Portada :: Mentiras y medios
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 07-05-2005

La situacin de los periodistas en el mundo, un anlisis sobre manipulacin
La Organizacin Gubernamental Reporteros sin Fronteras considera que en EE.UU. existe una real libertad de prensa

Jos Daniel Fierro
Rebelin


Con motivo del Da Mundial de la Libertad de Prensa, conmemorado el pasado martes, han salido a la luz pblica algunos informes alusivos a la situacin de los periodistas en el mundo. Unos, atenindose a datos objetivos; otros, como el de Reporteros sin Fronteras (RSF) siguiendo los dictados del Departamento de Estado norteamericano.

La organizacin gubernamental RSF (Ver El secretario general de Reporteros sin Fronteras reconoce que su organizacin est financiada por Estados Unidos http://www.rebelion.org/noticia.php?id=14778) emiti un documento en el que consideraba a Cuba, Venezuela y ETA los principales enemigos para la profesin periodstica. Segn los aclitos de Bush II la libertad de prensa, inexistente en Cuba y frecuentemente burlada en Colombia, se respeta, generalmente, en el resto del continente [americano] y aadan que en Colombia existe una autntica pluralidad informativa aunque los periodistas tengan que pagarla con sus vidas. Y por supuesto, los causantes de esa frecuente falta de libertad de prensa en Colombia son los lderes guerrilleros.

Cuba y Venezuela son la prioridad del continente americano a pesar de que segn RSF doce periodistas perdieron la vida en Mxico, en Brasil, y en Per. Y es que la organizacin que dirige Robert Mnard adems de escribir al dictado de Washington, escribe con muy poco rigor. Porque no hubo 12 periodistas asesinados en el continente americano sino 20. Y tampoco fueron 53 los reporteros muertos en 2004 (segn RSF) en todo el mundo sino 117. Cifra que podra ser an mayor en atencin a que hay periodistas desaparecidos en frica y Asia, y tambin porque las estadsticas sobre algunas regiones no son muy rigurosas.

Al menos as se desprende del Informe de la Comisin Investigadora de Atentados a Periodistas perteneciente a la Federacin Latinoamericana de Periodistas (CIAP-FELAP). Hubo 53 muertos, es cierto. Pero fue slo en Oriente Medio, incluido Iraq. Esa zona a la que RSF no le gusta referirse pues ah sus jefes estn imponiendo su democracia a costa de asesinar civiles y periodistas.

Por ejemplo, RSF lejos de acusar a las autoridades norteamericanas por la muerte de periodistas en Iraq, se limita a retomar las declaraciones de los oficiales de Washington y califica los disparos, que causaron la muerte de varios periodistas, de accidentales. Y, por supuesto, Iraq no es una prioridad para el seor Mnard.

Sin embargo, el informe de la CIAP-FELAP seala que desde el inici de la invasin estadounidense [2003] han muerto en Iraq 54 periodistas y trabajadores de la prensa, algunos en fuego cruzado, pero la mayora por disparos directos de las tropas ocupantes. Y se citan algunos ejemplos referentes al pasado ao:

- El 19 de abril 2004 en Samara perecieron -baleados por soldados norteamericanos- Asaad Jadin y su chofer Husein Seleh, de "Al-Iraqiya", el canal televisivo iraqu financiado por Estados Unidos.

- En septiembre, y en Bagdad, fue asesinado desde un helicptero militar yanqui el palestino Mazen al-Tomazi, reportero del canal televisivo "Al-Ekbiriya", de Arabia Saudita.

- Antes, en marzo, se haba denunciado el asesinato de Al Abdel-Azis y Al al Jatiba, del canal Al-Arabiya, con sede en los Emiratos Arabes Unidos. Ambos fueron tiroteados por uniformados ocupantes.

- En el ao 2004 el ejrcito estadounidense declar oficialmente que "no hubo culpa ni negligencia" en las muertes del periodista espaol Jos Couso (canal TV5, Madrid) y del ucraniano Taras Protsyuk (Reuters), acaecidas cuando un tanque caoneo el Hotel Palestina, en Bagdad.

En el IV Encuentro Mundial de Corresponsales de Guerra, efectuado en octubre pasado en La Habana, se puso de relieve la impunidad de ese crimen de un civil que, adems de su evidencia abrumadora, viola las Convenciones de Ginebra acerca de las guerras.

Estados Unidos, el imperio de la propaganda

Por supuesto que sera absurdo pensar que RSF tenga alguna crtica hacia la poltica del gobierno de los EE.UU. con respecto a la prensa o a sus actuaciones sobre los periodistas. Obviamente Mnard no va morder la mano que le da de comer. Y eso a pesar de hechos lo suficientemente graves como para que alguien que se declara defensor de la actividad periodstica permanezca en silencio. Sin embargo para RSF en Amrica del Norte existe una real libertad de prensa.

Veamos algunos ejemplos del pasado ao:

En marzo de 2004, Washington prohibi publicar en revistas cientficas "trabajos de autores de pases que sean objeto de embargo comercial, entre ellos, Cuba". La Academia de Ciencias de Cuba denunci que esa medida es comparable con la quema de libros de los regmenes fascistas. Pero RSF no dijo nada.

En mayo, EE.UU. comenz a exigir a los periodistas un visado de entrada especial, que controlaba ms a los informadores y dificultaba ms su trabajo. Pero RSF no dijo nada.

La periodista britnica Elena Lappin fue esposada, encerrada y sometida a registro corporal en el aeropuerto de Los ngeles. "Me trataron como a una criminal" declar la profesional que intentaba realizar un reportaje para el diario londinense The Guardian. Pero RSF no dijo nada.

Los periodistas Judith Miller, del diario The New York Times, y Matthew Cooper, de la revista Time, fueron juzgados por negarse a identificar a sus fuentes. Ambos han sido condenados en los tribunales de primera instancia y pueden acabar en la crcel, aunque por el momento han recurrido ante la Corte Suprema de Justicia. Pero RSF no dijo nada.

Tambin se supo que el gobierno de George W. Bush pagaba a periodistas para que respaldaran desde sus espacios posiciones oficiales sin aclarar que eran subalternos de Washington. Al periodista Armstrong Williams le compraron con 240.000 dlares para que promoviera un plan educativo oficial en su programa de televisin, difundido en todo el pas, y en su columna publicada en una cadena de peridicos. Maggie Gallagher y Michael McManus, conocidos en todo el pas, tambin admitieron haber aceptado miles de dlares por manifestar desde sus tribunas su adhesin a diversos programas gubernamentales. Otros periodistas de mbito nacional confesaron haber aceptado miles de dlares para mostrar su complacencia con los programas de gobierno. Pero RSF no dijo nada.

Por otra parte, ms de 20 diferentes agencias federales emplearon fondos fiscales para producir segmentos televisivos en que se promocion las polticas del gobierno de Bush. Esos vdeos fueron emitidos por cientos de emisoras locales que no revelaron sus fuentes, lo que haca pensar a los televidentes que presencian noticias genuinas. Pero RSF no dijo nada.

Hubo duras crticas ante estos hechos de parte de sectores y organismos sociales, acadmicos y profesionales, pero RSF no dijo nada.

Incluso la Contralora General de Estados Unidos, agencia que opera de manera independiente dentro del Poder Legislativo, consider que los denominados paquetes de noticias producidos por organismos del gobierno constituan propaganda encubierta. El presidente Bush replic que la prctica era legal y que no tena planes de ponerle fin. Las agencias del Poder Ejecutivo no estn obligados a cumplir con los dictmenes legales de la Contralora, advirti el gobierno en un comunicado. Aun as, Jack Behrman, ex subsecretario (viceministro) de Comercio, acus al gobierno de hipocresa y declar que el gobierno promueve, en las declaraciones, la libertad en el extranjero, pero ha procurado con xito limitarla en Estados Unidos a travs del secretismo y la manipulacin de los medios. Pero RSF no dijo nada.

En octubre, el Departamento de Justicia de EE.UU orden confiscar el disco duro del servidor de la red Indymedia, una red global de noticias indepependiente y alternativa a los grandes medios. La medida provoc una paralizacin de la entidad, aunque tambin una encendida protesta mundial de organismos, incluso empresariales. Pero RSF no dijo nada.

En diciembre, el Departamento de Estado proclam que un satlite de comunicaciones puede ser un elemento terrorista. Y para ser consecuente incluy al satlite de televisin "Al-Manar" en su nmina de "Exclusin Terrorista" (dicha cadena pertenece a la organizacin rabe-libanesa Hizbol). Richard Boucher, vocero estadounidense, puntualiz que la calificacin del satlite como terrorista se debi "a que la estacin incita a la actividad terrorista". Y aqu RSF s dijo algo y fue que la decisin del gobierno norteamericano de equiparar un medio de comunicacin, sea el que sea, a un grupo terrorista, podra crear un peligroso precedente. Y la verdad es que para decir eso, podran haberse quedado callados.

La situacin de la prensa en Amrica Latina

El pasado ao Amrica Latina super tristemente la cifra de periodistas muertos en el ao 2003. De los 20 asesinatos 5 ocurrieron en Mxico. El resto fueron en Colombia (3), Brasil (3), Argentina (2), Nicaragua (2), Per (2), Hait (1), Repblica Dominicana (1) y Venezuela (1). La mayora de las muertes fueron en represalia por el trabajo que los informadores estaban realizando sobre casos de corrupcin gubernamental, delitos y narcotrfico, o por informar de las actividades de organizaciones insurgentes.

Segn el informe de la CIAP-FELAP, aparte de los delitos materializados en asesinatos, los periodistas latinoamericanos de Guatemala, Nicaragua, Colombia, Costa Rica, Per, Panam, y otros, fueron objeto de agresiones fsicas, amenazas de muerte, secuestros y condenas judiciales por supuestos delitos de difamacin, conformndose as un cuadro de factores atentatorios de la libertad de expresin.

Al finalizar 2004, se conoci en Chile un informe oficial sobre Prisin Poltica y Tortura que confirma la detencin de 230 periodistas durante la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990). Muchos de ellos fueron sometidos a torturas fsicas y psicolgicas, seala el documento, que convalida de esa manera las denuncias sobre la materia que venan producindose desde que el golpe militar derroc al presidente constitucional, Salvador Allende, en septiembre de 1973. Bajo la tirana fueron eliminados 23 periodistas y trabajadores de prensa chilenos, ms nueve estudiantes de la profesin y tambin algunos profesionales extranjeros. Tambin se conoce que desde el ao 1959, en Cuba no ha habido ni un solo periodista asesinado ni desaparecido, y sin embargo para RSF sigue siendo el pas prioritario de Amrica Latina.

Sobre Cuba y Venezuela, RSF se ratifica en las falsedades que el gobierno estadounidense se encarga de propalar con una desvergenza y una hipocresa dignas de mencin, de modo que en sus informes siguen el guin establecido por Washington.

RSF an cuenta con eco entre las publicaciones y organizaciones de izquierda, por ms desenmascarada que est la organizacin. Su hbitat natural y su financiacin la extrema derecha- debera hacer reaccionar a ingenuos y/o despistados, y a profesionales del periodismo honestos.

Y acabo con un prrafo del artculo ya citado de Salim Lamrani sobre RSF: La defensa de la libertad de prensa solo es una fachada. Reporteros Sin Fronteras est al servicio de los gobiernos y de los poderosos intereses econmicos y financieros. Es la razn por la cual la principal amenaza para la libertad de prensa que constituye la concentracin de los medios de informacin nunca ha sido denunciada por la organizacin del seor Mnard. Es la razn por la cual RSF, entre otros, nunca se ha interesado en la suerte del seor Mumia Abu-Jamal, periodista norteamericano encarcelado desde hace ms de 20 aos por sus escritos y sus posiciones polticas. Desafortunadamente, la colusin entre el seor Mnard, la gran prensa y el capital financiero impide que los ciudadanos descubran los verdaderos objetivos que se ocultan tras una cortina de niebla asociativa y humanitaria. (http://www.rebelion.org/noticia.php?id=14778)




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter