Portada :: Mentiras y medios :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-05-2012

Nos mean y la prensa dice que llueve

Antonio Fernndez Vicente
Rebelin


Durante la pasada manifestacin contra los recortes del gobierno de Mariano Rajoy, el 29 de abril, la leyenda de una camiseta resuma el papel de la prensa hoy en da: Nos mean y la prensa dice que llueve. Bajo esta divisa resuena el poder de la prensa convencional, la que depende y es sierva de los grandes actores financieros, para atenuar y estabilizar las tensiones sociales. Cmo es posible, en efecto, que ante las calamitosas decisiones del gobierno de turno, se propague la impresin de que aceptamos todo con la resignacin del Santo Job? Parecen designios divinos o, por decirlo en trminos mitolgicos, los orculos del mundo incondicionado, no contingente, los causantes de nuestro malestar. Padecemos de modo pasivo, sin que nos quede reservada ninguna capacidad de decisin, de influencia en el curso poltico que nos afecta ms all del voto cada cuatro aos.

En la base de la forma en que la prensa interpreta la realidad subyace la voluntad de ceirse a los hechos, a los datos, a las declaraciones textuales, literales. Las ostentaciones de una prensa objetiva, abiertamente neutral, chocan de modo frontal con el deber de discernir, de enjuiciar que, no slo la profesin periodstica debe atesorar, sino todo ser humano para hacerse acreedor de tal nombre. Recientemente, Pascual Serrano en Contra la neutralidad ha descrito cmo las trayectorias de insignes periodistas se han acompaado siempre de un compromiso y posicionamiento manifiesto ante los acontecimientos. Puesto que no hay mediacin sin tergiversacin -traduttore traditore-, al menos es preciso manifestar, sin reservas, cul es el punto de vista que privilegiamos: desde qu prisma abordamos los hechos? Las frmulas caducas del no comment, por las que pretendemos que los sucesos relatados, sus imgenes hablan por s solas representan insultos a la inteligencia. Est pasando, lo ests viendo (a travs de una seleccin de cmo hemos de percibirlo). Deca Kafka que la invencin del cine constituy la uniformizacin del ojo. Del mismo modo, la creencia en el verismo de los medios informativos, donde se separa informacin pura y opinin, homologa las conciencias tras la ilusin de acceso directo y privilegiado a los acontecimientos. Pero el modo en que ordenan, seleccionan, jerarquizan esas informaciones constituye ya una operacin anafrica de tergiversacin. Mucho ms cuando se escogen palabras dotadas de una carga semntica peyorativa, como es el caso al referirse al rgimen de Chvez. Por qu no se habla del rgimen de los mercados en los titulares? Por qu no el rgimen capitalista? La dictadura financiera?

Para el dramaturgo Bertolt Brecht, pensar es decir no; esto es, contradecir lo que las cosas parecen a primera vista; disentir en lugar de consentir. Es la prensa convencional una plataforma de disentimiento? Sirve a propsitos de consentimiento? Enfra las sociedades hasta hacer del cambio y la dinmica social algo del todo imposible, como dira Claude Lvi-Strauss? De hecho, el posicionamiento es inherente a la utilizacin del lenguaje, ya sea escrito o audiovisual, ya tenga pretensiones de registro automtico de lo real -como las imgenes de los informativos- o un aura de asepsia en los artculos de la prensa escrita.

La lluvia

Retomemos la leyenda de la camiseta. Como si de un parte meteorolgico se tratase, la metfora no es balad: los medios nos avisan de la llegada de un frente glido, proveniente del norte de Espaa, en concreto de Galicia. Qu hacer ante la evidencia? La nica respuesta posible para el espectador/lector reside en la adaptacin a las condiciones atmosfricas, ya que, en buena lgica, no dependen de nosotros. En otras palabras, no es posible influir en el tiempo que va a hacer: si va a llover, o sacamos el paraguas o, de salir a la calle, exhibiremos el retrato romntico del impasible paseante bajo la lluvia, a riesgo de la ulterior pulmona.

Del mismo modo, el smil con la previsin del tiempo nos acerca al tratamiento impersonal de la prensa hacia la intolerable situacin econmica. Las correspondencias entre lo que escapa a la voluntad humana, a la posibilidad de variar el curso de acontecimientos en el caso del tiempo meteorolgico y la crisis sistmica del capitalismo son palmarias. Cada vez que aparecen trminos impersonales y abstractos como mercados, deuda soberana y primas de riesgo, se legitiman otros como necesidad, la inexorabilidad de acometer ciertas medidas, ajustes. Todo ello con el fin de aplacar la ira irracional de esas divinidades alegricas. En este sentido, es plausible advertir signos de regresin a estadios primitivos, arcaicos: el decurso de la vida entendido como encadenado irremisiblemente al Destino prefijado por las parcas. Marcuse lo llamaba unidimensionalidad. Ramonet pensamiento nico. La prensa lo llama Mercados, por quienes no hay lugar a la alternativa: la doctrina TINA (There Is No Alternative) de Thatcher.

La prensa y, en mayor medida, los medios audiovisuales apuntalan este tipo de pensamiento. Al tiempo que propagan el miedo ante la inseguridad reinante como factor de inaccin, a travs de sus titulares en apariencia aspticos castran las iniciativas contrarias a las polticas antisociales. Por una parte, encontramos las secciones de opinin, donde en peridicos como El Pas se suceden artculos refractarios a la austeridad, firmados por eximios economistas como Paul Krugman o Joseph Stiglitz.

Sin embargo, tales discursos no dejan de pertenecer al mbito de lo relativo, de lo que puede ser o no verdad. Las verdades instituidas, las que forman parte de las evidencias incontrovertibles se presentan como datos macroeconmicos que obligan a y justifican las usurpaciones de derechos sociales, polticos y laborales del gobierno actual. El problema reside en que lo que se narra en trminos objetivos como verdades inconmovibles responde tambin a interpretaciones, de igual forma sujetas a crticas y valoraciones. Vase, por ejemplo, la constatacin de la incompatibilidad de los servicios pblicos con la actual deuda pblica, que Vicen Navarro ha descrito como un problema artificial. No obstante, lo que es artificial, producto de la interpretacin y voluntad poltica de desmantelar el Estado del Bienestar se transforma en un dato cientfico corroborado por la objetividad de informes de dudosa procedencia. Tales problemas artificiales son asumidos por medios formadores de opinin, en principio progresistas como El Pas, por no hablar de los que abiertamente defienden las derivas neoliberales.

De ah el sentir de resignacin de la ciudadana: ante un vendaval, tan slo cabe protegerse y aguantar el chaparrn. La impotencia degenera en pasividad, en aceptacin estoica de todos los males impuestos por una instancia superior. Siempre que la prensa no identifique, con nombres y apellidos, con siglas de corporaciones financieras, empresariales, a quienes constituyen los mercados, a quienes son acreedores de la deuda soberana, a quienes especulan con la prima de riesgo, contribuir a la sumisin tcita de los ciudadanos.

Sobre diferentes tipos de expolios

Conviene precisar el significado de palabras que se utilizan en determinados contextos periodsticos: expolio designa el acto de despojar con violencia o iniquidad. Este trmino se ha generalizado ltimamente, a raz de las nacionalizaciones de YPF y de Red Elctrica en Argentina y Bolivia respectivamente. Por fin un punto en comn: la defensa a ultranza de las grandes corporaciones! Es algo en lo que la diversidad de orientaciones de la prensa espaola converge. Un anlisis de las portadas del 2 de mayo da muestras palmarias de la disparidad de criterios a la hora de elegir las palabras adecuadas. Contrasta el empleo reiterado de la palabra expolio con el lenguaje neutro en el caso de los sucesos que determinan el desmantelamiento de los progresos sociales. As lo seala el catedrtico de economa de la Universidad de Mlaga Juan Torres Lpez.

El da despus del primero de mayo, las cabeceras de los principales diarios coinciden en marginalizar las movilizaciones sociales contra los recortes. En su lugar, el expolio ocupa la primera plana en la agenda informativa. El Pas titula a 4 columnas: Morales sigue la estela argentina con el expolio de Red Elctrica, mientras las protestas del 1 de mayo ocupan un lugar menor en la composicin de la portada. En El Mundo, tres columnas en el margen derecho para Morales se suma al desafo a Espaa expropiando REE. En la fotografa que ilustra el titular, apreciamos en primer plano un miembro de las fuerzas de seguridad, ataviado con aparejos militares y con el rostro totalmente oculto, como metfora de la amenaza inhumana que se cierne sobre nuestro pas. El titular para las movilizaciones del primero de mayo: El ministro que dej 5,3 millones de parados protesta contra los 5,6 millones de parados...

ABC y LA RAZN continan la lnea de los dos diarios generalistas de mayor tirada: Evo Morales expolia a Red Elctrica de Espaa (ABC); Evo Morales expropia la filial de Red Elctrica espaola en Bolivia, con subttulo: El lder populista [sic] se apropia de la empresa como 'un homenaje a los trabajadores' (LA RAZN). El lenguaje agresivo hacia la actuacin del gobierno de Morales tiene su eco en la demonizacin de las movilizaciones del primero de mayo. En LA RAZN, la noticia ms relevante es la salida de Toxo de un bar, cuya fotografa quiere significar la ociosidad del lder sindical bajo una leyenda que reza de bares con Toxo. Incluso en la portada de LA RAZN se destaca el xito de su topic en twitter: #noatomarlacalle.

Sin duda, lo que sorprende no son las muestras de parcialidad de diarios como LA RAZN o ABC. Antes bien, lo ms destacable radica en el consenso de los medios informativos a la hora de usar un lenguaje interpretativo, de claro posicionamiento ideolgico cuando se ven perjudicadas grandes empresas. Y lo hacen fuera de los espacios reservados a la opinin, como informacin objetiva y libre de las sospechas de la valoracin subjetiva e interesada. En estas ocasiones, se habla de expolio, de desafos no ya a la empresa en cuestin, sino a todo el pas! Por el contrario, ser accidental encontrar titulares que condenen como expolio los dictmenes del FMI y del Banco Central Europeo, las evasiones fiscales de grandes grupos financieros espaoles e internacionales o las reformas estructurales de austeridad del gobierno de Rajoy.

Resulta obvio que la sentencia nos mean y la prensa dice que llueve es algo ms que un eslogan de moda. Los propietarios de las corporaciones afectadas por las nacionalizaciones en Argentina y Bolivia no podran portarla sin ofender a la verdad. En ese caso, la prensa se moja para defender los intereses particulares. Cuando se trata del bienestar social, el orn se transforma por alquimia meditica en lluvia providencial, en accidentes atmosfricos cuya causa se halla en una entidad difusa, sin cabeza ni cuerpo y slo con la armadura de los medios, como il cavaliere inesistente de Italo Calvino; en un Deus ex machina y a esperar que escampe...

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter