Portada :: Mentiras y medios :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 19-03-2012

Anlisis de una crnica catica
Contra Siria todo vale

Andrs Martnez Lorca
Rebelin


No hay colmillo de jabal que tal navajada d como la pluma

Quevedo, Sentencias

 

Como el Consejo de Seguridad de la ONU no se pliega al dictado neocolonial de las potencias occidentales gracias a la firmeza de Rusia y China, y como los mercenarios y alzados en armas han sido expulsados por el ejrcito sirio de los bastiones que ocupaban en algunas ciudades, la campaa de guerra meditica contra el pas de los omeyas cobra tintes histricos, semejantes en su tono a los desplegados antes de la invasin de Iraq y en los meses previos al ataque de la OTAN contra Libia. El mtodo es el mismo (cegar con mentiras la realidad), el objetivo idntico (volver a dominar Siria, aislar al movimiento patritico libans y estrangular la resistencia palestina) y la estrategia la misma (acabar imponiendo el dictado imperialista a travs de la ONU para as legitimar la destruccin del pas, con invasin militar en caso necesario, y controlar Irn como fin ltimo).

Vicente Romano ha explicado magistralmente en su ltimo libro La violencia meditica cmo mediante lo que l llama las tcnicas del engao se oculta la realidad social y se secuestra el conocimiento. Un claro ejemplo de ello lo encontramos en la crnica que desde Jerusaln escribe Enric Gonzlez en El Pas: http://internacional.elpais.com/internacional/2012/03/15/actualidad/1331809096_566013.html).  Vemoslo en detalle.

La lnea argumental consiste en criticar al rgimen sirio porque ha restablecido el orden en las ciudades de Homs e Idlib donde actuaban las bandas armadas. (Ya sabemos que, segn el descubrimiento reciente de los apologetas del imperio, slo tienen rgimen poltico los pases no dominados por los Estados Unidos. Esto significa un gran adelanto para esas naciones porque desde los griegos se llamaba politea a tal estructura poltica). Ni una palabra en la crnica del reciente Referendum constitucional que consagra el pluralismo politico y que, pese a las llamadas al boicot por parte de la oposicin, ha obtenido un resultado bastante positivo: votaron 8.376.447 ciudadanos, lo que representa el 57,4% del electorado, votos a favor 89,42% y votos en contra 8,99%:

http://es.wikipedia.org/wiki/Refer%C3%A9ndum_constitucional_de_Siria_de_2012.

Tras ambos acontecimientos, civil y militar, era previsible una explosin de apoyo popular al proceso de cambios que culminar pronto en unas elecciones generales. Periodistas extranjeros acreditados en Siria han confirmado una participacin masiva en las manifestaciones de las principales ciudades. Sin embargo, sta es la versin tendenciosa del corresponsal de El Pas: Las manifestaciones de ayer en Damasco y otras ciudades fueron cuidadosamente organizadas por el Gobierno y se advirti a todos los empleados pblicos que deban acudir a ellas con sus familias, bajo amenaza de represalias. Es decir, que carecan de valor por ser teledirigidas y forzadas. Slo eso? No exactamente, al parecer: Pero fueron muchos quienes participaron con sinceridad en las marchas () , aade. Cmo sabe distinguir Enric Gonzlez a unos de otros desde Jerusaln? Quiz con algn ingenio electrnico de fabricacin israel o estadounidense, o basado en simples conjeturas de quien adivina a distancia el motivo personal de los que coreaban en masa Hemos ganado?

Mezclando siniestramente medias verdades (las manifestaciones populares) con grandes mentiras (las cifras de muertos y las torturas de las que culpan al gobierno las bandas armadas y que con total desenvoltura reconoce que proceden de fuentes no verificables de la oposicin), el periodista pontifica su verdad, es decir, su insostenible toma de posicin, con una lapidaria frase de doble filo que le vale tanto para anular al presidente Bashar al-Assad como para despreciar al pueblo sirio: Millones de sirios odian a El Assad y el pas se ha convertido en un paria dentro del mundo rabe. Con este epitafio la crnica ha cumplido la tarea encomendada y s, esta vez teledirigida.

El nico anlisis que permiten los estrategas del Departamento de Estado y del Pentgono para encubrir la realidad econmica y la lucha por la hegemona poltica es reducir los conflictos rabes a problemas religiosos, a lo que ellos llaman conflictos sectarios. As, vimos justificar la invasin de Iraq como un apoyo a la mayora chi discriminada por la minora sunn, se nos vendi la heroica lucha contra los invasores llevada a cabo por las ciudades de Baquba, Faluya, Ramadi y Samarra como producto del llamado Tringulo sunn (un nuevo invento anglosajn: la geometra religiosa) y ahora se intenta justificar la agresin contra un pas rabe e impedir la convivencia pacfica con la misma consigna encubridora.

Volvamos al texto de la crnica. En ella se acusa al gobierno sirio del estmulo de las tensiones sectarias, lo que justificara curiosamente que la oposicin empezara a armarse. Cul es entonces el fondo del conflicto en Siria, la injusticia social, la falta de democracia, el paro? Nada de eso. ste es el cuadro apocalptico que traza E.G.: La cuestin sectaria, que enfrenta barrio contra barrio y calle contra calle y que junto a la proliferacin de armas hacen improbable la pacificacin del pas en un futuro previsible. Tenemos, por tanto, que el problema que desgarra Siria sera de tipo religioso y que el culpable de atizarlo sera el gobierno. En una nueva pirueta, se introduce otra variable, ms realista, que anulara lo anterior: Tambin hay quienes siguen valorando la estabilidad y la tolerancia religiosa que la dinasta El Assad ha procurado a Siria durante ms de 40 aos. En qu quedamos? As que el conflicto no es de raz sectaria y la tolerancia religiosa ha caracterizado la vida poltica siria durante 40 aos

Los medios de masas repiten, pues, como loros los pseudoanlisis USA, las frases hechas y hasta los eptetos denigrantes contra al-Assad (carnicero, strapa, tirano). El diario global, siendo tan global, no iba a ser una excepcin entre los sumisos medios. Para no extraarnos de ello, tengamos en cuenta la naturaleza de tales medios de comunicacin. Como escribi Vicente Romano, la realidad es que estos medios de masas no son de las masas, sino de unos pocos, cada vez menos, ni las masas se comunican a travs de ellos.

La crnica catica acaba con un chiste. Se afirma en ella que Rusia vende armas y combustible a Siria (no parece que ello viole el derecho internacional) mientras que EEUU, Reino Unido y Francia se niegan en cambio a proporcionar armas a los rebeldes. Qu serficos son estos adalides de la OTAN, en contra de las apariencias! Parece que E.G. est no en Jerusaln sino en la higuera. Ya que no lee los cables de Wikileaks que su peridico ha filtrado, que al menos d un vistazo a la prensa anglosajona, por ejemplo, al diario britnico The Guardian.

En conclusin, entre palos de ciego, consignas trasatlnticas y ecos reales de la sociedad siria, lo que parece molestar al cronista no es la existencia de un conflicto civil y las consecuencias negativas que de l se derivan para el mundo rabe en su conjunto sino lo que, a regaadientes, reconoce el titular del peridico: El rgimen muestra su fuerza en Siria. As, es, en efecto. El pas de los omeyas (la dinasta que ms tiempo ha gobernado en Espaa) se le atraganta una vez ms al neocolonialismo occidental. 

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter