Portada :: Mundo :: Afganistn
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 03-03-2012

Nuevo patinazo en Afganistn

Alberto Piris
Repblica.com


La quema de algunos ejemplares del Corn en la base estadounidense de Bagram, en Afganistn, ha agravado la inestable situacin en la que se encuentran las fuerzas de la OTAN y de ISAF en ese pas. En un anterior comentario alud a la difcil posicin de los instructores aliados, ante el peligro de ser asesinados por alguno de sus alumnos, y al muro de desconfianza que esto crea en una de las principales funciones asignadas a las tropas ocupantes: la formacin de las fuerzas afganas de seguridad. sta no puede ser eficaz si entre enseantes y enseados no se crea un mnimo nivel de fluidez y confianza mutuas.

Viene a agravar este problema el incidente antes citado, de naturaleza ms religiosa que operativa y, por tanto, de ms complejo tratamiento. Algunos de sus efectos han sido inmediatos, como la retirada de un contingente de medio centenar de tropas alemanas de un puesto avanzado, cuya seguridad se vio en peligro ante la intensa irritacin popular. Tambin Francia ha retirado de sus puestos en Kabul a algunos asesores del Gobierno afgano. Otros pases estn valorando el modo de hacer frente a esta creciente hostilidad.

La reaccin de las autoridades civiles y militares de EE.UU. ha sido confusa. Tras unas vacilantes disculpas transmitidas al pueblo y al Gobierno afgano, generadas a todos los niveles (desde Obama hasta los jefes militares sobre el terreno), el general Allen, comandante supremo de ISAF, orden que todas las fuerzas de la coalicin en Afganistn sean instruidas en el manejo apropiado de objetos religiosos no ms tarde del 3 de marzo.

Las materias a ensear, como se informa en la pgina web de ISAF, abarcarn la identificacin de objetos religiosos, su significado, y su manejo y almacenamiento correctos. No se sabe si estas nuevas clases tericas que van a recibir las tropas destacadas en Afganistn sern impartidas por imanes locales, capellanes islmicos del ejrcito o sargentos de semana debidamente preparados para manipular el Corn con la misma destreza con la que desmontan y arman con los ojos vendados la ametralladora de 12,70. Pero supondrn, probablemente, una interesante ruptura con la monotona de las tradicionales tericas con las que muchos ejrcitos del mundo llenan las primeras horas de la tarde cuartelera.

Es muy preocupante que, tras ms de diez aos de ocupacin militar de Afganistn, un pas islmico donde la religin est presente y ostensible en numerosos aspectos de la vida diaria, sea ahora cuando se descubre la necesidad de recurrir a una formacin complementaria de la sensibilidad cultural de las tropas. Un poco tardo parece ese esfuerzo, sobre todo si se tienen presentes algunos hechos anteriores que debieron haber alertado a las autoridades sobre la peligrosa deriva que se estaba produciendo en la conducta de algunos militares.

Recientemente han dado la vuelta al mundo las imgenes de unos soldados de la Infantera de Marina de EE.UU. orinando sobre unos cadveres afganos. En septiembre de 2011 se difundi por las bases militares de EE.UU. la fotografa de un pelotn de soldados, donde adems de la bandera nacional se exhiba otra de las S.S. nazis, lo que ocurri en un puesto avanzado en Afganistn al que se haba denominado Ario. En noviembre del mismo ao se proces a un jefe de pelotn que asesinaba por deporte a civiles desarmados y conservaba como recuerdo fragmentos de sus cadveres.

Hay que sumar a lo anterior las frecuentes muertes de personal civil inocente, como consecuencia de la mala planificacin de los ataques areos o de datos e informaciones errneos, y los frecuentes y violentos registros nocturnos de algunos hogares, a la bsqueda de armas o guerrilleros, en los que a menudo se vulneran los ms sensibles cdigos locales relativos a la intimidad familiar. As pues, es forzoso reconocer que existen suficientes motivos de queja para que nuevos incidentes, como el de los coranes, lleguen a provocar fuertes explosiones de ira popular, que superen a todo lo conocido hasta hoy.

Las voces populares afganas piden que los responsables de la quema de sus libros sagrados sean procesados, no por los tribunales militares estadounidenses, sino por sus jueces locales, que impondran la pena de muerte que lleva implcita cualquier ofensa al Corn. Las autoridades militares de EE.UU. han abierto una investigacin, todava en curso, pero sostienen que se trat de algo accidental y no intencionado. Tenemos iniciado un plan para asegurar que esto no volver a ocurrir y, si sucede, castigar a los culpables, ha asegurado el Sargento Mayor del Ejrcito.

Como en ocasiones anteriores, se harn esfuerzos por apaciguar los nimos y quiz la situacin no se agrave a causa del incidente. Pero el asesinato de dos jefes militares de EE.UU. en el interior del mismo Ministerio de Defensa, atribuido a este conflicto, muestra que el margen de maniobra de EE.UU. e ISAF en Afganistn se est reduciendo peligrosamente. Hay ya quien teme que la palabra retirada, cada vez ms usada, no empiece pronto a ser equivalente al slvese quien pueda.

Fuente: http://www.republica.com/2012/03/01/nuevo-patinazo-en-afganistan_459263/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter