Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-03-2012

Charla que imparti el autor en la Sociedad Islmica de York, en Toronto, Canad, el 24 de febrero de 2012
Dos pueblos, un hummus

Gilad Atzmon
gilad.co.uk

Traducido para Rebelin por J. M. y revisado por Caty R.


Me pidieron que viniera a hablarles hoy del actual conflicto, dentro de nuestras filas, entre los que apoyan la solucin de un estado para el conflicto israel-palestino, y los que abogan por dos estados para dos pueblos.

Curiosamente, este es un tema que apenas comento, y no porque sea corto de visin, de opiniones o de ideas, sino porque creo que el destino de los pueblos de Palestina e Israel deben decidirlo los propios israeles y palestinos. Yo, por ejemplo, no veo qu cualifica a un acadmico judo de Nueva York o activista para que determine cmo deben vivir las personas en Palestina o en cualquier otra parte. Por otra parte, nunca he visto a un palestino tratando de aconsejar a los activistas de solidaridad occidentales cmo dirigir su vida. Sostengo entonces, que nuestro entusiasmo intervencionista de predicar a los dems cmo deben vivir, en realidad es un tanto pretencioso.

Pero obviamente el asunto es ms profundo: a pesar del hecho de que Israel es un Estado orgnicamente soberano -ya que est reconocido como un Estado entre las naciones, tiene un sistema de saneamiento propio, una red elctrica, una lnea internacional con cdigo propio-, muchos de los lderes del mundo occidental insisten en que, en realidad, debera dividirse en dos. Pero, no creen que es bastante inusual que la "comunidad internacional" siga ciegamente la ideologa sionista que erige una muralla entre dos pueblos de la tierra, inspirada racialmente en esa ideologa?

S, en lugar de entrar en un debate interminable e intil aqu, yo propongo que debera comenzar a partir de un punto en el que todos estamos de acuerdo: supongo que todos aceptamos que actualmente Israel es un Estado nico, sin embargo, est dominado poltica y espiritualmente por un sistema poltico etnocntrico discriminatorio.

Israel se define como el Estado judo y el significado prctico es bastante devastador. Est impulsado racialmente. Las leyes de Israel a favor de la poblacin juda en los pueblos indgenas de la tierra. Israel es inmune a los pensamientos universales y ticos. Bsicamente se establece para servir a una tribu a expensas de los pueblos de la tierra.

Yo insistira en que para hacer frente a cualquier tema que tenga que ver con la resolucin del conflicto entre Israel y Palestina primero debemos entender qu es Israel. Sin duda, debemos preguntarnos qu implica la naturaleza juda de Israel. Debemos, de una vez por todas, llegar a entender la relacin entre el sionismo y el judasmo.

El sionismo se present inicialmente como una promesa utpica para parir un nuevo "judo autntico ticamente civilizado"; prometi hacer de los judos un pueblo como todos los dems pueblos". Pero la realidad israel demostr que es todo lo contrario de esa aspiracin. El sionismo fracas totalmente. Los israeles han demostrado que son el colectivo menos tico de la historia de los judos. Uno puede preguntarse, por qu, dnde y cundo empez a ir todo tan mal? Cundo fall el sionismo? Si el sionismo era un momento nico en el despertar y la autorreflexin juda, entonces, por qu no cumpli sus promesas? Creo que la respuesta es devastadora. El sionismo estaba condenado al fracaso desde su mismo comienzo, pues a pesar de tener una base pseudo-secular, se enred con una ideologa cuasi-religiosa, e inevitablemente, transform la Biblia en un registro de la propiedad, y a Dios en un agente de bienes races. Fue, entonces, el carcter judo del Estado judo, el que prevaleci sobre la incipiente utopa sionista. Es el carcter judo de Israel el que ha llevado a la limpieza tnica, la segregacin, el aislamiento, y, en ltima instancia, la resurreccin de los muros del gueto europeo.

Con el fin de contemplar una perspectiva de un futuro de paz, entonces debemos ser capaces de entender la complicada relacin entre los judos, el sionismo, Israel y el judasmo, y tenemos que preguntarnos si existe una visin lcida de la paz dentro del discurso judo ideolgico y cultural.

Pero, estamos siquiera autorizados a hacer estas preguntas? Yo digo sin duda que s, tenemos que hacerlo. Despus de todo, Israel abiertamente y de manera consciente e incluso con orgullo se define como el Estado judo. Desde el aire sus aviones dejan caer bombas sobre los barrios palestinos densamente poblados decorados con smbolos judos. Sin duda, entonces, tenemos derecho a preguntarnos qu significa ser judo y cul es su papel dentro de la psique juda y el espritu.

En mi libro The Wandering Who-queen breve publicar en castellano la editorial Ediciones de Oriente y del Mediterrneo (N. de T.)- he tratado de desenredar este nudo. He tratado de entender de qu se trata la poltica de identidad juda en todo este asunto. Puse de manifiesto la continuidad entre el sionismo, judos anti-sionistas y algunos elementos dentro de la izquierda. En el libro trato de averiguar, cul es el significado de ser judo y cmo est relacionado con la poltica juda y el poder poltico judo?

En las ltimas pginas del libro elabor en un escenario ficticio de paz en el que un imaginario primer ministro israel que llega a entender, casi de la nada, que el conflicto palestino-israel se puede resolver con una nica anunciacin.

En una conferencia de prensa, el imaginario primer ministro de Israel anuncia al mundo y a su pueblo:

"Israel se da cuenta de sus circunstancias particulares y su responsabilidad en la paz mundial. Israel llama al pueblo palestino a regresar a sus hogares. El Estado judo se convierte en un Estado de sus ciudadanos, donde todas las personas gozan de plenos derechos de igualdad".

Aunque sorprendidos por la repentina accin israel, los analistas polticos de todo el mundo se apresuran a darse cuenta de que, teniendo en cuenta que Israel representa a los judos del mundo, una simple iniciativa pacfica de Israel no slo va a resolver el conflicto de Oriente Medio, sino que adems tambin acabara con dos milenios de desconfianza mutua y de resentimiento entre cristianos y judos. Algunos acadmicos israeles de extrema derecha, idelogos y polticos se suman a la iniciativa revolucionaria y declaran que ese heroico acto unilateral israel podra ser el nico y total para el cumplimiento completo del sueo sionista, pues no slo los judos regresaron a su presunto hogar histrico, sino que tambin han logrado, por fin, amar a sus vecinos y ser amados.

Pero no contenga la respiracin, as como esa imagen se ve de emocionante, no debemos esperar que suceda en el corto plazo. Israel no es un Estado normal y un escenario semejante no encaja en su etnocntrica ideologa juda que tiene races en la exclusividad, la excepcionalidad, la supremaca racial y una profunda e inherente inclinacin por la segregacin.

El significado de esto es muy preocupante. Para que Israel y los israeles cumplan la promesa inicial sionista de convertirse en un pueblo como los dems debe suprimirse en primer lugar cualquier rastro de superioridad ideolgica. Para que el Estado judo pueda llevar una iniciativa de paz, antes hay que des-sionizar a Israel, tiene que dejar de ser el Estado judo. Asimismo, para que un imaginario primer ministro israel pueda traer alguna iniciativa de paz primero debe dejar de lado el sionismo.

Como estn las cosas, el Estado judo es categricamente incapaz de llevar a su pueblo a la reconciliacin. Carece de los ingredientes necesarios para pensar en trminos de armona y reconciliacin. Hasta el momento, Israel slo puede pensar en trminos de Shalom, un trmino que, en realidad, slo significa "paz y seguridad para los judos".

Pero qu pasa con los judos del mundo?, pueden empujar a sus hermanos israeles a la reconciliacin? Realmente no creo que puedan. Recientemente me encontr con algunos datos estadsticos devastadores recogidos por el Institute for Jewish Policy Research, JPR, (Instituto de Investigacin de Polticas judas). La encuesta estudi la actitud de los judos residente en el Reino Unido respecto a Israel. El estudio revel que "la inmensa mayora de los britnicos (judos) encuestados muestran un fuerte apoyo personal y una afinidad con Israel: el 95% visit el pas, el 90% lo ve como la "patria ancestral del pueblo judo, y el 86% siente que los judos tienen una responsabilidad especial por su supervivencia.

Aunque algunas voces judas progresistas insisten en decirnos que los judos de la dispora se estn alejando de Israel y el sionismo, el informe del JPR revela todo lo contrario. Nueve de cada diez judos britnicos siente afinidad con un Estado criminal de guerra, ejecutor de una limpieza tnica, racista y discriminatoria.

Pero qu pasa con el uno de cada diez judos que se opone abiertamente a Israel? Hablarn y nos ayudarn a llevar el mensaje de la paz a lo largo y a lo ancho? Tampoco estoy muy seguro. Lo ms probable es que estos harn lo que puedan para impedir que hablemos del judasmo y del hecho de que el 90% de sus hermanos se identifican con el Estado judo. Antes de mi aparicin en Toronto, los organizadores del evento de esta noche fueron objeto de constantes acosos por parte de varias organizaciones antisionistas e individuos de la misma inclinacin ideolgica. Al igual que sus hermanos sionistas, muchos judos antisionistas estn preocupados en gran medida por los asuntos tribales judos. Ellos lucharn contra el antisemitismo, la negacin del Holocausto o cualquier intento de comprender el judasmo desde una perspectiva universal. Entonces, como revela la encuesta de JPR, conseguirn muy poco dentro de sus respectivas comunidades.

Pero la situacin no puede ser totalmente sombra. De hecho soy un poco optimista. Durante largos momentos me convenzo de que las nicas personas que pueden traer la paz son en realidad los palestinos, porque Palestina, contra todo pronstico y a pesar del sufrimiento sin fin, la humillacin y la opresin, es todava una sociedad ecumnica ticamente orientada.

Entonces, qu podemos hacer por el momento, debemos luchar por un estado o por dos estados? Supongo que se dan cuenta ahora que soy un firme partidario de un Estado nico. Me encantara ver a Israel transformarse en un Estado de todos sus ciudadanos. Quisiera reconocer abiertamente que ese Estado no va a ser un Estado judo. Ser Palestina. Ya es hora de decirlo abiertamente, Israel pertenece al pasado. Y, sin embargo, yo sostengo que los hechos sobre el terreno determinarn el futuro de la regin. Y lo que vemos en el terreno puede ser alentador.

A pesar del dolor, la animosidad y la desconfianza entre los dos pueblos, hay un principio sobre el que tanto los israeles como los palestinos pueden acordar, a saber: "Dos pueblos, un hummus". Puede sonar frvolo, banal o trivial decirlo, pero en realidad es mucho ms profundo que slo una sugerencia culinaria. Los israeles se van convirtiendo en la minora en esa tierra. Como o decir una vez al embajador de Palestina en Gran Bretaa, Manuel Hassassian, "Israel tiene muchas bombas letales, los palestinos slo tienen una bomba demogrfica.

Curiosamente, cuando los israeles quieren sentirse autnticos, no hablan en yiddish o en arameo, en realidad blasfeman en rabe y comen hummus. El significado de esto es simple, en el fondo de sus corazones los israeles saben que Palestina es la tierra e Israel solamente un Estado. Cuando los israeles quieren vincularse con Sin, en realidad plagian a los originarios de la tierra, los israeles en su interior saben que el cielo, el mar, Al Quds, el Monte de los Olivos, el Mar de Galilea, el Muro de las Lamentaciones, la lengua rabe y el hummus pertenecen a la tierra. Tambin entienden que la opresin, la excepcionalidad y la supremaca pertenecen al Estado, su propio Estado judo.

Dos pueblos, un hummus es mi imagen de la paz y la reconciliacin. La tierra se quedar para siempre el fallido Estado judo ya es objeto de investigacin histrica- Ambos pueblos cenarn juntos y no solamente compartirn el hummus, pueden incluso compartir entre ellos el pan de pita.

Fuente original: http://www.gilad.co.uk/writings/two-people-one-hummus.html#entry15178961



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter