Portada :: Espaa :: Monarqua frente a Repblica
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-04-2012

Lo que deca Juan Carlos de Borbn antes de la muerte de Franco
Palabras que alumbran

Pascual Serrano
Rebelin


Nuestros gobernantes y medios de comunicacin no cesan de presentar a Juan Carlos de Borbn y a la figura de la monarqua como garantes de la democracia y las libertades. Aunque la realidad no cesa de dejarles en evidencia: familiares con negocios de dudosa legalidad, heridos por armas de caza de irresponsable uso, viajes de lujo ocultos, caza de animales protegidos... El prximo 14 de mayo har 35 aos que el padre de Juan Carlos de Borbn, el conde de Barcelona, se convence de que no va a ser rey y renuncia a sus derechos histricos a favor de Juan Carlos. Vale la pena echar la vista atrs y observar esta recopilacin de citas de puo y letra de Juan Carlos de Borbn, como Prncipe de Espaa, durante su periodo justo anterior a la llegada de la democracia. Sin duda, pueden aportar alguna luz sobre sus principios democrticos e intenciones. Todas ellas estn recogidas del libro Palabras de su Alteza Real el Prncipe de Espaa Don Juan Carlos de Borbn y Borbn, publicado en 1974 por Ediciones del Movimiento. Sobra decir que el libro est descatalogado y desparecido de las libreras.


... acabo de jurar, como sucesor, a ttulo de Rey, lealtad a Su Excelencia el Jefe del Estado y fidelidad a los Principios del Movimiento Nacional y Leyes Fundamentales del Reino.

Quiero expresar, en primer lugar, que recibo de Su Excelencia el Jefe del Estado y Generalsimo Franco, la legitimidad poltica surgida del 18 de julio de 1936, en medio de tantos sacrificios, de tantos, sufrimientos, tristes, pero necesarios, para que nuestra Patria encauzase de nuevo su destino.

()

Mi General: Desde que comenc mi aprendizaje de servicio a la Patria me he comprometido a hacer del cumplimiento del deber una exigencia imperativa de conciencia. A pesar de los grandes sacrificios que esta tarea pueda proporcionarme, estoy seguro que 'mi pulso no temblar' para hacer cuanto fuere preciso en defensa de los Principios y Leyes que acabo de jurar.

En el Pleno de las Cortes Espaolas,

despus de jurar como sucesor en la Jefatura del Estado (23 de julio de 1969).


Mi pensamiento va en estos momentos a nuestro Jefe de Estado, que con mano firme y segura ha marcado el camino por donde deben discurrir los destinos de nuestra patria.

En la cena ofrecida por el alcalde de Barcelona (7 de febrero de 1970).


Vosotros estis integrados en una organizacin que, de acuerdo con el artculo 8 de los Estatutos del Movimiento, hace de vuestras tareas un servicio activo a los Principios del Movimiento y Leyes Fundamentales del Reino, Habis jurado servir a Espaa; yo, tambin; habis jurado fidelidad a los Principios del Movimiento y a las Leyes Fundamentales; yo, tambin; habis jurado lealtad a Franco y a lo que Franco significa; yo, tambin; queris para Espaa el esfuerzo continuado que le asegure su grandeza y su lealtad; yo tambin quiero lo mismo.

En el acto de clausura del Consejo General de la guardia de Franco (10 de febrero de 1970).


Habis luchado durante ms de un sigo por mantener las ms puras esencia de nuestra Gloriosa Tradicin y encontraris en la Monarqua la expresin fiel de los ideales que con tanto esfuerzo y generosidad habis buscado.

Audiencia de los Requets,

soldados carlistas que lucharon en el bando de Franco en la guerra civil (13 de febrero de 1970).


La tarea en que estamos comprometidos responde a las constantes histricas de nuestra Monarqua secular y, por ello, Franco ha querido dejar bien sentado que sea esta forma de gobierno tradicional la que herede al Estado surgido con el esfuerzo y la sangre de los mejores. He jurado lealtad a los Principios Fundamentales del Movimiento, ideales por los que murieron vuestros compaeros en la Cruzada. Sobre estos ideales tenemos que basar el desarrollo del pas, buscando sin desmayo la grandeza de Espaa.

A los alfreces provisionales (3 de marzo de 1970).


... darle las gracias a mi General por sus amables palabras, le pido que exprese al Jefe del Estado mi sincero reconocimiento por esta nueva prueba de afecto, que estimula mi esfuerzo para ser digno de su confianza.

Al serle impuestas las insignias de la Gran Cruz del Mrito Militar (7 de marzo de 1970).


Y ahora, todos, brindemos por Espaa, el Caudillo y el Ejrcito.

En la jura de bandera de cinco mil nuevos reclutas (6 de abril de 1970).


... hasta la propia vida, en un haz de virtudes que difcilmente se encuentran juntas y de las que tenemos el mujer ejemplo en el Generalsimo Franco, que nos ha dado constantes muestras a lo largo de una vida entregada a la Patria

En el acto de imposicin de fajas a la CLXVI promocin de la Escuela de Estado Mayor (4 de mayo de 1970).


Recuerdo al heroico general Milln Astray, que con el apoyo de mi abuelo el Rey Alfonso XIII fund la Legin; al que fue vuestro segundo jefe, el coronel Valenzuela, muerto en campaa, y, sobre todos, al Generalsimo Franco, Capitn vuestro, Capitn de Espaa en momentos azarosos y difciles, del cual os traigo un carioso saludo. Seguid siempre su ejemplo, imitadle en sus virtudes, mantened su espritu (...)

En el cincuentenario de la fundacin de la Legin (19 de septiembre de 1970).


 

Mi recuerdo y del todos vosotros va en estos momentos hacia el comandante de la primera Bandera, nuestro Generalsimo Franco, de quien os traigo un carioso saludo. Su prestigio militar, alcanzado en estas tierras, su victoria en la Cruzada, su obra ingente en la paz sealando la base de nuestro desarrollo y nuestro progreso, hacen que aqu, ante esta guarnicin de Ceuta y ante la Legin, a la que tanta gloria dio, le expresamos el profundo reconocimiento de los soldados de Espaa.

A la guarnicin de Ceuta en el L Aniversario de la Legin (21 de septiembre de 1970).


Aqu murieron, como en tantos lugares de la Patria, lo mejor de nuestras juventudes, encuadradas en unidades del Ejrcito, Banderas de Falange y Tercios de Requetes, unidas por unos ideas que en lo fundamental nos hermanan a todos. Esta unidad en los Principios Fundamentales la tenemos que mantener siempre, como tantas veces nos ha repetido el Generalsimo

En su visita a la ciudad de Belchite (13 de octubre de 1970).


Al recibir con emocin profunda esta Gran Cruz con que Su Excelencia el Generalsimo ha querido distinguirme, la tomo ms que como un premio, como una obligacin que me impongo de trabajar, cada da con ms entusiasmo si cabe, para mejor cumplir la misin que me han encomendado.

Al serle impuestas las insignias de la Gran Cruz de la Real

y Militar Orden de San Hermenegildo (17 de mayo de 1971).


De la Espaa que lucha por su reconquista y que mantiene su fe muy plasmada en vuestras maravillosas catedrales; de la Espaa que conquista un nuevo mundo al que lleva su religin, su ideologa y su cultura por obra de hombres que salieron de esta regin...

En el almuerzo ofrecido en la Diputacin Provincial de Cceres (22 de junio de 1971).


 

Al evocar las virtudes castrenses, quiero rendir el respetuoso y sincero homenaje al Generalsimo, cuya vida entregada por completo a la Patria ha de servirnos de gua en nuestra vida familiar

En el acto de entrega de despachos a una nueva promocin

de sargentos en la Escuela de Aplicacin del Ejrcito de Tierra (29 de abril de 1972).


Creo que, junto con el mantenimiento de la paz y de la unidad, la gran tarea de nuestra generacin consistir en continuar y perfeccionar la poltica social emprendida por el rgimen. () Espaa posee las Leyes Fundamentales, que indican el camino que deber seguir el desarrollo poltico en el futuro

Entrevista concedida a la revista italiana Famiglia Cristiana (18 de diciembre de 1972).


Vuestra labor es difcil y de gran responsabilidad, pues necesitis, adems de unas condiciones especiales para captar la realidad, una gran ponderacin y sacrificar, incluso, algn xito personal en aras de la discrecin

En el acto de entrega de los premio nacionales de Periodismo

y de los ttulos de Periodista de Honor (18 de enero de 1973).


En esta Capitana General de Canarias, desde donde sali el Generalsimo para dirigir el Movimiento que habra que librar a la Patria del caos y del desorden, quiero testimoniaros sus saludo ms afectivo, como expresamente me lo ha encargado, y al mismo tiempo pediros que mantengis viva vuestra fe en un esplndido futuro, que ser el premio al trabajo y al esfuerzo de todos los que soamos con la grandeza de Espaa

En el saln del trono del Palacio de Capitana de Tenerife (1 de marzo de 1973).


La paz y el orden, que vuestra Excelencia ha sabido implantar, se observa en seguida en esta Manila que empezamos a recorrer

En la cena de gala ofrecida por el presidente de Filipinas Ferdinn Marcos (18 de febrero de 1974).

Marcos se mantuvo en el poder mediante una dictadura desde 1965 a 1986, en el momento del encuentro con los prncipes de Espaa en Filipinas se haba decretado la ley marcial.

El dictador amas una fortuna valorado en entre 5.000 a 10.000 millones de dolares.

En 1995 el gobierno filipino indemniz a unas 10.000 personas, o sus familiares, que fueron vctimas de torturas y ejecucin ilegal durante los 20 aos que gobern Marcos.


Su Estado actual, nacido de una crisis dolorosa, pero necesaria, tiene los instrumentos adecuados para enfrentarse con un porvenir de esperanzas. En los principios se coordinan sus gloriosas tradiciones con un espritu de autntica renovacin social. En sus Leyes Fundamentales, que son su constitucin abierta y perfectible, se encuentra un marco adecuado para una continuidad prometedora

Refirindose a Espaa al recibir el ttulo de doctor honoris causa

de la Universidad de Santo Toms de Aquino, en Manila (19 de febrero de 1974).


Hoy no est con nosotros acompandonos, como era habitual, el almirante, don Luis Carrero Blanco, modelo de lealtad en el servicio a la Patria y al Generalsimo. Pero quiero dedicarle un recuerdo emocionado y sereno y presentarlo como ejemplo para vosotros, oficiales del Estado Mayor.

()

La prudencia del Caudillo resolvi entonces el relevo con el acierto y sensibilidad del que conoce lo que es mejor para Espaa en cada momento.

En la Escuela de Estado Mayor del Ejrcito de Tierra

con motivo de la entrega de diplomas a la LXX promocin (30 de abril de 1974).



Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter