Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 07-05-2012

Boicot, Desinversin y Sanciones a Israel por los derechos de los palestinos
Igualdad o nada!

Omar Barghouti
The Nation

Traducido del ingls para Rebelin por Beatriz Morales Bastos.


El movimiento de BDS no est pidiendo nada heroico a las personas de conciencia, simplemente les pide que dejen de ser cmplices de la opresin.

 

El derecho de los palestinos a la igualdad no es ni negociable ni relativo. Es la condicin sine qua non de una paz justa en Palestina y en la regin. Como dijo una vez Edward Said, igualdad o nada!

Cualquier persona que apoye el derecho de autodeterminacin palestino al tiempo que solo pide que acaben los 45 aos de ocupacin israel de Gaza y Cisjordania, incluyendo Jerusaln Oriental, defiende solo la mayora de los derechos de nicamente el 38% de los palestinos, mientras que espera que los dems acepten la injusticia como un sino. Segn unas estadsticas de 2011, el 50% de los 11.2 millones de palestinos vive en el exilio, a muchos de ello se les niega su derecho estipulado por la ONU a retornar a los hogares de los que son originarios y un 12% son ciudadanos palestinos de Israel que viven bajo un sistema de discriminacin institucional, legal y social, segn el Departamento de Estado estadounidense. Ms de dos terceras partes de los palestinos son personas refugiadas o desplazadas internas.

Iguales derechos para los palestinos significa, como mnimo, acabar con la ocupacin y la colonizacin de Israel desde el ao 1967, acabar con el sistema de discriminacin racial de Israel y respetar el derecho de los palestinos a retornar a sus tierras de las que fueron limpiados tnicamente durante la Nakba de 1948. La campaa palestina de Boicot, Desinversin y Sanciones (BDS) fue apoyada por una abrumadora mayora de palestinos porque defiende estos tres derechos. Al apelar a las personas de conciencia de todo el mundo a que ayuden a acabar con el sistema de opresin israeles basado en tres aspectos, el movimiento BDS no est pidiendo nada heroico, sino simplemente est pidindoles que dejen de ser cmplices de la opresin.

Por otra parte, dados los miles de millones de dlares que generosamente entrega Estados Unidos a Israel cada ao, los contribuyentes estadounidenses estn subvencionando las violaciones que comete Israel del derecho internacional en un momento en el que los programas sociales de Estados Unidos estn sufriendo graves recortes. Esforzarse por acabar con la complicidad estadounidense en la ocupacin es bueno para los palestinos y para el 99% de las personas que luchan por la justicia social y contra la guerra perpetua.

Trabajando en su aspecto global, el movimiento de BDS (dirigido por la mayor coalicin de la sociedad civil palestina, el comit Nacional de BDS, BNC) se est extendiendo por todo Estados Unidos, especialmente en los campus y entre las Iglesias, y logrando victorias significativas, como en la Olympia Food Co-op. A nivel global, varias federaciones sindicales con millones de miembros, se han unido al movimiento BDS. Veolia y Alstom, dos empresas cmplices de la ocupacin israel, han perdido contratos por valor de varios miles de millones de dlares. Deutsche Bahn, una empresa de ferrocarriles controlada por el gobierno alemn, se retir de un proyecto israel que cercenaba tierra palestina ocupada. La Universidad de Johannesburgo rompi relaciones con la Universidad Ben Gurion debido sus las violaciones de derechos humanos. Destacados artistas mundiales (entre las que se incluyen recientemente Cat Power y Cassandra Wilson) han cancelado sus actuaciones en Israel al seguir el boicot cultural y transformar Tel Aviv en la nueva Sun City.

El movimiento de BDS defiende derechos iguales para todos y se opone a toda forma de racismo, incluyendo en antisemitismo. Este compromiso universalista ha ganado los corazones y mentes de todo el mundo, al tiempo que sembraba el pnico e intentos de hostigamiento al ms alto nivel para aplastar el movimiento de BDS en Estados Unidos, como se ha visto en la conferencia nacional de BDS en la Universidad de Pensilvania y en la votacin acerca del boicot a los productos israeles celebrada en la cooperativa de alimentos de Park Slope, en la que casi el 40% vot a favor del BDS. Quiz a consecuencia de la fuerza que est adquiriendo el movimiento de BDS, el presidente Obama lo atac por primera vez en su reciente comparecencia ante el AIPAC, con lo que se une a los muchos polticos estadounidenses cuya vehemente vilipendio del movimiento de BDS los sita en el mismo plano moral que aquellos estadounidenses que se opusieron al boicot del autobs en Montgomery y/o al boicot del apartheid sudafricano.

A causa del impresionante xito en los campos econmico y cultural, y al cada vez mayor impacto entre quienes apoyan a Israel, la clase dirigente israel considera el movimiento de BDS una amenaza estratgica para su sistema de opresin (en concreto, la ocupacin, el colonialismo y el apartheid). Esto explica la aprobacin en el [parlamento israel] Knesset de una draconiana ley anti-boicot el ao pasado que hace caer la ltima mscara de la supuesta democracia de Israel. Pero han fallado estrepitosamente las campaas millonarias del ministerio de Exteriores de Israel para contrarrestar el movimiento de BDS dando un nuevo impulso a la marca Israel por medio del arte, la ciencia y utilizando cnicamente los derechos de las lesbianas, gays, bisexuales y personas transgnero [LGBT] para dar un tono rosa a la negacin por parte de Israel de los derechos bsicos de los palestinos.

Entre las figuras internacionales que apoyan el BDS, el arzobispo Desmond Tutu es una de las ms elocuentes argumentando que Israel practica el apartheid. El Tribunal Russell sobre Palestina determin recientemente en su sesin de Ciudad del Cabo que Israel est practicando el apartheid contra todo el pueblo palestino. De forma similar dirigentes cristianos de Sudfrica han condenado el apartheid de Israel por ser incluso peor que el sudafricano. Y el editor de Haaretz, un influyente peridico israel, describi recientemente la fantica ideologa israel de apoderarse de la tierra y del apartheid.

Con su continuo bloqueo en Gaza, su incesante construccin de ilegales colonias y del muro en la ocupada Cisjordania, con su estrategia de judaizacin en Jerusaln, Galilea, el valle del Jordn y el Naqab (Negev), con su adopcin de nuevas leyes racistas y su negacin de los derechos de los refugiados Israel ha emprendido una fase ms beligerante en su intento por acabar con la cuestin palestina por medio de, literalmente, hacer desaparecer a los palestinos, como dira Edward Said.

Israel y sus bien engrasados grupos de presin, a los que Thomas Friedman acusa de comprar la lealtad en el Congreso [estadounidense], han estado tratando de deslegitimar la bsqueda por parte de los palestinos de derechos iguales afirmando que la insistencia en iguales derechos y en el derecho al retorno del llamamiento no violento al BDS tiene como objetivo destruir Israel. En caso de que la igualdad y la justicia destruyeran a Israel, qu dice ello acerca de Israel? Acaso la igualdad y la justicia destruyeron Sudfrica? Destruyeron Alabama? La justicia y la igualdad solo destruyen lo que es la negacin de ellos: la injusticia y la desigualdad. El desafo eficaz del movimiento de BDS al apartheid israel y a su rgimen colonial aterroriza a Israel y a sus grupos de presin.

Desesperados por salvar Israel, esencialmente como un Estado de apartheid, y motivados por un autntico temor a la desaparicin del sionismo, los sionistas liberales se encuentran bajo una coaccin excepcional dado lo rpidamente que se extiende el movimiento de BDS. Conocedores del atractivo que tiene para una cantidad cada vez mayor de activistas judos ms jvenes, algunos de estos sionistas liberales estn enredando las cosas sugiriendo un boicot que sea amistoso en relacin a los sionistas para minar el movimiento. Pero el movimiento de BDS es un movimiento consecuente ticamente y basado en los derechos humanos que no puede coexisitir con ningn tipo de racismo, incluyendo el sionismo. Un BDS sionista es tan lgico como una igualdad racista!

El movimiento de BDS aborda todos los derechos de los palestinos y no simplemente acabar con la ocupacin israel de algn territorio palestino densamente poblado para salvar Israel como un apartheid ms puro. Incluso aquellas personas que solo buscan acabar con la ocupacin, ignorando los derechos bsicos de la mayora de los palestinos, tienen dificultades para explicar su oposicin a un boicot total a Israel, la potencia ocupante que, segn el derecho internacional, es completamente responsable de la ocupacin y de sus manifestaciones. El movimiento de BDS llama a boicotear a Israel exactamente igual que Sudfrica fue objeto de boicots debido a su rgimen de apartheid, China debido a su ocupacin del Tibet y Sudn a sus crmenes en Darfur.

Con todo, el BDS no es un movimiento dogmtico o centralizado, sino que es absolutamente creativo adems de tener en cuenta cada contexto. Quienes apoyan el BDS en cada contexto particular deciden cules son los objetivos y cmo movilizar y organizar sus campaas locales. Mientras defienda los derechos bsicos de todos los palestinos, los compaeros internacionales pueden decidir que su objetivo son solo ciertas compaas implicadas en la ocupacin de Israel o sus colonias particular solo debido a consideraciones pragmticas y no por que aprueben las dems injusticias de Israel.

No se puede derrotar o desvirtuar un movimiento que reside en la conciencia de los ciudadanos, que est arraigado en la herencia de lucha por la libertad de un pueblo oprimido y que se inspira en los ricos y variados legados de Nelson Mandela y de Martin Luther King, Jr.

Ha llegado nuestro momento sudafricano.

Nota del editor: Esta es la primera parte de un foro en dos partes sobre la campaa de Boicot, Desinversin y Sanciones (BDS). La segunda se publicar la prxima semana.

Fuente original: http://www.thenation.com/blog/167708/opinionnation-forum-boycott-divestment-sanctions-bds



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter