Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 01-03-2012

Entrevista a Nria Gell, artista catalana cuyo proyecto Aplicacin legal desplazada #3: FIES visibiliza los abusos en las crceles
Hablamos de tortura institucional sistemtica, eso son palabras mayores

Alvar Chalmeta
Diagonal


Cerca de 60 presos en rgimen de aislamiento especial denuncian en primera persona las vejaciones a las que se ven sometidos a travs de cartas, poemas y testimonios.

DIAGONAL: Intervencin artstica y crcel, parecen realidades alejadas. Cmo nace la idea de relacionarlas?

NRIA GELL: Mi lnea de investigacin se centra en analizar la tica de las instituciones que nos gobiernan, as como los abusos de poder permitidos por la legalidad establecida evidenciando sus perversas estrategias camufladas a travs del uso del lenguaje. He realizado trabajos con diferentes instituciones como la escuela, la banca, la polica, las leyes migratorias y en algn momento me tena que centrar en la crcel, ya que, aunque es muy invisible para la mayora de la sociedad, es la institucin punitiva por excelencia, la que desde su silencio consigue intimidar y as controlar a la ciudadana.

La metodologa de trabajo que he usado es lo que llamo aplicacin legal desplazada, que consiste en analizar una ley y aplicarla de forma inversa. En este caso, he intentado aplicarla a los que yo considero responsables de que exista el rgimen FIES (tortura blanca), aunque por lo macabra que sta es, en esta ocasin la aplicacin legal desplazada la he llevado a cabo de forma muy metafrica. Contrat a una empresa de investigadores para que me facilitara la direccin de la casa de descanso del responsable poltico que el ao pasado legaliz de nuevo el rgimen FIES. Les mando, da tras da, uno de los poemas o dibujos que me han enviado los presos, lo har hasta que se termine el material recibido. Me gusta lo de los investigadores que rastrean ficheros de datos porque el FIES tambin es un fichero de internos de especial seguimiento.

D.: Pediste a diferentes presos que te enviaran un dibujo, un poema, una carta a modo de reclamacin. Crees que la expresin artstica sirve de vlvula de escape?

N.G.: No se lo ped con esta intencin. Les peda estos formatos con un fin estratgico, ya que el FIES, entre otras medidas, supone tener todas las comunicaciones intervenidas y pens que el formato artstico poda ser una buena forma de expresin para esquivar la posible censura. Y, s, pienso que en algunos casos la expresin artstica puede servir como vlvula de escape. De hecho, varios presos me han mandado poemas o dibujos que ya tenan hechos antes de mi peticin.

D.: Cmo valoras las respuestas?

N.G.: Llevo ms de un ao con este proyecto y unos siete meses recibiendo correspondencia de los presos. El perfil de los que me han contestado es variado.Muchos de ellos son presos sociales a los que la experiencia carcelaria ha politizado y otros directamente se consideran presos polticos. En lo que s que he detectado una diferencia fundamental es en el tono de sus cartas dependiendo de su posicin ideolgica, los que creen en una causa por la que luchar transmiten una fuerza digna de admiracin que para m ha sido una leccin de vida. En cambio, las cartas de presos que no tienen este componente poltico son mucho ms desgarradoras. La mayora de stas no estn publicadas en el archivo online (www.acvic.org/fies) ya que as me lo pedan sus autores. El perfil que ms abunda, segn el delito por el que estn pagando crcel, es el de atracadores de bancos.

D.: Cmo te has comunicado con los presos?

N.G.: El proceso ha sido un poco de ensayo y error. Al inicio mand cartas a 50 presos desde una de las instituciones culturales que ha apoyado el proyecto. Slo obtuve respuesta de tres presos y con un desfase temporal enorme. Analizando los motivos constat que la institucin artstica haba mandado las cartas con sus sobres oficiales, con el logotipo del centro de arte impreso, y debi sonar la alarma. Parece que fue motivo para que los carceleros sospecharan del contenido y retuvieran las cartas sin entregrselas a los presos. Parece, que para ellos s que hay una distancia enorme entre arte y crcel: el arte les pareci sospechoso. Vindolo con perspectiva, creo que nosotros fuimos ingenuos. Imagino que no les suelen llegar cartas de instituciones culturales. Hay bastante que analizar en esta ancdota.

Posteriormente les he escrito a ttulo personal. No s hasta qu punto ha habido colaboracin de los carceleros, lo que si s es que varias de las cartas no han sido entregadas a sus destinatarios y que otras que los presos me han mandado nunca me han llegado, han sido interceptadas. Tambin muchos de los sobres vienen con un sello que indica que la carta ha sido revisada y en algn caso el sello est en la propia carta. Los presos lo saben muy bien y algunos de ellos, para esquivar la posible censura, han introducido el contenido dentro de una carta dirigida a sus destinatarios habituales (amigos o familiares) y stos me lo han hecho llegar. Tambin se ha repetido el que el preso no contestara, pero que me contactara alguien cercano a l para pasarme informacin que ya tenan fuera. Y por ltimo tambin me ha llegado material de un remitente que no coincida con el del autor.

D.: Antes has hablado de tortura blanca, de qu se trata?

N.G.: Se refiere a la tortura psicolgica. La tortura blanca es mucho ms perjudicial para un ser pensante que la tortura fsica, ya que el dolor fsico se va con el paso del tiempo, pero la psicolgica deja huellas irreparables. Este proyecto ha cambiado totalmente la visin que tena de Espaa. Era consciente de que la idea de Estado de derecho dejaba mucho que desear, pero nunca me hubiese imaginado que la vulneracin y la impunidad pudieran llegar hasta ese punto. Estamos hablando de tortura institucional sistemtica, eso son palabras mayores. Lo que ms me ha impresionado de las denuncias de los presos es la impunidad con la que se llevan a cabo las torturas.

Mi impresin del conjunto de testimonios es que la crcel funciona como el basurero de un sistema econmico capitalista que slo acepta consumidores, productores y corruptos de guante blanco que contribuyan a engordar las arcas de los poderosos y de un sistema poltico totalitario que hace desaparecer a quin no le es sumiso y no acata sus dictados.

El aislamiento aplicado a los presos politizados somete a los reclusos a privacin sensorial, monotona estimular y prdida de contraste con la realidad para bloquear su mente, neutralizar su espritu reivindicativo, su conciencia, y afecta a su sistema nervioso hasta lograr su anulacin efectiva. Son estrategias que conllevan un largo proceso de despersonalizacin donde la condicin de ser pensante termina torturndote.

D.: Cul ha sido la reaccin de los medios de comunicacin?

N.G.: Mand un sobre con una seleccin de los testimonios a periodistas de los principales medios de prensa de Espaa, si hubieran querido informar de esta situacin intolerable, lo podan haber hecho.

Fuente: http://www.diagonalperiodico.net/Hablamos-de-tortura-institucional.html



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter