Portada :: Ecologa social
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-03-2012

Novedad editorial
Ciencia en el gora

Rebelin


Eduard Rodrguez Farr y Salvador Lpez Arnal, Ciencia en el gora. El Viejo Topo, Matar (Barcelona), 2012. 

Con prlogo de Joan Benach y Carles Muntaner, eplogo de Manuel Martnez Llaneza y nota final de Francisco Castejn



NDICE

PRLOGO: CIENCIA PARA EL PUEBLO. JOAN BENACH Y CARLES MUNTANER

PRESENTACIN: CIENCIA, REBELDA Y CIUDADANA.

1. RESIDUOS RADIACTIVOS EN ALMACENES TEMPORALES CENTRALIZADOS

2. MERCURIO, RAYOS ULTRAVIOLETAS Y BOMBILLAS DE BAJO CONSUMO

3. SOBRE LA HOMEOPATA Y LAS MEDICINAS SUPUESTAMENTE ALTERNATIVAS.

4. EL SIDA Y LOS ARGUMENTOS NEGACIONISTAS.

5. VACUNAS, VACUNACIN Y SALUD PBLICA

6. FUKUSHIMA: UN CHERNBIL A CMARA LENTA.

EPLOGO: MANUEL MARTNEZ LLANEZA.


NOTA FINAL: ACCIDENTES NUCLEARES, TERREMOTOS Y OTRAS AMENAZAS. FRANCISCO CASTEJN

CODA FINAL: UN POEMA DE BERTOLT BRECHT

GLOSARIO, BIBLIOGRAFA, NDICE ANALTICO Y NOMINAL

*

Podemos esperar que el accidente de la central de Fukushima permita que los japoneses se reconcilien con los sentimientos de las vctimas de Hiroshima y Nagasaki, reconozcan el peligro nuclear del que tenemos ante los ojos otro ejemplo trgico- y pongan fin a la ilusin de la eficacia de la disuasin preconizada por las potencias poseedoras de la bomba atmica. En estos trminos se expresaba el Premio Nobel de Literatura nipn Kenzaburo O en una entrevista con Le Monde poco despus de la hecatombe nuclear nipona

El nuclear es uno de los peligros que nos acechan. Informar sobre lo sucedido, dar cuenta detallada de los alrededores de esta peligrosa industria, es uno de los objetivos de este ensayo dialogado que tiene como finalidad esencial acercar documentadamente seis temas tecnocientficos a la ciudadana. Como la poltica o la economa, tampoco la ciencia y la tecnologa deben ser un mbito por el que tan slo puedan transitar expertos y grandes corporaciones interesadas. Los ciudadanos no especialistas podemos y debemos introducirnos en territorios que son bsicos en nuestras vidas.

El almacn temporal centralizado de residuos radiactivos, las bombillas de larga duracin y el mercurio, la supuesta validez de la homeopata y las medicinas naturales, los argumentos de colectivos que niegan la existencia del SIDA, la vacunacin y sus crticos y la hecatombe nuclear japonesa son los seis temas que se desarrollan a lo largo de las pginas de este volumen que puede ayudar a intervenir en una gora tan necesitada de actitudes crticas, documentadas y no serviles.

La ciencia es demasiado importante, poderosa e indispensable para la sociedad como para dejarla a merced de los cientficos, y desde luego para dejarla en manos de polticos profesionales, empresas y militares sealan Joan Benach y Carles Muntaner en el prlogo del libro. De eso se trata.

*

Sobre los autores:

Eduard Rodrguez Farr es doctor en medicina, farmaclogo y radiobilogo, profesor de fisiologa y farmacologa en el Instituto de Investigaciones Biomdicas de Barcelona (CSIC), y miembro del Centro de Investigacin Biomdica en Red de Epidemiologa y Salud Pblica (CIBERSP) del IDCIII. Autor de numerosas publicaciones internacionales sobre toxicidad de contaminantes ambientales, energa nuclear y salud en revistas cientficas de primer nivel, es tambin miembro del Comit Cientfico de la Unin Europea sobre nuevos riesgos para la salud.

Salvador Lpez Arnal, profesor-tutor de Matemticas en la UNED y de ciclos formativos de informtica en el IES Puig Castellar de Santa Coloma de Gramenet (Barcelona), es autor de La destruccin de una esperanza (Akal, 2010) y Entre clsicos (La Oveja Roja, 2011).

En 2008, ambos autores publicaron en esta misma editorial Casi todo lo que usted desea saber sobre los efectos de la energa nuclear en la salud y el medio ambiente.

Tres son las citas que abren el volumen.L

a primera es de Hobsbawn:

Ningn otro perodo de la historia ha sido ms impregnado por las ciencias naturales, ni ms dependiente de ellas, que el siglo XX. No obstante, ningn otro perodo, desde la retractacin de Galileo, se ha sentido menos a gusto con ellas. Esta es la paradoja que los historiadores del siglo deben lidiar (Erik Hobsbawn, Historia del siglo XX).

La segunda de Manuel Sacristn (1983):

La ciencia en el sentido contemporneo es un conocimiento socializado con proyeccin tcnica ms o menos inmediata. De esta ltima circunstancia se deriva su peligrosidad intrnseca como conocimiento sumamente eficaz: la excelencia de la fsica como conocimiento, por ejemplo, es la base del armamento nuclear y qumico. La reaccin romntica a esa circunstancia que consiste en intentar deshacer el camino andado y, en la prctica poltica, bloquear la investigacin, me parece, por de pronto, inviable adems de indeseable. La historia documenta bastante bien que todos los intentos de bloquear la investigacin en las pocas por nosotros conocidas han fracasado rotundamente... Por otra parte, esa poltica tampoco es deseable, porque lo caracterstico de la tecnologa contempornea (como de todo conocimiento en realidad) no es una supuesta bondad o maldad, sino su constitutiva ambigedad prctica. La misma ingeniera gentica, por ejemplo, en la que se peda una moratoria pensando en los riesgos de su manejo de ciertos virus y en la pesadilla, aun lejana, de intervenciones polticas en el equipo gentico humano, es una de las principales esperanzas en la lucha contra el cncer. Desde el punto de vista poltico-moral, la ciencia es ambigua por as decirlo, si no queremos usar la palabra neutral lamentablemente satanizada en los ambientes de izquierda.


La tercera del Premio Novel antinuclear nipn:

No quiero transmitir estas palabras a los hombres los polticos, los burcratas, los empresarios- que intentan imponer a las generaciones futuras la difcil tarea de deshacerse de los residuos radiactivos que se han generado y siguen generndose por culpa de una poltica energtica que pone la capacidad de produccin y la fortaleza econmica por delante de todo lo dems. Ms bien quiero transmitir estas palabras a las mujeres las jvenes madres- que rpidamente se han dado cuenta de los peligros que se les plantean a sus hijos y tratan de encarar el problema de frente. (Kenzaburo O (2011))


El libro incorpora la siguiente dedicatoria: Para Oriol Mart y Jorge Riechmann, cientficos concernidos a los que gusta intervenir (documentadamente) en el gora.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter