Portada :: Ecologa social
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-04-2012

Economa verde o economa fnebre

Silvia Ribeiro
Soberana Alimentarias


Sumidos en una mltiple crisis global, financiera, econmica, alimentaria y de devastacin ambiental y caos climtico, omos desde los gobiernos y las empresas que la solucin ser una nueva economa verde. O como dijo Obama parafraseando a Franklin Roosevelt frente a la crisis de 1929, se trata de un green new deal (un nuevo acuerdo verde), donde todos sern escenarios de ganar-ganar.

Segn esto, se podrn recuperar los inversionistas del capital financiero, gracias a la creacin de nuevos mercados financieros con la naturaleza (ampliando la venta de servicios ambientales y los mercados de carbono), y se podrn recuperar los capitalistas de la produccin gracias al uso de nuevas tecnologas que servirn para producir en forma ms verde, lo cual tambin remediar los problemas ambientales. Con ms tecnologa, nos dicen, se podr aumentar la produccin agrcola y dar de comer a la poblacin mundial. Veamos qu se esconde.

La apuesta por la economa verde

Ninguno de los escenarios descritos trata de revisar las causas de las crisis, ni de cuestionar los patrones de produccin y consumo que estn en sus races. Y las ganancias-ganancias a las que se refieren, son para los mismos que ha provocado las crisis y se han lucrado con ellas. Son las mismas viejas empresas transnacionales contaminantes, las que ahora tambin controlan las tecnologas y los nuevos mercados, las que abren esta llamada economa verde buscando nuevas fuentes de negocios con los desastres.

Sin embargo, para muchas personas y organizaciones, economa verde tiene un significado positivo, asociado a produccin agrcola orgnica, energas renovables, tecnologas limpias. En efecto, existe una diversidad de propuestas de economas alternativas, socialmente justas, culturalmente apropiadas y ecolgicamente sustentables. Pero esta nueva nocin de economa verde que se est manejando desde los gobiernos y empresas, va por un camino distinto. Se trata bsicamente de renovar el capitalismo frente a las crisis, aumentando las bases de explotacin y privatizacin de la naturaleza.

Para ello, integra al discurso parte de las reivindicaciones de los movimientos sociales, pero re-apropiadas por las corporaciones. Por ejemplo, es verdad que, como una opcin ms, promueve la agricultura orgnica la cual es mejor que la qumica, sin duda pero bajo el supuesto de que para hacerlo masivamente se necesitaran grandes extensiones o hasta monocultivos orgnicos, certificados y controlados por transnacionales que puedan abastecer grandes cadenas de distribucin y mercados centralizados. Paradjicamente, as se har mucho ms insegura la soberana alimentaria. Al depender de transnacionales, hoy podrn producir orgnico pero maana producirn, como siempre, lo que les d ms dinero, sea orgnico, transgnico o qumico. Ya sin opciones locales, sin soberana en las semillas, sin campesinas y campesinos que defiendan sus derechos en cada localidad, su monopolio est asegurado.

De todos modos, el planteamiento de la economa verde es mucho ms amplio e incluye un gran empuje a nuevas tecnologas arriesgadas (como nanotecnologa, biologa sinttica, geoingeniera), una apropiacin an mayor de la naturaleza (rebautizada como biomasa cuando en muchos casos es agromasa), y una nueva forma de hacer que la gente comn y el dinero pblico vuelva a financiar a las grandes empresas en crisis.

Los negocios del negocio verde

Bsicamente, esta nueva ola de economa verde, se basa en tres pilares: una mayor mercantilizacin y privatizacin de la naturaleza y los ecosistemas, integrando sus funciones, -redefinidas como servicios- a los mercados financieros; la promocin de nuevas tecnologas y la vasta expansin del uso de biomasa; y un marco de polticas que permitan y subsidien con recursos pblicos esos desarrollos privatizadores.


La Diputacin de Bizkaia subvencionar negocios verdes

El departamento de Agricultura de la Diputacin Foral de Bizkaia, la Asociacin de Forestalistas de Bizkaia y la Sociedad Cooperativa Lorra han firmado un convenio de colaboracin mediante el cual la bioenerga obtenida a partir de astillas de madera procedentes de los montes de Bizkaia podr servir para calentar las plantas hortcolas que se cultivan en los invernaderos vizcanos. Esto, que los firmantes visten de iniciativa de reduccin de emisiones de gases de efecto invernadero, junto a la mejora de la competitividad (con dinero pblico) de forestalistas e invernaderistas, es doblemente engaoso, porque en realidad se est apoyando un modelo de horticultura intensiva en el uso de energa, basado en la calefaccin, que es insostenible, as como un modelo forestal, basado tambin en plantaciones intensivas de pino y eucalipto, que socava la propia fertilidad de la tierra, entre otros daos.

Como se puede leer en muchos informes que apuestan por la economa verde, la Biodiversidad se presenta como un nuevo mercado multibillonario, al que las empresas deben poner atencin; y para economas emergentes, como Brasil, India, China que poseen una enorme biodiversidad, supone nuevas oportunidades de negocios comerciando con la biodiversidad.

La mercantilizacin/financiarizacin de la naturaleza es una tabla de salvacin para los inversores especulativos, porque abre nuevos mercados financieros (mercados de carbono, mercados de servicios ambientales), muy necesarios para banqueros, frente al naufragio de otros mercados financieros especulativos.

Los esquemas de pagos por servicios ambientales y de comercio de carbono, a los que nos referimos, no han servido en ningn caso para aliviar la crisis climtica o la erosin de la biodiversidad. Por el contrario, han significado un empeoramiento, ya que las comunidades que entran en estos esquemas han perdido el control de sus tierras y territorios, que pasan a estar sujetos a las exigencias y reglas de los inversores que pagan por los servicios que brindan. Funciones bsicas de la naturaleza se convierten en mercancas.

Son mercados muy atractivos para las empresas contaminantes y los inversores de riesgo, porque adems de abrir nuevas ganancias con la reventa de bonos de carbono en mercados secundarios, les permite seguir con las mismas actividades contaminantes y aparecer como si cumplieran con las regulaciones sobre cambio climtico, los techos de emisiones de gases de efecto invernadero, etc.

Los mercados de carbono y de servicios ambientales, en lugar de ser un reconocimiento a las y los campesinos (como se los quiere presentar), son en realidad una forma de sustituir polticas pblicas de apoyo a la agricultura diversa, campesina, descentralizada, ecolgica, por mecanismos de mercado a merced de empresas contaminantes que quieran pagarlo, a quien cumpla sus condiciones.

El milagro tecnolgico y la biomasa

El segundo pilar, la propuesta tecnolgica, es complementario y clave frente a las crisis, porque revitaliza la industria productiva con fuentes de ganancias extraordinarias, mientras profundiza en la ilusin de que no es necesario revisar las causas de las crisis: todo se podra resolver con ms tecnologa. Tecnologas que adems estn patentadas en manos de grandes empresas incluso las de energas consideradas limpias, como solar o elica.

Adems, muchas de las tecnologas consideradas para hacer la produccin ms eficiente, implican el uso de nanotecnologa, una industria que pese a cientos de estudios que muestran la toxicidad de las nanopartculas y nanocompuestos sobre la salud y el ambiente, no est regulada en ninguna parte del mundo. Tampoco se considera su costo energtico real, tomando todo el ciclo de vida de los productos nanotecnolgicos, ni cmo manejar la nueva basura txica que generan, entre otros factores.

Otra nueva tecnologa subyacente a las propuestas de economa verde es la ingeniera gentica, que implica desde ms cultivos transgnicos para agrocombustibles y resistentes al clima, hasta biologa sinttica (la construccin en laboratorio de genes, pasos metablicos o microbios sintticos enteros, para producir nuevas sustancias industriales). Los usos ms inmediatos se basan en el procesamiento de celulosa, una materia prima que antes no era viable por ineficiente y costosa. Con microbios producto de la biologa sinttica es posible procesar cualquier fuente de carbohidratos como celulosa para hacer polmeros que se pueden convertir luego en combustibles, productos farmacuticos, plsticos u otras sustancias industriales. As, toda la naturaleza, todo lo que est vivo o lo haya estado, es visto como biomasa, la nueva materia prima universal para procesar con biologa sinttica.

La disputa industrial por acaparar cualquier fuente de biomasa natural o cultivada (agromasa) ya est en marcha y es una de las mayores amenazas nuevas a la naturaleza, a los pueblos, a las fuentes de agua y a la alimentacin del planeta.

Actualmente, el 24% de la biomasa planetaria est mercantilizada (y la biologa sinttica quiere apropiarse del resto) lo que significa una apropiacin de la biomasa que supera el ritmo y capacidad de regeneracin. Por si fuera poco, la mayora de la llamada biomasa, est en los trpicos y en trminos geopolticos, en los pases del Sur global.

Esta tecnologa, que se basa en una fuente de recursos ilusoriamente renovable, viene a exacerbar los acaparamientos de tierra y la disputa por suelo, agua y nutrientes que ya se haba agudizado por la promocin y subsidio de los agrocombustibles. Ahora, si cualquier forma de cultivo, de plantacin o de naturaleza, puede ser la materia prima de combustibles, frmacos, forrajes y muchas sustancias industriales, la disputa con las tierras indgenas y campesinas y reas naturales crecer exponencialmente.

Manipular el clima?

El extremo en trminos de riesgos en nuevas tecnologas lo plantea la geoingeniera. En lugar de frenar las causas de la crisis climtica, la propuesta es manipular el clima planetario para enfriar la tierra. Propone crear nubes volcnicas artificiales que acten como sombrilla para los rayos solares, usar masivamente biomasa para quemar y fertilizar el suelo como sumidero de carbono (biochar), muchas ms plantaciones de monocultivos de rboles y cultivos transgnicos reflectantes, la fertilizacin de los mares con hierro o urea para absorber carbono, etc. Todas las propuestas son a mega escala, porque de lo contrario no afectaran el clima global aunque tendran graves impactos locales. Los efectos de manipular un sistema global, poco conocido y de alta complejidad como el clima, podran ser devastadores para muchos pases que nunca sabrn que ocurri. Dara a quien tuviera los recursos y la tecnologa para desarrollar geoingeniera, la posibilidad de aduearse del termostato global.

Conclusin

En general, estas propuestas de economa verde, funcionan como un paraguas de muchas tecnologas y propuestas que se basan o usan recursos biolgicos, queriendo crear la ilusin de que sern una transicin de una economa basada en combustibles fsiles a otra ms ambientalmente amigable y que las tecnologas permitirn superar cualquier problema, sin cambiar las causas ni los patrones de consumo y produccin. Esto no suceder jams, porque son las mismas empresas globales, con las mismas intenciones. Las petroleras no dejarn, por voluntad propia, de explotar petrleo hasta se acabe la ltima gota. Solamente agregarn otras fuentes de energa a los negocios que ya tienen en marcha, y cobrarn adems crditos de carbono por ello.

La biologa sinttica est viabilizando nuevas configuraciones corporativas: 6 de las 10 mayores petroleras del mundo incluyendo BP, Chevron, Exxon-, 6 de las 10 mayores qumicas como BASF, Dow, Bayer, Total, DuPont- 6 de las mayores empresas de agronegocios como Cargill, ADM, Bunge, Louis Dreyfuss; y todas las transnacionales de transgnicos como Monsanto, Syngenta, Dow, Bayer estn por detrs y en acuerdos con empresas nuevas como Amyris, Butamax, Codexis, que son quienes estn desarrollando la tecnologa.

Pese a que la mayora de la biomasa y los recursos de los que se pretenden apropiar sean efectivamente de color verde, estas propuestas de economa verde empeorarn gravemente los problemas sociales, ambientales y de la biodiversidad, con el avance corporativo sobre la naturaleza y los cultivos.

Por el contrario, los millones de campesinos, campesinas, indgenas, pastores y pescadores artesanales, las comunidades locales y forestales, por milenios han sabido relacionarse con la naturaleza y la biodiversidad, en formas diversas y ecolgicamente sustentables. No es un proceso pasado, sino presente e imprescindible. Si queremos realmente salir de las crisis, tenemos que cuestionar sus causas y apoyar los derechos integrales de estas personas actores de la biodiversidad, que son quienes actualmente alimentan a ms del 70 por ciento del planeta.

PARA SABER MS

Quin controlar la economa verde? Grupo ETC

http://www.etcgroup.org/es/node/5298

Los nuevos amos de la biomasa y el asalto a la biodiversidad

http://www.etcgroup.org/es/node/5253

Silvia Ribeiro pertenece al grupo ETC

Fuente: Revista Soberana Alimentaria n 9 (http://www.soberaniaalimentaria.info/)



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter