Portada :: Espaa :: Laboral y sindical (luchas locales, frentes globales)
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 23-03-2012

Tras el 29 de marzo, que?

Carlos Martinez
Rebelin


Habra que ser conscientes no solo de las dificultades que conlleva organizar y montar una huelga general con todo en contra, sino tambin de otros factores que podemos comentar a continuacin: Primero el ataque de los medios de comunicacin, todos ellos en manos de grandes empresas, bancos y del gobierno, por lo que el mensaje que la poblacin de forma mayoritaria percibe es negativo, excepto en la red y esta adems contando con dos factores negativos, como son la presencia muy activa de medios virtuales de extrema derecha y liberales en la misma y adems tener en cuenta la tremenda brecha digital existente, que hace que millones de personas no puedan acceder a nuestra contra-informacin.

En segundo lugar la ausencia de la izquierda en muchos barrios populares as como de estructuras organizadas de carcter social, organizativo popular o sindical. La izquierda digamos consciente, est alejada de la gente excepto en algunos casos y encima ha abandonado la pedagoga popular. Ya no hay estructuras fijas de educacin popular, excepto en casos muy concretos y no generalizados. En tercer lugar, el miedo. El miedo al amo. El miedo al despido, con una reforma laboral ya en marcha y por tanto perfectamente aplicable el da 29 y sobre todo el 30. El miedo a los de arriba y el miedo al futuro de mentes colonizadas por la televisin basura y el fascismo cotidiano de los poderosos, de los ricos, de las autoritarias derechas del Estado espaol.

En cuarto lugar nuestra propia divisin. Nuestro ajustes de cuentas internos. Las divisiones sindicales. El derecho de algunos visionarios o mesas a decir que es correctamente de izquierdas o no. Los guardianes de la ortodoxia. Tambin los que pactan a a cualquier precio. Los burcratas. Sindicalistas que ya han perdido la capacidad de jugarse el tipo en un piquete o que sencillamente a fuerza de negociarlo todo han perdido la capacidad de saber organizar una huelga general, en condiciones duras y adversas. Los desconfiados de todo. Los nuevos burcratas de la no burocracia. Las manas de buscar la diferencia de forma infantil y ridcula, cuando enfrente tenemos a un enemigo comn, cruel y estafador, gansteril y fascista que no nos distingue y para el que todos somos sus enemigos de clase.

Aqu y ahora, el bloque critico somos todos. Todos estamos contra la contra-reforma laboral, contra la fiscalidad injusta y favorable a ricos y bancos que justifica recortes sociales a los de abajo, con objeto de enrriquecerse an ms los de arriba y consolidar su poder.

Tras el 29 el xito ser que salga bien la huelga. Nos fortalezca, nos una, nos conozcamos mejor y seamos capaces de organizarnos mejor. Tambin que logremos que nadie juegue a nuestra costa ni con nuestro sacrificio. Esta huelga es de todos los hartos y estafados,indignados, parados, despedidos y explotados. El capitalismo financiarizado que nos domina ha roto el pacto social. Est dispuesto a liquidar el Estado del bienestar. Esa es su agenda real. Los capitalistas, que s son el enemigo real, y los que detentan el poder no van a ceder. A ellos les sobra ya el Estado tal como lo conocemos. As pues en fase de derribo del Estado del bienestar sobran miles de empleados pblicos que trabajan en servicios de tipo social y de atencin ciudadana. Recordad, el Estado liberal solo necesita policas,soldados, jueces y recaudadores, amn de algn ujier o fedatario.

As pues, tras el 29, lo que hay que analizar es a qu nos enfrentamos y dejarnos de espejismos. Olvidarnos de lo que fue. Construir lo que ser.

Por tanto entiendo que necesitamos una amplia convergencia social y poltica que se enfrente a esta situacin de emergencia y logre impulsar una revolucin ciudadana, como la que ahora propone en Francia Melenchn, el socialista de izquierdas candidato de la izquierda francesa en el Front de Gauche.

Una revolucin ciudadana que rescate la soberana popular y que logre impulsar la justicia y el reparto. El reparto y una vida digna para todas las personas.

Olvidmonos del Pacto Social de la postguerra y de los 60/80 del siglo pasado, eso ya ha finiquitado y es la burguesa, el nuevo y criminal poder financiero, la derecha los que no lo quieren, los que conscientemente en una clara y desigual lucha de clases, nos han impuesto ya esta situacin, para la que han contado con cmplices, s, demasiados. Pero no es la hora de las vendettas, es la hora de saber dnde est cada cual y eso el da 30 de marzo estar ms claro.

Carlos Martinez, politlogo, de las Mesas Ciudadanas de Convergencia y Accin

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

rCR



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter