Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 14-03-2012

Puerto Rico
Documentos revelan historias olvidadas

Jess Dvila
NCM Noticias


Una mujer abandonada por su marido all para 1875 y que luch sola protegiendo los bienes de la casa hasta su fallecimiento en un poblado costero se ha convertido ahora en pieza clave de la lucha por salvar la universidad pblica y los derechos democrticos ante los intentos oficialistas por eliminar los focos de resistencia social y poltica en este pas caribeo.

El caso de Doa Carmen Fuentes, fallecida intestada a los 63 aos en Luquillo en 1899 y de cuya herencia tom posesin el Estado en 1903, es el expediente ms antiguo de una serie de documentos obtenidos por NCM Noticias que revelan que la acumulacin de las llamadas herencias sin herederos en beneficio del tesoro de la Universidad de Puerto Rico se remonta a finales del Siglo XIX y podra incluir mucho ms de mil caudales dejados por gente humilde y por magnates.

La aparicin de los expedientes ocurre cuando el Gobierno ha obtenido proteccin judicial del secreto sobre la administracin de esos fondos mientras el abogado Luis Pabn Rojas, en representacin de los estudiantes y su coalicin universitaria, se prepara para acudir a los foros apelativos. Todo es parte del enfrentamiento que tiene de un lado al movimiento estudiantil y del otro al Gobierno, que intentara un golpe de timn para eliminar tendencias latinoamericanas que no aceptan la visin norteamericana y proscribir los que tilda de izquierdistas, independentistas, pacifistas y post modernos, segn un borrador oficial de reforma.

Pero en 1903 y las dcadas siguientes, la historia era muy distinta.

De acuerdo al expediente sobre Doa Carmen Fuentes, la junta escolar de la zona se percat de que nadie reclamaba la herencia y alert al Procurador General, quien a su vez envi una misiva en tono fuerte al fiscal del distrito judicial de Humacao en la que le mand que reclamara el caudal para el fondo de la universidad y le advirti que en los casos sucesivos procediera de conformidad sin esperar otra orden.

Los viejos folios, algunos en caligrafa, relatan cmo el cura del pueblo peda cinco dlares por entregar la documentacin solicitada finalmente acept 2,50- y hasta el edicto expedido por el tribunal a nombre de El Presidente de los Estados Unidos que relata cmo la mujer falleci sin hijos y el marido est ausente de la Ysla hace ms de veinte y ocho aos ignorndose su paradero.

Ese mismo ao de 1903, en San Juan, al formarse la finca original para el establecimiento de la universidad, se unieron tierras compradas a la American Fruit de Filadelfia, un predio comprado por el municipio de Ro Piedras a Don Fernando Toro, de Madrid, y los lotes identificados como dos y tres, sobre los que el Gobernador William Hunt otorg escritura pblica transfirindolos a la universidad en virtud de la entonces nueva seccin 923 del Cdigo Civil, que entregaba las herencias sin herederos para tal fin.

Los caudales se siguieron acumulando y ya para 1908 hay un documento de la Procuradura General en el que se habla del tesoro de la universidad. Al ao siguiente ocurri el fallecimiento sin herederos de Eliza Kortright, nica descendiente de Cornelio Kortright, legendario fundador del ingenio azucarero Plazuela en el pueblo de Barceloneta, que fue objeto de la poesa Chefa de Luis Llorns Torres, que dice Chefa! Rubia flor de azcar, caramelo hecho mujer, Plazuela, Barceloneta, campos de chefa y de miel Chefa, que chefa, que chefa, repica el giro en el seis.

El caso de la extensa herencia lleg al Tribunal Supremo de Estados Unidos Pueblo v. Ramos, 1914- y Bonocio Ramos logr el rescate y compensacin de una parte de las tierras al invalidar la sentencia por las que Eliza Kortright se la haba apropiado. En ese caso se pag tambin compensacin a la firma Balseiro y Giorgetti, que tena bajo arriendo toda la herencia junto con otras tierras compradas al padre de sta y formaban parte de la central Plazuela.

El caso Kortright dej documentado tambin el agrio diferendo entre la Universidad y la Procuradura General por el control de los caudales de herencias y otras fuentes, que para 1910 dejaban ya decenas de miles de dlares anuales en beneficios entregados a la institucin docente segn consta en informes oficiales, pero cuyas titularidades retena con mano de hierro el Treasurer of Porto Rico. La situacin llegara a un punto culminante en 1939 cuando el Gobernador Blanton Whinship accedi a que se legislara para transferir a la Universidad de Puerto Rico los ttulos de las herencias intestadas en lo sucesivo y todas las que a esa poca tuviera acumuladas la tesorera.

La negativa del Estado a someter todos los expedientes al escrutinio pblico ha evitado que se conozca con certeza cuntos son, pero en 1940 el abogado de la Universidad, Juan Hernndez Lpez, informaba que haba resuelto catorce o quince casos de herencias sin herederos en apenas un ao de vigencia del nuevo estatuto. Proyectado a ms de un siglo desde 1903 al presente, pasaran de mil sin siquiera contar con el aumento en la poblacin.

La gestin documentada de Hernndez Lpez puso al relieve otro aspecto de la historia.

De 1939 es el caso de Doa Bernardina Len Gutirrez, que dej su casa en la calle Nicols Jimnez de Cayey a su sobrina Carmen Berros, quien a su vez falleci en estado de soltera. El Procurador General tuvo que insistirle con dureza al fiscal de distrito para que llevara el caso y result que el colector del pueblo haba puesto la casa en pblica subasta y se la entreg a un rematista, que la obtuvo por el siete por ciento de su valor.

El asunto pas a manos de quien entonces era oficial jurdico de la procuradura, la famosa literata Nilita Vients Gastn, que dej para la historia los documentos, firmados de su puo y letra, en los que defendi con tenacidad el patrimonio de la Universidad. Todava aparecieron un par de damas que atendieron a Doa Carmen en su agona y pretendan cobrar su generosidad con la casa de la herencia, cosa que fue rechazada por el Procurador General, que las despach dicindoles que se buscaran un abogado.

Uno de los documentos ms reveladores es una escritura de 1944 en la que el rector de la Universidad, Jaime Bentez, recibe del Gobernador la herencia de Don Enrique Laureano Moreno, soltero y vecino del magnate Mateo Luchetti, cerca de la laguna del Condado. La escritura especifica que se transfiri a la Universidad la casa de dos plantas de mampostera, los cnones de arriendo a los inquilinos, las cuentas de miles de dlares en el National City Bank, los bonos del Gobierno de EEUU, un prstamo por cobrar con intereses y todos los dems bienes, entre ellos el reloj de oro y la sortija, que el administrador judicial tuvo que pagar de su bolsillo contra el valor de inventario por haberlos extraviado.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter