Portada :: Venezuela :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-05-2012

Por la patria

Ivn Gutirrez
Rebelin


No es cuento, sobre el pas se ciernen serias amenazas. Basta leer las opiniones de Moises Naim para darse cuenta que algo traman. Esa campaa de ubicar a nuestro pas en el grupo de lo que ellos llaman Estados Mafiosos, no es gratuita y mucho menos una simple tremendura. Es la manifestacin de una poltica en su fase de propaganda, inicialmente dirigida a crear una opinin absolutamente distorsionada del pas.

Tampoco se trata de una operacin que pueda ser desmontada sin mayor esfuerzo. Ella se afinca en medias verdades, convenientemente presentadas para afirmar la imagen que se quiere dar de nuestro pas. Es el caso de Aponte Aponte y sus sealamientos sobre el narcotrfico. Otro tanto ocurri con Walid Mackled, quien para salvarse y hacerse interesante a los ojos de la polica gringa, lanz varios nombres que le permitieran alcanzar su objetivo de convertirse en un testigo protegido de la DEA y el FBI. Como se sabe hoy, es juzgado en Venezuela.

Ac cabe un llamado de atencin a las fuerzas de la oposicin que se plantean continuar haciendo poltica en el pas: Una campaa como la que se est llevando a cabo no solo daa al gobierno, tambin lo hace, y mucho, con todo lo que somos. Hay que tener presente como convirtieron el gentilicio colombiano en sinnimo de narcotraficante y criminal, todo ello para desprestigiar al gobierno de Samper. El precio que cobr en desprestigio lo pagaron todos los colombianos.

Dicen que Panam hoy es un pas prspero, porque all se instala cuanto banco hay en el mundo. Y esa prosperidad se produjo luego de la intervencin norteamericana en aquel pas. Los panameos, muchos de ellos, aun recuerdan con rabia como desaparecieron al Chorrillo, un barrio en el cual haba una instalacin militar que resisti a la intervencin. Fueron muchos los panameos que murieron en esos acontecimientos, provocados por la prepotencia gringa y la estupidez de un hombre que ellos haban apoyado y usado. Ningn pas, ningn pueblo puede ser feliz luego que tropas extranjeras invadan su tierra y asesinen a sus compatriotas. Por eso indignan tanto opiniones como las de Moiss Naim, persona que se precia de ser un intelectual, pero que no vacila en ponerse al lado de quienes pretenden imponernos por la fuerza, su manera de pensar y sus intereses.

Por qu Naim no viene al pas, forma su partido, se lanza de candidato respaldado en su profunda brillantez y procura ganar las elecciones del 7 de octubre?

Pero la emocin no es suficiente. Este plan debe ser enfrentado con inteligencia. Desde el gobierno se deben solventar fallas polticas en temas tan vitales como la inseguridad. Es cierto que se ha politizado, pero es una realidad de todos los das y un punto negro que cada vez se agranda ms. Si es cierto que en el problema del narcotrfico estn implicadas personas del mundo militar y el Poder Judicial, el Presidente debe contar con el mayor respaldo para enfrentar la situacin.

Este no es un asunto que concierna solo al gobierno, aun cuando sobre l recae la responsabilidad de actuar diligentemente, particularmente el Ministro de Interior y Justicia. El problema ha tomado dimensiones preocupantes y aun cuando pueda parecer ingenuo el convocar a la oposicin a que asuma una actitud proactiva frente a l, no es imposible que sectores de ella atiendan un llamado correctamente hecho. Esto es, estableciendo las diferencias que en su seno existen, no para dividirlos, sino para encontrar interlocutores que fortalezcan las opciones nacionales. Que de una vez por todas se asuma que nuestros problemas los arreglamos nosotros. La mejor muestra que ello es posible han sido estos ltimos veinte aos, en los cuales a pesar de estar al borde de la confrontacin, hemos sabido encontrar salidas pacficas. La diferenciacin pblica que produjera Capriles Radonski respecto a las pretensiones de Uribe, tambin.

Pero el llamado no puede ser hecho solo a la oposicin. Para que una poltica de contencin de lo que se est preparando contra el pas funcione, es necesaria una actitud favorable del chavismo. Ello no es sencillo, dado el grado de pugnacidad presente, pero en este sector deben desarrollarse sensibilidades que le permitan establecer interlocuciones vlidas y crebles con el mundo opositor. El primer paso debe darse a lo interno del pas, ello fortalece para salir a enfrentar la campaa en el mbito internacional, donde encontraremos apoyos importantes.

Parte de estas iniciativas tienen que ver con lo comunicacional, la cual hoy es lgicamente reactiva ante las agresiones y distorsiones difundidas desde los medios privados. Pero la interlocucin de la que hablamos requiere de espacios en los medios pblicos que la concreten.

Para nosotros est claro que el foco de una poltica como la que proponemos no son las elecciones, las cuales, sin arrogancia ni triunfalismos, creemos ganadas por el presidente Chvez. No vemos que el candidato opositor tenga los arrestos para revertir la tendencia que ha comenzado a consolidarse. Pero, precisamente por esto, los planes de agresin son cada da ms probables.

Por otra parte el chavismo debe contribuir a crear un ambiente que le hagan digerible a esta parte del pas que est en oposicin, la posible derrota que se avecina. Recordar la nobleza de las antaas peleas de calle: Al que est en el suelo no se le pega.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter