Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 14-04-2012

Miami, capital de la intolerancia: Oohhh s, Ozzie!

Roberto Quesada
Rebelin


Se necesitan dos aos para aprender a hablar y sesenta para aprender a callar.Ernest Hemingway.

Nadie, si no es obcecado, puede negar que en La Pequea Habana, en Miami, all por la Calle 8, existen muchos restaurantes, como La Carreta, donde se come con la exquisitez del sazn autnticamente cubano. Tambin el lenguaje local es el espaol y el ingls se convierte en idioma extranjero, predomina la salsa, las dos salsas, la de comer y la de bailar, el merengue y todos los ritmos caribeos. Sin duda, es un lugar que tiene su propia personalidad, eso s, uno debe de llevar anotado en la memoria y en papel de ser posible, aquel famoso refrn latinoamericano heredado de la conquista espaola: En boca cerrada...

Eso se le olvid al manager beisbolero Ozzie Guilln y abri la boca y vaya que s le han entrado moscas! Y no dijo mayor cosa sino que con lo que dijo en Miami siendo el manager del popular equipo de beisbol Marlins como se dice en Honduras: juuu qu dijo? Ya se los cuento (aunque seguramente ya lo saben).

Por supuesto, siempre lo he dicho, y sostengo, generalizar es de idiotas, el dogma, la radicalizacin de un grupo casi con color de secta, no tiene por qu contaminar a toda la gente que vive en Miami, digamos, en Florida. No, como en todas partes, existe de todo: de todas y todos.

Tampoco quiero caer en la miopa o daltonismo (que no tiene nada que ver con el poeta salvadoreo Roque Dalton), de algunos periodistas izquierdosos de mi pas, Honduras, que por leve que sea una crtica constructiva que uno les haga, ya le acusan de agente de la Ca o de quinta columna, ambos trminos obsoletos de quienes se quedaron petrificados en la guerra fra de los ochenta.

Precisamente no hace mucho aclar, ms que contradecir, a uno de ellos que al peso de la lengua, menos que a la claridad del intelecto, dijo casi como palabra santa de que los Estados Unidos era solo edificios acartonados y nada cultural mientras que Europa aqu y que Europa all Entonces por qu los grandes y las grandes de todas las disciplinas encuentran en Nueva York la cima de sus logros? Basta con darse un paseo por el Museo Metropolitano, por el Museo de Arte Moderno o el Guggenheim para si se tiene la sapiencia necesaria para degustarlosentirse fascinados por estas joyas de la arquitectura moderna, y no digamos lo que en ellos se encierra: Gauguin, Van Goh, Picasso, Degas, Frida Kahlo, los murales de Diego Rivera (actualmente en exhibicin, hasta el 15 de mayo, en el Museo de Arte Moderno), la pintora estadounidense Georgia O'keeffe, y papel y tiempo me faltara para enumerar a tantas y tantos. Agregado a ello la diversidad cultural que hacen de Nueva York, como lo dije en mi novela Big Banana, un micro del macro-mundo.

Y no es que yo defienda a mis Estados Unidos como dijo un amigo (sin comillas) amparado en su micrfono sino que esa es la realidad, y no solo se trata de Nueva York, vaya usted a Baltimore y se encuentra con la casa, tumba, etc., de Edgar Allan Poe, la gastronoma martima en todo su esplendor, all por New Jersey puede visitar la casa de Walt Whitman, uno de los ms grandes poetas estadounidenses y universales de todos los tiempos Nueva Orleans y su literatura negra combinada con el chili y lo sublime del jazz mientras lee los artculos de Felix Ovidio Cubas en defensa de Honduras y tambin Florida tiene lo propio, de hecho, all mismo puede visitar la casa del eterno rebelde, amante irremediable de Cuba, en donde le conservan, all en La Habana Vieja, no lejos de La Plaza de la Revolucin, su Bodeguita del Medio, Ernest Hemingway, y al internarse en el Estado encuentra pequeos museos, galeras, etc., que dan fe de su legado cultural sin subestimar al talento creativo de Walt Disney, que, pese a los dogmticos, s lo tiene.

Lo que sucede con Miami es que un grupo de exiliados cubanos han tomado ese territorio como propio, e imponen un pensamiento uniformado a su conveniencia. Salen junto a Batista-- al exilio por la revolucin cubana encabezada por Fidel Castro y Ernesto Guevara (el Che), pero es esa misma revolucin y su oposicin a Castro que les hace escalar posiciones polticas y empresariales dentro de los Estados Unidos. Es satanizar a Fidel Castro y victimizarse ms all de lo real que los lleva a asirse con el poder. Pero segn lo que predican es que llegan a tierra de libertad, de democracia, en donde se respeta la libertad de expresin, los derechos humanos y blah blah blah Y viene el manager de los Marlins de Miami y dice que admira y ama a Fidel Castro y le cay la catstrofe miamense encima al pobre hombre, tanto as que ha sido humillado a disculparse una y otra vez como en una versin moderna a un Ssifo contemporneo.

A estos mismos libertadores, a Lincoln Daz Balart, a Mario Daz Balart, a Iliana Ross Letinen, a Robert Carmona, a Otto Reich, a Alejandro Pea Esclusa, a todos estos quienes se escudan en la bandera de la democracia, quienes a voz en cuello gritan que no se puede permitir ni una palabra a favor de quien ha dado tanto sufrimiento al exiliado pueblo cubano, se les ha visto conspirando contra el pueblo hondureoy por qu ustedes han apoyado, respaldado en todas sus dimensiones el golpe de Estado en mi pas, Honduras? Los muertos de Honduras no valen nada solo son estadsticas mientras los muertos que ustedes evalan si tienen nombre y valor? La violacin de los derechos humanos en Honduras, que ustedes han respaldado y respaldan, y que ha llevado a convertir a Honduras en la capital mundial del crimen (segn prestigiosas publicaciones estadounidenses) no va dirigida a seres humanos? Vaya la doble moral de estos demcratas, a las dictaduras del proletariado se les condena y a las que ellos imponen, como la del tristemente clebre Micheletti ( o Goriletti como lo bautiz el presidente Chvez) no solo las respaldan con todo sino que las sublimizan

De hecho, dentro de las tcticas de la intromisin de este grupo en otros pases, est que el prximo 7 de mayo le darn un premio al presidente de Honduras Pepe Lobo, a cuenta de qu? Como manera de persuadirlo, quiz no de darle instrucciones sino rdenes para que nuestro pas sirva de plataforma para atacar autnticas democracias que estn surgiendo en Amrica Latina. Este premio tiene la envoltura de que lo da el Congreso de los Estados Unidos, no es cierto, si bien lo entregan en Washington en realidad lo otorga la organizacin que dirige Lincoln Daz Balart en Miami, quienes abiertamente predican su aventura en detener los procesos autnticamente democrticos latinoamericanos.

Como dije al principio, no debemos de generalizar una ciudad como Miami, o un Estado como Florida, de hecho, no hace mucho, el periodista hondureo Jos Luis Galdmez (Tras la Verdad, Radio Globo y Globotv, y quien pas tres meses y siete das junto al presidente Manuel Zelaya en su cautiverio en la embajada de Brasil en Tegucigalpa), un estandarte de la resistencia, nombre obligado si de hablar de romper el cerco meditico para que el mundo se enterara de la realidad de lo que aconteca y acontece en Honduras se trata--porque no solo es l ni uno u otro que quiera aduearse de que sin ellos la resistencia no existira, no, como Galdmez somos muchos y muchas dentro y fuera de Honduras, hondureos y extranjeros solidarios, que contribuimos con un granito de arena para denunciar las atrocidades y que la ruptura del cerco meditico fuese una realidad--fue homenajeado en Miami por la resistencia hondurea, por miembros del Partido libre, que nace como una respuesta al golpe de Estado y en defensa de que Honduras debe de ser, en primer lugar, para los hondureos. No se trata de caer en el etnocentrismo ni la xenofobia sino de que los hondureos son los que menos han disfrutado de las riquezas naturales que Dios les provey (para los religiosos) o donde les toc nacer (para los escpticos).

El manager de los Marlins de Miami est pasando cada humillacin, y es seguro que eso no bastar contra el odio de los radicales al final Ozzie Guilln terminar haciendo el oso por desdecir lo que dijo y expulsado sino de Miami por lo menos de los Marlins Cranme, hay alguna gente por all que la materia prima con que estn fabricados, de cuerpo y alma, es el odio.

Nueva York NY 11 abril 2012.

Roberto Quesada: Escritor y periodista hondureo, autor de Big Banana (Seix Barral), Nunca entres por Miamia (Mondadori), El desertor (Cuentos, Guaymuras, Tegucigalpa).

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter