Portada :: Europa :: Francia: elecciones 2012
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 22-05-2012

Francia
La disyuntiva de Hollande

Paco Pea
Punto Final


Veinticuatro aos despus de la segunda eleccin de Franois Mitterrand (1988), Franois Hollande, candidato del Partido Socialista, apoyado por la Izquierda, venci en la eleccin presidencial de Francia con un 51,7 por ciento de los votos. El presidente saliente obtuvo 48,3 por ciento. Las calles y ciudades galas se llenaron de gente que festejaba con alborozo el fin del quinquenio de Nicols Sarkozy. Ha sido superada la anomala de su eleccin en 2007, el interludio farandulero de cinco aos, que permiti a un personaje grotesco y mediocre(1) alcanzar la Presidencia de la Repblica para tratar de introducir una suerte de gestin privada en los asuntos de Estado.

El jolgorio de la noche del triunfo en 2007 de Sarko, The American, ha quedado como smbolo de esa nueva casta formada por patrones de empresas, banqueros, representantes de las finanzas y de la farndula, que festej en un conocido restaurante de los Campos Elseos su advenimiento al poder. Esa noche, cada uno de los contertulios soaba ms en sus negocios privados que en el bien comn y en la grandeza de Francia: Durante el quinquenio de Sarkozy hubo una especie de desacralizacin del poder, que l inici brutalmente y hoy paga las consecuencias del jolgorio en el Fouquets, la luna de miel en el yate de su amigo, el magnate Bollor, de su polera NYPD (New York Police Departement), con la que haca su footing ante las cmaras de TV convocadas para tal efecto. Todo esto no figura en el programa, en el software francs. Hay una especie de ADN francs que rechaz desde el primer momento, instintivamente, esta actitud que no era la de un jefe de Estado.(2)

Aunque la derrota de Sarkozy hay que situarla en el contexto de la crisis, sta no se debe slo a la difcil situacin por la que atraviesan los asalariados en Francia, con secuelas de deslocalizaciones, cierre de empresas, desempleo, recortes y reduccin de empleo en la administracin pblica, a las que contribuy con creces el presidente saliente. Su derrota es tambin el rechazo a un estilo ajeno a la tradicin del ejercicio presidencial galo, criticado hasta en sus propias filas.

 

Derrota de Sarkozy

 

En las ltimas semanas, para atraer el voto de los electores del Frente Nacional, Sarkozy emple una retrica islamofbica y antiinmigrantes, obteniendo el voto de poco ms del 50 por ciento de los electores del FN, segn encuestas de opinin. El 25 por ciento se habra abstenido o votado en blanco, siguiendo el ejemplo de su lder, Marine Le Pen. La derechizacin de su discurso no le impidi contar con el 40 por ciento de los votos de la centroderecha de Franois Bayrou, quien a ttulo personal vot por Hollande. Los centristas buscan constituirse en el futuro en una fuerza alternativa frente a la Izquierda y a la derecha.

La abstencin fue casi igual a la de la primera vuelta: los nueve millones abstencionistas no se movilizaron suficientemente como para invertir los resultados que las encuestas de opinin prevean.

El FN apuesta desde ahora a la implosin de la UMP, el partido gobernante, y se presenta como el abanderado de la oposicin. Franois Bayrou y los centristas, estn en desacuerdo con el programa econmico del presidente electo, pero repudiaron los temas valricos adoptados por Sarkozy y su derechizacin de estas ltimas semanas.

El Frente de Izquierda, fuerza nacida durante la campaa y decisiva en la victoria del 6 de mayo, puede pesar e influir en la orientacin del gobierno de Franois Hollande. Uno de sus dirigentes ha declarado: Desde hace treinta aos todos los gobiernos han difundido la idea que nada se poda hacer contra el poder de las finanzas. Hay que acabar con ese discurso Tenemos que liberarnos del Tratado de Lisboa y desobedecer las directivas de la UE.

 

PARIS ERA UNA FIESTA

 

Desde el atardecer del 6 de mayo los franceses comenzaron a invadir las calles y plazas de las ciudades, festejando el triunfo de Hollande y el retorno de la Izquierda al gobierno. En la capital, los parisinos se congregaron en la simblica Plaza de la Bastilla, coreando con sentido premonitorio una consigna que prev desde ya los obstculos que deber salvar el presidente electo, si se apresta a cumplir lo prometido: Es slo el inicio, continuemos el combate!. Desde hace semanas, cuando se hizo evidente que el electorado galo optaba por un cambio en la conduccin del Estado, comenzaron a aparecer amenazas en la prensa derechista europea y francesa, en boca de conspicuos dirigentes de pases europeos e incluso en las instancias de la UE. El peridico derechista Le Figaro public un guin de ficcin en el contexto de la campaa del terror, sobre lo que ocurrira en las semanas siguientes a la victoria de Hollande.

Entre las promesas (sesenta compromisos por el cambio) de Hollande, figura el aumento de un 25 por ciento por concepto de ayuda a las familias con hijos en edad escolar; el congelamiento del precio de la gasolina durante tres meses; la creacin de 150 mil empleos para jvenes; impuesto de 75 por ciento para los ingresos por sobre un milln de euros anuales y, sobre todo, la promesa de renegociar el Pacto Social Europeo, introduciendo ms solidaridad y estimulando el crecimiento en lugar de privilegiar los recortes de salarios y pensiones exigidos por la UE, Angela Merckel y la Bundesbank.

El cumplimiento del programa anunciado por Franois Hollande est en directa relacin con su capacidad y voluntad poltica para rediscutir la serie de acuerdos adoptados por la UE, y que el flamante presidente prometi renegociar. El cerco contra el cual alerta Jean-Luc Mlenchon, del Frente de Izquierda, adquiere plena vigencia: Ms all de derrotar a Sarkozy, tenemos que derrotar el poder de las finanzas. En trminos parecidos se haba expresado el presidente electo: En esta batalla que comienza debo decirles cul es mi verdadero adversario. No tiene nombre, no tiene cara, no pertenece a un partido, nunca presentar su candidatura ni ser electo. Este adversario es el mundo de las finanzas. Jean-Luc Mlenchon intervino la noche del 6 de mayo diciendo que la victoria era un acontecimiento considerable que demuestra que el ciclo del neoliberalismo comienza a declinar en Europa; rindi luego homenaje a los hermanos griegos de Syriza que tambin han obtenido una resonante victoria en las legislativas.

Los mercados -eufemismo con el cual la prensa designa a la banca y a las financieras-, los burcratas de las instituciones europeas y sus dirigentes ejercern fuertes presiones sobre el nuevo gobierno galo para obtener de ste el respeto de algunos acuerdos ya decididos a espaldas de los pueblos. Dicha operacin, que pisotea la soberana de pueblos y parlamentos, ha contado con el concurso de gobiernos derechistas y socialistas (Papandreu, Zapatero, Socrates). Sin embargo, el cambio a la cabeza del Estado en Francia -el pas segn Carlos Marx donde la lucha de clases siempre ha ido hasta su desenlace final-; el peso de sta en Europa (segunda economa) y en el mundo (quinta potencia), podra servir de ejemplo e incitar a otras naciones europeas a enfrentar con ms vigor el sombro futuro que los mercados les han preparado. Franois Hollande se encuentra ante la disyuntiva de resistir a los mercados, apoyndose en un amplio abanico de fuerzas por el cambio, o capitular al igual que sus pares socialdemcratas europeos

 

 

Notas

(1) Carlos Marx refirindose a Luis Bonaparte en El 18 Brumario de Luis Bonaparte.

(2) Rgis Debray en un debate en TV, con un consejero de Nicols Sarkozy.

 

Publicado en Punto Final, edicin N 757, 11 de mayo, 2012

[email protected]

www.puntofinal.cl

www.pf-memoriahistorica.org

Suscrbase a PF!!

 



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter