Portada :: Europa :: Rusia: elecciones presidenciales 2012
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 08-03-2012

La eleccin de Putin, un voto por la paz

ngel Guerra Cabrera
Rebelin


La eleccin de Vladimir Putin a un nuevo periodo presidencial en Rusia no ha gustado nada a Washington. Si se observa la gran prensa libre, o sea, el arma de guerra sicolgica imperial, es fcil percatarse que el todava premier ruso ya forma parte de los villanos de los hay que deshacerse cuanto antes. No importa que Estados Unidos haya sido el inventor del fraude electoral y lo cultive primorosamente, la seora Clinton le reclama a Mosc investigar las irregularidades electorales, campo en el que las bondadosas fundaciones y ong occidentales imparten cursos y talleres sobre democracia a activistas rusos.

Quin poda vaticinar esta hostilidad contra Putin despus del 11/S? Entonces el Kremlin brind toda la cooperacin a Estados Unidos en la guerra contra el terrorismo y, en prenda de paz, lleg al extremo de desactivar su insustituible estacin de escucha radioelectrnica en los alrededores de La Habana. Putin recin comenzaba su primer mandato, no haba llegado a los 50, y estaba en ciernes, al parecer, el aprendizaje geopoltico de que ha hecho gala despus.

Ciertamente el ex oficial de la KGB haba recibido un pas literalmente en ruinas, necesitado del comercio y la cooperacin internacional. Deshecho sicolgica y moralmente por las polticas suicidas que condujeron al hundimiento de la URSS y sus consecuencias: implantacin del capitalismo ms brbaro, remate de los cuantiosos bienes pblicos, drenaje a raudales de riqueza hacia occidente, reduccin de los servicios sociales y del nivel de vida de la poblacin en gran parte arrojada a la miseria, el control mafioso de la economa y el virtual desmantelamiento de las fuerzas armadas. El desmontaje, en suma, de un rgimen social que acumulaba graves y dismiles disfunciones, s, pero que hasta la vspera haba conseguido un alto grado de desarrollo de la cultura, la ciencia, la justicia social y era aceptado sin chistar como una de las dos superpotencias mundiales.

Sumida en la anarqua, Rusia encontr en Putin el lder capaz de imponer algn orden y disciplina y ponerla de pie. El nacionalismo ruso y cierta nostalgia de la grandeza pasada parecen ser una fuerte motivacin para l y su dupla Medveev. El presidente electo ha dicho que la desaparicin de la URSS fue la mayor catstrofe geopoltica del siglo 20. Desde su primer mandato golpe a las mafias, inici el restablecimiento del control por el Estado de las mayores reservas de gas del mundo y enormes yacimientos de petrleo. Utilizndolos como armas geopolticas y contando con el segundo arsenal nuclear existente, logr reposicionar a Rusia como potencia mundial. Tambin, rearticular un sistema de alianzas dentro y fuera del espacio ex sovitico. Esto corra parejo con el xito econmico de China, India, Brasil, Surfrica, el surgimiento del BRICS, la decadencia de Estados Unidos y su debacle en Irak y Afganistn y el gran esfuerzo de independencia e integracin latinoamericano expresado en la Alba, la Unasur y la Celac, hechos todos que han debilitado la unipolaridad e impulsado la multipolaridad. Al mismo tiempo el Kremlin daba pasos para restaurar la eficiencia de un aparato estatal minado por la corrupcin, e iniciar la recuperacin del bienestar social aprovechando los altos ingresos petroleros.

Rusia colaboraba como su leal aliada y Estados Unidos la rodeaba de bases militares con la justificacin de la guerra en Afganistn, ampliaba la OTAN hacia el este en violacin de los acuerdos Gorvachov-Reagan, reconoca la independencia de Kosovo(febrero de 2008), otro acto hostil, y comenzaba los preparativos del escudo misilstico contra Mosc, un acto muy amenazante con la increble excusa de proteger a Europa de Irn.

La diplomacia rusa comenzaba a advertir que no tolerara este curso de accin. Ya en la conferencia de seguridad de Berln en febrero de 2007 Putin lo dijo alto y claro en su discurso. Y en agosto de 2008 vino el fulminante contragolpe moscovita a las fuerzas georgianas armadas y lanzadas por Washington e Israel contra las tropas de paz rusas en Oseta del Sur. A partir de all se produce un viraje geoestratgico que va a profundizar el acercamiento ruso-chino como se vio con el doble veto sobre Siria en el Consejo de Seguridad. Ambas potencias se rearman. Putin, en unin con China y una coalicin de pases independientes podra acaso evitar la agresin de Estados Unidos e Israel contra Irn y hacer mucho por la paz y la cooperacin internacional.

[email protected]

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter