Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 25-02-2012

Tribalismo, racismo y proyeccin (1/2)

Gilad Atzmon
gilad.co.uk

Traducido para Rebelin por J. M. y revisado por Caty R.


En el presente trabajo y en el que seguir, expongo el aspecto engaoso que por desgracia es inherente a algunas de las ideologas antirracistas. Dar ms detalles sobre el papel del antirracismo en la aplicacin tanto del sionismo como en el discurso de izquierda.

No vemos las cosas como son, las vemos como somos (Anas Nin)

No hace falta ser un genio para ver que las personas que se identifican como sionistas y judos estn, de alguna manera, sobrerrepresentados en muchos de los complicados asuntos mundiales de la actualidad. Los que estn a favor de la guerra y las mentes pensantes neoconservadoras estn saturados de manera abrumadora de judos sionistas, y los defensores del intervencionismo moral en los medios de comunicacin son tambin en gran medida judos sionistas. Los cerebros detrs de la llamada doctrina Bush , es decir, la guerra contra el terror, fueron Paul Wolfowitz y Scooter Libby, y por si eso no fuera suficiente, en el corazn de la crisis financiera tambin encontramos personas judas e instituciones financieras claramente reconocibles como judas, como Lehman Brothers, Goldman Sachs, Alan Greenspan, Bernie Madoff, y muchas otras.

Aqu uno debera hacerse una pregunta obvia. Por qu debera cualquier judo del mundo estar preocupado de alguna manera por estos hechos? Por qu debera una persona juda estar preocupada por acciones o ideas con las que l o ella probablemente no tienen nada que ver? Por qu debera mi vecino judo, que tambin est sometido a las turbulencias financieras y sin conexin alguna con Madoff, Wolfowitz, David Aaronovitch o Lord cajero automtico Levy , interesarse por los actuales errores financieros e imperiales de los cuales no tiene ninguna responsabilidad? Por qu deberan mis amigos msicos judos, que no tienen vnculos con Israel, ni con el AIPAC, ni con el C.F.I , ni con CCT , tampoco con Nick Cohen o Alan Greenspan, sentirse culpables por crmenes o acciones de otros que tambin resultan ser judos? Un francs o un irlands en los Estados Unidos se sienten amenazados o discriminados por posibles revelaciones de que algunos de sus expatriados haban estado involucrados en un escndalo colosal importante?

Por lo tanto, la pregunta que planteo aqu es simple: por qu cualquier judo debera sentirse culpable por delitos que cometen otras personas que ni l ni ella conocen y tampoco son cercanos? Y la respuesta es igual de simple: las personas judas no tienen ninguna razn para asumir responsabilidad de las acciones cometidas por otros judos. Pero la verdad del asunto es que muchos judos estn extremadamente preocupados por los disparates actuales: algunos se sienten culpables, y muchos -al menos potencialmente- se sienten amenazados. Yo dira que esa reaccin merece nuestra atencin.

Entre mis diversos pecados est el de hacer un seguimiento regular de los medios de comunicacin judos, y es obvio para m que las instituciones judas se ponen alerta por cualquier escndalo que est incluso ligeramente asociado con protagonistas judos o instituciones del mismo origen. Los medios de comunicacin judos dan la impresin de que cada error asociado con un judo es muy probable que se convierta en el motivo de una ola de vil antisemitismo .

Nos queda preguntarnos entonces si el miedo de los judos al antisemitismo est realmente justificado, o si simplemente est impulsado por una fantasa de destruccin.

En mi ltimo libro The Wandering Who sostengo que el miedo de los judos del antisemitismo es en gran medida autoinfligido y tiene muy poco que ver con la realidad circundante. Los judos tienden a considerarse como una tribu y la mayora de ellos estn sometidos a un grado de adoctrinamiento cultural y racial. Por un lado, la religin del judasmo ensea a sus seguidores que todo Israel es responsable de todos (1) (Kol Israel areivin zeh lzeh'), mientras que por el otro lado los no religiosos, seculares, los judos emancipados que se identifican poltica, ideolgica y socialmente como judos tambin operan dentro de marcos etnocntricos. Incluso dentro del movimiento de solidaridad con Palestina se encuentran judos que funcionan dentro de clulas slo de judos, como JBIG (Judos por el boicot a los productos israeles) e IJAN (Red Internacional de judos antisionistas). De alguna manera, tambin se sienten sobre todo responsables unos de otros.

Esta lectura de las comunidades judas contemporneas puede revelar por qu muchos judos estn alarmados por los crmenes cometidos por otros judos, judos que ni siquiera conocen.

Puedo pensar en tres razones para esta situacin:

1.- Proyeccin: Debido a que algunos judos se ven a s mismos como parte de una tribu exclusivamente racial, tienden a creer que los no-judos tambin los consideran de igual manera. En otras palabras, muchos judos proyectan sus propios sntomas etnocentristas sobre los goyim , por ejemplo; piensan que los gentiles estn impulsados por el mismo concepto.

2.- La culpa: Debido a que algunos judos tienden a considerarse como una tribu exclusivamente racial, se sienten culpables por no poder detener a los miembros de la tribu que estn involucrados en algunos grandes errores.

3.- La conjuncin de 1 y 2.

Cada vez est ms claro, entonces, que en el centro del miedo judo de la intolerancia antisemita y antijuda nos encontramos con la orientacin racial juda, que se manifiesta en diversas formas de proyeccin y culpa. Aunque est claro que los judos en realidad no constituyen una raza, no hay duda de que el judasmo -y el discurso secular judo en particular- es racial, o por lo menos impulsado tribalmente. No muchas personas son conscientes de la tensin racial entre las diferentes comunidades judas, como las asquenazes y sefardes. En Israel se elimin la donacin de sangre de los ciudadanos negros de origen etope por 'razones mdicas . Israel est saturado de leyes racistas discriminatorias y de supremaca contra la poblacin rabe y la no juda.

Hasta cierto punto, entonces, el temor del antisemitismo inherente en los discursos de los sionistas y judos polticamente seculares est alimentado por la creencia de que el otro, el goy por ejemplo, bien puede estar igualmente impulsado por una ideologa racista similar.

Algunos judos, debe decirse, pueden tener razones para rechazar la explicacin anteriormente dada. Ellos pueden argumentar que la historia juda (es decir, que la cadena interminable de Shoas), demuestra que los hijos de Israel se sienten justificadamente en un constante estado de alerta. Los judos, podran decir, deben ser siempre conscientes de que sus vecinos podran volverse contra ellos en un momento dado.

Sugiero que aqu estamos tratando con una situacin similar al del huevo y la gallina. Mientras que algunos judos podran ponerse de acuerdo entre s en que el antisemitismo es en gran medida una 'enfermedad irracional , algunos historiadores como Bernard Lazare fueron valientes y lo suficientemente honestos para preguntarse por qu y cmo exactamente, los judos han logrado traer tanto dolor a s mismos.

Segunda parte: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=145443


Fuente: http://www.gilad.co.uk/writings/gilad-atzmon-tribalism-racism-and-projection-part-1.html#entry15021528





Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter