Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 19-03-2012

A propsito del informe de la RAE sobre sexismo en el lenguaje
El ro que no cesa

Gorka Larrabeiti
Rebelin


Cuesta lo suyo abordar la riada de argumentos que se ha precipitado a raz de la publicacin del informe sobre sexismo y visibilidad de la mujer escrito por el acadmico Ignacio Bosque y publicado con gran bombo en El Pas. La mayora de los comentarios que desde la izquierda se han hecho son crticos. Los argumentos que ms se han repetido son el autoritarismo, conservadurismo, arrogancia corporativa y la falta de sensibilidad que demuestra la rancia RAE. Viendo el asunto contracorriente, cabe pensar que el sexismo en el espaol es materia en la que confluyen, al menos, lo gramaticalmente insostenible, lo ticamente justo, lo simblicamente injusto, lo polticamente correcto y lo poticamente bello.

Bosque aborda el sexismo en el lenguaje desde un punto de vista lingstico. Denuncia que propuestas de lenguaje no sexista conculcan aspectos gramaticales o lxicos firmemente asentados en nuestro sistema lingstico. Responde con argumentos lingsticos a normas lingsticas, y se ve con derecho y autoridad para hacerlo. Es lgico y normal. Rechazar el masculino como morfema que engloba a ambos gneros supone una revolucin de un sistema gramatical cuyos orgenes se remontan al indoeuropeo, y que luego pasando por el latn y las lenguas romances ha surcado siglos de historia. En espaol tenemos cinco categoras variables al gnero (artculo, adjetivo, pronombre, nombre): se salvan el verbo (salvo el participio), el adverbio, la preposicin, la conjuncin, la interjeccin. La mitad del caudal de palabras del espaol se veran afectadas por una renuncia al masculino como morfema genrico, y Bosque afirma que esta revolucin es gramaticalmente insostenible. Es cierto: Bosque es un conservador cuya quijotesca misin es conservar un ro, que, sindolo, nunca es el mismo. Si a un especialista en hidrografa fluvial le dijeran que de ahora en adelante la mitad de las aguas de un ro tomarn otro cauce, lo vera, lgicamente, como algo antinatural y alertara del cataclismo en ciernes.

Sin embargo, y bien lo saben los acadmicos, la lengua no es slo cuestin gramatical. Tambin es materia de la sociologa, la psicologa o la poltica. Desde hace tiempo se ve que ese morfema masculino genrico est produciendo una erosin en el lecho del ro, pues ciertos usuarios sienten que ese morfema crecido se desborda continuamente, que con su arbitrariedad les inunda sus campos. De ah que levanten muros de contencin para protegerse de una inundacin agresiva y protesten cuando la Academia finalmente se expone y defiende insensible el cauce de siempre. Es verdad que la Academia ha tardado demasiado en afrontar la cuestin, y que la tardanza en la respuesta de unos acadmicos incapaces de seguir la velocidad de las corrientes aguas de la lengua cuestiona tambin la utilidad de la institucin en materia normativa. Alfonso Sastre recuperaba ayer un artculo que escribi en 1994 -s, hace 18 aos- en el que alertaba del verdadero problema que crea el rechazo del masculino como gnero no marcado: la solucin que se le est dando en el habla y en la escritura de ciertos medios progresistas no es literariamente buena.

Leyendo las crticas que se han hecho al informe de la RAE, se advierte una hipersensibilidad morfolgica que nace de una visin de la realidad que ya no acepta sin ms el androcentrismo ni en lo simblico o ni en lo arbitrario. Dicen: "El lenguaje sirve de apoyo al sistema, no podra haberse desarrollado el patriarcado a lo largo de todos estos siglos sin contar con la herramienta del lenguaje que est ah sustentndola". De lo que se deduce que cambiando el lenguaje, se podra cambiar la realidad hasta incluso acabar con el patriarcado. Creo que el cambio es al revs: primero, ha de cambiar la sociedad, y luego, como consecuencia de ello, el lenguaje. Pero supongamos que tengan razn los que piensan lo contrario. Me pregunto: es el sistema lxico y gramatical el mejor campo de batalla en el terreno simblico o antropolgico? No sera mejor antes apear de sus pedestales a los dioses para recuperar a las diosas? Y dudo: esta hipersensibilidad morfolgica no est concentrando demasiada atencin habiendo batallas ms cruciales como la discriminacin laboral o antropolgica -por ejemplo, las mujeres objeto en televisin o publicidad- que son injusticias que siguen cometiendo segundo a segundo y que estn lejos de estar controladas? Y dudo an: qu hacemos cundo se escuchan trminos como maricomplejinismo, feminiprogres o feminazis para atacar a quienes defienden un nuevo modo de usar el lenguaje? Defendemos cmodamente esos desdoblamientos polticamente correctos como en ese artculo de la Constitucin de Venezuela que recoge Bosque en su informe? No hacemos nada?

Hay que luchar por la igualdad, s. Hagmoslo primero en el terreno social y poltico. Adentrmonos en lo simblico y antropolgico, pero empezando por lo ms alto, y terminando en los morfemas, pobres signos arbitrarios que poca culpa y menos ideologa tienen. Y quienes no lo soporten porque en ellos ven el brazo fuerte del patriarcado, den respuestas gramaticalmente sostenibles y poticamente bellas y subversivas. Lxs signxs ortogrficxs libertarixs y la arroba de  [email protected] compa[email protected]" son subversivos slo ortogrficamente pero no afectan al sistema morfolgico. Si uno los lee en voz alta, o dice queridos, o dice queridas. No nos convencen los desdoblamientos, pues funcionan bien en los vocativos (Seoras y seores, ciudadanas y ciudadanos, nios y nias), pero no en los artculos (los y las) ni en el resto de concordancias de gnero. Admitamos la necesidad sistmica de morfemas genricos no marcados. Implantar en el sistema un morfema no marcado revolucionariamente nuevo es un juego de nios. Podremos decir lis compaeris estn preocupadis o les compaeres estn preocupades, pero seremos tan cmicos como cuando decimos "canda Farnanda sptama asaba pantaln".

As que slo queda una posibilidad. Luis Martn Cabrera apostaba en su Respuesta histrica a Don Ignacio Bosque por el uso provocador del femenino: "Uno de los legados ms impresionantes del 15 M es el cambio de lenguaje que se ha operado en las plazas y en las asambleas (seguro que Bosque no se ha dado un paseo por ellas para escuchar cmo se habla). En las plazas y en los parques la gente se refiere a menudo a los bancos, el Estado, los polticos y los medios como ELLOS y a la ciudadana como NOSOTRAS".

En eso estamos de acuerdo: quienes se sientan incmodas en las turbulentas aguas del masculino englobador, hagan uso del femenino como gnero no marcado. Rmpase la norma a posta con nimo subversivo. Eso s es potico: cuesta, sacude y ensea. No lo har Bosque, que es un especialista que estudia y cuida de un ro. Hganlo quienes se sientan "compaeras". Pero, por favor, evtense esas esclusas de artculos y morfemas redoblados que bifurcan la belleza del idioma. El ro fluye. Que el ro fluya.

Nota:

1. Bosque cita a Ignacio M. Roca en el Boletn de la Real Academia Espaola (tomo 89, 2009, pg. 78) que recoge este fragmento de la Constitucin de Venezuela.

Slo los venezolanos y venezolanas por nacimiento y sin otra nacionalidad podrn ejercer los cargos de Presidente o Presidenta de la Repblica, Vicepresidente Ejecutivo o Vicepresidenta Ejecutiva, Presidente o Presidenta y Vicepresidentes o Vicepresidentas de la Asamblea Nacional, magistrados o magistradas del Tribunal Supremo de Justicia, Presidente o Presidenta del Consejo Nacional Electoral, Procurador o Procuradora General de la Repblica, Contralor o Contralora General de la Repblica, Fiscal General de la Repblica, Defensor o Defensora del Pueblo, Ministros o Ministras de los despachos relacionados con la seguridad de la Nacin, finanzas, energa y minas, educacin; Gobernadores o Gobernadoras y Alcaldes o Alcaldesas de los Estados y Municipios fronterizos y de aquellos contemplados en la Ley Orgnica de la Fuerza Armada Nacional.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter