Portada :: Europa :: Francia: elecciones 2012
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 03-05-2012

Debatieron en televisin el candidato socialista y Sarkozy
Hollande sale airoso del duelo

Eduardo Febbro
Pgina 12

El encontronazo entre los dos hombres que se enfrentarn el domingo dej una imagen nueva del aspirante socialista: un poltico con ideas slidas. Se fue del estudio de televisin con la misma ventaja.


Un verdadero combate de gallos. El primer y nico debate directo entre los dos candidatos a la eleccin presidencial del prximo domingo, el presidente-candidato Nicolas Sarkozy y el socialista Franois Hollande, colm ms expectativas de las ya muchas que haba suscitado: spero, tenso, agresivo, por momentos un poco pesado, pero siempre al filo de la navaja, el encontronazo entre los dos hombres dej una imagen nueva del aspirante socialista. Quienes lo crean dbil, huidizo, impreciso e incapaz de definirse descubrieron a un hombre slido, que nunca renunci a sus ideas y que, sobre todo, jams rehus la confrontacin y hasta la busc en muchas ocasiones. Al revs que en 2007 cuando debati con la socialista Sgolne Royal, Sarkozy lleg a la cita con la desventaja de los sondeos y una meta: desestabilizar a su adversario, hacerlo tropezar o que se pierda en las impresiones. Ocurri todo lo contrario. A lo largo de las casi tres horas que dur el debate, Sarkozy nunca consigui imponerse a su adversario. Sereno, pero firme, de a ratos provocador y hablando en un tono de retador, el dirigente socialista no se dej dominar por quien, en privado, haba jurado comrselo vivo. En vez de esconderse detrs de un teln, de hacer verosmil el argumento de la derecha segn el cual el representante de la rosa era un artista de la esquiva, Hollande acept la apuesta que le propuso Nicolas Sarkozy. El presidente quera demostrar que su rival careca de estatura, que no conoca los temas, que era incapaz de mantener un razonamiento tcnico. De all provino la principal sorpresa: cifra por cifra, argumento tras argumento, Hollande sali airoso de ese jueguito tonto del maestro y el alumno para imponerse como el profesor.

La propia dinmica que el presidente francs puso en juego en las ltimas dos semanas de su campaa jug en su contra. Desde que perdi la primera vuelta de las elecciones presidenciales, Sarkozy adopt un perfil muy agresivo y extremista en su fulgurante carrera para atraer los votos de la ultraderecha. No poda desempear ahora el mismo papel. Se mostr ms apaciguado, pero ahora tena delante de l un interlocutor que pareci conocer mejor que Sarkozy el arte de la argumentacin y la representacin que circula en las palabras. Las diferencias de estilos, de personalidad, de la visin de Francia y de Europa y del ejercicio del poder nunca haban aparecido tan palpables como anoche. Hollande dobleg a Sarkozy. Menos en una ocasin, cuando se trat de un tema relativo a la inmigracin, el candidato socialista dej sin respuesta a un Sarkozy que nunca se pudo sacar de encima el balance de su mandato. El gatito manso pintado por la derecha result un felino con mucha altura. Entre los momentos ms memorables figuran el ataque de Hollande a Sarkozy: el candidato socialista le dijo al mandatario que no paraba de hacerse la vctima y que se haba vuelto un especialista en echarles la culpa a los dems. Los dos hombres se enfrentaron en torno de lo que ha sido la imagen que se le peg a Sarkozy: presidente de los ricos.

Hollande atac la poltica fiscal de Sarkozy, impugn sus reformas y detall los regalos millonarios que el jefe de Estado hizo a los ricos durante su mandato. Los dos hombres cruzaron las espadas en torno de la propuesta de Hollande destinada a crear 12.000 puestos en la educacin nacional, muy criticada por Sarkozy, que lo acus de gastar plata. Hollande le respondi: Usted defiende a los ms privilegiados, y yo defiendo a los nios de la Repblica. Sarkozy le dijo: Hay una diferencia entre nosotros. Yo quiero menos pobres y usted quiere menos ricos. A lo cual, Hollande respondi: Ocurre que ahora hay ms pobres y los ricos son ms ricos. En todo momento, el representante socialista record que Nicolas Sarkozy llevaba diez aos en el poder (est desde 2002 como ministro de Interior y ministro de Economa) y repiti las consecuencias de la gestin sarkozista: crecimiento de la deuda de Francia, del desempleo, de las desigualdades, de la inseguridad, del dficit comercial y el ocaso de la industria nacional.

Franois Hollande le dijo a la sociedad: La crisis golpe a los ms dbiles. Los privilegiados han sido demasiado protegidos: ser el presidente de la recuperacin econmica, porque el pas necesita ajustar sus cuentas pblicas y volver a crecer; y ser el presidente de la unidad, porque hemos vivido demasiada divisin. Sarkozy argument que l quera que se dijera la verdad, no palabras gastadas. Estamos ante una decisin histrica, y no podemos permitirnos fallar. Sarkozy achac los problemas de su gestin a la violencia de la izquierda, del sindicato de magistrados, de la CGT, que llama a votar por usted. Hollande le respondi: No se haga la vctima, seor Sarkozy (...). Francia est herida, dividida, y muchas veces, durante estos cinco aos, se ha sentido as por sus palabras, por su actitud. La inmigracin fue uno de los temas de fuerte oposicin, en particular la idea del socialista de otorgar el derecho de voto en las elecciones municipales a los extranjeros que no pertenecen a la Unin Europea. Sarkozy tild la idea de peligrosa porque, segn l, ello pondra a Francia en manos del Islam y los musulmanes. La idea enfureci al socialista. Adems de rebatirla, de considerar indecente que se confundiera a los extranjeros con el Islam, Hollande reiter su proyecto irrenunciable de que los extranjeros voten y adelant que si no tena una mayora para hacerlo, ya que para ello es necesario modificar la Constitucin, convocara un referndum sobre ese derecho. El tema europeo mostr el abismo que los separa: Hollande prometi que si era elegido este domingo 6 de mayo propondra de inmediato un pacto de crecimiento para Europa: No se puede imponer la austeridad generalizada, dijo. El debate televisivo acapar la atencin de la sociedad a niveles nunca vistos. Las calles estaban casi vacas y los bares donde haba televisin repletos. Las ltimas proyecciones de los sondeos sealan que el candidato socialista tiene una ventaja que oscila entre siete y ocho puntos. El debate no parece capaz de mover las agujas hacia Sarkozy. Tal vez no las mueva tampoco en direccin de Hollande. Pero una cosa qued clara anoche: el presidente no domin a su rival. El candidato socialista lleg en posicin de favorito y sali del estudio de televisin con la misma ventaja, ms una suplementaria: encarn la figura de un hombre de Estado, a aos luz de la endeble personalidad que retrataron sus adversarios de la derecha.

Fuente: http://www.pagina12.com.ar/diario/elmundo/4-193135-2012-05-03.html



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter