Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-04-2012

El gobierno del PP sigue su camino de perdicin
De la sumisin ante la banca internacional a las amenazas contra Argentina

Andrs Martnez Lorca
Rebelin


La destruccin de lo pblico al servicio del capital financiero.

Amparado en su mayora absoluta tanto en el parlamento estatal como en la mayor parte de las autonomas, el gobierno del PP sigue como elefante en cacharrera destruyendo todo cuanto encuentra a su paso. Bajo el dogma del dficit cero , este Atila ibrico , neoconservador y clerical , ha congelado el salario mnimo, ha rebajado en trminos reales las pensiones, ha aumentado el impuesto a las rentas del trabajo que representa ms del 60% de la recaudacin impositiva anual , ha abaratado el despido, ha puesto en marcha una amnista fiscal para los grandes defraudadores, ha reducido severamente la inversin pblica , ha pisoteado los derechos laborales y ha recortado el gasto en servicios bsicos para los ciudadanos. En su ambicin desmedida contra lo pblico lograron un record. E ra imposible atacar ms a las clases populares y a los trabajadores en menor tiempo ! Algunos tiralevitas de las tertulias radiofnicas hablan entusiasmados y felices de una nueva era para Espaa , de un nuevo siglo, hasta de un cambio en la visin hispnica del mundo . Estos franquistas reconvertidos en monrquicos se disponen, en una nueva cruzada, a transformar la vieja piel de toro en un paraso del capitalismo ms depredador per saecula saeculorum

Entre tanto enmascaramiento de la realidad como difunden los grandes medios pblicos y privados, un economista lcido y honesto (dos cualidades tan escasas como mal vistas en nuestra sociedad) ha puesto el dedo en la llaga en una breve reflexin que vale la pena leer ( http://vozpopuli.com/blogs/683-y-ahora-que-rajoy ). Esto escribe Juan Laborda: Tras las distintas medidas adoptadas en realidad se oculta y protege a la clase dominante, la financiera, para que sea la sociedad quien pague sus desaguisados. () Sern los ciudadanos quienes paguen en ltima instancia con sangre, sudor, y lgrimas los excesos de estas lites . Ms adelante, seala la contradiccin existente entre el origen del problema y la solucin adoptada , aunque , como no se trata de una cuestin terica sino prctica , han sido los intereses dominantes los que determina ron esa poltica antipopular: Si el problema de la economa espaola es la deuda y como corolario la insolvencia bancaria, por qu narices se opta por restricciones fiscales o ajustes salariales. Bsicamente por la presin de la clase dominante, la financiera, para que sea la sociedad quien pague sus desaguisados.

Privatiza cuanto puedas: de Felipe Gonzlez a Menem

En su origen, Repsol era una empresa pblica que perteneca al grupo estatal INH (Instituto Nacional de Hidrocarburos). El entonces presidente del gobierno, Felipe Gonzlez, hoy consejero de Gas Natural (empresa participada por La Caixa y Repsol YPF) puso en marcha su privatizacin en 1989. Durante el mandato socialista y b ajo el seuelo del capitalismo popular, se liquidaron asimismo varias importantes empresas pblicas espaolas, como la elctrica Endesa, la compaa area Iberia y Telefnica , entre otras, en beneficio de los grandes grupos bancarios nacionales e internacionales . El expresidente Jos Mara Aznar, hoy consejero de News Corporation del grupo de comunicacin Murdoch y presidente de la fundacin derechista FAES , continu y culmin tales privatizaciones .

Por lo que se refiere a YPF (Yacimientos Petrolferos Fiscales) , constituy el principal activo econmico de Argentina desde el ao 1922 hasta 1992. Acosada y endeudada durante la dictadura militar, fue el corrupto presidente Carlos Menem el que privatiz esta empresa estratgica en dos etapas, en los aos 1992 y 1999. Ese ltimo ao , bajo la presidencia de l ntimo amigo de Aznar Alfonso Cortina (condenado por el Tribunal Supremo en sentencia de 2 de junio de 2008 por un delito contra la Hacienda Pblica) , Repsol compr el 83,24 % de las acciones de YPF . En la actualidad, Repsol controla el 53,47% de YPF, mientras que el grupo argentino Petersen posee el 25,46%.

Podra pensarse que Repsol YPF es una empresa cien por cien espaola , como pretenden presentarla el gobierno y los grandes medios . Nada ms lejos de la realidad. La participacin en ella de capital extranjero es muy amplia, segn demuestran los siguientes datos facilitados por la propia compaa:

a Distribucin accionarial de Repsol YPF S.A. es:

 

% del Capital

Participaciones significativas

32,30

Sacyr

10,01

Caixabank

12,83

PEMEX

9,49

Free Float

68,00

Resto Institucional Espaa

9,90

Institucional Extranjero

42,00

Minoritarios Espaa

10,80

Autocartera

5,00

TOTAL 

100,00

 

Como se ve, si sumamos el capital aportado por la mexicana Pemex ala participacin extranjera del capital flotante negociado en bolsa , es decir, el free float , tenemos que ms de la mitad de las acciones de Repsol YPF, exactamente el 51,49% , estn en manos extranjeras.

Dentro del capital espaol destaca la participacin de La Caixa (12,83) y de Sacyr Vallehermoso, un a de las mayores empresas constructoras nacionales (10,01). De acuerdo con esa participacin, ostenta la presidencia del consejo de administracin Antonio Brufau, exdirector general de La Caixa y en la actualidad vicepresidente de Gas Natural Fenosa y presidente de YPF. Son vicepresidentes Isidre Fain, presidente de La Caixa, vicepresidente de Abertis y de Telefnica y presidente de la CECA (Confederacin Espaola de Cajas de Ahorro), y Juan Abell, vicepresidente de la constructora Sacyr Vallehermoso.

Entre los consejeros sobresale por su relevante papel poltico Luis Carlos Croissier, militante y exdiputado del PSOE, exministro de Industria y Energa y expresidente del INI (Instituto Nacional de Industria) bajo el gobierno de Felipe Gonzlez y activo impulsor de las privatizaciones. Su cargo actual parece un buen premio a su labor liquidadora de la empresa publica durante el gobierno socialista.

Una catarata de amenazas del gobierno del PP contra Argentina

Crticos con la baja produccin obtenida y con los escasos beneficios que representa YPF para su pueblo , y descontentos con la falta de inversiones de Repsol durante los ltimos aos, seis provincias argentinas han retirado una docena de licencias a esta multinacional petrolera. Est en el aire una posible renacionalizacin parcial de YPF. Ha bastado el debate sobre el tema en el seno del gobierno sudamericano para que el gobierno de Mariano Rajoy atacara de manera desvergonzada este legtimo derecho de una nacin soberana .

El secretario de Estado para la Unin Europea, igo Mndez de Vigo, abri el fuego en un tono insolente: " Romper las reglas de juego tiene un coste y Argentina se va a convertir en un apestado internacional" , dijo en Onda Cero.

Jos Manuel Soria, ministro de Industria ( que parece el doble de Aznar con acento canario) grab en la capital polaca un vdeo que vale por toda una declaracin neocolonialista de principios. " El Gobierno de Espaa defiende los intereses de todas las empresas espaolas, dentro y fuera. Si en alguna parte del mundo hay gestos de hostilidad hacia esos intereses, el Gobierno los interpreta como gestos de hostilidad hacia Espaa y hacia el Gobierno de Espaa. El Gobierno lo que s dice es que si hay gestos de hostilidad estos traern consecuencias".

De esta solemne declaracin se deduce una peligrosa identificacin de los intereses particulares de una empresa espaola con los intereses generales de Espaa , lo cual nos aclara muy bin qu miserable concepto de Espaa tienen estos neo liberales . No hay restriccin alguna en esa defensa a ultranza de las empresas, lo cual indica una falta de consideracin a una hipottica negligencia o delito contra la legalidad vigente. Dentro de su ortodoxia capitalista, no habamos quedado en que las empresas buscan el mximo beneficio con el mnimo coste? Dnde queda entonces el obligado cumplimiento de las normas jurdicas del pas en cuestin , por no hablar de los principios cristianos que tanto ensalza el PP ? O hay que suponer que nuestras empresas hacen las Amricas para predicar el Evangelio y promover la lengua castellana , como antao en el Imperio ?

Seor ministro Soria: incluye Vd. en esa defensa absoluta por parte de su gobierno a la empresa Air Comet , dirigida por el expresidente de la CEOE Gerardo Daz Ferrn y su socio Gonzalo Pascual (imputados ambos ahora en la Audiencia Nacional por un presunto delito fiscal) que , en una funesta operacin para el pas hermano, compr Aerolneas Argentinas por un dlar en noviembre de 2001 ?

El ministro de Asuntos Exteriores, Jos Manuel Garca-Margallo, simplific el argumento: cualquier agresin contra Repsol () ser considerada como una agresin contra el gobierno espaol . Le falt tiempo para pedir ayuda al Departamento de Estado de los Estados Unidos. Menos mal que no se le ocurri pedrsela al sucesor del general S. Butler (el militar ms laureado de los Estados Unidos y el que ms invasiones llev a cabo en suelo americano) al mando de la infantera de marina Aunque no estara de ms que el seor ministro, ya ms sereno, leyera las sinceras confesiones de aquel famoso militar acerca del papel de su ejrcito en el expolio de Amrica Latina [1] .

Por su parte, la vicepresidenta del gobierno, Soraya Senz de Santamara, mantuvo el mismo lenguaje amenazador contra Argentina: No nos consta que se haya tomado la decisin [de renacionalizar YPF], pero de producirse es muy negativa para los intereses espaoles y la obligacin de este gobierno es defender con todos los instrumentos a su alcance los intereses generales (?) de Espaa, cursiva ma.

El PSOE, fiel a su trayectoria , apoya al gobierno del PP en contra de Argentina

La nueva portavoz del PSOE en el Congreso de Diputados, Soraya Rodrguez, ha asegurado el apoyo al gobierno de Rajoy y se ha mostrado dispuesta a desplegar todas las capacidades diplomticas de su partido en Argentina. Ha calificado de muy perjudicial (para quin?) la decisin (que curiosamente no se ha tomado aun ) del gobierno argentino , confiando en que se pueda dar marcha atrs. Cul es la razn de fondo de esta toma de posicin? Reflejando una verdad fcilmente verificable, ha afirmado: El PSOE siempre ha estado apoyando a las empresas espaolas. De ah esta oferta explcita : "Si el Gobierno estima que en algo podemos ser tiles, sabe perfectamente que puede contar con nosotros".

En la misma lnea de colaboracin con el gobierno del PP se ha manifestado la vicesecretaria general del PSOE, Elena Valenciano, que calific la posibilidad de renacionalizar YPF de giro poltico inexplicable que debe corregirse . Fiel discpula del neoliberalismo de Felipe Gonzlez, Boyer, Solchaga , Croissier, Solbes, Sebastin y Salgado, se entiende bien que la Sra. Valenciano n i siquiera comprenda la conveniencia de que una nacin soberana recupere legalmente su ms valiosa empresa pblica. Yo creo que todas las gestiones diplomticas y polticas [que est llevando a cabo el gobierno del PP] se estn haciendo bien, ha aadido.

Coinciden en el tiempo estas declaraciones de dirigentes socialistas con la votacin en el Congreso de Diputados del proyecto de ley de Estabilidad Presupuestaria que marca un dficit cero para las administraciones pblicas a partir de 2020. El verano pasado PSOE y PP modificaron la Constitucin en el mismo sentido que ese proyecto de ley imponiendo los mercados financieros sobre las intereses generales de los ciudadanos . Ahora, y a pesar de las intensas negociaciones entre ambos partidos, el PSOE se ha desmarcado del gobierno y no ha apoyado su proyecto de ley. Motivo? Las 4 dcimas que separan el dficit cero defendido por el PP del dficit del 0.4 defendido por el PSOE. Como se advierte, un abismo dentro de la escala econmica neoliberal que propugnan ambos.

No se crea, sin embargo, que esta poltica econmica de sometimiento a la banca internacional y nacional sea exclusiva del PP. Antes y ahora, el PSOE tambin la defiende. Es curioso, el nico punto donde los dos partidos grandes se han puesto de acuerdo es en la reforma del sistema financiero. En realidad defienden a la lite financiera, ha escrito Juan Laborda.

En contra de lo que algunos creen, el PSOE y el PP no son lo mismo. En el bipartidismo imperfecto que dirige la vida pblica espaola cada uno tiene su perfil propio, cada uno desempea su papel en el juego. Representan , eso s, el anverso y el reverso de la misma moneda . Como acabamos de ver, cuatro dcimas de punto (qu tragedia!) separan su respectivo programa econmico. En su valoracin de la monarqua borbnica, en su perspectiva de la poltica exterior y hasta en su atlantismo ni siquiera los separan esas cuatro dcimas.


[1] Pas treinta y tres aos y cuatro meses en servicio activo y durante ese periodo ocup la mayor parte de mi tiempo haciendo de matn de lujo para las grandes empresas, Wall Street y los banqueros. En definitiva fui un maleante, un gangster del capitalismo. Ayud a hacer Mxico, y especialmente Tampico, un lugar seguro para los intereses de la American Oil en 1914. Ayud a hacer de Hait y Cuba lugares decentes para que los chicos del National City Bank obtuvieran beneficios en ellos. Ayud en el expolio de media docena de repblicas centroamericanas en beneficio de Wall Street. Ayud a purificar Nicaragua para el International Banking House de los hermanos Brown entre 1902 y 1912. Llev la luz a la Repblica Dominicana para los intereses azucareros americanos en 1916. Ayud a hacer Honduras bueno para las compaas frutcolas americanas en 1903. En China en 1927 ayud a que la Standard Oil hiciera sus negocios sin ser molestada. La verdad es que, reflexionando sobre aquellos aos, podra haberle dado algunos consejos a Al Capone. Lo mejor que l consigui fue hacer sus negocios sucios en un par de distritos, yo los hice en tres continentes (Smedley Butler, War is a Racket , 1935).

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter