Portada :: Opinin :: La Izquierda a debate
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 14-03-2012

Entrevista a Anbal Garzn
La sociologa va muy unida a la accin social

Dax Toscano Segovia
Rebelin


Anbal Garzn tiene el oficio de socilogo. Pero ms all de su profesin, Anbal no se ha puesto al servicio de la institucionalidad burguesa, oligrquico capitalista. l est del lado de los oprimidos, de los que luchan por la construccin de un mundo mejor, del socialismo. Es un intelectual, un pensador al servicio de la causa de la revolucin. Su trabajo poltico, comunicacional lo atestigua.

Licenciado en estudios internacionales sobre Amrica Latina, tiene tambin una maestra en Desarrollo Internacional. Ha realizado trabajos de campo en pases como Argentina, Cuba, Venezuela, Angola, Bolivia y en la selva colombiana. De igual manera ha sido investigador en proyectos de educacin en Ecuador, Per y Bolivia. Corresponsal sobre Amrica Latina en el Semanario El Triangle, pertenece al equipo editorial de Kaosenlared, miembro del consejo editorial del semanario boliviano La poca y actualmente parte de la corresponsala internacional de HISPAN TV en Bolivia.

Anbal responde a un pliego de preguntas que ya han sido planteadas y seguirn plantendose a otras y otros camaradas, las mismas que tienen como objetivo desmontar las patraas de los intelectuales burgueses y sus acadmicos en las instituciones universitarias respecto al marxismo, as como evidenciar la importancia del estudio de las ideas de Marx, Engels, Lenin, su comprensin y, fundamentalmente, su aplicacin para la transformacin de la realidad social que hoy vivimos.


Frente a los graves problemas que hoy vive la humanidad, que ha tenido como consecuencias grandes movilizaciones y manifestaciones en el mundo frente a esta crisis del capitalismo, tiene importancia el marxismo para comprender la realidad actual y lograr su transformacin revolucionaria?

El marxismo nunca ha perdido vigencia desde su nacimiento ni como ciencia ni como praxis poltica. La burguesa con sus teoras pos-modernistas intent suplantar una falsa ideologa del Fin de la Historia presentando demaggicamente el fin de la lucha de clases con la cada del Muro de Berln. A pesar de las crticas que podramos hacer al modelo sovitico posiblemente su desaparicin otorg cierta hegemona al modelo capitalista e imperialista, pero eso no quiere decir que la contrahegemona haya desaparecido.

Marx nunca dijo que el camino hacia el comunismo era lineal, sino justamente lo contrario, puede tener avances y retrocesos como analiza en la obra 18 de Brumario de Luis Bonaparte en la lucha interclasista entre burguesa y nobleza.

Este efecto se ha podido comprobar en la realidad latinoamericana, dado que tras una crisis generalizada de la mayora de la izquierda en los aos 80 y 90 tras la implantacin de los modelos neoliberales inspirados en el Consenso de Washington y la creciente desigualdad y marginacin a sectores explotados, desde obreros a poblaciones indgenas, fueron naciendo movimientos sociales contra el capitalismo y salieron nuevos dirigentes desde Evo Morales, Hugo Chvez, incluso renaci Daniel Ortega en Nicaragua, entre otros. Ahora, muchos de estos nuevos gobiernos de izquierda nacieron con imgenes nacionalistas, desde Simn Bolvar hasta Tupac Katari, pero el nacionalismo solo puede generar cierta unidad a corto plazo, si no hay un proyecto poltico y econmico concreto la cosa cae y aqu entra la trascendencia de la praxis marxista.

Hasta el momento muchos de estos gobiernos, entrados en procesos electorales, se h an posicionado con posturas antimperialistas, anticapitalistas, con el uso de conceptos marxistas como el Socialismo del Siglo XXI, el Socialismo Comunitario, el Buen Vivir, pero todava no hay un proyecto terico poltico definido, y si no hay teora en base a la realidad, la prctica puede ser desviada hacia un modelo ms keynesiano y de capitalismo nacional.

La teora est construida, el marxismo, pero parece ser que hay probl emas en su interpretacin, no lo adaptan bien a las realidades nacionales o internacionales sino que se pretende construir nuevos componentes con estructuras vacas generando con ello algunas divisiones en la izquierda.

Por lo tanto, para entender la realidad actual e l marxismo sigue siendo la gua. Lo importante es saber utilizarla para cambiar la realidad revolucionariamente.


Cules son los rasgos fundamentales de la teora marxista de la poltica y cmo a travs de ella se puede tener una visin profunda de la realidad social actual?

Hay varios conceptos base p ara entender la teora marxista. Uno de los componentes principales para entender el materialismo histrico es el de la lucha de clases. Las estructuras sociales pueden cambiar en el tiempo pero la lucha entre oprimidos y opresores contina.

Por ejemplo , en el siglo XIX la clase desfavorecida principal era el proletariado, en una visin occidental que analizaron Marx y Engels en plena Revolucin Industrial en Inglaterra, Francia y la antigua Alemania principalmente. Pero en el siglo XXI podemos decir que las clases ms desfavorecidas, y se pueden convertir en los principales sujetos revolucionarios, son los sin empleo, los campesinos y los pueblos originarios, actores que Marx desvalor en su momento. Actualmente en Europa los sin empleo son los que llevan las acciones principales de protesta contra el sistema capitalista, como el 15-M en el Estado espaol o el Movimiento Ocupa Wall Street en los Estados Unidos. Mientras, la mayora de trabajadores se han ido acomodando al disponer de empleo en un mercado tan flexible, a pesar de que sus condiciones se van deteriorando como supresin de salario y derechos. En el caso de Amrica Latina los principales sujetos revolucionarios han sido rurales, como los indgenas y campesinos en Bolivia y Ecuador.

As, la visin de Marx en el siglo XIX no debe ser esttica como una ideologa , sino movible como una ciencia, el marxismo, y por eso aunque cambien los actores sociales principales el sistema vertical y de contradicciones de clase contina. El capitalismo ha tenido cambios en sus infraestructuras, ya no estamos en un sistema de revolucin industrial sino de revolucin tecnolgica, pero el modelo productivo clasista se mantiene en su generalidad, como define el marxismo, con sus instrumentos de explotacin como la plusvala, los excedentes, la inequidad de uso de recursos, el valor de cambio, o el valor de uso, entre otros.

Otro aspecto es el concepto de ideologa del marxismo. El mismo concepto se tergivers. Desde un inicio en el marxismo tiene un carcter peyorativo al ser enfocado como instrumento de control del sistema capitalista, para implementar y reproducir unos valores en la sociedad e intentar permanecer al mismo sistema. El enfoque est vinculado con lo que es la superestructura del sistema capitalista, la que con sus diferentes medios de propaganda, desde sistemas educativos, desde medios de comunicacin, insertan constantemente componentes ideolgicos. Por ejemplo, los medios de comunicacin capitalistas nos definen constantemente a Cuba como una dictadura y a la vez etiquetan de democracias a otros pases que son amigos del capitalismo internacional, como es el caso de Israel que ha ocupado terreno militarmente y asesinado a millares de palestinos. Tambin nos hacen ver como regmenes -concepto negativo- a los pases del Eje del Mal, como Irn, pero como sistemas -concepto positivo- a los socios de Occidente, como la Monarqua represiva de Arabia Saudita. Y en el caso del sistema educativo todava se reproduce en muchos libros que Espaa descubri Amrica, no que la conquist y mat a millones de latinoamericanos robando las riquezas y esclavizndoles.

Y, por ltimo, resumidamente ya que el marxismo es muy completo, y la respuesta se alargara demasiado, un concepto trascendental, y que fue ms trabajado por Lenin en la ciencia marxista con su obra Imperialismo, Fase Superior del Capitalismo, por su realidad social a inicios del siglo XX, es el imperialismo. En la ideologa capitalista nos intentan hacer ver que con los avances de la Revolucin Tecnolgica, como la implementacin de Internet, se ha generado una globalizacin, una comunicacin en todas las zonas del planeta. En realidad la supuesta globalizacin se inici con la conquista cruenta de Amrica por los espaoles y europeos en 1492 donde los imperios con sus instrumentos opresores generaron una desigualdad internacional entre pases explotadores y explotados que se reproduce actualmente con las trasnacionales como definen los tericos de la Dependencia como Samir Amin o Gunder Frank. Actualmente, las guerras contra Irak, Irn, Afganistn, el bloqueo que padece Cuba, Corea del Norte, los intentos de desestabilizar con golpes de Estado los gobiernos del ALBA-TCP, como Ecuador, Bolivia o Venezuela, que llevan a cabo los imperios de la Unin Europea y Estados Unidos, es porque el imperialismo intenta eliminar cualquier gobierno de pas dependiente que ponga en duda las estrategias de un capitalismo internacional al nacionalizar empresas privadas o recursos nacionales.

El marxismo, en resumen, es un instrumento para analizar el todo de la realidad, desde la economa, la poltica, la cultura, los medios de comunicacin, las relaciones internacionales, el derecho y, a ms de las estructuras macro, tambin las micro, el machismo en la familia o las relaciones de poder en la escuela, como por ejemplo se puede ver en la Educacin Popular marxista de Paulo Freire.


Un concepto usado sin ningn inventario es el de democracia. Nos ensean que hay sociedades democrticas y no democrticas. Jams se dice que muchas de esas sociedades que dicen ser democrticas son ante todo sociedades capitalistas, algunas de las cuales apenas tienen algn rasgo de democrticas. Por ejemplo a Espaa, pese a ser una monarqua, y ser un pas capitalista con graves problemas, no se le cataloga como antidemocrtica, pero a Cuba, con una democracia socialista perfectible se le cataloga como antidemocrtica. Cmo entender desde el marxismo lo que es la democracia?

Como sabe mucha gente el trmino democracia naci en la Antigua Grecia, donde Demo es pueblo y Cracia Poder. En los regmenes monrquicos - poder de uno- y aristocrticos -poder de pocos- durante el siglo XIX se iniciaron resistencias en la vieja Europa industrializada porque la mayora no poda tener voto, no exista un sufragio universal. La burguesa es muy inteligente y saba que para callar gran parte de esas luchas se deba dar el sufragio universal, que todo el mundo pudiera votar, y as se etiquet de democracia para aplicarlo a su ideologa dominante.

Pero se buscaron otros mecanismos de control, algo ms latentes, para controlar a las masas. Por ejemplo, en el caso de Espaa la dictadura franquista de no poder votar la gente generaba grandes movilizaciones sociales contra los militares, pero tras la muerte de Franco en 1975 se supo que el mtodo de control era que la gente pudiera votar y as se eliminaran esas movilizaciones al sentirse que deciden en un supuesto pluripartidismo, pero si un partido contradice la Constitucin monrquica de 1978 entonces puede ser ilegalizado como el caso de la Izquierda Abertzale. Entonces la democracia de libre eleccin es falsa, ser antimonrquico es anticonstitucional y una persona puede ser juzgada. Como hemos comentado anteriormente, el sistema capitalista es totalmente antidemocrtico aunque nos hagan ver que hay sufragio universal. Jams mediante voto popular aceptar la burguesa que la mayora de la poblacin decida quitarle sus privilegios para distribuir la riqueza. Por eso la historia y la actualidad nos presenta ejemplos como el golpe de Estado contra Allende en Chile o el intento contra Chvez en Venezuela, dos pases donde el voto popular decidi esos gobiernos. Y otro es porque aunque exista un supuesto sufragio universal, cuando la riqueza est en manos de unos pocos no se puede llamar democracia, a favor del pueblo, sino plutocracia, a favor de una clase social adinerada que explota a las clases oprimidas y controla mediante el capital los procesos electorales. Adems, posiblemente se elijan los representantes polticos, pero no se eligen los representantes econmicos de grandes corporaciones productivas y financieras, que al final son los que controlan el poder en un sistema neoliberal. Por lo tanto, no existe una democracia, ya que el pueblo no elige a los banqueros, o tampoco a los directores de los medios de comunicacin que tiene mucho poder cultural y simblico.


Desde tu perspectiva se debera profundizar la participacin por parte de las fuerzas de izquierda, revolucionarias, en el rgimen parlamentarista burgus, en sus procesos electorales, o se debera radicalizar la lucha desde otras posiciones?

Lenin argument que se deben utilizar los mecanismos legales e ilegales del sistema capitalista en las luchas de la izquierda. Segn el contexto los mecanismos legales pueden ser mayoritarios que los ilegales, o viceversa. En dos realidades latinoamericanas , actualmente en Bolivia la izquierda revolucionaria puede utilizar ms mecanismos legales como luchas parlamentarias desde la llegada de Evo Morales al poder, al existir una representacin campesina e indgena en el mismo gobierno y no las represiones militares que sufran anteriormente, pero en el caso de Colombia con un terrorismo de Estado y paramilitarismo que comete un genocidio poltico contra la izquierda, los mecanismos electorales no son adecuados. Por eso actualmente las guerrillas de las FARC y el ELN continan vivas, con apoyo popular, por que los mecanismos legales no son los viables. Adems de esta dicotoma entre lucha parlamentaria y lucha armada, las dos batallas, si son luchas revolucionarias para cambiar el sistema capitalista, no deben dejar de lado otras posiciones como la formacin poltica de cuadros en sindicatos, en comunidades, crear grupos de discusin en casales de barrio, crear medios de comunicacin revolucionarios como radios, diarios, pginas de Internet, insertar revolucionarios en diferentes mbitos sociales e incluso en el ejrcito como hacan los bolcheviques

Justamente la crisis de la izquierda revolucionaria en Europa se debe al haberse centrado la izquierda solo en el mbito parlamentario, un efecto que acaba generando un oportu nismo reformista donde se produce en la misma izquierda una clase burocrtica que jams querr romper con el sistema capitalista.

Por lo tanto, la izquierda revolucionaria, si quiere seguir siendo revolucionaria, y tiene espacios en el rgimen capitalista los debe utilizar pero simplemente como medios de lucha no como fines establecidos, como el instrumento electoral, y si hay parlamentarios elegidos ellos mismos deben acudir con las bases en formaciones, en manifestaciones, en luchas callejeras.


Cul es tu apreciacin sobre el reformismo? Una revolucin no es tambin un conjunto de reformas? Puede haber una revolucin socialista en base a reformas? Cmo comprender lo que pasa a partir de estas preguntas en Venezuela y Bolivia?

El concepto revolucin, y no por definicin acadmica si no por uso de la teora revolucionaria, hace referencia a un cambio drstico de sistema poltico y econmico. Por ejemplo, en Cuba hubo una Revolucin en 1959 al ganar la batalla armada el pueblo cubano y la guerrilla liderada por Fidel, Ral Castro y el Che Guevara, y el cambio fue acelerado con la ruptura del sistema proamericano y dictatorial de Fulgencio Batista hacia un sistema socialista con la nacionalizacin de las grandes trasnacionales como la United Fruit Company o los derechos del pueblo en educacin y salud. No solamente se gener un cambio en las relaciones productivas sino tambin en los aspectos ideolgicos y culturales. Cuba en meses pas de ser una colonia norteamericana a un pas independiente. Eso es una revolucin que es posible mediante la victoria de la lucha armada porque es una ruptura con la institucionalidad existente.

Mientras en el caso de un conjunto de reformas puede que se busque un cambio de sistema, como se implementa en el modelo bolivariano venezolano, pero este proceso puede llevar 15, 20 o 30 aos para eliminar el modelo capitalista, o incluso jams lo har y se quedar en una economa mixta. Este largo proceso no se puede d efinir como una revolucin, porque no es un cambio a corto plazo de ruptura de sistema. La duda y como sale en su pregunta es si puede haber finalmente una meta revolucionaria en base a reformas. Actualmente se puede decir que mediante el sistema electoral no ha existido una revolucin socialista, posiblemente si nacionalistas y antimperialista como en Venezuela o multicultural como en Bolivia, pero no desde el componente de clase social. No olvidemos que a pesar de la intervencin del Estado en la economa para cubrir las necesidades de las clases sociales ms bajas, actualmente existe una estructura social, tanto en Bolivia, Ecuador, Venezuela, que es un modelo del sistema capitalista. Hay muchos empresarios de grandes negocios que siguen controlando mecanismos financieros, de comunicacin, culturales y educativos, productivos y sobre todo la mano de obra del campesino y el obrero. Por lo tanto, el sistema boliviano y venezolano pueden acelerar las condiciones haca una revolucin, generando formaciones a la poblacin de base y estructurando movimientos sociales contra el capitalismo, pero para llegar a romper con el capitalismo se debe generar un cambio drstico.

Un ejemplo, tras 10 aos de sistema bolivariano en Venezuela , la poblacin ha sido muy capacitada polticamente contra el capitalismo as que podr llegar un momento cercano, posiblemente sin Chvez o con Chvez, donde se lleve una revolucin desde dentro, que el mismo gobierno implantase el sistema socialista con la nacionalizacin y colectivizacin de todos los medios de produccin y as se podra hacer frente al ataque de la burguesa nacional, que hoy mismo se considera una gran parte chavista. Esa contradiccin llegar si las reformas continan y con ese cambio de corte efmero podremos decir que hay Revolucin. En definitiva, Bolivia y Venezuela tienen procesos hegelianos de fortalecimiento del Estado nacional con ciertos cambios, como indican sus nuevas constituciones, e incluso con nuevas resistencias a la dependencia con los pases del norte, pero todava hay muchas estructuras del sistema anterior que solo se podrn romper con cambios revolucionarios. A diferencia de Cuba en 1959, estos cambios revolucionarios se pueden hacer desde adentro, vinculando a la poblacin civil campesina y trabajadora con el mismo Estado existente transitorio.


Cmo debe entenderse la poltica desde el marxismo?

La poltica, segn las condiciones actuales en Latinoamrica y tambin en la Europa cayente, desde el marxismo se debe entender desde dos dimensiones como deca Lenin, desde las estructuras institucionales que se pueden utilizar hasta las instituciones de base e incluso no legales. En Europa gran parte de la llamada izquierda solamente se centr en los campos estatales, es decir, sobre todo en su lucha electoral y parlamentaria. Desde la implementacin del llamado revisionismo del eurocomunismo en el Estado espaol, Italia y Francia, principalmente, los partidos comunistas llevaron su lucha al electoralismo centrndose solamente en algunas mejoras de los trabajadores pero no en la ruptura del sistema capitalista. Recordemos que incluso el Partido Comunista Espaol acept la monarqua impuesta por el dictador Francisco Franco. Ese paso hizo generar una clase poltica acomodada dentro de estas formaciones llamadas comunistas, que poco tenan de esa ideologa al comportarse como elites polticas burguesas. Lo mismo sucedi con los sindicatos, una clase que viva del Estado y no luchaba por perder sus beneficios personales. As, el sistema capitalista supo comprar a la supuesta elite de izquierdas para no romper el esquema de libre mercado. Por lo tanto se gener una brecha entre las bases y los partidos.

Para llegar a que el sistema capitalista no absorba a la izquierda revolucionaria convirtindola en agentes del revisionismo se debe mantener la relacin entre partido y bases, y adems de utilizar los campos legales realizar acciones fuera del marco legal del capitalismo para generar cierta ilegitimidad social del sistema. Por ejemplo, con la crisis actual que hay en el Estado espaol, un 25% del paro, la ley burguesa indica como delito ocupar una empresa, asaltar un banco para dar el dinero a la poblacin y otras acciones. La izquierda debe liderar esas supuestas acciones ilegales que a la vez son legtimas en la poblacin trabajadora explotada y as ganarse un mayor apoyo poltico. Mucha gente no dispone de vivienda por ser imposible pagarlas, si la izquierda lidera movimientos de ocupacin de vivienda, que son ilegales, hace que se convierta en una fuerza de apoyo social. Y por lo tanto, fortalece el vnculo entre poblacin civil y movimientos sociales con el partido. Eso es hacer poltica marxista revolucionaria, romper con el capitalismo con acciones legales e ilegales, y no reproducir el capitalismo dentro de sus estructuras.

La izquierda supo hacer eso en pases de Amrica Latina. Evo Morales adems de ser parlamentario con el MAS luchaba con las bases en acciones socia les no aceptadas por el sistema, como ir a marchas, movilizaciones, huelgas de hambre, apoyo a los productores de la hoja de coca ancestral y cultural que era ilegal. O Hugo Chvez dio un golpe de Estado ilegal, pero no ilegtimo en un pueblo venezolano que fue reprimido duramente en 1989 con el Caracazo. Por eso la izquierda latinoamericana resurgi mientras la izquierda europea fue cayendo, hasta tal punto de no saber liderar y vincularse con los movimientos sociales nacientes contra la crisis econmica como el 15-M. La izquierda europea sigue en el parlamento burgus y deja las calles obreras fueran de su agenda poltica.


Han podido sustituir los conceptos de sociedad civil, ciudadana y multitud a la categora de clase social. Puedes hacer una explicacin y una diferenciacin entre todos ellos?

Estos conceptos de visin pos -modernista acaban siendo una tergiversacin de la realidad. Posiblemente sean vocablos ms utilizados en el contexto eurocentrista donde el Estado del bienestar gener una clase media de trabajadores industriales y de servicios, adems de una pequea burguesa. Efecto que produjo una quimera sobre la estructura social de los estados, es decir, una confusin sobre quien era el sujeto oprimido para llevar a cabo la lucha revolucionaria ya que la mayora de trabajadores se haban acomodado a los beneplcitos que el Estado capitalista les otorgaba: derecho al paro, seguridad social, jubilacin. Pero esto no era una realidad a nivel internacional, ni mucho menos iba a permanecer por largo tiempo, como vemos actualmente. En otros lugares del mundo, como en Amrica Latina, sus procesos neoliberales generaron una visibilidad y contradiccin en la estructura social bajo el capitalismo, siendo el continente ms desigual del mundo. Todo se privatiz y solo tena derecho a la salud, vivienda y buena educacin quien tena dinero. As, al manifestarse la opresin contra la clase social obrera y campesina se dieron los procesos de levantamiento en Bolivia y Ecuador, con los indgenas y campesinos, o en Venezuela, con los suburbanos explotados. En Amrica no se habla de sociedad civil o ciudadana o multitud, se habla de clases sociales, el motor de la historia. Mientras en Europa demaggicamente si se habla de esos conceptos pero con el aumento de la desigualdad en el momento de la crisis internacional y el fortalecimiento del sistema neoliberal se vuelve a construir una estructura social muy dicotmica entre trabajadores y empresarios, donde unos sufren la crisis y pierden sus empleos y no pueden pagar hipotecas y otros se enriquecen mucho ms pagando menos impuestos al Estado, menos salarios a los trabajadores, y poder mover sus trasnacionales libremente. As que actualmente la crisis en Europa no la padece la gran burguesa, que dispone de grandes ganancias como el Banco Santander o el BBVA, REPSOL o ENDESA, sino la clase trabajadora que es quien no puede pagar sus viviendas y las expulsan de sus hogares.

Por lo tanto, quien deja de lado la clase social como unidad de anlisis en las contradicciones sociales y cree que son otros sujetos ms ambiguos como la multitud, accin interclasista, tergiversa el motor de la historia, la lucha de clases.


Desde tu perspectiva, se puede ser socilogo y a la vez marxista? Te pregunto esto, puesto que la sociologa es una disciplina, un oficio, y el socilogo un trabajador asalariado puesto al servicio de quien le paga. Qu criterio tienes al respecto?

Y tanto, ser socilogo y marxista no solamente no es contradictorio sino que es complementario. Marx fue el primer socilogo, lo que no quiso utilizar nunca ese trmino porque el que fund el ttulo fue el francs Auguste Comte y Marx lo critic de intelectual pequeo burgus, por eso l utiliz el concepto de filosofa social. A pesar de ser considerada la sociologa como una ciencia pluriparadigmtica, desde mi punto de vista, en un mundo globalizado con el crecimiento de la pobreza, la desigualdad, las guerras, la contaminacin por culpa del capitalismo, el marxismo es la ciencia que mejor llega a la realidad social y poltica, igual que es considerada el evolucionismo a la realidad biolgica.

Un socilogo, segn el contexto del sistema capitalista y para su sobrevivencia, acaba siendo una mano de obra que trabaja para una empresa privada o de un Estado pblico para conseguir un salario. De eso no hay duda, pero sus conocimientos no solamente deben servir para la produccin sino tambin para la militancia. La jornada laboral pueden ser 8 horas, la militancia son 24 horas. El socilogo debe ser como un espa, trabaja para la burguesa pero a la vez debe analizar el contexto capitalista donde trabaja para saber la estrategia poltica que se debe realizar para destruirlo. Por ejemplo, un Estado capitalista puede contratar a un socilogo marxista para una investigacin sobre el contexto poltico. El socilogo como asalariado le dar la informacin que quieren obtener posiblemente para no ser despedido pero tambin en su investigacin obtendr resultados sobre los dficits del sistema capitalista y donde se le puede atacar. Informacin que vale para la lucha revolucionaria. Yo compar al socilogo como un trabajador obrero comunista de una multinacional, produce para la empresa pero a la vez hace un trabajo sindical, legal y clandestino, conociendo la realidad del capitalismo para luchar contra l y sus instrumentos, la misma empresa multinacional.

Por lo tanto, la ciencia de la sociologa va muy unida a la accin social, no solo es para poder vivir en la actualidad sino tambin para cambiarla.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter