Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 07-04-2012

Uno de los suyos
Salvador Alemany, nombrado presidente del consejo social de la Universidad de Barcelona

Salvador Lpez Arnal
Rebelin


Csar Alierta y su nombramiento como presidente del Consejo Social de la UNED les habr servido de modelo. En estos y en muchos otros asuntos, la distancia entre Madrid y el gobierno cataln es infinitesimal. Se mide en centsimas de nanmetros.

El gobierno de Mas y Mas-Colell ha nombrado cabeza visible, presidente del Consejo Social -social!- de la Universidad de Barcelona (UB), la universidad de Jos Mara Valverde, Gonzlez Casanova y Manuel Sacristn, a Salvador Alemany [1] (Desconozco las conexiones profundas entre este ltimo y los dos primeros pero no es imposible que alguna curiosa sorpresa pudiramos llevarnos).

Presidente de Abertis y de Saba Infraestructuras; presidente del Crculo de Economa [2] hasta mayo de 2011; profesor Mercantil y Censor Jurado de Cuentas; ex presidente de la Cruz Roja de Barcelona; ex vicepresidente de la Cruz Roja de Catalunya; presidente de la Seccin de bsquet del Ftbol Club Barcelona desde 1986 hasta el 2003 (club en el que ocup en algn momento alguna vicepresidencia), desde luego un seor-elegante-de- corbata de Barcelona bien ubicado, el presidente de la Generalitat de Catalunya, Artur Mas, el amigo de los megacasinos, el mismo que dice tener una concepcin de la justicia social muy prxima a la del ex president brasileo Lula, le pidi en 2010 que asesora al Gobierno en materia econmica participando en un consejo ad hoc que creo tambin preside. Acept encantado por supuesto, otro cargo ms en su denso currculum empresarial. Ya hemos podido comprobar algunas de sus interesadas recetas.

Uno de los suyos; sin ninguna duda.

(Por lo dems, sea dicho entre parntesis, estos grandes hombres del pas que presiden cinco, seis o siete empresas o instituciones, estos arriesgados emprendedores que no paran ni un segundo, cundo van al cine, al teatro o a la pera? Cundo leen algo que no sean informes empresariales? Cundo lavan platos, limpian la casa, van a comprar o hacen la cena? Cundo cuidan a sus hijos o nietas? O todo esto son tares subsidiarias que debe realizar el personal subalterno y lo suyo es, esencialmente, mandar y dirigir?).

Entre las funciones del Consejo Social est la ratificacin o no de los presupuestos del campus y la supervisin de sus cuentas. Con qu criterios? Podemos imaginarlos.

Ni que decir tiene que, inmediatamente despus de su nombramiento, no haban pasado ni dos nanosegundos, el rector de la UB, Ddac Ramrez, se felicit por el nombramiento y destac su vala personal y profesional de S.A (Salvador Alemany quiero decir). Ha tomado una iniciativa similar el magnfico y muy honorable rector de la UB ante la detencin e injusta prisin preventiva de dos estudiantes de su universidad? No tiene nada que decir al respecto?

Dicen, no he podido comprobarlo, que a la entrada o en lugar destacado de la UAB cuelga una pancarta donde puede leerse: Fuera las empresas de la Universidad!. No es razonable una exigencia as? Qu inters podr tener por el saber desinteresado, por la investigacin social democrticamente orientada, alguien cuya vida adulta, toda ella, ha pivotado esencialmente en torno al mundo informtico, financiero, en torno a empresas de aparcamientos y negocios afines? Este empresario cataln, una de las patums del pas actualmente ms celebradas, nacido en 1944, estuvo alguna vez, por ejemplo, en alguna manifestacin antifranquista o este asunto, este curiosamente, no iba con l?

PS: Andy Robinson comentaba recientemente un nudo que deja al descubierto las recientes aventuras empresariales del gobierno cataln, probablemente asesorado tambin en este turbio asunto, del que deseamos el mayor fracaso, por el nombrado presidente del consejo social de la UB: [] Existe un consenso bastante amplio en EE.UU. en los ayuntamientos de ciudades en EE.UU. respecto a las virtudes del juego, ironiza Luce. Solo hace falta darles (a los casinos) una licencia y algunas desgravaciones tributarias. Se percibe como un mtodo rpido y fcil de crear empleo en tiempos de decisiones imposibles. Pero, al igual que Nueva Orleans, la entrada de los casinos en Gary, tampoco ha cortado la hemorragia. Pese a todos los casinos, la poblacin ha encogido desde 145.000 en 1980 hasta 80.000 Muchos estudios, prosigue AR, demuestran que los casinos pueden hasta perjudicar los ingresos tributarios. Segn un estudio cada dlar que se gana en un casino se ve anulado por los tres dlares que se gastan para contrarrestar el impacto negativo social de los casinos. Los casinos pueden ser una forma de sustituir algunos de los empleos perdidos (debido a la competencia de) China, Brasil y otros pases pero son tambin un imn para estafadores, chulos de prostitucin, drogas y gente que viven en los mrgenes de la sociedad, explica el corresponsal del Financial Times.

Como en Nueva Orleans, concluye el corresponsal de La Vanguardia, el diario por excelencia de la burguesa catalana, la crisis y el paro deshacen la sociedad y crean el pblico marginado y traumatizado para los casinos y sus industrias auxiliares. No han pensado en este vrtice? No ha ledo nada sobre el tema el futuro presidente del consejo SOCIAL de la UB y asesor econmico del gobierno cataln?

Notas:

[1] I. Vallestn, El Pas, 4 de abril de 2012, p. 3 (edicin Catalunya).

[2] La organizacin empresarial catalana ante la que el conseller Andreu Mas-Colell imparti el pasado setiembre de 2011 una conferencia sobre su programa econmico y cosmovisin ultra-neoliberal para inaugurar el curso acadmico.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter