Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 27-04-2012

Radiografa de un energmeno elevado al rango de teniente coronel del ejrcito israel
Estpido y mezquino y brutal

Uri Avnery
zope.gush-shalom.org

Traducido para Rebelin por LB


Con sangre y sudor / Una raza surgir para nosotros / Orgullosa y generosa y brutal..." Lo escribi Vladimir (Zeev) Jabotinsky, fundador del sionismo ultraderechista y tambin un escritor y poeta. Los actuales lderes del Likud lo consideran su precursor, como Stalin consider el suyo a Carlos Marx.

La palabra "brutal" llama la atencin, pues parece improbable que lo que Jabotinsky quisiera expresar fuera realmente eso. Su hebreo no era muy bueno, y lo ms probable es que quiso decir algo as como "dura" o "recia".

Si Jabotinsky viera el Likud de hoy se echara a temblar. La suya era una mezcla decimonnica de nacionalismo extremo, liberalismo y humanismo.

Paradjicamente, la brutalidad es el nico de esos tres rasgos que destacan en nuestra vida de hoy, especialmente en los territorios palestinos ocupados. No hay nada de lo que enorgullecerse y la generosidad es algo que se asocia con los despreciados izquierdistas.

La brutalidad rutinaria y cotidiana que impera en los territorios palestinos ocupados qued registrada en video esta semana. Un destello deslumbrante en medio de la oscuridad.

Ocurri en la Ruta 90, una carretera que conecta Jeric con Beth Shean a lo largo del ro Jordn. Se trata de la carretera principal del valle del Jordn, el cual nuestro gobierno pretende anexionar a Israel de una manera u otra. Est reservada exclusivamente al trfico israel y los palestinos tienen prohibido utilizarla.

(Hay un chiste palestino sobre eso. Durante las negociaciones post-Oslo el equipo israel insisti en retener el control sobre esta carretera. El negociador jefe palestino se dirigi a sus colegas y exclam: "Qu diablos! Si ya hemos conseguido otras 89 carreteras, para qu insistir en esta?")

Un grupo de jvenes activistas internacionales pro-palestinos decidieron manifestarse contra el cierre de la carretera. Invitaron a sus amigos palestinos a un alegre paseo en bicicleta a lo largo de la misma. Fueron interceptados por una unidad del ejrcito israel. Los dos grupos permanecieron frente a frente durante algunos minutos: por un lado los ciclistas, algunos con los hombros cubiertos con kefiyas rabes, y por otro los soldados israeles con sus rifles.

Lo que el protocolo establece para tales casos es que el ejrcito llame a la polica, que est entrenada para este tipo de tareas y dispone de medios no letales para dispersar a multitudes. Sin embargo, el comandante de la unidad militar decidi tirar por la calle de en medio.

Lo que sucedi a continuacin se puede ver en un video que grab uno de los manifestantes. Los hechos son claros, rotundos e inequvocos(1).

El oficial, un teniente coronel, se halla de pie frente a un joven varn de pelo rubio, un dans, que se limita a mirar sin decir ni hacer nada. Alrededor de ellos hay manifestantes y soldados de pie. No se aprecia en ninguna parte el ms mnimo signo de violencia.

De repente, el oficial levanta su rifle sujetndolo en horizontal con una mano en la culata y la otra en el can y estampa violentamente el extremo cuadrado del cargador en la cara del joven dans. La vctima cae al suelo de espaldas. El oficial sonre satisfecho.

Esa misma noche la televisin israel mostr la grabacin. A estas alturas casi todos los israeles la han visto al menos cien veces. Cuanto ms se ve ms impactante resulta. La descarnada brutalidad de ese acto completamente improvocado le deja a uno estupefacto.

Para los veteranos de las manifestaciones en los territorios ocupados este incidente no aporta nada nuevo. Muchos han sufrido la brutalidad israel de muchas maneras. Lo inslito de este caso es que el episodio fue captado por una cmara. Y no por una cmara oculta. Haba un montn de cmaras alrededor. No slo las de los manifestantes, sino tambin los de los camargrafos militares.

El militar debe de haber sido consciente de ello. Slo que no le import un carajo.

La publicidad no deseada provoc un alboroto a escala nacional. Obviamente, no fue el acto en s lo que molest a los dirigentes militares y polticos israeles, sino la polvareda que levant. Habida cuenta de que el incidente coincidi con la gloriosa defensa del aeropuerto de Tel Aviv realizada por 700 policas, varones y hembras, destacados contra la terrible invasin de unos 60 activistas internacionales defensores de los derechos humanos, la publicidad adicional fue decididamente inoportuna.

El jefe del Estado Mayor conden al oficial y rpidamente lo suspendi. Todos los altos funcionarios israeles siguieron su ejemplo. El propio Primer Ministro se pronunci. Como es bien sabido, nuestro ejrcito es "el ms moral del mundo", as que lo que haba sucedido no fue sino el acto imperdonable de un oficial descarriado. Habr una investigacin a fondo, etc, etc.

El hroe de la historia es el teniente coronel Shalom Eisner ("Iron Man", en alemn).

Lejos de ser un individuo excepcional parece ms bien que representa la quintaesencia del militar israel, en realidad la quintaesencia del ciudadano israel.

Lo primero que los televidentes notaron fue la kip que coronaba su cabeza. "Cmo no!", murmuraron muchos para sus adentros. Durante dcadas el movimiento nacional-religioso se ha infiltrado de forma sistemtica en los cuerpos de oficiales del ejrcito, desde los cursos de introduccin para oficiales hasta lo ms alto del escalafn, con el objetivo de que uno de los suyos acabe llegando al puesto de jefe del Estado Mayor. De momento los tenientes coroneles con kip son algo comn muy lejos de los kibutzniks que dominaban el cuerpo de oficiales en los comienzos de nuestro ejrcito. En el momento del incidente Eisner era subcomandante de brigada.

El movimiento nacional-religioso, al cual pertenece el ncleo de los colonos, fue tambin el hogar de Yigal Amir, el asesino de Yitzhak Rabin, as como de Baruch Goldstein, el asesino en masa de los musulmanes de la mezquita de Hebrn.

Uno de los pilares de este movimiento es la yeshiva Merkaz Harav ("Centro del Rabino"), donde el padre de Eisner fue prominente rabino. Durante la evacuacin de los colonos de la Franja de Gaza llevada a cabo por Ariel Sharon Eisner Jr. era uno de los que protestaron contra la medida. El ao pasado Eisner fue fotografiado en ese mismo lugar de la carretera 90 confraternizando con manifestantes ultraderechistas que tambin se manifestaron con bicicletas en el mismo sitio.

Eisner no acat mansamente las reprimendas. Con una impertinencia sin precedentes atac el jefe del Estado Mayor, Comandante del Frente Central, y a su comandante de divisin, por haberlo suspendido. Agit su mano vendada para demostrar que haba sido atacado primero y que actu en defensa propia. Incluso aport la certificacin de un mdico que deca que tena un dedo roto.

Esto ltimo es algo extremadamente improbable. En primer lugar, si hubiera tenido un dedo roto no habra podido agarrar el rifle como lo hace en la grabacin. En segundo lugar, el video muestra que su ataque no fue una respuesta a ninguna agresin. En tercer lugar, haba a su alrededor varios fotgrafos del ejrcito que filmaron todos los detalles del suceso (con la intencin de usarlos como prueba si los manifestantes eran llevados a juicio ante un tribunal militar). Si hubiera ocurrido alguna agresin de cualquier tipo [por parte de los manifestantes], el ejrcito habra mostrado las grabaciones el mismo da. En cuarto lugar, Eisner golpe de la misma forma en la cara a dos mujeres y a un varn del grupo de los manifestantes, aunque por desgracia lo hizo fuera de cmara.

Eisner insiste fervientemente en que hizo lo correcto. Al fin y al cabo, consigui disolver la manifestacin, no?

Pero el hombre no estaba del todo libre de remordimientos. Admiti pblicamente que "es posible que haya sido un error actuar de esa forma delante de las cmaras". El ejrcito y muchos comentaristas coincidieron plenamente con esa opinin: no criticaron su brutalidad, sino su estupidez.

En tanto que individuo Eisner no es un personaje demasiado interesante. Si los ejrcitos dejaran de reclutar a gente estpida, qu sera de nosotros?

El problema es que Eisner no es una excepcin, sino ms bien la expresin de una norma. En el ejrcito israel hay algunas personas que son excelentes, pero Eisner es el prototipo de muchos oficiales salidos del crisol castrense.

Pero no slo en el ejrcito. Parafraseando a Jabotinsky, nuestro sistema educativo est produciendo ahora "una raza estpida y mezquina y brutal". Cmo poda ser de otra forma tras 60 aos de adoctrinamiento incesante y 45 aos de ocupacin? Toda ocupacin, toda opresin de otro pueblo corrompe al ocupante y estupidiza al opresor.

Siendo todava un adolescente trabajaba yo como asistente de un abogado judeo-britnico educado en Oxford, muchos de cuyos clientes eran miembros de la administracin colonial britnica. La mayora de ellos me parecan personas agradables, inteligentes y corteses dotadas de un atractivo sentido del humor. Sin embargo, la administracin britnica actuaba con una increble falta de inteligencia.

En aquellos tiempos yo era miembro del Irgun, cuyo objetivo era echar a los britnicos de Palestina. En mi casa haba un arsenal de armas que fueron utilizadas para matarlos.

Viviendo entre esos dos mundos, me preguntaba constantemente: cmo es posible que estos encantadores ingleses se comporten tan estpidamente?

La conclusin que extraje fue que ningn amo colonial es capaz de comportarse de forma inteligente. La propia situacin colonial les obliga a actuar en contra de su mejor naturaleza y de su buen juicio.

De hecho, durante los primeros aos de la ocupacin israel, sta fue ampliamente elogiada como "ilustrada" y "liberal". El entonces Ministro de Defensa, Moshe Dayan, orden que se tratase a los palestinos con la mxima benevolencia. Les permiti que comerciaran con el enemigo y que escucharan a sus anchas las emisiones enemigas. En un gesto sin precedentes mantuvo abiertos los puentes entre Cisjordania y Jordania, un pas enemigo. (Por aquel entonces yo sola bromear diciendo que dado que Dayan nunca haba ledo un libro ignoraba que aquella medida era impensable).

Detrs de aquella poltica no haba benevolencia sino la creencia de que si a los rabes se les permita vivir en paz su vida cotidiana no se levantaran y soportaran una ocupacin eterna. La cosa funcion ms o menos durante 20 aos. Hasta que una nueva generacin comenz la primera Intifada y la ocupacin se convirti en algo, digamos, estpido, mezquino y brutal. Igual que los oficiales que la comandaban.

Hace dos das Israel conmemor, como todos los aos, el Da del Recuerdo del Holocausto. En este sentido, me gustara citar a Albert Einstein, que era judo y sionista:

"Si no somos capaces de encontrar una forma de cooperar honestamente y de llegar a acuerdos honestos con los rabes, entonces no habremos aprendido absolutamente nada de nuestros dos mil aos de sufrimiento y mereceremos todo lo que nos ocurra".

(1 ) El vdeo puede verse aqu: http://www.youtube.com/watch?v=dEQSs3Y2lgE&feature=relmfu

Fuente original: http://zope.gush-shalom.org/home/en/channels/avnery/1334917543/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter