Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-04-2012

Albert Gring: Una historia fascinante

Mikel Arizaleta
Rebelin


Los Gring, Hermann y Albert, dos hermanos muy distintos. Hermann nacido en 1893, rebelde, enemigo de la escuela y amigo de lo militar. Albert en 1895, de buenos modales y tocado por las musas. Nos relata el periodista alemn Christoph Gunkel en un artculo en Spiegel online que mientras Hermann se afilia al movimiento hitleriano, convirtindose en un destacado criminal nazi, Albert marcha al extranjero, apoya al movimiento de resistencia checo y ayuda a escapar a perseguidos por el nazismo. La lista de 34 personas, que debieron ser salvadas por l, le lleva al joven australiano William Hastings Burke a recorrer dcadas despus Alemania, Europa y USA en busca de datos y archivos. Entrevista a supervivientes y gentes de su tiempo.

Hermann Gring fue uno de los hombres ms poderosos del estado nazi y un fervoroso antisemita. El libro de William Hastings Burke describe cmo Albert, hermano de Hermann Gring, torpede la poltica de este admirador de Hitler logrando escapar al final de sus garras a duras penas. Queran humillar a la mujer anciana. La gente vociferaba en el casco viejo de Viena cuando los hombres de los grupos de asalto le colgaron el letrero con la inscripcin Ich bin eine Saujdin, soy una cochina juda. Fue entonces cuando lleg este hombre de frente despejada y poblado bigote, se abri camino furioso entre la plebe y liber a la mujer. Me pele con dos soldados de asalto, les golpe y fue detenido de inmediato, aparecen recogidas en acta sus palabras. A pesar de su postura clara y pblica este hombre fue puesto inmediatamente en libertad. Slo necesito decir dos palabras, su nombre completo: Albert Gring, hermano del mariscal del Reich, del jefe supremo de la Luftwaffe. Aos despus, cuando el III Reich estaba ya derrumbado, Albert Gring se encuentra de Nuevo en la crcel, sta en una americana. Y de nuevo pronuncia su nombre, solo que esta vez con fatales consecuencias. El resultado del interrogatorio de Albert Gring, anota enojado el agente Americano Paul Kubala el 19 de septiembre de 1945, es uno de los intentos por salvar el honor y lavarse las manos ms banal que jams haya odo el SAIC (Seventh Army Interrogation Center), la carencia de finura de Albert Gring es comparable con la masa corporal de su grasoso hermano. Y tambin el traductor de Kubala, Richard Sonnenfeldt, se muestra escptico. Albert cont una historia fascinante, que entonces no quise creerla.

La vida de este hermano ms joven que Hermann es de hecho una historia fascinante y que setenta aos despus de la dictadura hitleriana sigue siendo desconocida. Quiz se deba a que hoy sigue topando con el mismo escepticismo del de los indagadores americanos en 1945. Es realmente posible que el hermano de Hermann Gring fuera un resistente, un opuesto al nazismo de su hermano, un combatiente? Qu fuera un samaritano, un salvador de judos, que ayudara a docenas de perseguidos mediante ayuda econmica y documentacin falsa y que incluso se hubiera preocupado por la liberacin de internados en campos de concentracin?

Albert Gring escriba en septiembre de 1945 desconsolado en carta a su mujer: Llevo ya cuatro meses encerrado sin saber por qu. Se present voluntariamente a los americanos el 9 de mayo de 1945. Durante aos haba intentado torpedear la poltica de su hermano y ahora se senta engaado. As que cogi lpiz y papel y redact por orden alfabtico una lista de 34 nombres bajo el ttulo Gente a la que yo salv su vida en peligro (tres veces de mandatos de arresto de la Gestapo).


Durante aos esta lista y los pocos documentos, que quedan de Albert Gring en los archivos, han permanecido en el olvido. Mientras la vida de Hermann Gring fue examinada exhaustivamente, mientras se habl de su dependencia de la morfina, de su papel como ladrn de arte o su actividad como montero mayor del Reich, a Albert Gring se le dej envuelto en polvo y en deformacin de historias de vencedores buenos.

Finalmente fueron periodistas e historiadores de no gran renombre quienes por primera vez descubrieron retazos de este alemn llamado Albert Gring y que hoy merece nuestra admiracin a un da de la conmemoracin de la destruccin de Gernika por la Legin Cndor alemana al servicio de Franco.

Fue en 1998 cuando un equipo britnico rod el documental The Real Albert Gring. Documental que provoc la curiosidad de un dieciochoaero de Sydney, de William Hastings Burke y cuya fantstica historia le ha interesado desde entonces. La idea de que aquel criminal de guerra, condenado a la horca en el proceso de Nuremberg, y al que hemos conocido por pelculas, historias y leyendas, hubiera tenido por hermano a un Oskar Schindler le pareci inaudita a este australiano.

Burke, tras terminar su carrera de econmicas, reuni su dinero como pudo y vol a Alemania. Vivi en Freiburg, trabaj en un pub irlands y durante tres aos busc e indag sobre Albert Gring en archivos, entre compaeros y parientes de gente socorrida por Albert Gring. Fruto de sus pesquisas e investigaciones es el libro editado en ingls en el 2009 y que este mayo aparecer tambin en alemn para los alemanes de ahora y las gentes que todava hoy siguen creyendo que todos los alemanes fueron nazis, fruto de una historia mendaz contada por los aliados vencedores muchos de ellos tambin autnticos criminales de guerra-.

El libro describe a un hombre que no hubiera podido ser ms distinto de su otro hermano, el tristemente clebre Hermann Gring. l fue siempre lo contrario a m, constat en acta Hermann. l no se interesaba por la poltica o lo militar, yo s. l era callado, retrado, a mi me gustaban las aglomeraciones y la vida social. l era tristn y pesimista, yo un optimista.

Pero tambin externamente eran as de distintos. Corri el rumor que Albert era en verdad el resultado de una noche loca de su madre Franziska. Hermann posea ojos azules, Albert castaos. Hermann era bajo y rechoncho, Albert alto y espigado. A Hermann le gustaba la entrada en escena militar y pomposa, Albert era un bon vivant, amigo de la buena vida, amante de la msica, cultivado, elegante, icono de mujeres, casado cuatro veces y siempre a causa de aventuras amorosas.

Al inicio Albert tan slo intent alejarse del nacional socialismo. El ingeniero, licenciado en construccin de mquinas, no perteneci al partido del nacional socialismo, como jefe de ventas de calentadores de agua se traslad a Viena en 1928 y se hizo austriaco. Pero la para l odiada poltica de gran potencia, propulsada por su codicioso hermano, con el Anschluss de 1938 (anexin) le renacionaliz de nuevo.

Pero lleg un momento en su vida que ya no quiso mirar a otra parte y s ayudar a gente como, por ejemplo, a Oskar Pilzer, entonces presidente de la industria flmica Tobis-Sascha, la mayor sociedad de produccin de pelculas de Austria. Pilzer era judo. Para los nacionalsocialistas razn suficiente para prohibir en Alemania pelculas de su estudio y finalmente terminar apoderndose de la empresa en quiebra. Y cuando la Gestapo arresto al mogol derribado del cine intervino Albert Gring en marzo de 1938.

Con la ayuda de su apellido, dijo George, hijo de Pilzer, Albert Gring puso en danza todos sus resortes, primero para saber dnde estaba su padre y, segundo, para conseguir su inmediata liberacin.

No es el nico caso. Luego de 1945 hay otras manifestaciones parecidas, por ejemplo de Alexandra Otzop: En otoo de 1939 fueron perseguidos mi esposo y su hijo del primer matrimonio. El seor Gring logr que en lugar de que le internaran en un campo de concentracin le expulsaran del pas. Por lo visto una vez Albert, por solidaridad con las mujeres vejadas por los grupos de asalto, debi haber fregado la calle de Viena a gatas. Cuando le preguntaron quin era los perseguidores se quedaron de piedra.

Mientras su hermano perfeccionaba con gran ahnco la construccin de la fuerza del aire Albert surta de documentacin falsa, avisaba a amigos ante posibles arrestos o proporcionaba dinero a huidos. Y a los mandatarios les atemorizaba hbilmente con su apellido.

Una situacin un tanto esquizofrnica. El superambicioso Hermann conoca las actividades de Albert y, a pesar de todo, le consenta. Dijo Albert ms tarde que su hermano un da le dijo: All t si quieres ayudar a los judos, pero por favor no me metas en dificultades irresolubles. Y Albert se port con Hermann de modo parecido, intent separar al hermano del estadista. Como hermanos nos queramos, dijo una vez.

Pero con el paso del tiempo Albert Gring no mantuvo la prudencia recomendada; sobre todo desde finales de 1939 asumi una posicin influyente como jefe de exportacin de la empresa Skoda en la ciudad checa de Berno. Desde aqu apoy tambin la resistencia checa, como afirmaran ms tarde activistas checos. Segn ellos Albert Gring no slo revel la posicin exacta de un astillero de submarinos sino tambin la ruptura planificada del pacto sovitico-alemn de no agresin, informaciones explosivas que llegaron a Mosc y Londres y fueron de utilidad.

Pero no solo esto: en 1944 Gring debi salvar a internos del campo de concentracin de Theresienstadt, contaba Jacques Benbassat, hijo de un compaero de viaje de Albert. Llen el camin de trabajadores. El director del campo dio el visto bueno por tratarse de Albert Gring. Los condujo al bosque y los solt.

Que estas historias no son cuentos se entresacan de algunas actas alemanas. As la Gestapo de Praga advierte que la oficina de Gring de la empresa Skoda es una verdadera central de empleo para checos pobres. Y el general de la polica de Praga (SS-Obergruppenfhrer), Karl Hermann Frank, consideraba a Albert Gring cuando menos un derrotista de la peor calaa y en 1944 pidi poder detenerle por sospecha basada en graves indicios.

Pero quien ayud a escapar se convirti en objeto de caza. Fueron varias las veces que Hermann Gring tuvo que intervenir por Albert, advirtindole que todo tena un lmite, que en adelante no iba a poder puesto que con cada avin derribado se rebajaba tambin su posicin de jefe de la Luftwaffe, intocable en tiempos. Finalmente Gring escap al Salzburg austriaco poco antes de terminar la guerra.

Se vieron de nuevo los dos hombres en la prisin de guerra de USA en Augsburgo. T vas a salir libre pronto, debi decirle el criminal de guerra Gring el 13 de mayo de 1945 al Gring salvador de judos, entonces encrgate de mi mujer y mi hijo. Que te vaya bien

Mientras el tribunal de Nuremberg condenaba a Hermann Gring a la horca ste se burlaba del veredicto suicidndose en octubre de 1946. Albert Gring sigui siendo sospechoso a ojos de los americanos. Su apellido se haba convertido en maldicin. Y aun cuando el ltimo de varios informes recomendaba su liberacin Gring fue entregado a los checos y acusado en Praga de varios posibles crmenes de guerra. No en vano la multinacional Skoda tena fbricas de armas.

Algunos trabajadores de la entonces Skoda declararon a favor de Gring y decayeron las acusaciones, declarndosele inocente en marzo de 1947. Albert Gring muri en 1966 en un barrio de Munich pobre y amargado. Aquel ingeniero altamente cualificado no encontr tras la guerra puesto alguno de trabajo. Su parentesco con Hermann Gring, que sirvi un da para salvar vidas, termin convirtindose en perdicin.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons , respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter