Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-05-2005

Los musulmanes espaoles debaten sobre el matrimonio homosexual

Javier Salado
Rebelin


En las ltimas semanas se ha producido un debate entre grupos islmicos en Espaa, en torno a la celebracin de matrimonios homosexuales. La primera declaracin sobre el tema fue realizada por Mansur Escudero, Secretario de la Comisin Islmica de Espaa, quien manifest a Europa Press su apoyo al proyecto de ley del gobierno socialista en los siguientes trminos:

Ninguna confesin tiene el monopolio religioso, ni puede imponer al resto de la sociedad sus criterios de moralidad. Ni tampoco debera sentirse atacada porque se regulen prcticas que no estn aceptadas en su religin. Por esta razn los musulmanes no nos hemos opuesto a que el Estado regule el matrimonio homosexual, pese a no estar permitida para nosotros.

Esta no parece ser la opinin de Abdennur Prado, Secretario de Junta Islmica, entidad que preside el propio Mansur Escudero. En un texto publicado en la revista Dialogal, Prado se refera a la posibilidad de realizar matrimonios homosexuales entre musulmanes:

"Desde que el gobierno espaol anunci una ley sobre los matrimonios entre personas del mismo sexo, se ha abierto la posibilidad de celebrar este tipo de matrimonios entre musulmanes. En base a los Acuerdos de Cooperacin firmados entre el Estado y la Comisin Islmica de Espaa, no existe ningn impedimento. Slo es necesario que dos hombres de confesin musulmana decidan casarse y que un solo 'dirigente islmico o imam' (artculo 3) est dispuesto a celebrar la ceremonia para tener matrimonios homosexuales 'segn la forma religiosa establecida por la ley islmica' (artculo 7), con plena validez civil y religiosa."

Estas declaraciones han provocado el rechazo de la Asociacin Catalana de Estudios Islmicos, cuyo Secretario, Omar Ribas, public un artculo de rplica bajo el ttulo Campaa contra la moral y los valores religiosos. La rplica hace una especie de melting pot entre las declaraciones de Prado, la ley del aborto y el funeral del Papa, con llamamientos a la defensa de la moral cristiana, a la resistencia a la modernidad secular y atea, y un ataque contra el anticlericalismo y el relativismo moral. En medio de tanta confusin solo una cosa queda clara: en nada se diferencian las opciones de algunos musulmanes de las del nacional-catolicismo de corte ms arcaico.

Otro artculo en contra de las declaraciones de Abdennur Prado fue publicado en IslamOnline, la pgina islmica con ms visitas del mundo. El artculo cita las declaraciones de Omar Ribas, quien afirma que con su propuesta de celebrar matrimonios homosexuales, Abdennur Prado slo persigue fines financieros.

Estos artculos difamatorios han sido objetos de una rplica del interesado, publicada en Webislam, de la cual Prado fue director durante cuatro aos. En su defensa, reitera la posibilidad de celebrar estos matrimonios, y afirma basarse en un estudio del Corn y de las tradiciones del profeta del islam. Prado reconoce que su propuesta constituye una provocacin, y afirma que su intencin es la de iniciar un debate sobre el tema, con el objetivo de erradicar la violencia que sufren los homosexuales en muchos pases musulmanes.

Segn Abdennur Prado, las referencias utilizadas a menudo para demostrar que el islam condena la homosexualidad pueden ser objeto de una nueva interpretacin. Segn argumenta, en los captulos del Corn que hablan sobre el profeta Lot y los habitantes de Sodoma, no se condena la homosexualidad, sino la promiscuidad sin freno y la violacin de los extranjeros.

En un artculo publicado con anterioridad en Rebelin, Prado ya haba arremetido contra la homofobia, a la que califica de ideologa demonaca.

Curiosamente, mientras esta controversia suceda en Espaa, en Arabia Saud se celebraba un juicio contra unos ciento veinte hombres, acusados de participar en la celebracin de una boda homosexual en la ciudad de Medina. Un tribunal islmico ha condenado a dos mil latigazos y dos aos de prisin para los cnyuges, doscientos latigazos para 31 asistentes, y un ao de prisin para los 70 restantes.

Tal y como seala Abdennur Prado: Resulta triste que mi comentario haya suscitado indignacin, y que ante noticias de este tipo nos encontremos con el silencio de las comunidades. No puedo comprender que se considere un agravio la sugerencia de celebrar un matrimonio, y se tenga tanta indiferencia ante la muerte y la persecucin de miles de personas.

La clave de todo este asunto no reside tanto en el propio hecho de los matrimonios gay, sino en las contradicciones que muestran muchos musulmanes entre las palabras y los hechos: Es cierto que en el islam no existe una Iglesia, o en verdad esta Iglesia est constituida por los clrigos que se erigen como 'guardianes de la tradicin'? Aceptan los musulmanes la libertad de conciencia, como tan a menudo les gusta proclamar, o en el fondo su religin es tan dogmtica como cualquier otra?



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter