Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 31-05-2012

Cinco dcadas de estupidez, y todava sigue

Sal Landau
Progreso Semanal


En 1991 la Unin Sovitica desapareci. Washington cambi su retrica anticubana de la Guerra Fra a la de los derechos humanos. Pero un tema permanece: una colonia econmica norteamericana que se liber en 1959 an se niega a rendirse.

La poltica de castigar a Cuba, que ya tiene 53 aos, est llena de canas y se convirti en una verdadera estupidez en la dcada de 1980, cuando Reagan transfiri la poltica diria hacia Cuba a los cubano-americanos derechistas de Miami excepto, por supuesto, cuando hacan erupcin las crisis peridicas. Pero debajo de esta aparente idiotez hay una absurdidad perniciosa.

En mayo, por ejemplo, el Departamento de Estado rechaz solicitudes de visa de once acadmicos cubanos que tambin defienden el mejoramiento de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos. Decenas de otros cubanos obtuvieron visas para asistir a la reunin en San Francisco de la Asociacin de Estudios Latinoamericanos (LASA)

Simultneamente, Mariela Castro, directora del Centro de Educacin Sexual de Cuba (CENESEX), e hija de Ral Castro, recibi su visa para gran beneplcito de los lderes de las comunidades gay, lesbiana, bisexual y transexual de San Francisco y Nueva York, las cuales ella visit. Ellos admiran su heroico trabajo en pro de los derechos de los LBGT.

Ese extrao mensaje mezclado produjo rumores de que la negativa de las visas era la demostracin de un acuerdo entre senadores cubano-americanos y un frustrado y mediocre Departamento de Estado. Marco Rubio (republicano por la Florida) y Bob Menndez (demcrata por Nueva Jersey) haban retenido la aprobacin de Roberta Jackson como secretaria asistente del Departamento de Estado para Asuntos Interamericanos. Al negar algunas visas y hacer ms estrictas las reglas de viajes a Cuba, el Departamento de Estado calm (un poco) a los dos cubano-americanos mulos de Soln. Tiene esperanzas la Casa Blanca de que la visita de Mariela fortalecer el apoyo gay (votos y dinero) para Obama?

Mientras tanto, los adversarios de Washington y La Habana no han desarrollado ni siquiera un mnimo plan de remiendo de las relaciones. Es ms, el Departamento de Estado ha rechazado o no ha respondido a las propuestas de Cuba acerca del tema migratorio pero solo durante dos aos. La Casa Blanca no tiene tiempo para Cuba mientras busca la reeleccin del presidente.

En mayo, la poltica EE.UU.-Cuba encontr su camino hacia el programa The Situation Room, de CNN. Wolf Blitzer entrevist a Alan Gross (norteamericano condenado a prisin en Cuba) y a Josefina Vidal (jefa del bur de Estados Unidos en el Ministerio cubano de Relaciones Exteriores). Esa semana, la secretaria de prensa del Departamento de Estado Victoria Nuland asegur a los periodistas y la secretaria de Estado Hillary Clinton insisti que Alan es inocente, a pesar de la declaracin de la esposa, Judith Gross: Sabemos ahora que [Alan] viol las leyes cubanas.

Hilary tambin ignor el despacho de Desmond Butler, de la Associated Press, acerca de las fechoras de Gross. En Cuba, Gross desempe su papel en una poltica de cambio de rgimen apoyada por el gobierno. Gross estaba a sueldo de Development Alternatives Incorporated, que tena un contrato con USAID.

Al igual que Clinton y Nuland. Blitzer reflej su ignorancia o no aceptacin del reporte de Butler acerca de los informes de viaje a Cuba de Gross en 2009. Butler describe a partir del propio informe escrito por Gross la manera en que Alan pas de contrabando materiales ilcitos y mont una impenetrable red de comunicaciones en Cuba.

Blitzer tambin reintrodujo el tema de los Cinco de Cuba. En la dcada de 1990, Cuba envi a agentes de inteligencia a Miami para penetrar a grupos del exilio que preparaban acciones violentas contra instalaciones tursticas cubanas. Cuba recicl para el FBI los descubrimientos de los agentes acerca de alijos de explosivos y armas en la zona. En 1998, despus de usar la informacin de los agentes para ocupar los alijos de explosivos en Miami, el FBI arrest a los agentes cubanos sus propios informantes. En un juicio del 2001 un intimidado jurado los declar culpables de graves delitos y una jueza los conden a sentencias draconianas.

Podra el presidente Obama ponerlos en libertad despus de las elecciones, por supuesto, a cambio de Alan Gross? De ninguna manera, dijo el Departamento de Estado. Gross es inocente. Los Cinco fueron condenados por graves delitos. Este tipo de pobre mendacidad ha llegado a niveles vergonzosos. Gross admiti que viol leyes cubanas y la noticia de la AP confirma su culpabilidad.

Luego ocurri otro extrao hecho. Carlos Garca-Prez, director de la Oficina de Transmisiones Cubanas financiada por el gobierno (Radio y TV Mart), calific al arzobispo de La Habana de lacayo que est en colusin con un rgimen opresor (William Booth, Washington Post, 5 de mayo).

Cree el presidente Obama que el cardenal, el cual favorece un dilogo, se sencillamente un mensajero del presidente cubano Ral Castro? O es que esa estupidez surge de races estpidas ms profundas?

Hace cincuenta y dos aos, cuando mi primer viaje a Cuba, presenci los cambios sociales, la felicidad emanaba de los pobres, la indignacin de los que haban perdido riqueza, privilegio, status y prestigio. Tambin fui testigo de la violencia cuando los exiliados apoyados por la CIA bombardeaban la isla desde Miami.

Durante ms de cinco dcadas EE.UU. ha realizado un embargo contra Cuba. La CIA apoy una invasin de exiliados por Baha de Cochinos en 1961 y patrocin miles de ataques armados a la isla terrorismo.

Despus de ms de medio siglo, Cuba ha exportado a ms de un milln de cubanos a la Florida, y ellos han hecho cambios en ese estado y en el destino de EE.UU. En el 2000 ayudaron a George W. Bush convertirse en presidente de EE.UU. La contrarrevolucin de Cuba actu para alterar el destino de EE.UU., no el cubano.

Aunque los embriagadores das revolucionarios de Cuba han pasado, Latinoamrica ha seguido su camino de independencia.

En marzo, la ignorancia imperial y la arrogancia caracterizaron el papel de Obama en la Cumbre de las Amricas de Abril en Cartagena, Washington continu negndose a que Cuba participe en futuras discusiones hemisfricas. Hasta el gobierno ttere de Honduras vot junto con 30 otros estados a favor de incluir a Cuba en reuniones futuras. Solamente Canad vot con la lnea de EE.UU. Cincuenta y tres aos de rencor acumulado.

La respuesta de Obama a sus crticos aqu y en Cuba? Ellos saben que podemos hacerlo mejor.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter