Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-04-2012

Las diversas facetas de la crisis europea

Alberto Rabilotta
Alainet


La primera ronda de la eleccin presidencial en Francia y la lucha poltica para la segunda ronda, el 6 de mayo, puso el dedo en la inflamada llaga de la crisis financiera, monetaria y econmica que afecta a la Unin Europea (UE), y expuso la faceta faltante, la profunda crisis poltica que viene gestndose en el interior mismo del modelo neoliberal.

Primero los datos que confirman lo que era previsible: un creciente nmero de economas de la zona euro (ZE), y la de Gran Bretaa que est fuera de la moneda comn, estn nuevamente en recesin. La economa britnica acaba de registrar dos trimestres consecutivos de contraccin (el ltimo del 2011 y el primero del 2012), e Italia se encuentra en la misma situacin. La agencia Bloomberg informa este 26 de abril que la economa de la zona euro probablemente continu en el primer trimestre del 2012 la contraccin de 0.3 por ciento que se confirm a finales del 2011. Peor aun, una contraccin afecta desde hace nueve meses a la industria manufacturera de la ZE, que en su conjunto registra una tasa de desempleo del 10.8 por ciento,

La confianza, como los ndices burstiles, estn desplomndose en la ZE y los economistas anticipan que mientras se sigan aplicando los programas de austeridad, y con el problema de la deuda y los dficits pblicos sin resolver, no hay perspectivas de crecimiento a la vista. En Italia el ndice de confianza de los manufactureros se encuentra en su nivel ms bajo de los ltimos 20 meses, por los cortes presupuestarios de la poltica de austeridad de Mario Monti, el tecncrata impuesto por la Troika (Comisin Europea, Banco Central Europea y FMI). En Grecia la contraccin econmica sigue agravndose en medio de la incertidumbre que rodea las elecciones del prximo 6 de mayo. Y en este contexto, como seala el semanario alemn Der Spiegel-Online, las autoridades de Berln estn quedndose sin aliados en la crisis del euro.

El espectro de los aos 30.

En su anlisis de la crisis de la ZE el semanario alemn menciona la aparicin de la faceta poltica en esta crisis financiera y econmica, con la cada del gobierno de coalicin holands del primer ministro Mark Rutte, quien fue abandonado por su aliado parlamentario, el xenofbico y neofascista Partido de la Libertad de Geert Wilders, quien personalmente se opuso a ceder ante los dictadores de Bruselas (la Troika), que reclaman una reduccin del presupuesto como parte del plan de austeridad para bajar el dficit fiscal. El gobierno holands haba sido hasta el momento uno de los aliados ms fieles del gobierno alemn de la canciller ngela Merkel en materia de austeridad fiscal como cura de la crisis en la ZE.

Si con su robusta economa los holandeses no estn dispuestos a observar la regla de limitar el dficit fiscal al 3.0 por ciento del producto interior bruto (PIB), establecida hace 15 aos, por qu se pregunta Der Spiegel -, deberan observarla otras naciones, como Grecia, Espaa, Portugal e Italia, que tienen problemas econmicos de dimensiones muy superiores.

El semanario alemn cita a los comentaristas de diarios alemanes que ven en el rechazo popular a las medidas de austeridad la amenaza del retorno con venganza de la crisis del euro. El diario alemn Die Welt, de tendencia conservadora, escribe que despus de lo que sucedi el (pasado) fin de semana, se termin la relativa calma que exista en la ZE. Holanda no podr encontrar una mayora (parlamentaria) responsable para seguir apegada a la regla del 3.0 por ciento () En Francia, el candidato que est al frente (Franois Hollande, del Partido Socialista, PS) ha prometido a los votantes algo que la Republica no puede ofrecer como parece probar el dficit presupuestario francs del ao pasado. La austeridad dej de estar de moda, la causa de la mayor crisis (en la ZE) ha sido nuevamente olvidada. Pobre Europa.

Y si para Die Welt la promesa de Hollande (que el martes pasado dijo que su triunfo en la segunda ronda electoral, el 6 de mayo, ser el fin de imponer la austeridad en todos lados, una austeridad que ha trado desesperacin a los pueblos a travs de Europa) constituye un pecado capital, qu puede pensarse de las propuestas del xenofbico Frente Nacional (FN) de Marine Le Pen, que en los comicios de la primera ronda presidencial del lunes pasado se convirti en la tercera fuerza electoral en Francia con el 17.9 por ciento de los votos, y que propone abandonar el euro y los Tratados europeos, cerrar las fronteras a los inmigrantes y practicar un nacionalismo retrogrado.

En un despacho de Bloomberg, del 26 de abril, la economista Amelie de Montchalen de Exane BNP Paribas en Pars, dice que lo preocupante es la fuerza de los partidos extremistas, que dicen a Europa y a la austeridad. Fuera de Francia, Le Pen representa el abandono de la zona euro, y (Jean-Luc) Mlenchon (del Frente de Izquierda, la cuarta fuerza electoral con el 11.1 por ciento) es visto como la nacionalizacin de los bancos. Esto no es muy positivo para los bancos.

Un totalitarismo de mercado en busca de relevo poltico.

En un anlisis titulado la globalizacin de la vacuidad poltica el columnista estadounidense Chris Hedges (1) escribe que el vaco de contenido en el discurso poltico en tiempos tan precarios y voltiles como los nuestros tendr peligrosas consecuencias, y que mientras las elites polticas, sea en Washington o en Paris, sin importar si son socialistas o de derecha, sean Demcratas o Republicanos, sigan ignorando el desplome de la globalizacin, rechacen responder racionalmente al clima de crisis y continen sirviendo a la frrea tirana de la finanza global, ms seguirn haciendo trizas de cualquier posibilidad de un consenso poltico, mayor ser la erosin de la efectividad de nuestras instituciones polticas y el otorgamiento de poder a la extrema derecha.

Comentando los primeros resultados de las elecciones en Francia, el lunes 23, Hedges escribe que el 17.9 por ciento de votos que recibi el FN de Marine Le Pen es signo de esta creciente polarizacin, ya que ese partido se convirti en el principal partido de oposicin en Francia si Franois Hollande gana, como se anticipa, en la segunda vuelta del 6 de mayo. Y resalta el decepcionante 11 por ciento de los votos que obtuvo Jean-Luc Mlenchon de la izquierdista coalicin Frente de Izquierda, para aadir que al menos Francia tiene su Mlenchon. l fue el nico candidato que atac a la diatriba racista y nacionalista de Le Pen. Mlenchon exhort a anular todas las medidas de austeridad, predic la poltica de y se comprometi a luchar por lo que l defini como la que controla los mercados globales.

Como en los aos 30 el desmoronamiento del neoliberalismo aumenta el peligro de la tentacin fascista. Pero hace ya varios aos que el totalitarismo neoliberal, en este caso el gran capital financiero, est en el poder. Hedges lo resume de la manera siguiente: Los extremistas, por supuesto, estn ya en el poder. Desde hace varios aos estn en el poder. Son ellos quienes estn redactando las legislaciones, designando los candidatos y financiando sus campaas, dominando las cortes y efectivamente destripando las regulaciones y los controles ambientales. Son ellos quienes succionan miles de millones en subsidios gubernamentales y no pagan impuestos. Ellos estn determinando nuestras polticas energticas, saqueando el Tesoro de Estados Unidos y controlando de manera rgida el debate y la informacin pblica. Son ellos quienes para sacar ganancias libran intiles y costosas guerras imperiales, y quienes estn detrs del desmantelamiento de nuestras ms veneradas libertades civiles. Ellos estn creando programas gubernamentales para extraer todos los dineros que quedan en las arcas de Estados Unidos. Y ellos saben que Rommey o Barack Obama, junto a los partidos Demcrata y Republicano, no los detendrn.

Renacer el fascismo en Europa?

Lo que parece una constante en la UE es el resurgimiento de los partidos neofascistas que atraen un elevado porcentaje de votos, como el de Wilders en Holanda o el de Le Pen en Francia, entre muchos otros similares que ya estn presentes en los parlamentos y gobiernos electos (y no electos, como el de Grecia) de los pases de la UE.

En Grecia fueron creados recientemente ocho partidos polticos como respuesta a la capitulacin de los partidos tradicionales ante la Troika y las terribles consecuencias de las polticas de austeridad y de privatizacin de las empresas pblicas, en particular el desempleo masivo y el empobrecimiento de toda la poblacin trabajadora y de los jubilados. Uno de ellos, el Golden Dawn, una organizacin neonazi que plantea la expulsin de los inmigrantes, tiene posibilidades de ganar escaos en el Parlamento en las elecciones del prximo 6 de mayo, segn los sondeos.

Para algunos analistas, como Richard Whitman de Chatham House en Londres, lo que se est viendo a travs de toda Europa es un movimiento contra quienes detentan el poder, y en donde al no tener posibilidades de expresar su insatisfaccin con los gobernantes, el pueblo le est pegando patadas a quienes gobiernan.

Esta es una visin simplista y peligrosa, porque hay indicios de que el voto por los partidos de extrema derecha no es exclusivamente un fenmeno pasajero, un voto de protesta eventualmente conquistable por otros partidos. Sin contar con otra tendencia que se perfila netamente en muchos pases europeos, como es la fusin o alianzas explicitas de los partidos de la derecha tradicional, que estn debilitndose al proseguir polticas de austeridad, con los partidos de extrema derecha, existentes o que estn siendo creados.

En efecto, hay un voto de protesta ejemplificado en una entrevista que publica el diario Le Monde (2) con un elector que toda su vida vot socialista y que el 22 de abril dio su voto al FN: Probamos con la derecha, con la izquierda, hay que probar la extrema derecha. Y despus veremos El 18 por ciento de votos que el FN recibi es, para este elector, una advertencia los polticos, para meterles miedo. Una advertencia a Sarkozy (que) durante cinco aos no hizo otra cosa que ayudar a los ricos, pero tambin un llamado de atencin a Hollande, por quien este elector votar en la segunda ronda, para que no haga lo mismo que (Franois) Mitterrand, que me decepcion en la cuestin de los salarios.

Pero para Alain Mergier y Jerme Fourquet, que efectuaron un estudio sobre los resortes del voto FN en los medios populares, el FN est ms enraizado de lo que se piensa en los sectores ms perjudicados por la globalizacin (3), y esto tiende a confirmarse en el seguimiento de la localizacin del voto del FN.

Una grfica publicada por el diario Le Figaro (4) tiende a confirmar este afincamiento del FN en las periferias urbanas, a distancias de 30 a 100 kilmetros de los grandes centros urbanos, lo que indica una mezcla de poblacin rural, pequeos productores agrcolas afectados por la crisis y poco favorecidos por las polticas agrcolas de la UE, que han sido diseadas para favorecer a las grandes empresas agroindustriales y exportadoras de granos y alimentos, as como pequeos comerciantes arruinados por los supermercados de las grandes empresas comerciales, y una creciente poblacin desplazada de las ciudades por los altos alquileres, que sufre adems la precariedad laboral. Y en las zonas urbanas, donde tienen fuerte presencia el PS y el Frente de Izquierda (5), la presencia del FN es marginal.

Precisamente porque existe este afincamiento el partido Unin por un Movimiento Popular (UMP), de Nicols Sarkozy, est dando muestras de buscar una fusin o alianza con el FN de Marine Le Pen con vista a la segunda ronda electoral, para que Sarkozy pueda renovar su mandato, y esto le convendra al FN en su estrategia para las legislativas de junio.

Segn el periodista Gregory Marin del diario LHumanit, del Partido Comunista Francs, Marine Le Pen busca, con el apoyo de otras fuerzas de derecha, beneficiarse de la dinmica para poder formar un grupo parlamentario en la Asamblea Nacional. Algo posible, segn la proyeccin de los resultados de la primera ronda de la eleccin presidencial.

Para Marin el FN tiene posibilidades reales de hacer elegir diputados si en las legislativas de junio mantiene el resultado de la primera ronda electoral (algo que no est asegurado porque el FN tiende a perder un tercio de sus votos en las elecciones legislativas), e incluso podra forzar una alianza con la UMP de Sarkozy para luchar juntos contra la izquierda.

El diario LHumanit cita un sondeo de Opinionway, segn el cual el 59 por ciento de los electores de Marine Le Pen y el 64 por ciento de quienes votaron por Sarkozy son favorables a una alianza entre la UMP y el FN antes de las elecciones legislativas para enfrentarse a los candidatos de la izquierda que pueden ganar si los partidos de derecha y extrema derecha van divididos.

Esta perspectiva es tan aparente en los discursos y declaraciones de Nicols Sarkozy que, en un editorial publicado el 26 de abril sobre la bsqueda del apoyo del voto del FN, el diario Le Monde advierte a Sarkozy que el fin no justifica los medios.

Tena mucha razn Jean-Luc Mlenchon en atacar sistemticamente al FN, porque el fascismo, como en la mitologa el ave Fnix, puede renacer.

Alberto Rabilotta es periodista argentino - canadiense.


Notas:

1.- Chris Hedges http://www.truthdig.com/report/item/the_globalization_of_hollow_politics_20120423/

2.- http://dunkerque.blog.lemonde.fr/2012/04/23/mon-vote-le-pen-une-mise-en-garde-pour-hollande/

3.- Alain Mergier y Jerme Fourquet, Le Point de Rupture, accesible en http://gesd.free.fr/fnpopu.pdf

4.- http://elections.lefigaro.fr/presidentielle-2012/2012/04/25/01039-20120425ARTFIG00645-en-grande-peripherie-le-fn-emporte-la-mise.php

5.- http://www.humanite.fr/politique/gros-plan-sur-les-resultats-du-front-de-gauche-dans-les-communes-strategiques-495150

Fuente: http://alainet.org/active/54385&lang=es



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter