Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 20-04-2012

Pattica nostalgia del trasnochado imperio espaol
Sin tregua (II)

Pedro Casas
Rebelin


El gobierno de Rajoy hace aguas por todos lados. En tan slo 100 das ha mostrado todas sus debilidades, incongruencias y falsedades, mostrando a las claras su talante autoritario (por ser benvolos), al servicio de los intereses de la clase empresarial y de los bancos y especuladores financieros del mundo entero, en particular alemanes.

En tan poco tiempo se ha despojado de todas las caretas con las que lograba engaar a una parte del electorado que busc en el PP la confianza que haba perdido en un partido socialista que traicion a las bases obreras que todava le quedaban.

La cada en picado de la valoracin de Gallardn, irnico ministro de justicia tras una gestin plagada de ilegalidades en el Ayuntamiento de Madrid, y considerado progre por tantos otros progres fuera de la realidad, es el smbolo de este desprestigio tan acelerado que ha cosechado el gobierno que pareca destinado a rescatar a nuestro pas de la miseria y el abismo. La desmoralizacin del pueblo y los riesgos de bancarrota son cada vez mayores.

Cuanto ms trata el gobierno de mostrarse ante los alemanes como un alumno aplicado que cumple con todo lo que le mandan, peores resultados cosecha, disparndose sin control los indicadores ms negativos. Imponen una reforma laboral esclavista, recortan todos los servicios posibles, refuerzan los cuerpos represivos, y el paro sigue aumentando, los mercados se muestran insaciables, el peligro de quiebra y rescate es cada vez mayor y los ciudadanos no dejan de protestar, sin dejarse amedrentar por las amenazas represivas.

Y por si fuera poco, dos acontecimientos se han unido a esta imparable decadencia del panorama social y poltico en nuestro pas.

La monarqua, institucin considerada intocable (irresponsable, como pone la Constitucin), soporte principal de este sistema injusto y antidemocrtico, se ha sumido en poco tiempo en el mayor de los desprestigios, por la corrupcin y degeneracin de los componentes de la llamada familia real (si es que queda algo de eso que llaman familia).

Y el otro acontecimiento es la nacionalizacin efectuada por el gobierno argentino, en un acto de legtima soberana, de parte del capital de una empresa petrolera que es propiedad de inversores extranjeros y espaoles. La reaccin del gobierno de Rajoy no ha podido ser ms pattica, mostrando sus miserias y la nostalgia de un imperio que ya sucumbi hace muchos siglos.

El gobierno de un pas en peligro de rescate financiero, muestra al mundo una prepotencia que resulta jocosa y vergonzosa. Al poco de producirse la noticia de la nacionalizacin, salen dos ministros en rueda de prensa para decir que esto es inadmisible, que Repsol somos todos, y que los argentinos se van a enterar. Pero tras varios das de amago de lo que finalmente se ha producido, son incapaces de decir qu piensan hacer. Porque en realidad ni pueden (este pas, afortunadamente, no es la Gran Bretaa de Thatcher que enva su ejrcito colonial a rescatar un archipilago robado a un pas soberano) ni deben hacer nada, pues se trata de una decisin soberana que permitira devolver a sus habitantes los recursos de la nacin. No sabemos si el actual gobierno argentino har esto, o, como ya hizo en su da Menem, lo contrario, privatizando la petrolera (igual que Felipe Gonzlez con CAMPSA a favor de Repsol, empresa a la que ha tratado de beneficiar de nuevo con sus gestiones). Estos que se proclaman patriotas y demcratas de toda la vida, venden a sus ciudadanos al mejor postor y tratan de esquilmar todo lo que se les ponga a tiro, sean elefantes, servicios pblicos, recursos naturales o los propios ciudadanos.

Lstima que en este caso el irresponsable borbn no podr acudir en ayuda del gobierno para mandar callar a alguien (qu miedo!), o para darse otro nuevo viaje por el golfo, (que de tanto ir all algo se le pega), para traerse unos litros de petrleo. Y cuando desaparece la fachada de la monarqua, quedan a la luz pblica las vergenzas del gobierno.

Como se titula este artculo, no podemos dar tregua a este gobierno ni a esta monarqua que muestran su deterioro ms relevante. Pasemos a la ofensiva y exijamos el cambio de sistema, que este hace aguas por todos lados, estrangula la economa, deja en la calle a muchas familias habiendo cientos de miles de viviendas vacas, no proporciona puestos de trabajo pese a que las necesidades en equipamientos y servicios son cada vez mayores, y un largo etctera.

Sigamos el ejemplo de Islandia, cuyos ciudadanos se negaron a pagar una deuda que no haban generado ellos y procesaron a su gobernante. O el ejemplo de algunos pases sudamericanos, a los que desde Europa se aconsejaba no pagar la deuda, y que se estn soltando las cadenas neoliberales que les impusieron por medio de sanguinarias dictaduras militares.

Exijamos que se vayan, que dimita el rey (no que abdique en su hijo), y que se restaure la repblica segada por el fascismo asesino. Y que se convoquen nuevas elecciones democrticas, pues ninguna de las actuales medidas impuestas por este gobierno fueron votadas en las pasadas elecciones, y por tanto, el gobierno no es legtimo.

 

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter