Portada :: Argentina
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-04-2005

1 de mayo: la historia del movimiento obrero en sus comienzos est a la altura de las luchas del proletariado europeo. Pero se la ha silenciado
De eso no se habla

Osvaldo Bayer
Pgina 12


Ya quedan pocos das para otro 1 de mayo. La antigua gran fecha de los trabajadores. Nuestro sagrado da, titulaba La Protesta al comienzo del siglo pasado. Es increble pero el sistema econmico y poltico que domina el mundo logr terminar con algo que una todos los aos a los obreros de todo el mundo. Hoy, el Da del Trabajo y no el Da de los Trabajadores como era antes es apenas un feriado, tal vez con pequeos actos de los incorregibles. Pero cuando uno lee que en 1904 se reunan setenta mil obreros en La Boca detrs de las banderas rojas, en condiciones represivas mximas, a bala limpia y a garrotazos, le parece increble. Y con menos desocupados que ahora.

Los comienzos del movimiento obrero en nuestro pas fueron, sin ninguna duda, picos. Ese primer acto del 1 de mayo de 1890, convocado por los trabajadores alemanes del Vorwrts al cual concurrieron representantes obreros de todas las corrientes inmigratorias y los oradores hablaron cada uno en su propio idioma, fue pura emocin y coraje. Y la polica observaba todo para intervenir cuando la palabra exacta es reprimir. Pero llenaron el Prado Espaol esa gente recin llegada al pas que desde un principio luch por las ocho horas de trabajo. Tenan como modelo a los Mrtires de Chicago. Los cuatro alemanes y el ingls, anarquistas que fueron ahorcados por la Justicia norteamericana por organizar el movimiento que luego iba a triunfar en todo el mundo: las ocho horas de jornada de labor.
Y triunfaron en nuestro pas, pese a la funesta Ley de Residencia, pese a la bestial represin del general Roca y sus liberales positivistas que posteriormente iban a llamarse conservadores.

En esa crnica de las luchas en las calles por las ocho horas encontramos a oradores extraordinarios ante un increble nmero de manifestantes. En la tesis de Federico Figueroa, de 1906, titulada Las huelgas en la Repblica Argentina, el modo de combatirlas, refrendada por los profesores J. Csar y Guillermo Reyna, se leen cosas como stas: que los dependientes de almacn haban iniciado un paro por tiempo indefinido para luchar por condiciones ms benignas de trabajo ya que las jornadas eran de 18 horas diarias. Nada menos que dieciocho horas, con todas las letras. Es increble la lista interminable de huelgas en los aos 1902 y 1904, durante la presidencia de Roca, donde la explotacin de los trabajadores lleg a trminos exasperantes. Pero lo que al lector lo llena de emocin y admiracin es que la lista de huelgas se expande tambin a pequeas ciudades y a pueblitos del interior argentino. Cmo hacan esos anarquistas de aquel tiempo? Lo primero que hacan era reunirse y fundar la Sociedad de Oficios Varios. Con biblioteca, conjunto filodramtico y cursos de aprender a leer y escribir para analfabetos.

Y una asamblea semanal. No haba dirigentes sino apenas un secretario de actas para anotar lo que resolva la asamblea soberana. No haba dirigentes gordos. Ni llegaban a sus sindicatos en una cuatro por cuatro. En esa poca, ninguno de los agitadores ya que no les gustaba la palabra dirigentes reciba pago por su labor sindical.

Vamos a reproducir apenas un trozo de una lista de las huelgas de 1904, donde es interesante ver la clase de oficios que haba y las poblaciones del interior que ya tenan vida obrera: La huelga de los estivadores (sic) de Rosario, reclamando disminucin de las horas de trabajo y aumentos de jornal; la de los carreros de la misma ciudad protestando contra el descuento de sueldos que se les haca los domingos y das de lluvia; la de los zapateros de Crdoba, la de los verduleros de Buenos Aires, la de los empleados de los tranways, la de los toneleros, cartoneros, albailes, pintores, alpargateros, mozos y cocineros de hotel, zapateros y mensajeros. En 1904, las convulsiones obreras se extienden por el interior: Tucumn, Santiago del Estero, Crdoba. En 1905: estivadores (sic), foguistas y maquinistas de Buenos Aires, Rosario, San Nicols y Villa Constitucin; ferroviarios en Junn, que protestaron por el aumento de dos horas de labor; obreros del aserradero de La Banda (Santiago del Estero); curtidores de Casimiro Gmez (Bs. As.), panaderos de Lobera, que exigan un peso ms de salario para la comida; obreros del adoquinado, horneras, cortadores de ladrillos y panaderos de Baha Blanca, albailes de Azul, carteros de Junn, talleristas de la Mihanovich, pintores, empleados de la limpieza pblica, vidrieros, botelleros que pidieron veinte por ciento de aumento y la jornada de ocho horas; empleados de galletitas Bagley, los obreros de varios ingenios azucareros de Tucumn, constructores de carruajes y carros de Mendoza, peones de Bajada Grande, Paran, la de cocheros de Buenos Aires, porque se les exigi el uso de sombreros duros, los cocheros de remises porque se les prohiba usar bigote, los peluqueros, los sastres, los repartidores de pan que pedan un solo reparto los domingos, los fosforeros, los carpinteros, los empajadores de damajuanas. En Azul, los albailes; en Tandil, los panaderos; en San Pedro, los herreros; en Villa Mercedes (San Luis) los sastres.

Es decir, todos. Ninguno se someta, y luchaban contra la explotacin y la represin. Por eso la cruel Ley de Residencia de Roca. Cuando se aprob, el ministro del Interior pidi su sancin diciendo que con esa ley se iba a sofocar el movimiento huelguista que lo atribua a la intervencin de un par de docenas de elementos extraos, agitadores de profesin, y que bastaba eliminar a stos para volver a la sociedad la tranquilidad merecida.

En la presidencia de Roca se van a producir los dos mrtires del movimiento obrero argentino por pedir la jornada de ocho horas de trabajo, legtimo reclamo sin lugar a dudas: cayeron el marinero Juan Ocampo, de 18 aos, y en Rosario, en la huelga de panaderos, es muerto a balazos el obrero panadero Jess Pereira, de 19 aos. En su entierro, la polica mata, al da siguien-
te, a los anarquistas Luis Carre, Jacobo Giacomelli, y al nio Alfredo Seren, de diez aos. El general Roca no perdona. Es presidente de todos los argentinos, menos de algunos. A los cados en su lucha por la dignidad jams se les levant alguna piedra recordatoria con su nombre, y ninguna calle los recuerda. Pero a Roca, los argentinos lo premiamos con el monumento ms grande de Buenos Aires.

Tampoco jams se ense en los institutos de enseanza que en aquellos tiempos de luchas obreras por sus legtimos derechos llegaron a nuestro pas dos pensadores humanistas: Enrico Malatesta y Pietro Gori. Sus conferencias trataron sobre el derecho a la tica y a la felicidad que tienen los pueblos, sobre que los principios de toda organizacin obrera y de la sociedad misma deben ser la solidaridad, la generosidad y la reciprocidad y sus armas para defender esos derechos, la desobediencia, la desconfianza a la autoridad y la rebelin. El viaje de los dos socialistas libertarios tuvo una influencia muy grande en las filas de las organizaciones obreras de esa poca. Pero el poder poltico y econmico no entendi ningn mensaje de los luchadores de abajo y sigui con represiones de una crueldad increble. All quedaron en nuestra historia las represiones a las grandes huelgas, el ataque cobarde de la polica a las rdenes del coronel Falcn el 1 de mayo de 1909, a las columnas obreras en el acto de Plaza del Congreso, que manch de sangre para siempre ese lugar. Segn el citado seor coronel, l mismo orden la represin porque las columnas obreras llevaban la bandera roja en vez de la bandera nacional. Los anarquistas aplicaron entonces el principio de matar al tirano y un joven llamado Simn Radowitzki lo mand al infierno.

La historia del movimiento obrero en sus comienzos est a la altura de las luchas del proletariado europeo. Pero se la ha silenciado. Aparece slo en libros de investigacin. No se la recuerda. Cuando propusimos un conjunto de personas que se llamara Vctimas de la Semana Trgica a la plaza donde estaban los establecimientos Vasena, donde haba comenzado la cobarde represin de enero de 1919, de inmediato el metalrgico Vandor solicit que se llamara Martn Fierro. Y as fue llamada. Del pasado no se habla. El movimiento obrero empez en 1945.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter