Portada :: Espaa :: Laboral y sindical (luchas locales, frentes globales)
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-05-2012

El secretario general de CGT en Ford, Antonio Prez Collado, recoge en un libro su experiencia sindical en la factora de Almussafes (Valencia)
35 aos de luchas obreras en Ford

Enric Llopis
Rebelin


El 18 de octubre de 1976 sali de la cadena de montaje el primer vehculo fabricado por Ford en la factora de Almussafes (Valencia). Con este punto de partida, Antonio Prez Collado, secretario general de CGT en Ford y del mismo sindicato en el Pas Valenciano, aborda en el libro De la ilusin a la Indignacin. 35 aos de Ford en Espaa. Obreros felices y sindicalistas resignados? (Ed. LEixam) ms de tres dcadas de lucha sindical en Ford en las que ha participado directamente, desde las primeras huelgas hasta hoy. Como otros muchos trabajadores que ingresaron en la fbrica en 1976, Antonio Prez Collado procede de la inmigracin. En 1972 abandona la villa conquense de El Picazo y llega a Valencia. La experiencia me hace descubrir en qu consiste la explotacin capitalista y adquirir conciencia sindical y poltica, afirma. Hoy, compagina el trabajo sindical en Ford con la participacin en iniciativas alternativas y libertarias en la ciudad de Valencia: Rdio Klara, el Ateneo Libertario Al Margen o la Mostra del Llibre Anarquista, entre otras.

De la ilusin a la indignacin abarca el conflicto laboral en Ford desde 1976. Han cambiado mucho las cosas desde entonces?

Todo ha cambiado. De las 7.000 personas que componen la plantilla, apenas queda un millar de los que empezaron en 1976. En los inicios de la factora, la gente tena poca formacin tcnica y profesional pero, en cambio, haba mucha solidaridad obrera. Ahora ocurre al revs y, sobre todo, hay mucho miedo. A la Ford le afecta hoy el descenso de la demanda. Adems, la fabricacin de los mejores modelos de automvil se la estn llevando a Alemania. Actualmente se produce un desajuste entre la capacidad productiva de la fbrica y la demanda de coches. Este desequilibrio es el que precisamente alega la empresa para justificar sus propuestas de Expedientes de Regulacin de Empleo (ahora pende sobre los trabajadores un ERE suspensivo de 39 das). Se trata de EREs pagados con dinero pblico en una empresa Ford de Almussafes- que cuenta con beneficios. Es algo inadmisible.

Por qu la multinacional de Detroit se implanta a mediados de los 70 en un municipio casi remoto como Almussafes?

Las grandes compaas de la automocin buscan siempre zonas de baja conflictividad laboral y escasa tradicin de lucha obrera. Opel tambin se instala en Figueruelas, un pueblo de la provincia de Zaragoza. Cuando Renault llega a Valladolid, esta ciudad no pasa de capital mediana. Para que la Ford se implante en Almussafes hay un aporte notable de dinero pblico: conexin con el ferrocarril, comunicacin con la Autopista A-7, mejoras de accesos e incluso se crea un parque industrial con dinero pblico. Por qu la Ford elige Almussafes? En este pueblo encuentran suelo barato en zona de huerta. Adems, en aquella poca se presion a la gente para que vendiera sus terrenos.

En el libro cuentas que la dictadura franquista se volc con la iniciativa. Por qu?

En la dcada de los 70 la dictadura necesitaba abrirse a los mercados internacionales. Con la llegada de Ford, el franquismo se da un bao de reconocimiento y rompe con el aislamiento de las dcadas anteriores. De hecho, vinieron emisarios y polticos de la embajada norteamericana; tambin pululaban entonces todo tipo de mediadores entre el rgimen y el capital internacional, como Carvajal o Garrigues Walker. Incluso, se ha dicho siempre, se establecen contactos con el PSOE clandestino con el fin de dejar el proyecto bien atado.

Cul es el perfil de los obreros de primera hora en Ford?

Haba muchas facilidades en 1976 para ingresar en la fbrica. Poda entrarse, por ejemplo, por conocidos o contactos. Adems, el paro no era tan elevado como hoy. Hubo gente, por ejemplo, que abandon su trabajo para entrar en la factora. La gran mayora de la plantilla estaba formada por obreros de calle e inmigrantes que llegaban de Andaluca, Castilla-La Mancha y Aragn. Otro sector, minoritario, de la plantilla proceda de la universidad. Militaban en los diferentes partidos de la extrema izquierda: MC, OIC, aunque tambin en el PCE, en grupos autnomos, consejistas y en las comisiones obreras anticapitalistas. USO, CNT y el PCE-ML tambin tenan representacin, bien que en menor medida. Muchos de ellos fueron despedidos con motivos de las huelgas de 1977.

Precisamente subrayas en el libro el ao 1977 como uno de los hitos en la historia reivindicativa de Ford

En efecto. Tras 14 das de huelga indefinida, la ms larga y con mejores resultados de las realizadas desde entonces, la empresa accedi a todas nuestras demandas. Se agregaron asimismo los compaeros del metal, la construccin y los estudiantes. Se conquistaron todo tipo de mejoras: aumento de salarios varios puntos por encima del IPC; ms das de vacaciones; ayudas familiares y reduccin de la jornada laboral, entre otras. Pero lo fundamental fue la lucha asamblearia y autoorganizada por barrios. En las iglesias de base y los polideportivos se celebraban asambleas. En el Parque Sindical de Nazaret se juntaban miles de personas en las asambleas generales. Recuerdo que la represin policial fue muy dura.

Cmo reaccion la empresa ante esta victoria sindical?

La victoria dio alas a los trabajadores. Se demostr que la asamblea y la lucha autoorganizada podan funcionar. Eran adems tiempos de solidaridad muy fuerte. La empresa alcanza entonces uno de sus picos de plantilla, con 11.000 trabajadores. Ante el auge del sindicalismo combativo, la compaa replica infiltrando a un provocador, Roberto Coscolla, quien se gan el apoyo de la cadena. Este infiltrado se las ingeni para provocar su despido sin levantar sospechas. Los trabajadores responden con una huelga. A su vez, la empresa contragolpea con el despido de los 58 delegados que componen la Coordinadora y los trabajadores ms significativos de cada planta, lo que implica de hecho la liquidacin del movimiento asambleario.

Con qu consecuencias?

En este conflicto la empresa cont con el apoyo de UGT y el aparato de CCOO. Fue una traicin, una pinza en toda regla. Estaba fragundose, en el fondo, un tipo de sindicalismo mucho ms pragmtico y menos asambleario, que es el hegemnico hoy en Ford. Pero esto no supuso el fin de las conquistas laborales. El ao 1979 fue tambin muy significativo. Tras 19 sbados de huelga se logr la jornada de 40 horas y dejar de trabajar los sbados. En el siguiente convenio se rubric este avance.

Otro hecho de consecuencias decisivas, apuntas en el libro, es la introduccin en Ford del Toyotismo. En qu consiste?

Se trata de un plan de origen japons (se aplica por primera vez en Toyota) que se introduce en los 80 en la Ford, basado en la reunin por equipos o grupos de trabajo para que los trabajadores se impliquen y asuman los objetivos de la empresa. La compaa rompe as con la solidaridad obrera. Buscan realmente que los trabajadores compitan entre s, se sientan partcipes y asuman los principios de la empresa. Pueden incluso recibir premios. Este mecanismo es habitual en el sector de la automocin.

En 1982 la UGT gana por primera vez las elecciones sindicales en Ford. El papel de este sindicato en la factora de Almussafes ha sido muy criticado. Cul es tu opinin?

Desde el primer momento la empresa juega la baza de la UGT como sindicato hegemnico en Ford. En otras palabras, promueve su ascenso. Y lo mismo ocurre, por un acuerdo de toda la patronal, en todo el sector del automvil. Esto ha derivado en situaciones delirantes. Para entrar a trabajar hoy en Ford uno ha de ser familiar o amigo de los jefes, o afn a la UGT. Por tanto, acta como un gran sindicato amarillo que fomenta redes clientelares. Un ejemplo. Hay trabajadores de la Ford con doble afiliacin. Una, la conocida, la que le descuentan de la nmina (a la UGT), y una segunda afiliacin a otro sindicato. Esto nada tiene que ver con las primeras asambleas y la Coordinadora de delegados de la primera poca, antes de que llegaran las elecciones sindicales como las conocemos hoy.

Afirmas adems que en los 80 arranca un proceso de fragmentacin laboral que, con el tiempo, ha devenido en uno de los grandes problemas de la empresa.

En la dcada de los 80 se subcontrataban muy pocas reas de la produccin (slo algunos suministros y servicios). Hoy, por el contrario, se subcontratan con otras empresas partes enteras del proceso productivo, tambin trabajos de oficina, mdicos, mantenimiento, seguridad, entre otras. Algunas de estas subcontratas trabajan dentro de la misma factora. Adems, en el entorno de Ford se ubica el Polgono Industrial Juan Carlos I, que suministra a la factora las diferentes piezas del automvil. Todo este proceso ha tenido efectos muy negativos. Convenios colectivos muy diferentes, una gran precariedad y cada vez mayores beneficios para la empresa. De hecho, el salario en una subcontrata puede representar en algunos casos el 50% del de un trabajador en plantilla de Ford.

Otro elemento medular es la represin del sindicalismo combativo. Cmo evoluciona la poltica represiva de la empresa?

La represin de la disidencia sindical ha sido una constante en Ford. Ms de un centenar de despidos desde 1976. Hay casos muy sonados, como el despido de los 58 delegados de la Coordinadora en 1977; el despido del secretario general de CNT en Ford, Alfredo Martnez, por oponerse al Toyotismo; o el de Luis Miguel Martn, delegado de CGT, por participar en una campaa contra los ritmos de trabajo impulsados por la empresa. En 2010 Paqui Cuesta, entonces secretaria general de CGT en Ford, fue expulsada de la empresa por encabezar la resistencia a los EREs. Hay, en fin, un goteo permanente de despidos contra todo aquel que no se adapte al perfil de trabajador sumiso y obediente. Buscan en estos casos cualquier pretexto para echarte. Hay ejemplos de trabajadores sancionados a dos meses sin empleo y sueldo por errores nimios en su labor.

Por ltimo, la nueva reforma laboral pulveriza la negociacin colectiva. Pero afirmas que desde 2005 en Ford sta es una farsa. En qu sentido?

No es tanto el texto del convenio como el proceso de negociacin. La empresa y la UGT, con su mayora absoluta, llegan a acuerdos sin que se d un conflicto o un tira y afloja, como ocurra aos atrs. Los trabajadores participan muy poco en la elaboracin de las demandas y, adems, la UGT no admite propuestas de otros sindicatos. Asimismo, desde los 90 la empresa impone cada vez ms sacrificios. Por ejemplo, de las dos pausas colectivas, siempre a la misma hora, de que disponan los trabajadores, se ha pasado a la pausa colectiva o individual segn el inters de la empresa. Mediante un simple comunicado al Comit de Empresa, asimismo, pueden cambiarte de turno, planta y puesto de trabajo. O las vacaciones, antes cuatro semanas en verano, y ahora tres en poca estival y una cuando la empresa decida. Se trata de notorios recortes en los derechos.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter