Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 08-05-2005

Rusia y la gran guerra patria

Julio Yao
Rebelin


De la historia se ha dicho que la escriben los vencedores y que es la mentira en la que todos se han puesto de acuerdo. Cierto o no, la verdad es que la historia s suele ser la versin de los acontecimientos que mejor se acopla a los intereses dominantes. Un buen ejemplo lo tenemos en la Segunda Guerra Mundial y en la manera como se perciben sus protagonistas principales.

Recuerdo que un popular artista cubano, Cascarita, cantaba durante los Carnavales una guaracha que celebraba el triunfo de los Aliados, con un estribillo que deca as: pin pin, cay Berln; pon pon, cay Japn. Como ramos (?) una repblica bananera, se entenda que Estados Unidos haba vencido a Hitler e Hirohito. An no salamos de las cenizas y sobre nosotros llova la guerra psicolgica. Recuerdo que el 31 de diciembre de 1947, mientras mi madre preparaba la cena de Ao Nuevo, yo disfrutaba de siete filmes de guerra consecutivos en el Teatro Edison, en los que John Wayne derribaba l solo escuadrillas enteras de cazas japoneses.

Luego supe que Francia y Gran Bretaa eran aliados de Estados Unidos. Muy borroso en la neblina y bastante ms tarde se aclaraba el nombre de la Unin Sovitica, pero por ningn lado aparecan China, Corea, Yugoslavia, Grecia, Holanda, y otros pueblos que, no obstante, aportaron sangre, sudor y lgrimas en remotas regiones e islas para derrotar al eje Berln-Roma-Tokio.

La historia oficial nos relata que las principales potencias vencedoras fueron Estados Unidos, Gran Bretaa y Francia. La Unin Sovitica se menciona cuando es inevitable y, sin embargo, los datos histricos objetivos nos revelan el papel extraordinario y decisivo que jugaron los pueblos que conformaron la antigua Unin Sovitica y su ejrcito en la derrota definitiva del nazifascismo.

La Guerra se inici el 1 de septiembre de 1939 a raz de la invasin a Checoslovaquia por Alemania. Desde el punto de vista de China, sin embargo, la Guerra empez el 7 de julio de 1937 cuando Japn invadi a dicho pas. Algunos historiadores chinos consideran que el conflicto comenz en 1931, cuando Japn invadi su territorio de Manchuria y la erigi como Estado bajo su proteccin, tesis que comparto no sin antes advertir que Japn ocupaba desde 1910 la pennsula coreana, la cual someti a la ms salvaje y genocida explotacin y destruccin, y que desde ese ao los coreanos iniciaron la resistencia antijaponesa en la que sobresali el mariscal Kim Il Sung hasta el fin de la Segunda Guerra.

La antigua Unin Sovitica (hoy Rusia) contribuy ms que ninguna otra potencia a la derrota de Hitler por al menos dos razones fundamentales. En primer lugar, porque tuvo el mayor peso de la guerra contra Alemania y porque fue con la derrota del Sexto Ejrcito Alemn por el Ejrcito Rojo, a raz del sitio de Estalingrado, cuando se produjo el punto de inflexin que sell el curso de la contienda. En segundo lugar, fue la Unin Sovitica la potencia que mayor cantidad de vctimas sufri hasta la finalizacin de la Guerra. El costo en vidas humanas, militares o civiles, nos da una medida del esfuerzo global, y por ello citaremos fuentes occidentales en torno al nmero de vctimas por pas:

Unin Sovitica, 25,568,000; China, 11,324,000; Alemania, 7,060,000; Polonia, 6,850,000 (menos de la mitad eran judos); Japn, 1,806,000; Yugoslavia 1,700,000; Rumania, 985,000; Francia, 810,000; Hungra, 750,000; Austria, 525,000; Grecia, 520,000; Italia, 410,000; Checoslovaquia, 400,000; Gran Bretaa, 388,000; Estados Unidos, 295,000; Holanda, 250,000.

Las vctimas de la Unin Sovitica ascendieron realmente a 27 millones (sin contar desaparecidos y heridos), lo cual significa que murieron 91.5 veces ms rusos que estadounidenses; 69 veces ms rusos que ingleses; y 33.3 veces ms rusos que franceses.

La Batalla de Estalingrado incluy el sitio de la ciudad de ese nombre (hoy Volgogrado), los combates dentro de la ciudad, y la contraofensiva sovitica que destruy a las fuerzas invasoras. Se produjeron cerca de dos millones de bajas, uno de los cuales fueron victimas militares y civiles de la Unin Sovitica. Las fuerzas nazifascistas perdieron cerca de un cuarto de su fuerza total en el Frente Oriental y nunca se recuperaron de la derrota, y ello marc el inicio de la liberacin de la Unin Sovitica y la victoria de los aliados en 1945.

Las Naciones Unidas proclamaron el 8 y 9 de mayo como Das de la Memoria y Reconciliacin y con tal motivo en Mosc se llevarn a cabo importantes reuniones internacionales que recordarn la contribucin de la Unin Sovitica a la lucha por la libertad. Para honrar el sufrimiento infligido a las 27 millones de vctimas de Rusia, hago mos los sentidos versos del poeta universal, Pablo Neruda:

Fueron asesinadas tambin sus poblaciones:
la tierra sovitica fue asesinada:
Millones de vidrios y huesos se confundieron,
vacas y fbricas, hasta la Primavera
desapareci tragada por la guerra.

Unin Sovitica, si juntramos
toda la sangre derramada en tu lucha,
toda la que diste como una madre al mundo
para que la libertad agonizante viviera,
tendramos un nuevo ocano,
grande como ninguno,
viviente como todos los ros,
activo como el fuego de los volcanes araucanos.




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter