Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 25-05-2012

Sin Evo, Bolivia sera la Honduras de Amrica del Sur

Ollantay Itzamn
Rebelin


En los ltimos das, con inusitado asombro, vemos, omos y leemos a la implacable caballera de la oposicin boliviana crepitando en contra del impopular y ecocida indio Presidente. Algunos polticos de vanguardia revolucionaria exigen la destitucin del Presidente mediante revocatoria de mandato. Otros activistas revolucionarios, desde las calles, incluso plantean que Evo sea colgado como el ex Presidente Gualberto Villarroel (asesinado por una turba en 1945). As, el anti sujeto del proceso boliviano descarga toda su artillera, desde los medios de informacin y redes sociales, para desvirtuar dicho proceso que segn ellos slo beneficia a la empresa privada.

Ante estas mentiras, que la dictadura meditica paulatinamente los va convirtiendo en verdades en el imaginario colectivo, es importante aproximarnos a la realidad actual boliviana y compararla con la situacin integral de la Honduras actual, la histrica hermana siamesa de Bolivia en el empobrecimiento.

Hasta hace 7 aos atrs, Honduras y Bolivia competan por el penltimo puesto regional en el ndice de Desarrollo Humano (IDH)

Honduras y Bolivia cuentan con similar cantidad poblacional. Honduras tiene la ventaja de contar con una poblacin culturalmente homognea (mestiza) en un territorio 10 veces ms pequeo que el de Bolivia. Desde una perspectiva geopoltica, Honduras es el corazn de Centro Amrica, as como Bolivia es de Sudamrica, situacin que las predestin al dominio estratgico del Imperio.

A ambos, el Imperio les aplic los mismos mtodos represivos bajo la Doctrina de Seguridad, la Alianza para el Progreso y el Consenso de Washington. Ambos pases reiniciaron su etapa democrtica a inicios de la dcada de los 80 del pasado siglo (incluso bajo presidentes que coincidieron en el apellido, Suazo Crdova en Honduras, y Siles Suazo en Bolivia). En las mismas fechas, el FMI y BM, comenzaron a aplicar programas de ajuste estructural (receta neoliberal) para salvar las economas de estas dos repblicas siamesas.

Hasta hace tan slo 7 aos atrs, Honduras y Bolivia, producto de las canalladas de sus lites oligarcas serviles a los intereses del Imperio corporativo, competan entre s por el penltimo puesto en las categoras del IDH. Recuerdo que cada fin de ao, gobiernos de ambos pases salan en competencia hacia la comunidad internacional, sombrero en mano, a pedir limosnas para pagar los sueldos y aguinaldos de fin de ao a sus trabajadores. Ambos fueron declarados econmicamente insolventes, y se les condon incluso el pago de la inmoral deuda externa.

Para quienes gustan de nmeros, hace 7 aos atrs, Honduras y Bolivia contaban con un promedio similar de Producto Interno Bruto (PIB), de 10 mil millones de dlares cada una. De los cuales, los estados slo contralaban entre el 15 y 17%. En ambos casos, el ingreso anual promedio per cpita era de alrededor de 800 dlares. Entre el 10 y 14% de las poblaciones econmicamente activas, de ambos pases, estaban desempleadas. Esta situacin laboral expuls a ms de 1.2 millones de hondureos hacia los EEUU. En el caso de bolivianos, hacia Espaa.

Las reservas financieras internacionales de ambos pases tambin eran similares, bordeaban los mil quinientos millones de dlares. En ambos casos, la situacin de extrema pobreza carcoma alrededor del 40 al 50% del total de la poblacin. El analfabetismo, la desnutricin, la desarticulacin caminera, etc. convertan a ambos pases en el frica empobrecida del Abya Yala, junto a Hait. Recuerdo que en el 2004, Bolivia era catalogada como un Estado fallido por analistas internacionales. Entonces, muchos bolivianos y hondureos se avergonzaban de llevar el gentilicio de sus pases de origen en el extranjero.

Por qu estas dos repblicas siamesas, ahora, son diferentes?

Pero hace 7 aos atrs ambos pases tomaron rumbos distintos. Contra todo pronstico y esfuerzo discursivo neoliberal, Bolivia opt por el diablico y anticristiano proceso de cambio impulsado por la chusma indgena y campesina, y Honduras no quiso apostar lo cierto por lo incierto y afianz su sistema neoliberal que le prometa convertirla en un paraso terrenal madi in USA. Entonces, las consecuencias actuales son diferentes.

En la actualidad, el PIB boliviano bordea los 20 mil millones de dlares, de los cuales el Estado plurinacional controla ms del 34%. Honduras languidece con un PIB de 10 mil millones de dlares controlado casi por completo por la empresa privada.

El ingreso promedio per cpita en Bolivia, para el 2010, era de 1,833 dlares, y en Honduras el promedio actual sigue siendo de 700 dlares. Las actuales reservas internacionales de Honduras son menos de mil quinientos millones de dlares (ms bajo que hace 7 aos atrs). Las reservas internacionales de Bolivia, al 2011, superan los 12 mil millones de dlares. Este crecimiento del ahorro boliviano hizo que la agencia calificadora de riesgo Standard and Poors catalogara actualmente al pas en la categora de BB, mientras que Honduras sigue en B.

Para el 2010, en Bolivia, cerca de un milln de personas de escasos ingresos pasaron a engrosar a la clase media. Mientras en Honduras, el valor adquisitivo de su moneda frente al dlar se sigue depreciando (el nico pas en el continente en el que el dlar sube de precio frente a la moneda nacional).

En Honduras, segn el INE, 2010, cerca del 70% de su poblacin se encuentra en situacin de pobreza, y un promedio del 50%, en extrema pobreza (mucho peor que hace 7 aos). Para la misma fecha, en Bolivia, la extrema pobreza se redujo al 25%, y la moderada, al 49%. En Honduras las y los desempleados suman cerca de 2 millones. Es decir, como el 40% de su poblacin econmicamente activa. En Bolivia, el desempleo para el 2011 era del 5.9%.

Desde el 2006, Bolivia dej de pedir limosnas en los espacios internacionales para cumplir con sus obligaciones salariales, porque el Estado gracias la recuperacin soberana de sus bienes, polticas de austeridad gubernamental y lucha contra la corrupcin, logr mantener supervit fiscal. Mientras en Honduras miles de profesores, en 2012, esperan cobrar sus sueldos incluso de hace dos aos atrs. El 70% del presupuesto general del Estado hondureo depende de la ayuda internacional. Honduras sigue igual o peor endeudado que antes de la condonacin y dispone entre el 30 a 40% de su presupuesto para cumplir con las obligaciones de sus nuevas deudas.

A nivel general, la pertinaz apuesta por el sistema neoliberal recargado llev actualmente a Honduras al descalabro total. Un pas con un Estado prcticamente inexistente. Con una sociedad violenta y desintegrada. Cada 75 minutos se asesina violentamente a una persona, y no existe investigacin, ni crceles que soporten la carga demogrfica de presos.

Los jinetes neoliberales de Honduras, incluso apostaron equivocadamente a un golpe de Estado criminal para mantener el sistema y contrarrestar los vientos del Sur, pero el antdoto fue peor que la enfermedad. El golpe termin fulminando al Estado aparente, afianzado la corrupcin e impunidad, e instaurando la cultura de la muerte.

En los ltimos aos, Honduras, de ser un Estado fallido, transit inmediatamente a una sociedad fallida y actualmente su territorio es despedazado por narco gobiernos locales y el crimen organizado que capitalizan los remanentes de lo que fueron instituciones estatales. En Honduras ya nadie discute la condicin del pas como un Estado fallido.

Mientras esto ocurre con Honduras, su histrica hermana siamesa en el empobrecimiento, Bolivia, contina avanzando en la vanguardia internacional, no slo intentando pensar otro mundo posible desde Bolivia, sino apostndole a la cultura de la vida (Buen Vivir) con dignidad y soberana. En este esfuerzo, se cometen errores porque no existen libretos, ni manuales para emprender nuevos caminos en un oscuro sistema-mundo-occidental que no termina de morir.

Quienes por miopa intelectual u oportunismo poltico se esfuerzan por desvirtuar el proceso boliviano encabezado por el Compaero Evo deberan recordar en qu condiciones se encontraba Bolivia hace 7 aos atrs. Deberan detenerse un momento e imaginar el actual nefasto destino hondureo como una desgracia que el pueblo boliviano evit y evita con su lucha.

Gracias al trabajo, sacrificio y creatividad de todo el pueblo consciente y de sus gobernantes, Bolivia no es la misma de hace 7 aos atrs. Existen errores, pero eso no quiere decir que todo lo que se hace desde el gobierno sea malo. Que el proceso boliviano an no se haya convertido en la panacea o relevo al sistema-mundo-occidental en crisis es muy distinto, pero eso no quiere decir que en Bolivia la gente viva peor que hace 7 aos atrs.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter