Portada :: Venezuela :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-05-2012

Nueva ley antipopular

Luis Fuenmayor Toro
Aporrea


Algunos pensarn que critico ms las acciones del Gobierno que las de la oposicin, actitud totalmente lgica de cualquier evaluador imparcial del acontecer venezolano. El Gobierno es quien ejecuta los programas, quien tiene la iniciativa, quien dirige los procesos, elabora las polticas y toma las decisiones; es por lo tanto natural que sea quien reciba la mayora de las opiniones sobre sus quehaceres. No puede ser de otra manera. El Gobierno reforma la Ley Orgnica del Trabajo, por lo que la forma en que lo hizo, el contenido resultante y su aplicacin, sern sujetos naturales de crticas. Lo importante es el tcito de las mismas y no el hecho de que existan. Es sobre ste que se debe discutir.

Por supuesto, para los aclamacionistas de cualquier cosa que haga el Gobierno, quien se atreva a criticar esos xitos supremos es poco menos que un feln y debe ser descalificado. Pero no con argumentos, pues no los hay, ni se tiene capacidad para elaborarlos si hubiera esa posibilidad. El ataque se perpetra con generalidades, descalificando calumniosamente al atrevido; es la forma fcil de combatir, pues no requiere conocimientos, ni inteligencia, ni dominio del lenguaje. Simplemente se insulta, se amenaza y se agrede, para sacar de combate al intelectual opositor. En la misma forma que utilizaban los cabilleros de Accin Democrtica en el pasado. Nada se ha avanzado en este sentido.

Hice esta explicacin para poder protestar por la aprobacin callada de la Ley Orgnica contra la Delincuencia Organizada y el Financiamiento del Terrorismo, que tiene que haber gozado del consenso de los diputados opositores por su carcter orgnico, adems de que no hemos visto ninguna protesta pblica de la oposicin contra este instrumento legal. Es oposicin para alborotar por la presencia de empleados pblicos vestidos de rojo en una marcha, como si no se hubieran visto de amarillo en otros sitios, pero no para enfrentar leyes que copian de la legislacin anti terrorista estadounidense disposiciones intimidantes y atentatorias de los ms sentidos derechos ciudadanos.

La sociedad gringa ha sido convencida perversamente que contra el terrorismo se vale todo: Detencin ilegal, anonimato de los cautivos, su incomunicacin, aplicacin de torturas y asesinato. As lo permite la Ley Patriota fuera del territorio estadounidense. Que los diputados rojo rojitos y el Gabinete Ejecutivo apliquen los mismos conceptos y se conjuren con la oposicin de la Mesa, para aprobar a hurtadillas la ley en cuestin, es trgico e inentendible. La DIM, el SEBIN y la FAN son autorizados para instruir expedientes judiciales como hoy slo lo hacen el CICPC y la Polica Nacional. En las operaciones encubiertas, la Ley garantiza el anonimato de los operadores y de sus familias. Imagnense: Si hoy, funcionarios policiales y militares recurren a la siembra de drogas con propsitos siniestros, como ser cuando se les garantice el anonimato.

[email protected]

Fuente: http://www.aporrea.org/actualidad/a143116.html


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter