Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 31-03-2012

IU en la encrucijada
Es la hora de las bases

Colectivo Prometeo
Rebelin


El domingo pudo abrirse un nuevo ciclo cuajado de posibilidades para la Izquierda. Los andaluces han dibujado un panorama del que debemos extraer una primera conclusin: han pasado factura tanto a la corrupcin del PSOE y sus polticas neoliberales como al capitalismo salvaje con regusto tardofranquista que, pese a intentar esconder la patita, tan bien encarna el PP de Jaume Matas, monseor Rouco, Francisco Camps, Mariano Rajoy y dems prceres del ultramontanismo hispano.

Con los datos siguientes intentaremos sustentar nuestras afirmaciones:

- a) El PSOE en las pasadas elecciones generales del 20-N (con una afluencia del 70%) obtuvo 1.590.000 votos 36'57 % que se han quedado en 1.513.000 39'53 % ahora, 70 mil votos menos, pero si comparamos el resultado con las anteriores andaluzas de 2008 (2.178.000), sus prdidas superan los 650 mil y una merma de 9 diputados, de 56 a 47.

- b) El PP obtuvo 1.556.000 (40'64 %) y 50 diputados. Sube 3 con respecto a la anterior consulta autonmica pero paradjicamente lo hace con 170 mil votos menos, que se convierten en una disminucin de 420 mil si tomamos como referencia los resultados que obtuvo en las generales de hace 4 meses.

- Por lo tanto, miren el vaso como lo miren, ambas fuerzas han sido castigadas por los electores, aunque el castigo recibido por el PSOE se visualice como menor al ser mayores las expectativas de la derecha, convencida como estaba de tener garantizado un paseo triunfal hasta la mayora absoluta, saboreando el gobierno sin control en la Junta como un hecho incuestionable. De ah las caritas, cuando han visto transformada la soberbia en decepcin.

- c) Frente a los derrotados (aqu debe hacerse un hueco tambin a UpyD que ha perdido 75 mil votos en cien das) slo aparece una clara opcin vencedora, Izquierda Unida. Los nmeros de la coalicin aguantan todos los prismas, pues duplica la representacin parlamentaria (a 12) y sale bien parada tanto si se compara con las elecciones del 20-N 75 mil votos ms como si se hace con las autonmicas de 2008 (117 mil), superando los 434 mil sufragios.

El resultado por supuesto es mejorable y an lejos del conseguido en los 80, lo que no debe impedir la alegra de constatar que un creciente nmero de ciudadanos se nieguen a descender por propia voluntad a la categora de sbditos y tengan claro su No! al modelo social que las sucesivas reformas laborales zapatero-rajonianas pretenden imponer y de camino, pese a las dificultades, sean capaces de articular un pensamiento alternativo al nico oficial.

Bueno y una vez despejada la primera parte de la incgnita, queda la segunda y ms difcil: Ahora, qu hacer?

Cuando en un artculo anterior (Andaluca: Izquierda Unida en la encrucijada) componamos los posibles escenarios que se daran el lunes 26, una de las hiptesis barajada era:

...Mayora PSOE + IU: Esta variable tiene muchas posibilidades de materializarse y sita a Izquierda Unida ante un campo minado pues haga lo que haga tendr que explicarlo bien, muchas veces y muy clarito.

En primer lugar est obligada a hacer una consulta a sus bases pero sin trampas retricas como las que el felipismo utiliz en el incumplido referndum de la OTAN, planteando a la militancia de forma difana los tres escenarios que se darn. Aprovechando la consulta se pueden aadir dos urnas ms, una para que los simpatizantes opinen tambin y otra para que las personas que lo deseen presenten sus cuadernos de quejas, es decir, las propuestas bsicas e imprescindibles ante la situacin y transformar estas peticiones, despus de estudiarlas, en iniciativas parlamentarias...

Pues bien, ese escenario se ha materializado y en el Colectivo Prometeo, dos semanas despus, seguimos pensando lo mismo: Izquierda Unida ha recibido un mandato que, bien aprovechado, puede convertirse en un regalo pero mal administrado, en una bomba de relojera que termine volando a la coalicin.

Los electores andaluces han sealado con su voto el camino a la izquierda por el que quieren transitar y ofrecen a IU que sea dique contra las prcticas de capitalismo salvaje que desde los gobiernos centrales y autonmicos se han practicado en los ltimos decenios y en la practica han supuesto arrodillamiento del Estado, de lo Pblico, de los Derechos Ciudadanos, ante los intereses particulares de la oligarqua financiera y econmica que disfruta de un poder de decisin omnmodo que ninguna urna le otorg.

Para ello debe expresar con toda claridad, ante su electorado y la ciudadana, previa consulta a los militantes, los ejes irrenunciables de lo que ser su actuacin poltica y eso implica:

Tambin debe tener muy claro lo que no debe hacer y fundamentalmente no debe tener prisa para tomar decisiones. Las urgencias son de otros, no suyas y si Izquierda Unida quiere seguir siendo vista como una herramienta til para la transformacin social por quienes han confiado en ella, no puede entrar en el cambalache del cambio de ideas por sillones.

La ciudadana est harta del que hay de lo mo, de constatar el saqueo del erario, incluso puede que lo est del silencio cmplice que la hizo mirar para otro lado o sonrer cuando la factura vena sin IVA o el vecino del piso en la playa y cochazo confirmaba que no declaraba ganancias. An lo est ms de que las grandes fortunas no paguen impuestos o de que los privilegios de la Iglesia no slo se mantengan sino que aumenten. De ah la importancia de la pedagoga del ejemplo: austeridad y tica. Si IU pretende pasar de til a necesaria e imprescindible, esas son sus lneas.

Es posible influir en la poltica andaluza, desarrollar propuestas que hagan reconocerse en ellas a los votantes de izquierdas, tanto en el Parlamento como con la accin de gobierno. Y que sean los militantes quienes elijan.

Si se opta por la actuacin parlamentaria, squese el compromiso firmado ante notario en Jan durante la campaa y aplquese.

Si se decide pasar a una accin desde el gobierno, tener claro que sta tiene sentido si se va a transformar la realidad. Para gestionar burocrticamente con la excusa de que no se puede hacer otra cosa pues lo impide el realismo poltico, el posibilismo ya estn otros y ya vemos hacia donde nos han conducido.

Entrar en esa dinmica conduce directamente al suicidio y ya sabemos el precio que Izquierda Unida paga cuando introduce en su norte el rosismo (por cierto, no debera hacer falta decir que personajes de esa calaa no pueden ser ni interlocutores ni ocupar cargo alguno de gestin en este nuevo tiempo poltico ): se convierte en un fenmeno residual.

Desde hace bastante tiempo nuestro Colectivo viene desarrollando la tesis de que asistimos a una revuelta de los privilegiados que, salvando las distancias histricas, tiene muchos elementos comunes con la que protagonizaron en el XVIII las clases dominantes europeas. Sin importarles las consecuencias, antepusieron sus caprichos a los intereses de la comunidad. La respuesta de los dominados lleg vestida de revolucin.

Hoy, patente y visible la insolidaridad de la oligarqua y sus adlteres, cuando el ser humano se ha convertido en mercanca de usar y tirar, se hace necesario volver a los orgenes, al hombre como sujeto con derechos inalienables (trabajo, vivienda, sanidad, educacin... en definitiva, vida digna). Por eso apostamos que, en paralelo a la consulta a las bases, se abran las sedes para que los ciudadanos presenten sus cuadernos de quejas y estas, que vendrn en el lenguaje sencillo de lo verdaderamente urgente, se transformen en iniciativas.

El destino ha puesto en las manos de IU una lmpara maravillosa. Al pedir los tres deseos del cuento, dejmonos de dinero, mansiones o champn para centrarnos en los bsicos: programa, programa, programa (y a ponerlos en prctica).

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter