Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 24-05-2012

Fuera de las turbias aguas del G-8

Alberto Rabilotta
ALAI AMLATINA


Crecimiento con austeridad a rajatabla es el oxmoron del 2012 producido en las pocas horas de reunin informal en Camp David por los gobernantes del G-8.

La gran misa anual del G-8es ms que un evento meditico. En el fondo es un asunto serio porque desde hace casi cuatro dcadas sirve a Estados Unidos para hacer avanzar sus objetivos geopolticos, y al conjunto de los pases desarrollados para implantar el sistema neoliberal que est en crisis actualmente.

Pero la contradiccin ms importante, que los grandes medios ignoran deliberadamente, es que desde hace ms de una dcada estos gobernantes se renen y se comportan como si aun tuviesen algn poder de decisin sobre las palancas esenciales de la economa, como fijar el valor de su moneda, la tasa de inflacin y de inters; adoptar polticas fiscales para crear empleos o formular polticas industriales y comerciales en situaciones de crisis econmicas o financieras, o ambas como en estos momentos.

Un poco de actualidad sobre la cuadratura del crculo

Este mircoles 23 de mayo, das despus de las cumbres del G-8 y de la OTAN, ambas en Estados Unidos (EE.UU.), tendr lugar una reunin de urgencia de los 27 pases miembros de la Unin Europea (UE) para tratar el caso de Grecia, cuya eventual salida de la zona euro (ZE) ha dejado de ser tab en las discusiones oficiales y oficiosas de la UE. Los analistas polticos y los economistas respetables discuten ahora sobre el cundo y cmo de esta salida, de si ser o no desordenada, de cunto costar a la UE para salvar a sus bancos privados, que es el nico punto nunca mencionado pero constituye el principal inters de los polticos gobernantes.

Es en este contexto que la Organizacin para la Cooperacin y el Desarrollo Econmico (OCDE) present su informe semestral, en el cual seala que la coyuntura de la UE sigue marcada por el riesgo de un incremento del circulo vicioso creado por la alta y creciente deuda soberana, los dbiles sistemas bancarios, la excesiva consolidacin fiscal y el bajo crecimiento, un escenario que podra tener serias consecuencias para la economa global.

La OCDE advierte que en los pases de la zona euro donde estn siendo aplicados los programas de austeridad, la tolerancia para los ajustes fiscales est quizs alcanzando su lmite y con esos pases en recesin en el 2012 y el 2013 una combinacin de prolongada fragilidad financiera, aumento del desempleo y malestar social podra disparar el contagio poltico y una negativa reaccin de los mercados.

Antes de que la OCDE diese a conocer su sabia advertencia a los dirigentes de la UE, el presidente del gobierno espaol Mariano Rajoy dijo en Chicago, al margen de la Cumbre de la OTAN, que los problemas del momento pasan por seguir reduciendo el dficit pblico, por seguir haciendo reformas en casa y por garantizar la estabilidad financiera y la sostenibilidad de la deuda fuera; eso es hablar en serio. Sobre la austeridad y crecimiento, segn la cita del diario argentino Pgina/12, para el presidente espaol tales principios estn ntimamente unidos: el crecimiento es el objetivo y la austeridad es uno de los instrumentos para alcanzarlos.

Tambin en Chicago, segn las agencias de prensa, el Presidente estadounidense Barack Obama recomend a la UE una estrategia de crecimiento, acompaada de disciplina fiscal y de una poltica monetaria que promueva la capacidad de crecimiento en pases como Espaa e Italia, que estn aplicando rigurosos programas de ajuste fiscal.

Por su parte el resumen cotidiano de la prensa europea de Eurointelligence.com destaca que el diario britnico Financial Times (FT) da a conocer este martes 22 los detalles de hacia donde se dirigen las discusiones sobre las obligaciones en euro para financiar el crecimiento que piden tanto el conservador Rajoy como el recientemente electo presidente de Francia, el socialista Franois Hollande.

Segn el FT, las discusiones en Bruselas a nivel de embajadores no contemplan las euro-obligaciones aun cuando se habla de tales. En realidad se refieren a un proyecto de obligaciones que comenzar con una emisin piloto por 230 millones de euros, una suma resalta Eurointelligence- que es insignificante en trminos macroeconmicos para un pas, y ms aun para varios pases de la UE. Y la idea es asignar esos 230 millones al financiamiento de proyectos tales como el transporte transfronterizo, comunicaciones e infraestructura energtica. Y aun tratndose de una suma insignificante, hay pases como Alemania, Holanda y Finlandia que estn descontentos.

Las divisiones son tales entre los pases que se discute sobre si este proyecto piloto de obligaciones debe ser algo permanente o una medida aplicable una sola vez, como quiere Alemania. Todo esto, para Eurointelligence.com, apunta a que la UE sigue sin tener una estrategia para resolver la crisis.

Prueba de esto es la afirmacin del mandatario espaol, para quien -segn la agencia Reuters-, las euro-obligaciones no resolvern la crisis porque (su impacto) ser a largo plazo. Y retornando a la estabilidad financiera Rajoy dijo que puede ser lograda rpidamente, sin necesidad de debates o largas discusiones o estudios ni regulaciones, lo que tomara dos o tres aos para producir efecto. Esta es una decisin que puede tener efecto dentro de 24 horas. Ante lo cual Eurointelligence se pregunta si el presidente espaol encontr el ingrediente mgico o si sabe de lo que est hablando.

Y ahora de retorno al G-7 y el neoliberalismo

En sus comienzos, a mediados de los 70 y hasta comienzos de los aos 80, cuando la primera ministra britnica Margaret Thatcher introdujo la agenda neoliberal (1), el G-7 tena un potencial poder real de coordinar respuestas monetarias, fiscales o comerciales a las crisis.

Como olvidar, para este periodista que en Canad cubri desde 1975 en adelante algunas de estas cumbres directamente, y las dems gracias a las excelentes sesiones de informacin de los altos funcionarios canadienses (algo que dej de existir desde la llegada del conservador Stephen Harper al gobierno de Ottawa, en 2005), que fue este club de pases ricos el que impuls las polticas tendientes a reducir el papel de los Estados en la economa.

El G-7 ha sido una instancia clave para adoptar los principios que en otros foros llevaron a despojar a los Estados de los instrumentos que le permitieron jugar un papel rector en la economa y en la sociedad, como haba influenciado a nivel de los pases capitalistas la poltica del New Deal de Franklin D. Roosevelt y los acuerdos de Bretton Woods a finales de la segunda Guerra Mundial.

Cmo no recordar a esos ministros y funcionarios del G-7 que desde mediados de los aos 80 nos confiaban. a los periodistas que seguamos las negociaciones para el Tratado de Libre Comercio (TLC) entre Canad y EE.UU., las negociaciones comerciales multilaterales en el marco del GATT (Acuerdo general sobre tarifas y aranceles), y ms tarde las negociaciones para incorporar a Mxico en el TLC, que el objetivo final de todas estas negociaciones era establecer un sistema de derecho universal, para la economa, las finanzas, el comercio internacional y los derechos de propiedad, y crear las reglas y los mecanismos para castigar a los pases que no las respetasen. O sea la definicin misma de la utopia neoliberal.

No, ya no tienen ese poder porque desde mediados de los aos 80 los gobiernos del G-7 comenzaron a adoptar consensos y decidieron coordinar decisiones en ese foro informal, y formalmente a nivel bilateral y multilateral, dentro de las instituciones multilaterales existentes (FMI, Banco Mundial, GATT) y las creadas ms adelante para liderar el proceso de liberalizacin y liberalizar concretamente los mercados (Organizacin Mundial del Comercio, las organizaciones regionales para fomentar el libre comercio y otros mecanismos destinados a fijar los parmetros de la liberalizacin), para ceder a las fuerzas del mercado los poderes monetarios, fiscales, de comercio exterior y de poltica industrial de los Estados.

As fueron creando e imponiendo al resto del mundo las polticas de apertura de los mercados acompaadas de las polticas de austeridad y de reduccin del papel de los Estados en las economas, que tanto dao y despojos causaron en Amrica latina, tierra de experimentacin. Y fueron afinando los acuerdos de libre comercio con la inclusin de anexos para la proteccin de las inversiones, para garantizar el libre flujo financiero y reforzar los derechos de propiedad fsica que necesitan las empresas transnacionales para mantener el control sobre los recursos naturales y perpetuar el modelo extractivo en los pases en desarrollo y emergentes. Y el respeto de la propiedad intelectual para mantener el total control sobre las nuevas tecnologas y los avances cientficos patentados, y de paso legalizar con el sistema de patentes el robo del patrimonio gentico de plantas, animales y hasta seres humanos de otras regiones y pases.

Cmo olvidar que desde los aos 90, bajo el gobierno del Demcrata Bill Clinton, se derrib el muro que separaba los bancos de inversiones de los bancos de depsitos, una medida adoptada por casi todo el resto del mundo capitalista (salvo Canad) para liberar el potencial especulativo del sistema financiero, y que simultneamente Washington y los pases de la UE idearon e implantaron la independencia de los bancos centrales de los Estados, que establecieron la quimera de la estabilidad monetaria y financiera, y fijaron una poltica de coordinacin de estos bancos centrales fuera del alcance de los gobiernos, en el Bank of International Settlements, el banco central de los bancos centrales.

Los gobernantes del G-8, y en especial los gobiernos de la UE que estn bajo la frula del Banco Central Europeo y del celoso defensor de la estabilidad monetaria y financiera que es el Bundesbank, el Banco Central de Alemania, no pueden ignorar que la poltica monetaria y fiscal responde ante todo al sector financiero privado, y que los Estados nacionales carecen, como muestra descarnadamente la crisis del euro, de un poder capital, el de formular y decidir sus polticas monetarias y fiscales, y por lo tanto de sus polticas econmicas, industriales y comerciales.

- Alberto Rabilotta es periodista argentino - canadiense.

http://alainet.org/active/55055



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter