Portada :: Ecologa social :: Tsunami nuclear en japn
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-03-2012

Un ao despus de Fukushima, los gobiernos siguen apostando por la energa nuclear

Garazi Mugertza
Grara


La central nuclear de Fukushima est bajo aparente control, pero casi un ao despus del accidente ms grave desde el de Chernbil la planta de Daiichi es an una zona cero que desafa da a da la radioactividad. Fukushima no ha servido de aprendizaje, pues en casi todos los gobiernos mantienen intactas sus polticas nucleares.

p031_f01-68x104.jpg p031_f02-140x104.jpg

El recelo de los nipones hacia las plantas nucleares y hacia la radiactividad en los alimentos ha ido progresivamente en aumento desde el accidente nuclear en la central de Fukushima Daiichi. El movimiento antinuclear -reducido aunque cada vez ms fuerte en el caso de Japn- alz la voz tras aquel 11 de marzo, como lo hizo hace 26 ao tras la catstrofe de Chernbil, en Ucrania, para decir una vez ms no a las centrales atmicas.

Tras la confirmacin por parte la compaa TEPCO que los reactores daados por el tsunami se mantienen, de forma estable, por debajo de los 100 grados centgrados, los trabajadores se centran ahora en evitar filtraciones y preparar la retirada de las varillas de combustible nuclear, una operacin de gran dificultad que necesitar por lo menos 25 aos para ser completada y 15 aos ms para el desmantelamiento definitivo de los reactores daados.

No obstante, uno de los grandes problemas que han tenido que afrontar los operarios durante este ao ha sido la acumulacin de agua contaminada en la central. Buena parte de ella se almacena en un millar de contenedores con una capacidad total para 165.000 toneladas de lquido.

Hasta ahora se han registrado casos de contaminacin en carne vacuna, t, arroz y leche en polvo infantil, aunque las autoridades han descartado que los niveles detectados supongan un riesgo importante para la salud. Sin embargo, estos no ha impedido que la ciudadana desconfe de dichos alimentos, por lo que el Gobierno se ha visto obligado a ser ms estricto con los lmites exigidos para su venta.

La zona ms afectada, sin duda, es la que rodea la central nuclear. 80.000 personas que tuvieron que ser desalojadas precipitadamente no tienen an fecha de regreso.

En el rea trabajan desde principios de ao equipos de las Fuerzas de Autodefensa para descontaminar los edificios pblicos, mientras que se prev que empresas privadas se encarguen de limpiar el resto. Siempre hay negocio tras la desgracia.

Aunque lo peor y ms significativo no es ni los 40 aos que harn falta para deshacerse, simplemente, de los maltrechos reactores, ni la contaminacin en la zona cero, el agua y los alimentos, sino que la alarma generada por el accidente no haya frenado la expansin de las centrales atmicas.

El desastre nuclear reaviv en la Unin Europea el terrible recuerdo de Chernbil -an fresco entre los ucranianos- y llev a Bruselas a hacer un balance sobre la seguridad de sus plantas, cuyos resultados finales se conocern en junio. Sin embargo, salv un acento sobre la seguridad, Fukushima no ha supuesto grandes cambios en los planes nucleares en Europa.

Salvo la canciller alemana, Angela Merkel, pocos han anunciado el cierre de sus centrales y el fin de nuevas construcciones. Una decisin adoptada gracias a la existencia de un fuerte activismo antinuclear en el pas. Actualmente existen 63 reactores en construccin en quince pases y estn proyectados otros 156.

EEUU puso fin el ao pasado a una moratoria nuclear de ms de 30 aos con la aprobacin de la construccin de dos nuevos reactores. La moratoria fue establecida en 1979, tras el accidente de un reactor.

Rusia posee nueve reactores en funcionamiento y prev duplicar su produccin de energa atmica en los prximos aos.

Tampoco China planea modificar su poltica energtica, con una veintena de reactores en construccin, trece en funcionamiento y la ambiciosa intencin de llegar a los cien para 2030, cifra similar a la de EEUU.

En el caso de Amrica Latina, solo Venezuela ha reaccionado ante Fukushima anunciando la congelacin de los planes preliminares del programa de energa nuclear. Argentina y Brasil siguen con sus planes. El primero puso en marcha a finales de setiembre las operaciones de la central nuclear de Atucha II, tercera del pas. El Gobierno brasileo afirm que la poltica nuclear no sera modificada al no existir riesgos de terremoto o tsunami.

El Gobierno indio tampoco ha variado su proyecto de levantar una central nuclear con seis reactores en Jaitapur, una zona de gran actividad ssmica.

Dicen que de la experiencia se aprende, pero hay quien tropieza una y otra vez en la misma piedra, sobre todo si eso supone tener los bolsillos ms llenos.

Fuente: http://www.gara.net/paperezkoa/20120303/326036/es/Un-ano-despues-horror-fukushima-gobiernos-siguen-apostando-energia-nuclear



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter