Portada :: Bolivia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-05-2012

Discriminacin y matrimonio homosexual

Manuel Canelas Jaime
Rebelin


Deca la presidenta Cristina Fernndez que el da de sancionar la ley del matrimonio igualitario, ella se haba levantado con los mismos derechos que haba tenido antes de la sancin: Nadie me haba sacado nada, y yo no le haba sacado nada a nadie, al contrario, le habamos dado a otros cosas que les faltaban y que nosotros tenamos Resultara complicado resumir en menos palabras lo que es luchar contra la discriminacin que durante tanto tiempo ha sido, y es an, parte de nuestras estructuras poltico-sociales, en este caso se trata de un importantsimo avance en erradicar la discriminacin por orientacin sexual que nuestra Constitucin prohbe- en nuestro vecino del sur.

Apelar a las tradiciones y a las -supuestas-esencias para negar el avance en derechos civiles es un argumento tpicamente conservador, aqu, en Bolivia, lo sabemos muy bien. El recurso a la siempre pura y excluyente- tradicin neg durante mucho tiempo los derechos de las mayoras sociales de este pas y las construcciones tericas y los miserables argumentarios que mantenan a raya a esas mayoras de las instituciones del Estado, de la participacin poltica o incluso de los espacios pblicos comparten la misma matriz con los razonamientos y temores que ahora se niegan a adaptar las normas a la sociedad plural que somos hoy.

Hemos dado pasos de gigante en los ltimos anos, fruto de una articulacin de las luchas y el empuje de los movimientos sociales con una clara voluntad poltica de parte del MAS y del Gobierno de implementar cambios que ya eran de justicia hace dcadas. No sera correcto dejar que viejos prejuicios, y sus voceros, nos engaen otra vez y nos pongan ellos el freno de mano. Ahora tenemos a lo plural como eje de nuestra construccin societal, y ha costado que as sea, es por eso que ese reconocer lo plural tiene que ser el punto de partida en todos los desafos que enfrentemos, por descontado que la moderna reaccin  nacional siempre estar dispuesta a poner todas las piedras y los editoriales que pueda en contra, sobran diletantes de Arguedas, lo conseguido hasta hoy es siempre a pesar suyo.

Si tenemos claro que descolonizar y despatriarcalizar van de la mano, y as parecen pensarlo las organizaciones sociales y la mayor parte de los nuevos gestores del Estado, resulta evidente que una de las tristes hijas favoritas del patriarcado es la homofobia y por lo tanto se vuelve un imperativo poltico de cualquier gobierno de izquierda el combatirla con el mismo vigor con el que se combate el racismo o la violencia de gnero.

Los catlicos pueden estar tranquilos, de hecho, esto no se aleja tanto de las mejores de sus enseanzas, como dice Juan Jos Tamayo, el telogo espaol ms prestigioso, ser cristiano y homosexual no es incompatible, ser homfobo y cristiano si lo es. Y para los que se rasgan las vestiduras cuando se empieza a mencionar la adopcin por parte de parejas del mismo sexo, una rplica sencilla y real: los nios no necesitan abstracciones, necesitan amor, quien sepa y pueda drselo tiene ganada la maternidad, eso ya sucede en varias casas de muchas ciudades, le pese al cardenal que le pese, quien por cierto no conocer descendencia ni honrar todos los sacramentos.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter