Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 07-05-2012

Mick Jagger, un "street fighting man"?

Andy Robinson
La Vanguardia

El veterano activista Tariq Ali recuerda al Stone en los disturbios londinenses del 68


No es fcil imaginarse un street fighting man (luchador callejero) en la cumbre de Davos. Pero all estaba Mick Jagger, el pasado enero, invitado especial del club de la lite global en los Alpes suizos. Vestido con vaqueros apretados color rosa, bailaba en la fiesta de Matthew Freud, familiar del magnate de los medios Rupert Murdoch, en un chalet de Schatzalp, mientras consejeros delegados y banqueros internacionales tomaban copas y canaps.

Suiza, capital del secreto bancario y de estrategias internacionales de evasin fiscal, era quizs el lugar indicado para Jagger, cuyo patrimonio ascendi el ao pasado a ms de 260 millones de euros. Los Stones, a fin de cuentas, son pioneros -junto con The Beatles, que grabaron Taxman unos aos antes-, de la gran tradicin del rock and roll en su fase avanzada, en la que la evasin fiscal se percibe como un acto de rebelda heroica.

Los cuatro Stones se mudaron a Francia en 1971, y grabaron Exile on Main Street, presentndose como vctimas de la polica antinarcticos y del fisco britnico que en aquel entonces se quedaba con el 83% de las rentas billonarias. Keith Richards recuerda el exilio fiscal en su autobiografa Vida como si el hecho de mudarse al Chateau de Nellcote en Niza (donde grabaron el disco), con vistas a su nuevo yate Mandrax, amarrado en la baha de Villefranche, fuese un golpe contra el imperio britnico. "El poder jams esperaba que nos marchsemos; no comprendan que nos haramos ms fuertes, que nos inspiraran a hacer Exile on Main Street, quizs lo mejor que hemos hecho nunca".

Por eso es aun ms chocante comprobar que solo tres aos antes, durante las protestas de 1968, Jagger s era un autntico rebelde callejero coordinando su presencia en manifestaciones con la de lderes trotskistas como Tariq Ali, que no solo exigan que la "alta burguesa" pagase impuestos sino que pretendan expropiar sus bienes. Ali lo recuerda en su conversacin con La Vanguardia. Tras la ofensiva del Tet en la Guerra de Vietnam, a primeros del 68, un movimiento de protesta creci vertiginosamente y, cuando miles de manifestantes libraron una batalla campal contra la polica antidisturbios montada a caballo, en la londinense Grosvenor Square, all, entre los manifestantes, estaba Mick Jagger. "Jagger estaba bastante comprometido en aquellos tiempos; tena mas credibilidad que los Beatles", dice Ali. Tras el aplastamiento violento de la protesta, Jagger dej entrever su debilidad por las grandes producciones escenogrficas que pronto se veran en los megaespectculos de las giras de los Stones. "All mismo (en Grosvenor Square) pens: Si ellos quieren usar caballos, nosotros vamos tener a 10.000 personas montadas a caballo!", dijo en una entrevista en la revista de la contracultura International Times.

Decepcionado por la docilidad del pueblo britnico, Jagger escribi Street fighting man tras su experiencia en Grosvenor Square. "Nos apunt la letra en un papel para publicara en Black Dwarf (Enano Negro, el peridico revolucionario que luego se convertira en Red Mole, Topo Rojo), y en cuanto tomamos una foto del papel, la tir a la basura; porque en aquel entonces no tenamos inters en las celebridades ms all de su compromiso poltico".

Pero, aunque los trotskistas y maostas del 68 rechazaron el culto a la estrella de rock, s entendan la influencia que ejercan figuras como Jagger y John Lennon. Cuando en 1967, The Beatles (con la presencia de Jagger) retransmitieron en directo All you need is love llegaron a ms de 300 millones de personas. Street fighting man podra obrar del mismo modo en la prxima fase revolucionaria: "Ha llegado el verano y es el momento de luchar en las calles", canta Jagger en Londres, regandola por ser una "ciudad dormida". Jagger, que haba estudiado en la London School of Economics , ahora el cuartel general de las protestas estudiantiles bajo el liderazgo del trotskista Robin Blackburn, remat en una entrevista con International Times: "El sistema esta podrido (...) El momento ha llegado. La revolucin es valida".

La presencia de Jagger en la manifestacin de Grosvenor Square contrastaba con la ausencia de los Beatles. John Lennon -en teora, la estrella del rock con las mejores credenciales revolucionarias- haba provocado un desencanto brutal en la izquierda al grabar la ambivalente Revolution en el mismo ao. "Dices que quieres una revolucin (..) Pero cuando hablas de la destruccin pues, no cuentes conmigo (o s)".

"Los Beatles nos decepcionaron sobremanera", dice Ali. John Hoyland, de Black Dwarf, lleg a escribir una carta indignada a Lennon en octubre de 1968: "No existe tal cosa como una revolucin educada", escribi al Beatle. "ltimamente, tu msica ha perdido su pegada y los Stones son mas fuertes". Y Lennon respondi defendiendo su indefinicin respecto a la lucha violenta en otra carta al mismo peridico. "Al final, Lennon resultara mucho ms firme en su compromiso contra la guerra de Vietnam que Jagger", dice Ali.

Pero en el 68 era Jagger el icono de la revolucin y no Lennon. Hasta el cineasta marxista de la nouvelle vague francesa Jean Luc Godard , cuya pelcula Le chinois sobre jvenes maostas en Pars era una precursora del mayo del 68, decidi rodar One plus one a mediados de ese mismo ao, en los estudios Olympic de Londres, donde los Stones grababan el disco Beggars Banquet y, concretamente, la famosa cancin Sympathy for the devil. Goddard compar la evolucin de aquella cancin en el estudio -del folk dylanesco de sus primeras versiones a una samba potente y amenazante- con el proceso revolucionario de un grupo de panteras negras debatiendo en un desguace de coches. Pero en todos los elogios que la izquierda revolucionaria le brind a Jagger, paso desapercibido que la letra de Sympathy -basada en una novela del escritor ruso antibolchevique Mijal Bulgakov- inclua un rechazo a la revolucin rusa "Me qued un rato en San Petersburgo (...) y mat al zar y sus ministros; Anastasia llor en vano".

Por eso, quizs, un cuarto de siglo despus fue seleccionada como una de las diez mejores canciones conservadoras por parte de la revista de derechas National Review, en Washington. Y, efectivamente, poco a poco, quedaba ms claro que la nica protesta de Jagger iba dirigida a los impuestos de Harold Wilson. Y que su nico proyecto era convertir los Rolling Stones en una lucrativa empresa multinacional digna de representacin en la cumbre de Davos. Ya a principio de los ochenta, se declar simpatizante no solo del diablo sino tambin de Margaret Thatcher.

Fuente: http://www.lavanguardia.com/cultura/rolllingstones/20120506/54289477667/rolling-stones-mick-jagger-street-fighting-man.html


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter