Portada :: Europa :: Francia: elecciones 2012
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-05-2012

Un 1 de Mayo con Francia movilizada

Eduardo Febbro
Pgina 12

A los tradicionales desfiles sindicales y a la tambin tradicional manifestacin de la extrema derecha se sum otro invitado: Nicolas Sarkozy. Marine Le Pen dijo que votara en blanco el prximo domingo.


El liberalismo contra los sindicatos. La extrema derecha contra el mundo y los sindicatos contra Sarkozy. Esas tres visiones de un pas y de un modelo se cruzaron en las calles de Pars. El 1 de Mayo francs llev hasta el paroxismo la confrontacin electoral de cara a la segunda vuelta de las elecciones presidenciales del prximo 6 de mayo. A los tradicionales desfiles sindicales del Da del Trabajo, y a la tambin tradicional manifestacin que la extrema derecha del Frente Nacional celebra cada ao delante de la estatua de Juana de Arco en el centro de Pars, se le sum un invitado nuevo: el presidente candidato Nicolas Sarkozy convoc a sus partidarios al Trocadero a fin de participar en la fiesta del verdadero trabajo. Dirigindose a los sindicatos, Sarkozy les dijo: Dejen las banderas rojas y sirvan a Francia. La primera en hablar fue la lder del Frente Nacional, Marine Le Pen. Sus simpatizantes dieron sobradas muestras de lo que tienen en el corazn y la cabeza: Extranjeros afuera, Francia para los franceses, coreaban en un ambiente de algaraba hostil a todo lo que no era francs. Marine Le Pen no dio consignas de voto, pero dijo que ella votara en blanco. Para Le Pen, Sarkozy sera una nueva decepcin, mientras que Hollande fue presentado como una falsa esperanza. Sin embargo, a pesar de un extenso argumento a favor del voto en blanco, la lder de la ultraderecha dej flotando una ambigedad: Cada cual har su eleccin. Yo har la ma. Son ciudadanos libres y votarn segn vuestra conciencia, libremente.

Marine Le Pen convoc a sus seguidores para las legislativas de junio, que sern una tercera vuelta. El Frente Nacional es el centro de gravedad y la brjula de la poltica francesa, dijo la lder frentista. Dado el auge espectacular de la ultraderecha y la validacin de su discurso, sus ideas y sus argumentos por la derecha gobernante, no es un desacierto pensar que los sueos de Marine Le Pen se vuelvan realidad: Hemos sentado las bases para nuestra llegada al poder. Nuestra victoria es ineluctable. Nicolas Sarkozy sigui la puesta en escena con una espectacular manifestacin en la que reuni a 200 mil personas y durante la cual lanz un ataque acerbo contra los sindicatos. El presidente candidato invoc los valores de la Francia eterna, elogi la cultura francesa, su idioma, sus iglesias y catedrales, su literatura, su arte, reivindic la herencia cristiana de Francia y, de la misma manera que lo haba hecho en 2007, se pase por siglos de historia: de Juana de Arco a Napolen, pasando por el dramaturgo Molire, el filsofo Voltaire o el general De Gaulle. El presente presidencial es una Francia con fronteras cerradas, valor supremo de la ultraderecha y de la estrategia sarkozysta para la segunda vuelta y, como propuesta, un nuevo modelo social.

La nueva derecha apareci bajo el sol sin mscaras: los planteos de Sarkozy parecen venir de un hombre sin pasado y sin balance cuyos principales enemigos son el mundo, es decir, los extranjeros, y las conquistas sociales arrancadas con varios siglos de lucha. En ese contexto, el jefe del Estado acus a los sindicatos de desfilar en el 1 de Mayo con banderas rojas mientras que l y sus partidarios lo hacan con la bandera de Francia. El nuevo modelo social planteado por Sarkozy se basa en el eterno precepto liberal de la desregulacin. Violento y acusatorio contra los sindicatos, Sarkozy les dijo: Dejen los partidos porque el papel de ustedes no consiste en hacer poltica. Su papel no consiste en defender una ideologa, su papel consiste en defender a los trabajadores. No hay dudas de que el jefe del Estado tiene ideas muy creativas, sobre todo por la confusin que siembran entre quienes son capaces de creer que un sindicalista puede defender una ideologa antes que los intereses de los trabajadores que representa. Las aguas revueltas son siempre muy fructferas para atrapar pescados distrados. En esa misma lnea, Sarkozy sac una nueva paloma de la galera: El capitalismo de los emprendedores debe reemplazar al capitalismo financiero. En suma, en el pensamiento expuesto en este 1 de Mayo, el sindicalismo es la piedra de la discordia, el valor que descompone la sociedad y las relaciones en el mbito profesional. Cuando se dirigi frontalmente a la izquierda y a los socialdemcratas, Sarkozy les dijo: Ustedes no han abandonado esa vieja luna de la lucha de clases que levanta a los unos contra los otros, los obreros contra los patrones.

Lejos de esas delicadezas, su rival socialista para la segunda vuelta, Franois Hollande, no se sum a los desfiles sindicales. Hollande particip en la localidad de Nevers en una ceremonia en memoria del ex primer ministro socialista Pierre Brgovoy, que se suicid el 1 de mayo de 1993. La fiesta del trabajo es la fiesta de los sindicalistas y yo no puedo aceptar que pueda haber en Francia una batalla contra el sindicalismo el 1 de Mayo, dijo Hollande. Hasta ahora, el nico sindicato que llam a votar por el candidato socialista fue la CGT. La marcha sindical organizada en Pars contrast, por su calma, con los enardecidos ataques de Sarkozy y Marine Le Pen. Los sindicados marcharon contra las medidas de austeridad y repudiaron la indita recuperacin que hizo Nicolas Sarkozy del 1 de Mayo, un da casi universal que encontr en la capital francesa su ms virulento paladn enemigo. Los dos escollos de Francia son, para Sarkozy, los extranjeros y los sindicatos. La violencia verbal antiextranjeros ha llegado a grados volcnicos. Bajo el influjo de una disputa poltica por el poder, el eje de la rotacin de Francia, del igualitarismo, de la tierra de asilo, ahora da vueltas en torno de lo extranjero como si fuera un animal daino al que es preciso llevar al otro lado de la frontera.

Fuente: http://www.pagina12.com.ar/diario/elmundo/4-193064-2012-05-02.html



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter