Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-05-2012

El bono demogrfico no existe

Alberto Quinez
Rebelin


En los ltimos aos el crecimiento demogrfico a nivel mundial ha mostrado una tasa mayor en los segmentos de la poblacin infanto-juvenil, fenmeno mismo que comienza a hacer agenda meditica debido a la presin social de las juventudes que, por un lado, se enfrentan a las limitaciones sistmicas para su participacin efectiva y, por otro, se asumen como su negacin propia a partir de su desarraigo ideolgico y poltico. El pensamiento acrtico ha querido ver en esto la mitad llena del vaso; con toda la falta de capacidad terica y poltica, los voceros de organismos multilaterales como la ONU, pregonan que el crecimiento relativo de las juventudes es una oportunidad para el desarrollo.

Bajo este paradigma se enarbola la cuestin del bono demogrfico. El bono demogrfico se refiere a que el crecimiento del segmento juvenil de cualquier poblacin aumenta las posibilidades de generar recursos econmicos debido a que la mayora de la poblacin se encuentra en edad de trabajar. En consecuencia, disminuye de forma relativa la dependencia econmica de la sociedad en general, sobre todo la dependencia que puedan tener las y los adultos mayores y la niez.

Segn CEPAL durante la transicin demogrfica hay un perodo en que la relacin de dependencia desciende sustancialmente a medida que aumenta el peso relativo de la poblacin en edad potencialmente productiva y disminuye el de las personas en edades potencialmente inactivas. En este perodo se crea un contexto especialmente favorable al desarrollo debido a que aumenta la viabilidad del ahorro y la oportunidad de invertir en el crecimiento econmico, al tiempo que se reduce la demanda de recursos para la educacin bsica. En general, a este perodo se lo identifica como bono demogrfico o ventana demogrfica de oportunidades en alusin a las posibilidades que la coyuntura demogrfica ofrece para incrementar las tasas de crecimiento econmico per cpita y, por ende, los niveles de bienestar de la poblacin1.

Muchas organizaciones de la sociedad civil y de los aparatos estatales a lo largo y ancho de Amrica Latina, estn asumiendo el enfoque de CEPAL. Paso a paso lo que no significa que sea un proceso lento-, este enfoque se vende o se regala con la suma demagogia de decirles a las juventudes que salir del subdesarrollo depende de su juventud misma. Que tener menos de treinta aos es, per se, una oportunidad que slo requiere de un trampoln para ponerse al vuelo. Y que ese trampoln son las polticas pblicas. Y que el aliado estratgico, por tanto, es el aparato del Estado, la empresa privada con responsabilidad social, las seoras de alta sociedad que financian los proyectos de inclusin social, los distinguidos gentlemen que donan buen billete, etc.

Bajo un enfoque de derechos el trmino no slo es peyorativo (bono supone una ganancia, una rentabilidad; es decir, supone la utilizacin lucrativa, mercantil, de los seres humanos), sino tambin implica alejarse de la concepcin del sujeto de derechos. Un sujeto que adems es concreto, diverso, necesitado. Y por ser concreto, diverso y necesitado, por el solo hecho de ser un ser humano, su utilizacin mercantil, su cosificacin, implica la violentacin de su dignidad humana2.

Siguiendo un enfoque de economa poltica, el fenmeno del bono demogrfico no es ni siquiera posible. La dinmica del capitalismo, basada en la competencia creciente por una cuota del mercado, lleva implcita la necesidad de la tecnificacin del proceso de produccin capitalista de mercancas; la tecnificacin supone el desplazamiento relativo de la fuerza de trabajo frente al aumento de los medios de produccin como mecanismo para: a) producir de forma ms eficiente determinadas mercancas; b) producir ms y de forma diferenciada; c) reducir el valor individual de las mercancas de forma que la brecha entre valor y precio se ample y se acceda a una plusganancia. En suma, estos elementos evidencia que la sustitucin de fuerza de trabajo por medios de produccin tiene como finalidad la reduccin sistemtica de los costes.

La sustitucin de fuerza de trabajo implica: a) la destruccin de la parte viva de las fuerzas productivas de modo que aumente la tasa de ganancia individual; b) un aumento de la tasa de explotacin de la poblacin trabajadora en el circuito capitalista de la economa; c) la tendencia, en el largo plazo, hacia una cada de la tasa de ganancia social y, por tanto, hacia la crisis.

La generacin de una poblacin cada vez mayor de desempleados contingente que puede llegar incluso a estabilizarse en ciertas coyunturas-, es un fenmeno consustancial al desenvolvimiento de la sociedad capitalista. A medida que sta se desarrolla, se desarrolla tambin la superpoblacin relativa. Por tanto, a medida que el capitalismo se asienta como una realidad mundial, la exclusin de la poblacin a nivel planetario se consolida. El crecimiento demogrfico en los segmentos medios de la pirmide poblacional, es decir, el aumento de la poblacin en edad de trabajar no puede proponerse como oportunidad por s misma, puesto que no existen las condiciones para que dicha poblacin se inserte de manera efectiva en la vida productiva de la sociedad.

Esta poblacin remanente, que en un principio es un fenmeno puramente demogrfico, adquiere significacin econmica pues es funcional al proceso mismo de acumulacin de capital. Marx seala: la superpoblacin obrera es producto necesario de la acumulacin o incremento de la riqueza dentro del rgimen capitalista, esta superpoblacin se convierte a su vez en palanca de la acumulacin del capital, ms aun, en una de las condiciones de vida del rgimen capitalista de produccin3.

En efecto, la superpoblacin relativa adquiere carcter funcional al modo de produccin y se convierte en ejrcito laboral de reserva4. Es decir, adems de ser la parte excedente del proceso de creacin de riqueza, es un contingente de fuerza de trabajo que, al representar la oferta de mano de obra en el mercado laboral, permite que el salario tienda a disminuir secularmente. La disminucin del salario permite, a su vez, reducir la proporcin del capital variable dentro del capital total desembolsado y, manteniendo la misma tasa de ocupacin, aumentar la cuota de plusvala y en consecuencia la tasa de ganancia.

Durante los aos de vigencia del patrn de acumulacin neoliberal, la precarizacin de la fuerza de trabajo ha ido en ascenso. Esta precarizacin comenz con la flexibilizacin de los mercados de trabajo en todo el mundo5, lo que permiti aumentar el contingente del ejrcito laboral de reserva, es decir de la superpoblacin relativa. La poblacin que permaneci asegurada era la fuerza de trabajo adulta, cuya contratacin se efectu en momentos en los que la flexibilidad era menor y que contaba, por tanto, con algunas garantas laborales. De eso se parte de que la gran crisis del neoliberalismo pero tambin su esencia operativa misma- encuentre en las juventudes de todo el mundo a las vctimas principales en su orga de destruccin de las fuerzas productivas.

De esto se concluye, tambin, que el pretendido bono demogrfico es una falacia dentro del modo de produccin capitalista. Es an menos posible dentro de las caractersticas que el capitalismo asume en su fase neoliberal. Pero suponiendo incluso si las posibilidades existieran es lo que necesitan las juventudes en el momento presente? Consideramos que no. El mundo occidental fetichizado por el mercado est atentando contra la vida y dignidad humanas. Los pueblos necesitan otra alternativa; una alternativa, por tanto, eminentemente anticapitalista.

Notas:

1 CEPAL. Panorama social de Amrica Latina. CEPAL. 2008. Pg. 149.

2 Hinkelammert seala: Es ahora el universalismo del mercado basado en la concepcin del individuo universal [] Sin embargo, desaparece y es reprimido el sujeto humano concreto y necesitado. El individuo es propietario, no es sujeto. Hinkelammert, Franz. Hacia una crtica de la razn mtica. Drada. 2008. Pg. 29. El individuo como propietario es, entonces, partcipe en la generacin, realizacin y/o apropiacin del plusvalor, aporta a la reproduccin ampliada del capital (al crecimiento econmico de la teora neoclsica). Pero esa participacin es un proceso que de por s lo mutila, que lo desgasta en su humanidad, le resta la posibilidad de ascender a ser sujeto.

3 Marx, K. El capital. FCE. 1964. Tomo I. Pg. 535.

4 Campanario, Paulo y Ernesto Richter. Superpoblacin capitalista en Amrica Latina. En: Dierckxsens, Wim y Mario Fernndez. Economa y poblacin. EDUCA. 1979. Pg. 316.

5 Quiz las nicas excepciones hayan sido, antes de la crisis actual, los pases europeos y norteamericanos. Sin embargo, las reminiscencias del Estado de Bienestar que treinta aos de neoliberalismo no haban terminado de socavar, se han venido abajo en los dos ltimos aos ante la crisis fiscal que azota a la Unin Europea y a Estados Unidos, principalmente.

Alberto Quinez forma parte de la Asociacin de Estudiantes de Economa de la Universidad de El Salvador /Juventud Tendencia Revolucionaria

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter