as su anlisis: Europa descansa en los hombros de Monti, el poltico ms interesante del viejo continente, por encima de Sarkozy y Merkel. El da 15 de febrero Mario Monti intervino ante el Parlamento Europeo. Cuentan que la intervencin fue bien acogida por el portavoz socialista Swoboda (Vuelva al escenario europeo para que le podamos elegir), el liberal Verhofstadt propuso enviar a Monti a resolver los problemas de otros pases apenas termine en Italia, y la portavoz de los Verdes, Harms, lo felicit por su contribucin a que la poltica de la UE sea ms civilizada. Muchos poderes fuertes apoyan el experimento poltico que tiene lugar en Italia. Italia ha vuelto, dicen. Monti afirm en el Parlamento Europeo que Italia ya no aplicar pasivamente las lneas de actuacin de la UE, sino que ser promotora de ellas. Y conviene observar con mucha atencin lo que est ocurriendo deprisa, deprisa en un pas que suele anticipar -llmese fascismo, democracia cristiana o populismo meditico- el rumbo de la poltica europea. La versin oficial del nuevo rol de Italia se resume en un silogismo sencillo: si Italia llegara a quebrar, lo hara toda la Unin Europea; y si la UE cayera, se derrumbara la economa global. Sin embargo, hay ms razones en esta necesidad de Italia. El propio Monti reconoca en esta entrevista a Die Welt que Europa ha de tener ms de dos polos, ha de estar basada en algo ms que el eje francoalemn de Merkozy. Este tercer polo italiano puede resultar til para que la UE supere la divisin entre pases cerditos y directorio francoalemn. Pero tambin para que los EEUU no pierdan pie en una vieja colonia aliada que hoy busca otros referentes mundiales, como China, para salir de la crisis. A SuperMario, pues, le tocara restaurar el viejo orden transatlntico.

Democracia extraa. En palabras del propio Monti, su gobierno tcnico es extrao pero muy interesante. Extrao fue su nacimiento: la Presidencia de la Repblica forz la dimisin de Berlusconi debido a la emergencia creada por los ataques financieros. Extraa es la composicin del gobierno, la mayora de cuyos miembros son profesores, sabios, aunque tambin hay banqueros y papaboys de vario orden. Extrao es que no haya desaparecido el conflicto de intereses del seno del gobierno: vase el caso de Corrado Passera, ministro para el Desarrollo Econmico, Infraestructuras y Transporte, el cual posea 7 millones y medio de acciones del banco Intesa, con las cuales podra interferir en las decisiones que haga NTV, una sociedad que construye trenes de alta velocidad y que podra hacer la competencia a Trenitalia. Extrao es que entre los miembros del gobierno haya varios nobles y que el Gran Maestro del Gran Oriente masn afirme que Monti cuenta con todas las caractersticas para ser "un perfecto hermano.

Este gobierno naci con un apoyo parlamentario muy extrao. Jams haba habido un gobierno con tanto respaldo en el parlamento: todos los partidos grandes -centroizquierda, derecha, democristianos- salvo la Liga Norte lo apoyaron. Muy extraa fue la rapidez con que el gobierno Monti consigui que el Parlamento apoyara la reforma de las pensiones, que elevaba a 67 aos la edad mnima. Tanta fue la rapidez de ejecucin del decreto que Sarkozy no crea que estuviera en vigor en la primera reunin con Monti. Extrasimo fue que una reforma de pensiones fuera contestada con slo pocas horas de huelga por parte de los sindicatos. Extrao es que los trabajadores del sindicato FIOM hayan quedado excluidos de las plantas FIAT en Pomigliano, y que el acuerdo brutal que se impone a los trabajadores de esa fbrica se extienda a todas las instalaciones FIAT en Italia. Extraa es la falta de apoyo de los partidos polticos de centroizquierda al sindicato FIOM cuando denuncia la violacin de la Constitucin. Extrasima fue la operacin policial contra activistas NO TAV que se sald con veintisis detenciones el 26 de enero acusados de lesiones, violencia y resistencia a la autoridad durante los enfrentamientos de julio de 2011: una operacin cuyo fin era criminalizar el movimiento de resistencia al intil tren de alta velocidad. Extrasima ha sido la revuelta de las horcas en Sicilia: una rebelin popular de una zona empobrecida que las mafias y nuevos caudillos han tratado de aprovechar. Extraa fue la operacin meditica realizada por la polica fiscal contra los evasores en plena Navidad en plena Cortina D'Ampezzo, meta invernal de una clase muy bien acomodada. Hasta los aciertos de este gobierno resultan bien raros: por un lado, este gobierno no apoyar la candidatura de Roma a las Olimpiadas de 2020 porque se quiere evitar un mayor endeudamiento; por otro lado, este gobierno "catlico" es bien probable que consiga eliminar la exencin de pagar impuestos inmobiliarios a los edificios propiedad de la Iglesia en que se desarrollan actividades comerciales. Qu extrao que la Iglesia no proteste. En otro orden de cosas, result tambin extrasima esta provocacin de un hbil orador como Monti: "Los jvenes tienen que acostumbrarse a la idea de que no tendrn un puesto fijo de trabajo para toda la vida. Por otra parte, digamos la verdad, qu monotona tener un puesto fijo para toda la vida. Es ms bonito cambiar y tener desafos". Bajo esa provocacin se anuncia una dura reforma del trabajo y una modificacin del artculo 18 del Estatuto de los trabajadores, que regula el despido.

Al nacer su gobierno extrao, Monti afirm que el horizonte temporal de su gobierno sera 2013, fecha del final de la legislatura, siempre y cuando los partidos mantengan hasta entonces su apoyo. Resulta muy extrao el silencio y el apoyo de Berlusconi. Por paradjico que parezca, en la potencial fragilidad "democrtica" del gobierno Monti se basa su solidez tcnica. De hecho, desde Il Sole 24 Ore, peridico de la patronal italiana, ya se pide que este gobierno "no sea slo transitorio", y los democristianos sugieren que este gobierno "de armisticio" dure cinco aos. Es normal. Segn el historiador Paul Ginsburg, Monti "ha reconstruido en poco tiempo una autntica derecha clsica". Que la derecha gobierne Italia no tiene nada de extrao.

Otra oposicin es posible: los benecomunisti. En la democracia "extraa", el Parlamento se vuelve un erial. Da esperanza, sin embargo, que la oposicin extraparlamentaria siga, lentamente, sin prisa pero sin pausa, extrameditica, madurando y compactndose sin dinero, desde abajo.

Los das 12 y 13 de junio de 2011, siendo Berlusconi an presidente, 26 millones de ciudadanos italianos defendieron varios bienes pblicos: el agua, servicios pblicos locales, el No a las centrales nucleares, y la igualdad ante la ley. Desde entonces, en ese triunfo se basa un nuevo sujeto poltico. A finales de enero se ha celebrado en Npoles un Frum de Ayuntamientos por los bienes comunes, que asume como indispensable la creacin de una plataforma poltica que defienda y aplique los resultados de ese referndum ganado por esos 26 millones de ciudadanos ante otro ataque, esta vez en forma de decreto del gobierno Monti, que reproduce y recrudece la legislacin que el gobierno Berlusconi quiso, pero no pudo imponer. Aqu se lee el informe introductorio de dicho Frum, con propuestas de actuacin muy concretas.

Los das 10, 11 y 12 de febrero en el marco del Teatro Valle Okupado, un bien pblico que estaba a punto de ser desmantelado, acogi la campaa europea por una Europa de los pueblos que construya una alternativa europea. Una constituyente europea desde abajo que responda a esa "revolucin desde lo alto", como la llama Etienne Balibar, que est sacudiendo Europa. Ya existe una Carta Europea de los Comunes. Poco a poco se va fraguando un concepto sencillo y convincente. Lo comn. Un movimiento que apela al presente, al ecologismo social, evocando la tradicin poltica comunista, agregando y no dividiendo.

Lo bonito de este movimiento es que ampla la idea de bien comn. Europa, la informacin, los servicios pblicos, el ambiente, la cultura, las Constituciones, la renta ciudadana garantizada, el trabajo y la belleza no pueden ser extraos ni "fuera de lo comn", precisamente porque son eso: bienes comunes.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter