Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 14-04-2012

Un varapalo a la OTAN

Alberto Piris
El Viejo Can


Por si la OTAN no tuviera ya suficientes quebraderos de cabeza intentando poner fin a una guerra (la de Afganistn) de la que no ve el modo de salir con la cabeza alta, un demoledor informe, redactado bajo los auspicios del Consejo de Europa (CdE), ha venido a deteriorar su reputacin. Recordemos, antes de proseguir, que el CdE no tiene nada que ver con los rganos de la Comunidad Europea, y engloba a 47 pases de nuestro continente, adems de algunos Estados no europeos (EE.UU. y Canad, entre otros) en calidad de observadores. Su objetivo es promover los valores democrticos y proteger los derechos humanos, a cuyos efectos se sirve del prestigioso Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Un informe negativo avalado por el CdE es un baldn para cualquier organizacin internacional.

El documento elaborado tras nueve meses de investigacin pone de manifiesto la falta de coordinacin mostrada por los rganos navales de la Alianza entre marzo y abril del pasado ao, por cuyo motivo murieron 63 emigrantes en las aguas mediterrneas que la OTAN haba declarado bajo su control directo, con motivo de las operaciones militares en Libia. No es la OTAN la nica acusada de negligencia en este caso, pues tambin a Naciones Unidas y a los pases mediterrneos se les achaca una grave falta de planificacin para atender a un fenmeno previsible: la avalancha de emigrantes causada por la intervencin militar aliada en Libia.

Un breve resumen de lo que ha sido hecho pblico comienza en la madrugada del 26 de marzo de 2011, cuando 50 hombres, 20 mujeres y 2 bebs zarparon de Trpoli en una embarcacin inflable. Para aumentar el nmero de pasajeros, se les despoj de las provisiones que llevaban consigo al embarcar. Uno de los nueve supervivientes declar despus: No cabamos. Tenamos que ir unos sentados sobre los otros. Se les haba dicho que en 18 horas llegaran a Lampedusa. Dos das despus, sin haber avistado la isla, con escaso combustible, aguantando la mar gruesa, mareados y enfermos, cundi el pnico. El patrn ghans llam por su telfono de satlite a un sacerdote eritreo que en Roma se esfuerza en proteger a los emigrantes. ste se puso en contacto con la Guardia Costera italiana que declar la alarma, tras establecer con precisin las coordenadas de la llamada de auxilio. Se enviaron avisos a todos los buques situados en las proximidades y al Mando Naval de la OTAN en Npoles.

Un helicptero militar sobrevol la embarcacin, regres al poco tiempo y lanz algunas botellas de agua y paquetes de galletas. Creyendo inminente el rescate, el patrn arroj al mar su brjula y el telfono, para no ser procesado en suelo italiano por el delito de trfico ilegal de personas. Cuando al paso del tiempo nadie acudi en su ayuda, el patrn intent seguir navegando orientndose por la posicin del sol. Se agot el combustible y la embarcacin qued a la deriva. Las tormentas y el fuerte oleaje fueron diezmando al pasaje. Cada maana encontrbamos nuevos cadveres, declar un superviviente.

El dcimo da de la tragedia vieron un buque de guerra que se aproxim tanto que les fue posible observar cmo los marineros tomaban fotos de la embarcacin mientras los emigrantes mostraban en alto a los bebs muertos y los bidones vacos, para hacer ostensible su penosa situacin. El buque se alej despus. Los 11 emigrantes vivos que quedaban a bordo (dos de ellos murieron tras desembarcar) fueron arrastrados por las corrientes y los vientos hasta que el 10 de abril la embarcacin var en la costa libia, tras 15 das de infernal odisea.

El autor del informe calific a esta tragedia como un da negro para Europa. Coment: Cuando se recuerda la atencin puesta en el accidente del Costa Concordia y se compara con los ms de 1500 emigrantes muertos en el Mediterrneo en 2011, el contraste es llamativo. El informe revela tambin que un buque de la Armada espaola, la fragata Mndez Nez, que se encontraba en las inmediaciones de la embarcacin a socorrer, debi recibir las seales de alarma y pudo haber intervenido con eficacia para salvar a los nufragos. El Gobierno espaol niega que la fragata recibiera seal alguna y exige a la OTAN que muestre las pruebas de haberla transmitido. Un buque de guerra italiano y varios navos comerciales de distintas banderas son tambin acusados de negligencia.

Diversas organizaciones de apoyo a los derechos humanos de los inmigrantes han decidido exigir responsabilidades criminales por denegacin de auxilio, y desde el CdE se requiere a la OTAN que facilite toda la informacin de satlite disponible, que ayude a identificar al helicptero y al buque de guerra citados en el informe; se la acusa tambin de falta de cooperacin en la investigacin del Consejo.

Un miembro del CdE ha comentado: Podemos hablar mucho sobre los derechos humanos y la necesidad de cumplir la legislacin internacional, pero si a la vez dejamos morir a la gente -porque no sabemos quines son o porque vienen de frica- estamos revelando la poca importancia que damos a nuestras propias palabras. Lo peor del caso es que otras tragedias, como la que ahora ha sido investigada, han venido pasando inadvertidas para todos menos para quienes, cuando buscaban una vida mejor en los vecinos pases europeos, han encontrado una muerte evitable en las azules aguas de nuestro Mediterrneo.

http://www.republica.com/2012/04/12/un-varapalo-a-la-otan_477985/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter