Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-05-2012

Un Marx desconocido
La Deutsche Ideologie (VI)

Nicols Gonzlez Varela
Rebelin


Estos marxistas profundos se han olvidado

del ABC del Socialismo.

(Rosa Luxemburg, 1918)


Corremos el riesgo de conocer a Luxemburg o Lenin de la A a la Z,

e ignorar los escritos del propio Marx.

(David Riazanov, 1924)


Marx y Engels hablan tanto, y tan bien, que uno

termina por creerse uno de sus ntimos.

(Louis Althusser, 1965)


Die deutsche Ideologie, la obra maldita de Engels y Marx que compone una de las obras de la ruptura (Althusser), era presentada en la autocomprensin de ambos como una obra importante coyunturalmente, que enfrentaba, desde el momento negativo de la crtica, sus propios y novsimos puntos de vista (que denominaban materialistische Standpunkt) con la concepcin ideolgica dominante en la filosofa poltica de la izquierda alemana. Adems, Marx la consideraba un ajuste de cuentas definitivo con su anterior conciencia filosfica (philosophischen Gewissen).1 Al mismo tiempo en el mismo prlogo de la Kritik de 1859, Marx no explicaba las razones ltimas de haber abandonado su publicacin, salvo por causas coyunturales o misteriosas, aunque tambin sospechamos de razones polticas desde afuera, en especial la omnipresente censura del estado prusiano y, lo ms curioso, desde dentro del campo de la izquierda alemana. Marx le confesar a Annenkov a fines de 1846 que el Manuskripte de La ideologa alemana estuvo de alguna manera vetado: no puede usted imaginarse las dificultades que una publicacin de este tipo (es decir: Die deutsche Ideologie, NGV) encuentra en Alemania, tanto por parte de la polica como por parte de los editores, que son representantes interesados de todas las tendencias que yo ataco.2 Y todava ms: Marx le reconoce a Annenkov que tanto La sagrada Familia de 1844 como La ideologa alemana de 1845-1846 han sido obras polmicas que incluso han llegado a irritar a los propios miembros y amigos de su crculo comunista por su ataque sin medias tintas a las utopas y declamaciones de los idelogos alemanes. Hemos sealado con anterioridad que tanto Engels como Marx siguieron intentando, incluso hasta el ao 1847, no slo ampliar el manuscrito original con nuevas aportaciones, sino esforzndose en encontrar un editor confiable en Alemania. Tenemos adems pruebas indirectas que corroboran la importancia de DI con respecto a la Kritik de la economa poltica en evolucin y maduracin, y viceversa. En febrero de 1845, poco antes de ser expulsado por exigencia del gobierno prusiano de Pars, Marx firma un contrato con el editor republicano Carl Friedrich Julius Leske de Darmstadt para la publicacin de una obra extensa in-octavo titulada Kritik der Politik und Nationalkonomie, pensada en dos volmenes.3 El plan para esta obra aparece esbozada por Marx en agosto de 1844 en el Vorrede de los as llamados manuscritos filosficos-econmicos de Pars; all explica que me propongo abordar en sucesivos estudios, por ejemplo, la crtica del Derecho, de la Moral, de la Poltica, etc., y, por ltimo, en un trabajo especial, tratar de exponer la conexin de la totalidad (Zusammenhang des Ganzen), la relacin entre las diversas partes y, finalmente, de criticar la elaboracin especulativa de aquel material.4 Como sealaba Cesare Luporini,5 un programa impresionante de crtica a todo lo existente, una autntica theoretische Revolution en el cual se propone separar las diversas materias en orden lexicogrfico-ideolgico de importancia (primero: el Derecho; segundo; la Moral; tercero: la Poltica), luego reconstruir cientfico-crticamente la concatenacin-conexin necesaria de la totalidad (aunque negada en la apariencia ideolgica burguesa, en su reproduccin natural), camino que se opondra a la elaboracin meramente especulativa, el spekulativen Bearbeitung que practicaba la izquierda de la poca (y Marx cita al pasar a algunas de sus figuras en especial Bruno Bauer con su crtica-crtica pura, etc.). Marx reclama que el nuevo mtodo del Comunismo crtico (que denomina todava positive Kritik, Crtica positiva o kritische Auseinandersetzung, anlisis crtico) se basa en dos presupuestos: 1) resultados sin presupuestos derivados de datos empricos contrastables (da meine Resultate durch eine ganz empirische), que a su vez estn guiados por 2) un concienzudo anlisis y estudio crtico de la materia (auf ein gewissenhaftes kritisches Studium gegrndete Analyse gewonnen worden sind). Como sealaba a Oppenheim en una carta de 1842 la verdadera Teora (wahre Theorie) debe esclarecerse y desarrollarse dentro de condiciones concretas (konkreter Zstande) y a la luz de realidades dadas (bestehenden Verhltnissen).6 El rol central en Marx lo juega la Kritik, que entiende como un ambicioso mtodo que supera la forma limitada de crtica de la izquierda existente (anclada en la razn teolgica, prisioneros de la Filosofa) y con sus prejuicios en torno al sujeto revolucionario, la Masa. Para Marx, siguiendo el ritual de lectura jovenhegeliano, la Kritik tena una multidimensin y su tarea era la de analizar y detectar lo irracional de toda positividad, de toda figura de la Historia, la no coincidencia entre lo real y lo racional, la precipitacin en la inactualidad de toda institucionalidad creada. Esto como primer momento, pero en una segunda instancia, la Kritik tena que precisar la pre-eminencia del futuro y elaborar (al menos plantear la problemtica de manera correcta) de la intervencin (terico-prctica) en la direccin correcta. Tras lo real y lo racional, se abre en todo momento de la poca burguesa una divisin marcada y actual en la cual puede fungir la crtica de lo existente; y el paso siguiente era que el fundamento de esta Kritik ya no era como en Hegel lo racional y la Idea que descubre y soporta exclusivamente la figura demirgica del filsofo, sino que para ser productiva necesita un corazn: La cabeza de esta emancipacin es la Filosofa; el corazn, el Proletariado y en el candoroso suelo popular un nuevo sujeto denominado proletario: la Filosofa encuentra sus armas materiales (ihre materiallen Waffen), el Proletariado encuentra en la Filosofa sus armas espirituales (seine geistigen Waffen).7 La nueva Kritik, comunista crtica, exige, como toda revolucin, un elemento material pasivo (passiven Elementes), una base material (materiellen Grundlage), ya que en un Pueblo la Teora slo se realiza en la medida en que es la realizacin de sus necesidades (Bedrfnisse), y precisamente la izquierda de la poca carece de todos los elementos necesarios para convertir su teora en crtica radical.

Aunque esta ambiciosa obra finalmente nunca fue terminada, ya veremos las razones complejas de la interrupcin, podemos conjeturar que el primer libro, que tratara sobre la Kritik a la Poltica, acaso una etiologa de la alienacin poltica de inspiracin spinoziana?,8 consistira en su trabajo crtico sobre la Filosofa del Derecho de Hegel, o sea el trabajo incompleto escrito en 1843: Zur Kritik der Hegelschen Rechtsphilosophie. Kritik des Hegelschen Staatsrechts; adems de este trabajo Marx considerar pertinente incluir la crtica a la izquierda realmente existente, cuyos fundamentos son todava la crtica teolgica (theologische Kritik), el campo de la izquierda jovenhegeliana que, aunque al iniciarse el movimiento representara un factor real de progreso, ahora no es otra cosa que la culminacin y la consecuencia, teolgicamente caricaturizada del viejo Trascendentalismo filosfico, especialmente del hegeliano. Esta interesante justicia de la Historia, que condena a la Teologa, desde siempre el lado putrefacto de la Filosofa, a representar de por s, adems, la disolucin negativa (negative Auflsung) de la Filosofa, es decir: su proceso de putrefaccin, esta Nmesis histrica, ser extensamente demostrada por m en otra ocasin.

El primer aporte de esta extensa demostracin ser la Die heilige Familie, oder Kritik der kritischen Kritik. Gegen Bruno Bauer & Konsorten de 1844, a la que completar como pars destruens, que cancelar la tarea de exponer el proceso de putrefaccin de la izquierda alemana y francesa, Die deutsche Ideologie de 1845-1846. Resulta claro para Marx que la Kritik de la Poltica no slo abarca la deconstruccin de la teora ms sofisticada de la burguesa europea de la poca (su punctum saliens era sin duda la Filosofa poltica de Hegel), y la reaccin contraliberal, sino los fundamentos equvocos de la propia izquierda en sus desvaros tericos, en sus utopas y declamaciones (simbolizados en la figura de Bruno Bauer pero tambin por Ludwig Feuerbach o en el francs Proudhon) y en sus exponentes prcticos y militantes (Grn, Kriege, Weitling). No es casualidad que Marx sealar que el nuevo Comunismo deba tener como primera tarea la de deshacerse de estos hermanos falsos.9 El manuscrito de esta obra binaria de crtica poltico-econmica parece o bien haberse perdido ms tarde, ya que por su correspondencia todava exista fsicamente en 1847,10 o bien haberse destruido despus de haberse reciclado en los textos econmicos de Marx de 1857, los manuscritos de 1857-1858 y la Kritik de 1859. Pero lo importante es que Marx detiene su formacin y exgesis de Economa Poltica que haba comenzado en Pars, Bruselas y en el viaje poltico-intelectual con Engels a Manchester, para liquidar crticamente y por segunda vez a la nueva izquierda alemana, la vanguardia terico-prctica en esos momentos en Alemania. Y aqu hay que sealar otro grueso error de marxlogos del Dia Mat, ya que era un dogma indiscutible que Engels y Marx en esa poca criticaban a los jvenes hegelianos (considerados un mero grupo intelectual, lo que no es cierto) por su distanciamiento y posterior hostilidad frente a las masas, cuando en realidad el Socialismo verdadero (whare Sozialismus) haba crecido, se haba desarrollado e incluso haba extendido su influencia precisamente en las masas! Por ello era un problema actual, prctico real y por ello Engels y Marx le dedican no una, sino dos extensas y detalladas crticas demoledoras en tan corto tiempo.11 El cambio del plan de redaccin y publicacin de la obra econmica perdida, Kritik der Politik und Nationalkonomie, indica la estrecha relacin en Marx entre problemtica y metodologa, ya que la forma de existencia ms inmediata (Daseinform) de la sociedad burguesa es la ideologa y la poltica, y es a travs de este desenvolvimiento dialctico que puede accederse a la Kritik de las categoras de la Economa poltica. Es significativo ya que indica que Die deutsche Ideologie alumbra un importante aspecto: que Marx no desarroll la idea comunista a partir de una parcial recuperacin del corpus pre-existente o deducida de una negacin del objeto filosfico, sino que el neue Kommunismus (el mismo Engels denomina a la nueva idea comunista de Marx en esta poca como Comunismo crtico, kritischen Kommunismus)12 se configur a travs de una discusin crtica (despiadada) con las formas terico-prcticas de comunismo y socialismo existentes; y que el valor de esta Kritik a la propia izquierda es para Marx servir de insustituible propedetica y acceso real al problema de la plusvala. Es decir: contra Althusser, el origen del Comunismo crtico entre 1845-1846 revela que es inseparable el Marx poltico del Marx filsofo, que no puede entenderse su crtica y su mtodo sino desde un anlisis unificado de las dos dimensiones. Poltica y Teora son en Marx se encuentran en plena correspondencia y en recproco: el trabajo poltico, y los problemas que genera, contribuyen y alimentan la evolucin terica. No existe una esquemtica (e inexistente) subordinacin absoluta y unidireccional en Marx de lo terico a lo poltico (como parecera subrayar cierta tradicin interpretativa engelsiano-stalinista). Es imposible de comprender (salvo deformando en una reconstruccin abstracta, escolstica o vulgar) si se establece una lectura separada y se anula y oblitera el nexo vital en Marx entre lo poltico y el logos. El mismo Marx maduro reconoca en 1859 este toma y daca en su evolucin intelectual, su inseparable sntesis de teora y poltica y viceversa, cuando sealaba que durante los aos 1842-1843 me vi por primera vez en el compromiso de tener que opinar acerca de lo que han dado en llamarse intereses materiales (materielle Interessen) me brindaron una primera ocasin para ocuparme de problemas econmicos (konomischen Fragen), para sealar que ya en esos aos liberales, le pareca que el Comunismo y Socialismo realmente existente en la izquierda de la poca, tanto en Alemania como en Francia, una Stmperei, un dilentantismo sofisticado, chapucera terico-prctica. A partir de este momento Marx se esforzar por permanecer fiel a este programa de investigacin cientfica qua poltica.

Lo cierto es que Marx hizo saber explcitamente a su editor Leske, en el verano de 1845, que se vea obligado a interrumpir su trabajo sobre la Nationalkonomie porque era indispensable para el lector, como acceso a la crtica de la Economa Poltica, como una suerte de propedetica al nuevo Standpunkt comunista, la polmica ideolgico-poltica-filosfica plasmada en Die deutsche Ideologie. Entonces para Marx es muy claro que la crtica de la Poltica (y a sus fundamentos filosficos ltimos) es la propedetica indispensable para el acceso y comprensin de la nueva idea comunista: Marx tiene en cuenta la dimensin de la reproduccin ampliada del capitalismo, ya que es el propio System de cambio desarrollado (la sociedad burguesa) el que provoca necesariamente la abstraccin-ilusin poltica, proceso independiente y falsamente natural que disuelve las relaciones de dependencia y dominio materiales, que en la reproduccin se presentan de tal manera que los individuos son ahora dominados por abstracciones. Dir Marx en los Grundrisse de 1857-1858 hacindose eco de la valencia poltica de la crtica a la Poltica de una dcada atrs: La Abstraccin (Abstraktion) o la Idea (Idee) no es, sin embargo, nada ms que la expresin terica (theoretische Ausdruck) de las relaciones materiales (materiellen Verhltnisse) que los dominan. Como es natural, las relaciones pueden ser expresadas slo bajo la forma de ideas, y entonces los filsofos han concebido como caracterstica de la Modernidad la del dominio de las ideas, identificando la creacin de la libre individualidad con la ruptura de este dominio de las ideas. Desde el punto de vista ideolgico (ideologischen Standpunkt), el error era tanto ms fcil de cometer por cuanto ese dominio de las relaciones (esta dependencia material que, por otra parte, se transforma de nuevo en relaciones de dependencia personales determinadas, pero despojadas de toda ilusin) se presenta como dominio de ideas en la misma conciencia de los individuos, y la fe en la eternidad de tales ideas, es decir: de aquellas relaciones materiales de dependencia, es, of course, consolidada, nutrida, inculcada de todas las formas posibles por las clases dominantes.13 Si la Abstraktion poltica (cuya figura es el citoyen abstracto, formal, constitucional, falsamente universal e igualitario), es el resultado necesario, natural y objetivo de las relaciones materiales bajo el capitalismo, es ms: un resultado reforzado y reproducido por las instituciones dominantes, para Marx resulta claro que la Kritik de la poltica, anular el signo igual entre la existencia poltica y la existencia real (no escindida entre economa y poltica) es el primer paso en el modo de exposicin de su nuevo mtodo, de su kritische Kommunismus. Este cambio fundamental del plan de publicacin por defectos en el modo de representacin de la crtica, en su Darstellung dialctico, es quiz tan o ms importante para la comprensin de Marx que la sobredebatida modificacin de los libros del plan original de Das Kapital que tanto obsesion a polticos socialistas como Rosa Luxemburg, marxlogos de la talla de Grossmann y especialistas burgueses en la primera mitad del siglo XX.14 Y el Marx maduro mantuvo esta tensin metodolgica (de enorme consecuencias cientficas y polticas) que jams abandon.

Esto quiere decir de manera fundamental que Die deutsche Ideologie (junto a Die heilige Familie, el artculo Die juden Frage contra Bruno Bauer y la Kritik a la filosofa del derecho de Hegel) eran autointerpretados por Marx como antesalas a la diseccin de la anatoma de la sociedad burguesa, como Vorbildung, Vorbereitungsunterricht Es la crtica a la Poltica, la autntica Darstellung (presentacin) de la idea comunista, lo que permite la clarificacin de la Kritik a la economa poltica, y no al revs; es ella la que permite comprender en su totalidad lo que el Marx maduro llamar el System der brgerlichen konomie, el sistema de la Economa burguesa (cuyos componentes son Kapital, Grundeigenthum, Lohnarbeit, Staat, auswrtiger Handel, Weltmark).15 Sin la Kritik de la poltica bourgeois y de la ideologa de la izquierda realmente existente, la secuencia dialctica (Marx la denomina Reihenfolge, es decir: orden de sucesin) que lleva de la forma mercanca a la forma estado y al mercado mundial del capitalismo resulta incomprensible o incompleta. Se cae en lo que el Marx llamar en los Grundrisse de 1857-1858 manera idealista de exposicin, cuya valencia poltica y cientfica es negativa.

Queda sin sentido entonces el falso problema del punto ciego en la teora de Marx que supuestamente se habra paralizado por la representacin burguesa del estado, de la poltica que plantearon muchos marxistas confundidos (como Althusser)16, que lleg a afirmar que tampoco a propsito de la sociedad capitalista y el movimiento obrero la teora de Marx dice casi nada acerca del estado, ni sobre la Ideologa y las ideologas, ni sobre la Poltica, o la crtica poco fundamentada desde el ala izquierda del Liberalismo (del que una muestra es el extenso debate circular generado por el filsofo liberal Norberto Bobbio)17 no solo de la discontinuidad absoluta entre un Marx juvenil y uno maduro, sino adems de la eventual disimetra en la obra de Marx entre el desarrollo de la crtica de lo poltico (entendida como anlisis histrico-estratgico de las formas del estado, a la ideologa y la conciencia) y el de la economa poltica. Dos crticas, dos objetos, ya que para Marx el capitalismo es la escisin en economa y poltica, la famosa lgica especfica del objeto especfico. La crtica de la alienacin poltica (como abstraccin realizada) y de la ideologa no es una mera via regia a Das Kapital, no significa su reduccin lineal ni una sucesin genealgica, ni siquiera la dimensin obsoleta de un Marx premarxista (Althusser) sino su vital complemento y necesaria propedutica. Puede decirse que desde 1844 Marx consider la unidad indisoluble de las dos crticas pero con un rol diferente de cada uno de ellas dentro del nuevo mtodo materialista, dentro del marco del nuevo Comunismo o del Comunismo crtico (Engels).

Coincidimos en la idea que si existe algo como un programa de investigacin cientfica en Marx, es imposible considerarlo como tal sin establecer un nexo necesario con el programa de los clsicos (Spinoza-Leibniz-Kant-Hegel-Fichte). Si, siguiendo el juicio del Engels tardo, de la descomposicin de la escuela hegeliana brot una nueva corriente, y el concepto de Auflsung, des-composicin, puede entenderse como ruptura y actividad de desordenar y corromper el System de Hegel, y por qu no, de discontinuarlo desde una inversin materialista. En pocas palabras: si de ste materialistischen Standpunkt crtico sobre el (joven) Hegelianismo es de donde surgi la idea comunista moderna (asociada primordialmente al nombre de Marx como no se cansaba de subrayar Engels), es evidente que entonces como pars destruens terminal, el manuscrito de la Die deutsche Ideologie tiene una importancia crucial, tanto, igual o mayor que la tan remarcada crtica de la konomische Politik de 1857-1859, para entender el ncleo cientfico del programa de exposicin e investigacin marxiano.


Notas:

1 Marx, Karl; Zur Kritik der politischen konomie; Franz Duncker, Berlin, 1859; ahora en: Marx, Karl/ Engels, Friedrich; Werke, Band 13, (Karl) Dietz Verlag, Berlin-DDR, 1971, p. 10 y ss.; en espaol: Marx, Karl; Contribucin a la Crtica de la Economa Poltica, Siglo XXI, Mxico, 1980, p. 6 y ss.

2 En una carta a Annenkov del 28 de diciembre de 1846; en espaol: Karl Marx; Miseria de la Filosofa. Respuesta a la Filosofa de la Miseria del seor Proudhon; Siglo XXI, Buenos Aires, 1974, p. 183.

3 El contrato original en: MEGA (2), III/1, pp. 851/852; vase la introduccin de Maximilien Rubel a: Marx, Karl; Ouvres. Tome II. Economie, Bibliothque de la Pliade, Paris, 1968, p. LIV y ss.; especialmente sobre este proyecto, las pginas LXIII-LXVII.

4 Marx, Karl; konomisch-philosophische Manuskripte. Vorrede; en: Marx, Karl/ Engels, Friedrich; Werke , Ergnzungsband, 1. Teil, Dietz Verlag, Berlin (DDR), 1968, pp. 467-468; en espaol: Marx, Karl; Manuscritos econmico-filosficos de 1844. Prlogo, en: Escritos de Juventud, FCE, Mxico, 1982, p. 557-559.

5 Luporini, Cesare; Critica della politica e critica dell'economia politica; en: Critica Marxista, XVI, 1978, p. 22; aunque creemos que Luporini se equivoca al plantear la existencia invariante en Marx de dos crticas separadas: una de carcter especfico a la materia tratada y otra crtica a la filosofa especulativa en s.

6 Carta al gerente del diario liberal Rheinische Zeitung, Dagobert Oppenheim, 25 de agosto, 1842.

7 Marx, Karl; Zur Kritik der Hegelschen Rechtsphilosophie. Einleitung; en: Karl Marx/ Friedrich Engels; Werke, Band 1, (Karl) Dietz Verlag, Berlin (DDR). 1976, p. 391; en espaol: Marx, Karl; Manuscritos econmico-filosficos de 1844. Prlogo, en: Escritos de Juventud, FCE, Mxico, 1982, p. 502.

8 Vase el trabajo poco conocido del joven Marx sobre el Spinoza poltico: Marx, Karl; Exzerpte aus Benedictus de Spinoza; en: Marx, Karl/ Engels, Friedrich;Gesamtausgabe, Teil 1, Band 10, Text und Apparat, Dietz Verlag, Berlin (DDR), 1976 pp. 233-276; en espaol: Marx, Karl; Cuaderno Spinoza; estudio preliminar, notas y traduccin de Nicols Gonzlez Varela; Montesinos, Matar, 2012.

9 Carta de Marx a Weydemeyer, del 1 de febrero de 1859.

10 En una carta a Annenkov del 28 de diciembre de 1846, Marx le comunica, discutiendo el libro de Proudhon Philosophie de la Misre, que hubiera querido envarle con esta carta mi libro acerca de Economa Poltica, pero, hasta ahora, no me ha sido posible imprimirlo y tampoco el de las crticas a filsofos y socialistas alemanes del cual le habl en Bruselas., o sea: Die deutsche Ideologie; en espaol: Karl Marx; Miseria de la Filosofa. Respuesta a la Filosofa de la Miseria del seor Proudhon; Siglo XXI, Buenos Aires, 1974, p. 183. El gran marxlogo Maximilien Rubel se pregunta qu libros, qu crticas? Y especula que incluso puede ser una exageracin de Marx, ya que el trabajo original pensado para Leske estaba interrumpido sine die, y concluye que en Marx apareca una urgente necesidad de polemizar contra los idelogos y filsofos de la izquierda alemana por su creciente hegemona en los crculos obreros y en la Intelligentsia progresista y liberal.

11 Sin contar los artculos, panfletos y circulares polmicos contra la misma tendencia.

12 Engels, Friedrich: Zur Geschichte des Bundes der Kommunisten; en: Sozialdemokrat , Nr. 46, 47 und 48 vom 12. 19. und 29. November 1885, luego como parte del Broschre : Karl Marx, Enthllungen ber den Kommunisten-Proze zu Kln , Neuer Abdruck mit Einleitung von Friedrich Engels und Dokumenten, Hottingen-Zrich 1885; ahora en: Karl Marx/Friedrich Engels; Werke . Band 21, (Karl) Dietz Verlag, Berlin (DDR), 1975, p. 215.

13 Marx, Karl; Grundrisse der Kritik der politischen konomie, en: Marx, Karl/ Engels, Friedrich; Werke, Band 42, Dietz Verlag, Berlin (DDR), 1983, pp. 98-99; en espaol: Marx, Karl; Elementos fundamentales para la crtica de la Economa poltica (Grundrisse 1857-1858); Siglo XXI, Mxico, 1986, pp. 93-94.

14 O sea: entre el plan primitivo de 1857 (quiz generado de la obra inconclusa propuesta a Leske ya que contena el esquema de materias aunque no el de seis niveles de abstraccin o libros) y el de 1865-1866 de cuatro partes o procesos; vase el trabajo clsico de Romn Rosdolsky: Gnesis y estructura de El Capital de Marx. Estudio sobre los Grundrisse; Siglo XXI, Mxico, 1983, captulo La estructura de la obra de Marx, p. 36 y ss.; sobre los cambios de plan de Marx sobre el sistema econmico-poltico burgus y la historia gentica de Das Kapital el trabajo del agudo colaborador de la Escuela de Frankfurt, Henryk Grossmann: Die nderung des ursprunglichen Aufbauplans des marxschen Kapital und ihren Ursachen, en: Archiv fr die Geschichte des Sozialismus und der Arbeiterbewegung, Leipzig, XIV, 1929, pp. 305-338; en espaol: Modificacin del plan originario de la estructura de El Capital de Marx y sus causas; en: Ensayos sobre la teora de las crisis. Dialctica y metodologa en El Capital; Pasado y Presente, Mxico, 1979, pp. 41-70.

15 Es decir y en orden lexicogrfico: Capital, gran Propiedad, Trabajo asalariado, Estado, Comercio exterior, Mercado Mundial; en: Marx, Karl; Zur Kritik der politische konomie; original de 1859, ahora en: Marx, Karl/ Engels, Friedrich - Werke, (Karl) Dietz Verlag, Berlin. Band 13, 7. Auflage 1971, Berlin (DDR), 1971, p. 7; en espaol: Contribucin a la crtica de la Economa Poltica, Siglo XXI Editores, Mxico, 1980, p. 3.

16 Althusser, Louis; El Marxismo como teora finita; en: AA.VV.; Discutir el Estado. Posiciones frente a una tesis de Louis Althusser; Folios Ediciones, Mxico, 1982, p.13.

17 Un debate que tuvo como foro la revista del PSI, Mondo Operario: Bobbio, Norberto; Esiste una dottrina marxista dello Stato?, en:AA.VV., Il Marxismo e lo Stato, Roma, Quaderni di Mondo Operaio, Roma, 1976; en espaol: Qu socialismo: Discusin de una alternativa; Plaza&Jans, Barcelona, 1978.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter