Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-05-2012

Sexo y pereza

Santiago Alba Rico
La Calle del Medio


Hace unas semanas, un documental emitido por la televisin espaola revelaba una realidad insospechada para los que amamos la cultura japonesa: el 70% de los habitantes de Japn no mantiene nunca relaciones sexuales: parejas casadas que llevan veinte aos sin hacer el amor, novios castos que evitan tocarse, ejecutivos solitarios que pagan por poder acariciar... un gato. Podramos pensar que se trata de una cultura puritana y reprimida o de una sociedad de disciplina protestante, volcada en el trabajo, que ha dado la espalda a los placeres del erotismo. Pero es mucho ms complicado e inquietante. Porque resulta que este Japn monacal, de pocos hijos y menos abrazos, cuenta con la ms floreciente industria del sexo del mundo, con unos ingresos de 20.000 millones de euros al ao que representan el 1% del PIB del pas. An ms: no se trata slo de la industria ms potente sino tambin de la ms refinada, la ms variada, la ms imaginativa y la menos pdica: las calles de Tokio ofrecen sin tapujos toda clase de reclamos publicitarios y toda clase de servicios; y sus ciudadanos los reciben y los usan con la misma naturalidad con la que comen sushi o compran el ltimo modelo de iPhone.

Hay alguna contradiccin o, por el contrario, una proporcionalidad directa entre la abstinencia sexual y la hipertrofia de los estmulos sexuales? La caracterstica central de esta refinadsima industria del placer corporal es que todas sus ofertas, sus adminculos, sus imgenes y sus promesas de gozo no slo excluyen la penetracin (que es la que define la prostitucin, ilegal en Japn) sino que est orientada a suprimir cualquier mediacin propiamente humana. Cmo decirlo? No es que en Japn estn desapareciendo las relaciones sexuales; lo que estn desapareciendo son las relaciones en general mientras que el sexo sin relaciones, completamente autorreferencial, va ocupando un lugar cada vez ms importante en la vida de individuos desconectados del mundo que no sienten la menor vergenza en exhibir y proclamar esta desconexin. Esta riqusima, civilizadsima, librrima industria sexual -con todo su aparato escnico e instrumental- est orientada a ahorrar el trabajo de las dependencias exteriores: el cortejo, la conversacin, los preliminares, el otro mismo. Uno de los japoneses entrevistados en el documental declaraba con alegre franqueza que prefera masturbarse en una cabina con una vagina de plstico mientras vea imgenes pornogrficas que acostarse con su novia: me da mucha pereza, deca, porque cuando estoy con ella tengo que ocuparme de su placer y prefiero ocuparme slo del mo. Lo extravagante de este egosmo es que quiebra la regla antropolgica bsica de los ltimos 15.000 aos segn la cual el propio placer sexual estaba asociado precisamente a la existencia de otros cuerpos y al reconocimiento, aunque fuese negativo, de nuestra dependencia de ellos. El sexo en Japn se ha emancipado de los cuerpos, esas criaturas tan inmanejables, tan incmodas, tan exigentes, tan imprevisibles.

El infierno son los otros, deca el filsofo Jean-Paul Sartre. Los otros, sobre todo, dan pereza. Hasta ahora nos cansaba trabajar y nos cansaba tambin estudiar mientras que estbamos siempre dispuestos a reunirnos con unos amigos, ir a una fiesta, participar en el bullicio de una conversacin, desnudar de nuevo con emocin el pecho del amado. Ahora lo que cansan son las relaciones. Sexo s, relaciones no. La industria sexual en Japn refleja y alimenta una sociedad de perezosos masturbadores que pagan para no tener que ocuparse de sus mujeres o de sus novias; que pagan, en definitiva, para emancipar su propio placer de cualquier contacto exterior.

El colmo de la civilizacin, ser la masturbacin industrial? Tres cosas llaman la atencin de esta extraa pereza cultural. La primera, como inslita ruptura antropolgica, tiene que ver con el hecho de que las imgenes y los instrumentos han absorbido por completo la intensidad de los objetos a los que aludan o sustituan. La pornografa, las muecas, los juguetes sexuales, fuente hasta ahora de estmulo y de insatisfaccin, sucedneos irritantes del cuerpo deseado, se han convertido en el objeto mismo donde se satisface el deseo. Esas imgenes, esas muecas, esos juguetes, constituyen la superacin completa de todas las imperfecciones y todas las molestias, al servicio ahora de un placer encerrado, como un molusco, en el propio cuerpo. En su cabina, frente a la pantalla, manipulando el artefacto de plstico, el perezoso no echa de menos el cuerpo verdadero; todo lo contrario: se siente aliviado, liberado, sexualmente colmado en su confortable negacin del mundo.

La segunda cosa que llama la atencin de esta ruptura antropolgica es, en cambio, de orden muy tradicional: esta nueva sociedad de perezosos masturbadores sigue siendo, como la anterior, machista y masculina, y en ella la mujer ocupa no slo un papel subalterno sino tambin instrumental. La industria japonesa del sexo, que no est dirigida a las mujeres, emplea sin embargo a muchas mujeres, pero no porque los clientes pidan o necesiten cuerpos femeninos, sino porque los cuerpos femeninos, con un poco de trabajo, pueden lograr parecer imgenes, muecas y juguetes. Los hombres se ahorran el trabajo de las relaciones; las mujeres trabajan para ahorrar a los hombres el trabajo de las relaciones. Ciencia-ficcin y patriarcado se citan en los locales de masturbacin industrial de Tokio. La vieja utopa homofbica y misgina de un mundo sin mujeres se hace realidad en estos recintos de sexo puro donde una sucesin de Unos Machos se derrite en un espacio sin Nadie.

La ltima sorpresa es inquietante y se refiere a la naturalidad con que los japoneses reivindican su derecho a la pereza antropolgica. Hay algo muy desagradablemente machista en la bravuconera del latin-lover que se jacta en pblico de sus hazaas sexuales; pero uno casi siente nostalgia del macho de las cavernas, y hasta del salvaje torturador, ante la obscenidad del masturbador industrial al que sobran todos los cuerpos del mundo y que exhibe su auto-erotismo como la mxima satisfaccin y la mxima evolucin a la que puede aspirar un individuo humano.

Una de las ventajas del sexo es que obliga a prestar atencin al otro. No cuidamos un cuerpo enfermo de buena gana, pero nos ocupamos con minucioso entusiasmo del cuerpo deseado. El amor y el deseo constituyen la nica garanta irrefutable de la existencia del mundo y de nuestra dependencia recproca en l. Un beso es una forma de materializar al otro; una caricia una marca de salvacin del cuerpo ajeno. Que pasa cuando la pereza llega al extremo de cortar todo vnculo -incluso el del deseo- con un cuerpo de carne y hueso? Japn, vanguardia del capitalismo, est a punto de liberarse industrialmente de la atadura de los otros. Quizs sea bueno. Un perezoso antropolgico emancipado de todas las relaciones corporales no ser un maltratador domstico ni un violador en serie ni un sdico verdugo; un masturbador satisfecho nunca ser un activo destructor del mundo. Pero un macho que se independiza de los cuerpos a travs de la masturbacin artefacta, un perezoso radical adicto a la ausencia industrial del mundo, har muy poco por conservar ese mundo que desprecia, all donde se encuentre en peligro, y har en cambio todo lo que sea necesario -y sin ningn malestar o remordimiento- por conservar la industria de la que depende su independencia. Entre la barbarie antigua, tan saludablemente asesina, y la masturbacin ultracivilizada, tan brbaramente perezosa, no habr an alguna forma de seguir reivindicando la existencia del mundo, el amor libre, la dependencia voluntaria, el beso salvfico, el placer compartido?



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter