Portada :: Venezuela :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 13-05-2012

Llanto y ms llanto

Ivn Gutirrez
Rebelin


Durante el segundo gobierno de Carlos Andrs Prez arreci la campaa dirigida a modificar el rgimen de Recalculo de las Prestaciones Sociales de los trabajadores. La estabilidad macroeconmica, la confianza de los mercados, la creacin de empleos productivos y la inversin extranjera fueron los argumentos usados para darle fundamentos a aquel objetivo.

Luego, en el segundo mandato del Doctor Caldera, la campaa continu, agregndose como elemento justificador la severa crisis fiscal por la que atravesaba el pas, producto de la cada de los precios del petrleo. El Estado se vea en problemas para honrar sus compromisos laborales. Se hablaba de un pas quebrado, con muchas dificultades para financiar su funcionamiento. A ello se sumaba que PDVSA, luego de veinte aos de nacionalizada no declaraba dividendos ni le era aplicada el valor fiscal de exportacin, razn por la que su contribucin era menor, incluso, a la de las trasnacionales. Esos recursos quedaban represados en la propia industria mientras que en el pas el gobierno rasguaba para poder pagar sueldos y salarios

En honor a la verdad, si la Reforma del Rgimen de prestaciones sociales no se hizo sino hasta 1997, fue porque el sector sindical y buena parte del poltico, se opusieron. Pero lo sistemtico de la campaa, ms la grave situacin fiscal, terminaron por convencer a la mayora necesaria para alcanzar el cambio propuesto.

En mi caso, defend aquella reforma, convencido que con ella lograramos avanzar en superar la crisis. Adems, una inflacin del 100% anulaba cualquier efecto positivo del recalculo ya que su capacidad de compra era licuada por tan alta inflacin. De muy poco serva que recibieras ms bolvares si cada da valan menos.

El camino escogido para venderle la reforma al pas fue el acuerdo social y poltico expresado a travs de la tripartita. Acuerdo si, pero bajo la hegemona econmica y poltica de los sectores dominantes, la cual se impuso.

Se reivindica el carcter abierto de aquel proceso, pero se oculta el dominio total de los espacios de la comunicacin y las polticas por parte de quienes eran los amos del poder. Al final lo que llego al Congreso fue un acuerdo que este deba suscribir, como en efecto hizo.

El sector empresarial alegaba que el sistema de recalculo encareca costos de produccin a un punto que desestimulaban la inversin y por tanto, la creacin de nuevos empleos. En realidad, con una reforma de este tipo lo que se persigue es abaratar el despido, sobre todo en el caso de nuestro mercado laboral, de una alta rotacin.

Los empresarios, en el acuerdo, se comprometieron a crear ms empleos. Hicieron lo contrario: provocaron despidos masivos, ahondando la crisis poltica que termin por llevarse en los cachos al acuerdo de Punto Fijo. Luego miraron hacia Chvez, pensando que lo mediatizaran, como haban hecho con los gobiernos anteriores. Pero se cayeron de un coco.

Frente a la Reforma de la Ley Orgnica del Trabajo anunciada este 1 de mayo, el mundo empresarial ha reaccionado con los mismos argumentos que ha usado a lo largo de la historia ante cualquier propuesta que beneficie al trabajador. Pero esta vez sus argumentos fueron rebatidos de poder a poder. No pudieron acorralar al gobierno con el cuento de la inversin y la confianza. Ni al gobierno ni al pas.

Es verdad que necesitamos crear empleos estables, bien remunerados y productivos, pero la experiencia dicta que si ello se hace sobre la base de la expoliacin del factor trabajo, valga decir, el ser humano, el asunto no funciona socialmente y se hace insostenible polticamente. Los empresarios son necesarios pero no son Dioses que tengan en sus manos la vida de quienes estn bajo su dependencia. El hecho que generen empleos no lo convierten en seres extraordinarios, puesto que lo hacen a cambio de beneficios.

Est la parte poltica: Los sectores empresariales han sido vanguardia de quienes se han empeado en derrocar, tumbar al gobierno. Desde sus filas se estimulan, financian y organizan todo tipos de intentos por alcanzar aquel objetivo. Esto complica cualquier intento de apertura a un dilogo, puesto que es muy difcil hacerlo con quien sabes oculta el pual que usar contra ti en la primera oportunidad que consiga. Obviamente, una condicin es que cesen en esta actitud, de manera creble, convincente.

Polticos, sindicalistas, y comunicadores ubicados abiertamente en la oposicin tambin se extraviaron ante la reforma a la LOT. Sindicalistas hablando como patronos, desenfocados, sin atinar a armar una argumentacin mnimamente consistente, dan cuenta del estado por el que atraviesa este sector. Fue tambin el caso de comunicadores sociales que no pudieron hilvanar una argumentacin slida, ideas que fuesen ms all del gran odio que los embarga y no los deja pensar.

Ni hablar del candidato pudiera. Es decir, aquel que si su adversario muere o no se presenta, pudiera aumentar su chance segn afirman un grupo de analistas tan sesudos que se los llevaron a Francia para que asesoraran a Sarkosy.

Segn el candidato pudiera, la Reforma fue un engao porque no cambi nada: entonces, por qu tanto escndalo y tanto llanto?

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter