Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 01-04-2012

Habra sido un buen pintor, pero se qued en revolucionario
Fallece Domingo Malagn, el falsificador del PCE

Mariano Asenjo
Mundo Obrero


Consulado espaol de Pars. Durante uno de los das primeros del mes de septiembre de 1976. Un hombre se ha presentado ante el primer funcionario de la cancillera y ha reconocido ser miembro del Partido Comunista de Espaa. Pretende regularizar su situacin con la obtencin de un pasaporte de residente y no, como se le ofrece, con un pasaporte de transente; l se empea en la primera opcin, pues est en vsperas de regresar al lugar de donde parti hace aos y quiere poder llevar consigo sus pertenencias.

-Lo siento se disculp el propio Consul-, pero no podr ser de otra forma. Y cunto tiempo lleva usted en Francia?

-Desde el ao 39 respondi el aptrida.

-Cmo?

-Mire usted, no se haga cbalas. Si le he dicho que soy un comunista espaol, comprender que hemos tenido que movernos ilegalmente, con papeles falsos...

Finalmente, el 2 de octubre de 1976, el ciudadano Domingo Malagn Alea volvi a pisar tierra espaola. Atrs quedaban 38 aos de exilio y clandestinidad. Con su regreso, Malagn, quien durante casi cuatro dcadas fuera el responsable tcnico del equipo de documentacin falsa del PCE, pona fin a una dramtica y a su vez hermosa paradoja vital. Mirad como me han salido las cosas coment el propio Domingo en ms de una ocasin- cuando despus de sortear no pocas dificultades hubiera podido llegar a ser un artista de xito, si por xito entendemos el reconocimiento y el aplauso general del pblico (la irrupcin del golpe militar del 36, impidi que Malagn terminase Bellas Artes): al final, no s si he logrado ser un artista, pero si s, desde luego, que el xito de mi actividad vena dado, al margen de otras consideraciones tcnicas, por el logro de la mayor discrecin posible.

Madrileo, del barrio de Chamber; Malagn naci en el seno de una familia humilde, un 28 de noviembre de 1916. Hurfano de padre cuando aun no haba cumplido los tres aos, dio con sus huesos infantes en el Hospicio de El Pardo, donde padeci cualquier tipo de vicisitudes y penalidades que al mismo Charles Dikens se le hubiesen podido ocurrir.

A los siete aos pas de El Pardo al Hospicio de La Paloma (tambin en Madrid), donde Malagn pudo beneficiarse ya de la existencia de talleres que propiciaban a los alumnos el aprendizaje de oficios, as como de clases de caligrafa, dibujo, modelado, etc,. Durante su estancia en La Paloma y, apoyado por alguno de sus profesores consigui aprobar el acceso a la Escuela de San Fernando de Bellas Artes. Corra el curso de 1933-34. Casi de forma inmediata Domingo entr en contacto con la Federacin Universitaria de Estudiantes (FUE), una organizacin de estudiantes progresistas fundada en 1927.

Pocas semanas despus de que se produjera la sublevacin del 18 de julio, Malagn, junto a otros compaeros de La Paloma, se incorpor al Quinto Regimiento, formando la 8 Compaa de Acero, con destino en la sierra de Madrid, y all, en Boadilla del Monte, sera herido el 6 de noviembre de 1936. Una vez recuperado, se reintegr a la defensa de Madrid. Su alta en el PCE como tantas otras altas- se produjo en este periodo histrico. Entrado ya 1938, fue enviado a Catalua donde prestara servicios diversos. En el momento de su salida a Francia ocupaba el puesto de Instructor de la 16 Divisin.

Al otro lado de los Pirineos, primero fue Barcars y despus St Cyprien, los campos de concentracin por los que pas Domingo. Durante su estancia en el primero de ellos, el 14 de junio de 1940, se produjo la entrada de Hitler en Pars. Al cabo de pocos das Ptain, mediante la firma del armisticio, entregaba a los alemanes 3/5 partes de Francia. As las cosas, Malagn, escapado de St Cyprien y escondido en Perpin, comienza lo que habra de acabar siendo una soberbia contribucin a la lucha clandestina. Fue utilizado se dice en un informe del PCE de julio de 1945- en algn trabajo especial de reproduccin de documentos y piezas de identidad, para lo cual parece ser un virtuoso. Con este motivo fue retirado del trabajo general. Es Leal y discreto .

Concluida la II Guerra Mundial, una buena parte de los efectivos del PCE desperdigados por medio mundo se reorganizan en Francia. Poco a poco, a base de mucha constancia, mucha precaucin y, sobre todo, mucha necesidad, se va consolidando el equipo tcnico, eufemismo que maquillaba su concreta naturaleza: la preparacin de documentos falsos que posibilitaban, con la dictadura como teln de fondo, el entrar y salir de los camaradas. La consolidacin del equipo tcnico, se produjo hacia 1950, cuando el rgimen de Franco, an con muchas restricciones, permite que los espaoles puedan salir del pas. Hasta ese momento, el acceso al interior haba de hacerse a travs de las sendas montaosas de Pirineos y al amparo de la noche. Ya en Espaa, y una vez que los proscritos cambiaban sus ropas de montaa por los pertinentes atuendos civiles, era cuando las carteras preparadas por Domingo entraban en accin. La apertura de fronteras supuso un salto de enormes proporciones en la posibilidad de incrementar la lucha antifranquista; tan slo se necesitaban pasaportes...

Quien fuera responsable poltico de Malagn durante algn tiempo, Jorge Semprn, en su Autobiografa de Federico Snchez (1977), aludi de lleno a la obra de Domingo y a su genialidad de falsificador. Voy a callarme el nombre por esas fechas an se tentaba la ropa Semprn -, a silenciar la identidad del camarada que fabricaba nuestra documentacin, ese camarada al que tantos debemos la libertad, y algunos la vida, porque eran los papeles que fabricaba o amaaba tan prodigiosamente parecidos a los autnticos que nadie podra sospechar de ellos; y alguna vez le he visto trabajar, manejar casi amorosamente las tintas, las gomas, los plsticos, los colores, las imprentillas, los hornos, en un taller donde los documentos falsos adquiran categora de objetos artsticos, de salvoconductos fraternales para cruzar los posibles temporales de la vida clandestina.

Domingo Malagn ha muerto rodeado de los suyos, de sus hijos, de sus nietos, de sus vecinos y camaradas de Parla (Madrid), donde era un personaje muy conocido, y tambin muy respetado. Una calle del municipio madrileo lleva su nombre. Habra sido un buen pintor, pero se qued en revolucionario

Mariano Asenjo, es periodista y coautor, junto a Victoria Ramos, de Malagn. Autobiografa de un falsificador. Ed. El Viejo Topo, 1999


Fuente: http://www.mundoobrero.es/pl.php?id=1752&sec=7&aut=238


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter