Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Revoluciones en el mundo rabe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-05-2012

Se avecina una larga guerra
Siria tras la masacre

Patrick Cockburn
CounterPunch

Traducido del ingls para Rebelin por Sinfo Fernndez


Mientras algunas zonas de Siria estn ya bajo la convulsin de la guerra civil, en otras la vida prosigue casi con normalidad. En el mismo momento en que el pasado viernes en Hula, centro de Siria, se estaba masacrando a ms de 30 nios y bombardeando a docenas de civiles, en Damasco la gente haca picnic por las laderas de Monte Qasiun, cuya mole se eleva junto a la capital.

Ayer [27 de mayo] el gobierno sirio neg que sus fuerzas hubieran perpetrado en Hula la masacre de al menos 116 personas, incluidas docenas de nios, afirmando que la carnicera fue obra de los rebeldes.

Pero no ofreci relato detallado alguno de lo sucedido que pudiera servir para negar de forma convincente las acusaciones de los insurgentes, en gran medida apoyadas por los observadores de las Naciones Unidas, de que haban sido unidades militares y milicias leales al gobierno quienes haban cometido la matanza.

Varias fuentes me dijeron ayer en Damasco que crean que el ataque lo haban perpetrado las fuerzas del rgimen en venganza por el asesinato, haca un mes, de un informante del gobierno en el cercano pueblo alau de Qabu.

Las afirmaciones y contra-afirmaciones llegaban como disparos desde las barriadas de la ciudad de Hama, en el centro de Siria, de Rastan, al norte de Homs, la ciudad en poder de los rebeldes, y de zonas de los suburbios de Damasco, emanando de los Comits Locales de Coordinacin y del Observatorio Sirio de los Derechos Humanos, que tiene su sede en Gran Bretaa.

Ayer, el gobierno de Damasco pareca de algn modo no tener dirigentes e iba lentamente dndose por enterado del impacto causado por la atrocidad, de que las gentes de todo el mundo culpaban a las autoridades sirias de asesinar y mutilar a nios. Me da la impresin de que en estos momentos no hay nadie que controle con firmeza la poltica y las fuerzas armadas sirias, deca ayer un diplomtico.

El gobierno sirio est proclamando que la masacre se produjo despus de que 100 hombres fuertemente armados atacaran los controles del gobierno alrededor de Hula a primera hora de la maana del sbado y despus se dedicaran a masacrar a los habitantes del lugar durante un perodo que dur nueve horas. El portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores, Yihad Madisi, culpando a los terroristas de la masacre, dijo a los informadores en Damasco: Han matado a tiros a mujeres, nios y ancianos, y esa no es la marca del heroico ejrcito sirio.

La oposicin ofreci un relato ms detallado de lo sucedido, diciendo que Hula haba sido bombardeada primeramente el jueves, tras las protestas callejeras de sus habitantes. Este extremo fue confirmado por los observadores del alto el fuego de las Naciones Unidas, quienes despus hallaron en la zona casquillos de gran calibre. Los militantes antigubernamentales dicen que los milicianos shabihah de la comunidad alau, leal es al Presidente Bashar Al-Asad, entraron en Hula degollando y matando a tiros a la gente.

Un testigo de la oposicin, a quien las agencias de noticias llaman Maysara al-Alhawi, dijo que vi o los cuerpos de seis nios y de sus padres en una de las casas asaltadas en la ciudad, contando a las agencias: Los cuerpos de los nios estaban apilados unos sobre otros, con las gargantas cortadas o con disparos a quemarropa.

En los ltimos dos das he ayudado a recoger ms de 100 cuerpos, la mayora eran de mujeres y nios. Los ltimos fueron seis miembros de la familia al-Kurdi. Un padre y sus cinco hijos. La madre est desaparecida, dijo.

Se ha dicho que los habitantes alaues del rea de Hula estn aterrados ante las posibles represalias por la masacre y han estado donando sangre para los heridos, que parecen llegar a la cifra de 300-400.

Los combates pueden ser intensos pero tambin espordicos, incluso en las zonas ms conflictivas. Durante la pasada semana, los insurgentes, muchos de ellos desertores del ejrcito, han estado luchando para capturar Rastan, una ciudad estratgicamente situada en la carretera que va al norte desde Homs. Durante el mismo perodo, los militantes de la pequea ciudad de Duma, un baluarte de la oposicin en las afueras de Damasco, se implicaron con los mediadores de las Naciones Unidas en las cuestiones relativas al acceso a los hospitales, liberacin de detenidos y restauracin de servicios. Los soldados a cargo de los controles hechos de sacos terreros que rodean las estrechas calles de Duma, donde tiendas y mercados estaban reabrindose, parecan aburridos y relajados.

Kofi Annan, el enviado de la ONU y la Liga rabe, regresa a Damasco en los dos prximos das para intentar dar algo ms de contenido al supuesto alto el fuego que empez el 12 de abril. Su visita parece ahora ser fundamental porque la carnicera de Hula ha convertido a Siria de nuevo en el centro de la atencin internacional y en posible objetivo de alguna forma de intervencin exterior.

Desde el principio, el alto el fuego se ha cumplido solo de forma espordica. El gobierno parece tener ms inters en que se cumpla, al estabilizar ms su autoridad, que los insurgentes, que necesitan que la olla de la rebelin siga hirviendo. El equipo de observadores de la ONU dice que durante el alto el fuego el nivel de las operaciones ofensivas del ejrcito disminuy de forma significativa, mientras que hubo un aumento en los ataques de los militantes y en los asesinatos selectivos. Pero todo el crdito que el gobierno sirio pudiera estar confiando obtener al mostrar contencin desaparecer si se confirman las recientes atrocidades.

Se avecina una larga guerra

No hay nadie en Siria que espere una solucin rpida a una crisis en la que todo un mosaico de intereses y facciones estn batallando por controlar el pas. La imagen que tengo de la sociedad siria es que el 30% de la gente estn de forma militante contra el gobierno, el 30% a favor y al 40% no le gusta nadie mucho, dijo un cristiano en Damasco. Un diplomtico aleg que hay mucha ms gente polarizada que hace seis meses a favor del gobierno, en contra y los que yo llamo anti-todo, la gente a la que le disgusta el rgimen pero teme igualmente a la oposicin. El gobierno ha estado explotando esto centrndose en sus opositores no violentos para poder decir que la opcin es entre nosotros y los tipos de la barba larga. La gente quiere cambios, pero tiene miedo que puedan ser a peor.

Las conversaciones con los crticos del rgimen de Damasco de mentalidad liberal reflejan esas diferencias. Si llego a hacer incluso la ms pacfica de las protestas me arrestaran de inmediato, dijo una mujer con frustracin. Los dirigentes de la oposicin en el exilio no han desarrollado un plan serio para tranquilizar a las minoras [alaues, cristianos, drusos, kurdos], aunque son los principales seguidores del gobierno, aadi un empresario cuyos negocios estn vinindose abajo, obligndole a vivir de sus ahorros.

Podra cambiar el actual impasse como consecuencia de la muerte el viernes de todas esas personas en Hula? A nivel internacional, la atrocidad, de confirmarse en detalle, har que aumenten las presiones para que haya un mayor apoyo exterior a la insurgencia y sanciones ms duras contra Siria. Segn se ha informado, parece que a los rebeldes les estn llegando armas de Arabia Saud y que su grado de coordinacin en los combates de Rastan es mayor que hace unos pocos meses.

El gobierno sirio dice que ha estado acatando el alto el fuego excepto cuando le han atacado. Antes de los asesinatos de Hula, Yihad Madisi, el portavoz del Ministerio sirio de Asuntos Exteriores, dijo: Desde que firmamos el alto el fuego el 12 de abril, hemos documentado que la oposicin lo ha violado 3.500 veces. Pero los bombardeos de zonas civiles, con las macabras consecuencias de Hula mostradas por las televisiones de todo el mundo, confirmarn el estatus de estado-paria de Siria, del cual estaba empezando a emerger.

El Sr. Makdisi dijo que los dirigentes rabes haban rechazado las conclusiones de una anterior misin de observacin de la Liga rabe porque mostraba que la oposicin estaba armada y a la ofensiva. No hay duda de que la oposicin se ha militarizado pero esto no resulta sorprendente dada la represin de las pacficas protestas. Lo que Siria necesita es una evolucin gradual, no una confrontacin armada, dijo el Sr. Makdisi. Quieren que Siria haga reformas pero imponen sanciones, pero lo que consiguen es que la gente no tenga gas para cocinar.

El gobierno sirio se ha ido haciendo ms fuerte en las ltimas siete semanas, porque el plan de Kofi Annan redujo los llamamientos a la intervencin internacional. Los asesinatos de Hula han puesto esto en duda y servirn para presionar a Annan a favor de un plan de alto el fuego ms sustancial que el actual, en el que cada parte lo respetaba solo cuando le convena militarmente.

Tendrn impacto los ltimos asesinatos en cmo los sirios contemplan la lucha por el poder? La naturaleza indiscriminada y excesiva de la violencia del gobierno durante los catorce ltimos meses le ha alienado de franjas de sirios que no eran muy favorables a la revolucin. No es solo que hayan muerto 10.000 personas, sino la forma bestial en que las mataron, dijo una mujer laica y de clase acomodada en Damasco.

A pesar de las crticas a la misin de paz de Annan y a los 300 observadores de la Misin de Supervisin de la ONU, parecen ser la nica va para que la violencia disminuya. Incluso con el incremento del flujo de armas a la oposicin, el gobierno sigue teniendo una gran superioridad en fuerzas armadas. Pero este hecho se convierte en debilidad poltica porque, al igual que EEUU en Iraq y Afganistn, o Israel en Lbano y Gaza, el uso excesivo de armamento pesado contra los civiles provoca una indignada reaccin dentro y el aislamiento poltico fuera.

Una oposicin mejor armada ser quiz demasiado fuerte para que el gobierno pueda suprimirla, pero es posible que el resultado sea una prolongada guerra civil ms que una clara victoria de una de las partes. Las sanciones han destrozado ya el sector bancario sirio y estn hiriendo a la economa, pero no estn llevando al colapso econmico. Los sirios las ven como un castigo colectivo contra todos que causa pocos daos al gobierno. Hay mucha comida porque la agricultura siria, el sector mayoritario de la economa, se est beneficiando de dos aos de abundantes lluvias tras tres aos de grave sequa. No hay turismo y los hoteles estn vacos, pero esto no fue nunca tan importante como en Lbano o en Egipto. El peor impacto lo ha sufrido la exportacin de petrleo porque las compaas petroleras extranjeras han dejado de operar aqu.

Tanto el gobierno como la oposicin armada son ms fuertes ahora que hace seis meses y ninguna de las dos partes ve muchas razones para comprometerse con la paz. Sienten como si estuvieran al comienzo de una larga guerra.

El escenario en un suburbio de Damasco

Los soldados vigilan las barricadas de sacos terreros que rodean Duma en las afueras de Damasco, mientras militantes de aspecto rudo controlan las calles. Semeja una especie de punto muerto que ninguna de las partes, por el momento, parece dispuesta a alterar.

Al ver los vehculos de la ONU, los viandantes gritan eslganes contra el gobierno en medio de los cantos de Dios es grande. Un muchacho se desgarra la camisa para mostrar las vendas blancas sobre el pecho que tambin intenta quitarse para que veamos que debajo hay quemaduras. Puede parecer seguro durante el da, pero despus de las siete de la tarde, los francotiradores disparan a la gente que camina por la calle desde lo alto de los edificios, dice un hombre montado en una motocicleta roja. La pasada noche le dispararon a dos nios y a tres mujeres.

Una mujer llorosa, con velo y la tnica negra que utilizan la mayora de las mujeres de este distrito conservador musulmn, dice que a su hijo le arrestaron hace seis semanas y que no le ha vuelto a ver desde entonces.

A pesar de sus quejas por los francotiradores, arrestos arbitrarios y desapariciones, una multitud de unas cien personas reunidas en el centro de Duma no parecen temer que les ataquen las fuerzas del gobierno. Alrededor de una tercera parte de las tiendas estn abiertas. Los telfonos mviles no funcionan pero alguien ha recogido la basura, a diferencia de la asediada ciudad de Homs, donde se acumula en montones podridos. Los militantes locales estn bien organizados, con jvenes disciplinados vestidos con una especie de uniforme de pantaln y camisa negra vigilando la puerta de una mezquita que les sirve de cuartel general.

Los Hermanos Musulmanes han sido siempre fuertes en Duma, explica un observador cristiano. Un empleado de la mezquita dice: Esta lucha va para largo. Se ofrece a mostrarnos por fuera una casa que pertenece a un militante que fue sellada en 1980 durante la ltima rebelin musulmana sunn y nunca ha vuelto a abrirse.

Dentro de la mezquita, un equipo de la Misin de Supervisin de la ONU en Siria (UNSMIS, por sus siglas en ingls), que tiene 300 observadores en el pas, estn tratando de mediar entre los lderes militantes locales y el gobierno. La discusin gira alrededor de cuestiones urgentes, como los detenidos, los francotiradores, el acceso a los hospitales y la restauracin de los servicios.

Aunque la gente en Duma dice de boquilla que la ONU no est haciendo nada por ellos, quieren ms observadores, especialmente si pueden quedarse en Duma por la noche. Martin Griffiths, el jefe adjunto de la UNSMIS, reconoce: Si estn presentes la violencia tiende a reducirse. Si tuviramos cuatro valientes observadores que se quedarn en Duma por la noche, eso podra ayudar. Aade que hasta que la violencia no se reduzca, no puede haber un verdadero dilogo poltico.

Duma, un suburbio de al menos 180.000 personas, muestras pocos signos de daos fsicos como no sean los de algunos edificios salpicados de orificios de bala. La gente de la localidad se queja de asesinatos, desapariciones y registros destructivos pero no de edificios destruidos. Sin embargo, las percepciones de la violencia dentro de Siria estn muy determinadas por los rumores y los vdeos de Youtube de la oposicin. Mucha gente que se encuentra nueve kilmetros ms all, en el centro de Damasco, est convencida de que Duma, a la que no se atreven a visitar, est en ruinas. Quiz el gobierno no le permite ver toda la ciudad, dice con incredulidad un empresario polticamente moderado, pero no hubo funcionarios del gobierno con nosotros en nuestra visita a Duma.

La violencia es mucho peor ms al norte. Los taxistas y conductores de autobs se niegan a menudo a arriesgarse por la carretera que va a Aleppo, que atraviesa el territorio ocupado por los rebeldes en los alrededores de Homs y Hama. Nacio ne s Unidas confirma que esta semana ha habido duros combates en Rastan, en la carretera principal al norte de Homs. Hay muchos desertores del ejrcito sirio luchando all, dice un funcionario de la ONU.

Si bien en virtud de los trminos del acuerdo de alto el fuego de Kofi Annan del 12 de abril, el ejrcito sirio tiene que retirar el armamento pesado del centro de las ciudades, puede mantenerlo para vigilar las carreteras principales.

Aunque algunos diplomticos internacionales fuera de Siria dicen que el alto el fuego del Sr. Annan ha sido un fracaso, muchos sirios creen que la violencia podra haber sido mucho peor. El ejrcito sirio podra lanzar ms ataques apoyado por la artillera pesada y los blindados contra las zonas en poder de los insurgentes. En reflejo de esto, una expresin popular en Damasco dice que el Ministro de Defensa no ha salido an del pijama. Segn un comunicado de la UNSMIS, en las ltimas seis semanas, desde el alto el fuego de Annan, el nivel de las operaciones militares ofensivas de las fuerzas del gobierno disminuy de forma importante, aunque ha habido un aumento en los ataques de los militantes y en los asesinatos selectivos. Un informe publicado esta semana por otro equipo de las Naciones Unidas, a quien no se le permiti entrar en Siria, deca que ambas partes estaban perpetrando violaciones de los derechos humanos aunque culpaban de la mayora de ellos al gobierno.

El rea metropolitana de Damasco parece estar tranquila en su mayor parte, siendo Duma la zona ms violenta. Los cinco millones de habitantes de la capital han absorbido al menos 400.000 refugiados llegados de Homs. Muchos de ellos estn viviendo en hoteles y apartamentos anteriormente ocupados por los peregrinos de Iraq e Irn que visitan los santuarios chies. El sistema bancario est paralizado por las sanciones.

Pero el grado de calamidad econmica se ha exagerado bastante, segn dicen los economistas. Nabil Sukkar, director de administracin del Bur Consultivo Sirio para el Desarrollo y la Inversin y ex funcionario del Banco Mundial, dice: La economa est herida pero no est derrumbndose. Seala que el sector ms importante es el agrcola y que las lluvias han sido buenas, el turismo no es tan importante como en Egipto o el Lbano y que lo peor se lo han llevado las exportaciones de petrleo. Incluso en Duma, el mercado de verduras est abierto y en Damasco hay un auge moderado de la construccin y la gente cuenta historias de edificios de apartamentos ilegales aduciendo que el gobierno est demasiado preocupado para hacer cumplir las normativas.

Sin embargo, segn un diplomtico, las detenciones masivas han creado una atmsfera de temor en la capital. La gente tiene ms miedo que en noviembre y diciembre, dice. El gobierno es ms fuerte, pero tambin lo es la oposicin armada.

La ONU condena a Siria

El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, reunido el sbado por la noche, conden al gobierno sirio en los trminos ms firmes posibles por sus ataques con artillera pesada sobre la ciudad de Hula, donde 108 personas, de ellas 34 nios, fueron asesinados el viernes.

Si bien la declaracin, cuidadosamente redactada, se qued corta a la hora de culpar a alguien por los ataques a quemarropa que asesinaron a muchas de las vctimas, el Consejo conden la matanza de civiles con disparos a quemarropa y graves torturas fsicas.

La declaracin deca que el escandaloso uso de la fuerza contra los civiles violaba el derecho internacional y los compromisos del gobierno de parar la violencia, incluido el uso de armas pesadas. El gobierno sirio niega la responsabilidad en la masacre.

Los diplomticos dicen que Gran Bretaa y Francia haba propuesto emitir un comunicado de prensa condenando los asesinatos pero que Rusia le dijo a los miembros del Consejo que no estaba de acuerdo y que quera recibir informacin del teniente general Robert Mood, que est al frente de la misin de observadores de la ONU en Siria. Una vez ms Siria se enfrenta al aislamiento diplomtico. El Sr. Annan debe estar hoy de vuelta en Damasco para mantener conversaciones encaminadas a evitar que su plan de paz, acordado hace siete semanas, se vaya a pique.

Para sobrevivir, el Presidente Bashar al-Asad necesita evitar el aislamiento internacional en que se encuentra Siria. Tambin necesita impedir que los sirios, y el mundo, crean que la cada del rgimen es inevitable y que deberan evitar apostar por un perdedor.

Cmo responder Rusia a todo esto?, preguntaba ayer un diplomtico extranjero en Damasco. Esa es la pregunta crucial. Rusia sigue siendo el amigo ms importante de Siria. Fueron los vetos de Rusia y de China en el Consejo de Seguridad celebrado en febrero los que salvaron a Siria del peligro de una intervencin exterior similar a la que derroc al Coronel Gadafi en Libia.

Pero Rusia est pagando un precio por apoyar a Siria y ese precio va aumentar la matanza de Hula. No puede pretender seguir aliado a un rgimen en permanente estado de crisis.

El Presidente Asad puede buscar un apoyo a largo plazo en Irn y, en menor medida, en Iraq, ambos potencias chies que consideran que Siria est siendo atacada por los gobernantes sunnes de Arabia Saud y Qatar.

Los iranes han estado aportando alguna ayuda econmica para reducir el impacto de las sanciones. Hizbollah, en el Lbano, tambin se resiste a que su aliado desde hace tanto tiempo en Siria desaparezca. Pero los iranes, cuya poltica exterior es normalmente cauta y sinuosa, no querrn depender de la supervivencia del Presidente Asad. Buscarn acomodo con cualquier gobierno que le suceda aunque Irn todava se enfrenta a una seria derrota estratgica al perder su aliado ms importante en el mundo rabe. Con l perder gran parte de su capacidad para jugar un papel como potencia regional.

El escenario en Damasco

En Damasco hay pequeas, aunque amenazantes, seales de anormalidad. Los soldados impiden a todo el mundo, excepto al ejrcito y al personal de la seguridad que entren en ciertas calles. Se est parando a los vehculos pesados en las afueras de la capital ante el temor de suicidas-bomba.

La masacre de los nios de Hula y de sus padres ha profundizado aqu el sentimiento de crisis, aunque muchos sirios se estn habituando a la violencia. A diferencia del resto del mundo, que se centra en Siria solo intermitentemente cuando se produce una atrocidad especialmente escalofriante, puede que aqu la gente est perdiendo el sentimiento de conmocin tras ver que en los ltimos quince meses han muerto 13.000 seres, segn las estimaciones ms recientes.

Pero el indicio ms aterrador de que algo va mal es el vaco, la ausencia de gente y vehculos en las calles antes atestadas. Muchos se quedan en casa obsesionados con una crisis que en gran medida ven desplegarse por televisin y online. En el hotel donde me alojo en Damasco, soy el nico husped.

El mismo gobierno se siente a menudo curiosamente ausente, quiz porque su atencin est en otra parte. La toma de decisiones fue siempre lenta en Siria porque demasiadas decisiones tenan que adoptarse en la cumbre pero ahora es peor.

Tengo la sensacin de que los funcionarios de menor rango no quieren tomar decisiones porque podran ser revocadas por funcionarios de lnea ms dura que estn por encima de ellos, dijo un diplomtico. Al mismo tiempo, masacres como la de Hula, perpetradas por milicianos alaues, sugieren un liderazgo que quiz no controla demasiado a sus propias fuerzas.

El ambiente es tenso. Una persona, en el espacio de pocos minutos, pas de afirmar que tena total confianza en un feliz futuro para el pueblo sirio a expresar presentimientos sombros sobre la posibilidad de una guerra civil.

Por qu los extranjeros no paran de hablar de diferencias entre nuestras minoras?, me pregunt exasperado ayer un activista de los derechos humanos contra el gobierno. Los franceses dijeron que lucharamos unos contra otros si se iban de Siria pero nada de eso sucedi. Nosotros los sirios estamos unidos diga lo que diga cualquier gobierno sobre nuestras divisiones.

Un cuarto de hora despus, el mismo hombre, un cristiano de la ciudad de Hama en el centro de Siria, no lejos de donde se produjo la masacre de Hula, se preguntaba con tristeza sobre la perspectiva de un conflicto sectario. Explic que Hula est sobre una lengua de tierra donde la gente es sunn, pero los pueblos de alrededor son alaues y cristianos. Lo s porque mi esposa viene de un pueblo cerca de all. Dijo que estaba muy preocupado por si resultaba que los habitantes sunnes, incluidos los 34 nios, haban sido asesinados por milicianos de los pueblos alaues vecinos porque entonces No s lo que puede llegar a suceder.

Damasco est profundamente afectada por la crisis, aunque no siempre se hace visible. Los bancos estn aislados del resto del mundo. Todos los bancos del Lbano estn aterrados de tener negocios con Siria, dijo una rica empresaria. El gerente de mi banco en Beirut no quera tomar un depsito que hice aunque el cheque lo haba emitido un banco britnico. Muchos en Damasco conocen de primera mano la destruccin fsica causada por los combates en el centro del pas. Hay alrededor de 400.000 sirios desplazados por las luchas, la mayora de Homs, que se han refugiado en la capital. A menudo se trasladan a apartamentos anteriormente ocupados por los refugiados iraques que han vuelto a casa porque afirman que, para ellos, Bagdad es ahora ms seguro que Damasco.

Patrick Cockburn es un periodista irlands que es corresponsal en Oriente Prximo del Financial Times y actualmente de The Independent. Especializado en dicha zona, y ms concretamente en Iraq, ha obtenido numerosos premios periodsticos, el ms reciente el prestigioso Premio Orwell britnico al periodismo poltico, otorgado de 2009. Es autor de varias obras sobre Oriente Prximo, las ms recientes The Occupation: War, resistance and daily life in Iraq y Muqtada! Muqtada al-Sadr, the Shia revival and the struggle for Iraq.

Fuente: http://www.counterpunch.org/2012/05/28/syria-after-the-massacre/

rJD



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter