Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-06-2012

Las relaciones entre Alemania y Espaa y el poder del capital financiero (I)

Alberto Garzn Espinosa
Pijus Economicus


Hace un par de aos Espaa venci a Alemania en las semifinales del mundial de Sudfrica por un gol a cero. La euforia se desat por todo nuestro pas, y las celebraciones se dejaron ver durante semanas gracias a un nuevo sentimiento de patriotismo. Aquella sensacin de superioridad deportiva, cristalizada en la primera copa mundial de la seleccin espaola, no tena, sin embargo, relacin alguna con la competencia econmica entre ambos pases. Aqul otro enfrentamiento mostraba un marcador completamente opuesto; all recibamos una enorme paliza.

El esquema siguiente refleja la naturaleza de las relaciones econmica entre ambos pases, y es una herramienta til para analizar cules son los problemas de la economa espaola y cules son las opciones de poltica econmica que se abren tras la larga y dolorosa crisis econmica que padecemos.

 

Podemos comenzar por un hecho contable bsico: Espaa ha tenido un descomunal dficit por cuenta corriente desde la entrada en vigor del euro. Alemania, por el contrario, se ha comportado a la inversa, con un creciente supervit desde el ao 2000. Ambas relaciones se muestran grficamente a continuacin.

Esto significa, en esencia [1], que Espaa exporta menos de lo que importa y que a Alemania le ocurre al revs. Como se puede comprobar en el grfico, son dinmicas que se han propulsado enormemente tras la llegada del euro. Eso significa que la estructura de la Unin Europea y la moneda comn profundizan los desequilibrios internos y pueden estar detrs de la crisis actual.

Este hecho contable refleja, en ltima instancia, una menor capacidad competitiva de la economa espaola, es decir, del capital productivo espaol. Las empresas productivas espaolas son incapaces de competir en el mercado internacional y, ms concretamente, en el mercado europeo.

Todo ello supone que el capital productivo alemn obtiene ingresos que son compartidos con el capital financiero alemn. Como vimos en otro post, el sistema financiero funciona sobre la base de establecer una puncin sobre la ganancia productiva, es decir, que sus beneficios dependen de la capacidad de obtener beneficios de las entidades a las que presta dinero. Dicho de otra forma, el sistema financiero que ha prestado dinero al capital productivo alemn se beneficia tambin de la buena marcha de las exportaciones alemanas. En este punto, nmero 2 en nuestro grfico, el capital financiero alemn se encuentra con nuevos ingresos y dinero ocioso.

Y qu hace el capital financiero alemn con ese dinero nuevo y ocioso? Pues por la lgica capitalista no tiene ms remedio que moverlo para hacer ms ganancias, de modo que lo presta a otros sujetos econmicos. En nuestro grfico ya vemos a quin: al capital financiero espaol (punto 3). Esta transferencia de dinero es la que explica que la balanza de pagos cuadre: el supervit de la cuenta financiera compensa el dficit de la cuenta corriente. Dicho de otra forma, la economa espaola importa ms que exporta y necesita dinero con que pagar esa diferencia y ese dinero es el que le presta el capital financiero internacional (y en nuestra explicacin el alemn). Puede comprobarse en el siguiente grfico.

Ha de tenerse presente que la forma por la que el capital financiero alemn presta a la economa espaola (a travs del capital financiero espaol o directamente al capital productivo o a los hogares) es mltiple. Pueden prestar a travs de inversiones extranjeras directas (llegada de empresas), a travs de inversin en cartera (compra de acciones o ttulos como bonos y obligaciones) o a travs de prstamos. En Espaa han sido determinantes las dos ltimas formas (la inversin extranjera directa espaola era fundamentalmente positiva gracias a la internacionalizacin del capital espaol).

En todo caso el capital financiero espaol (bancos y cajas de ahorro) se endeuda porque necesita dinero para prestar al capital productivo espaol. Y el capital productivo espaol necesita tener una actividad productiva que realizar porque de lo contrario entra en crisis y el sistema no puede mantenerse. Como hemos dicho ms arriba, el capital productivo espaol es poco competitivo de modo que tiene que buscar una actividad productiva en la economa interna. Si tenemos en cuenta que la desigualdad en Espaa medida como participacin salarial en la renta- es muy alta (vase aqu), el capital productivo adems enfrenta una crisis de demanda interna. Por esa razn recurre a una actividad relativamente ficticia: la burbuja econmica.

El capital productivo encuentra la burbuja inmobiliaria como va de escape para poder seguir generando beneficios (esquivando los dos obstculos: la falta de competitividad y la insuficiencia de demanda interna). Dicha burbuja inmobiliaria es favorecida gracias a la regulacin legal y a los bajos tipos de inters de la eurozona (que proporcionan crdito barato). De esa forma, el capital productivo espaol puede alimentarse de una actividad muy lucrativa. Pero una actividad que es tambin muy inestable y que depende del endeudamiento (puntos 4 y 5). Desglosado por actores, el endeudamiento de los sujetos econmicos espaoles es el siguiente.

Mientras la burbuja inmobiliaria opera el sistema funciona correctamente y el ciclo del grfico se mantiene sin interrupcin. Evidentemente las asimetras comerciales se profundizan cada ao ms, pero los economistas convencionales y los ministros de economa como Solbes aseguraban que esas cuestiones ya no importaban en el marco de la zona euro. Grave error.

Con la burbuja funcionando el empleo se creaba gracias a que el capital productivo que se mova alrededor de la construccin generaba miles de trabajos nuevos cada mes, proporcionando un salario a los trabajadores que utilizaban para seguir importando productos del exterior. Esas importaciones favorecan a Alemania, entre otros socios comerciales, lo cual alimentaba el ciclo. El dinero circulaba por el ciclo correctamente, si bien distribuyndose de forma desigual (aspecto que veremos ms adelante).

El estallido de la burbuja

Hasta que estalla la burbuja inmobiliaria y el ciclo se interrumpe. El consumo y la inversin caen y el capital productivo espaol no tiene forma de generar nuevos beneficios. Los trabajadores espaoles se quedan sin trabajo y tanto ellos como el capital productivo y financiero espaol se encuentran enormemente endeudados con el capital financiero alemn e internacional.

El capital financiero espaol sortea la crisis como puede, pero sus beneficios dependen de que exista actividad productiva. En un primer momento los planes de estmulo del gobierno (Plan E) permiten volver a ver beneficios en la actividad productiva, gracias a un desembolso de dinero pblico. Pero posteriormente la actividad productiva termina por caer y el sistema financiero ve secarse sus ingresos. El capital financiero se queda con los negocios del capital productivo inmobiliario, que ya es en s mismo un activo txico, y sigue incapaz de remontar la situacin. Slo los bancos internacionalizados (como BBVA y Santander) encuentran una forma de obtener beneficios para ir salvando la situacin. Las cajas de ahorro se hunden irremediablemente en prdidas, al secarse sus ingresos y permanecer endeudadas.

El Estado al rescate, secuestrado por el capital financiero alemn.

Entonces aparece el Estado de nuevo, que se presta a salvar al capital financiero espaol a costa de una mayor exposicin propia al capital financiero internacional, especialmente alemn. Por mecanismos ya comentados en otro lado, el Estado va transformando las deudas privadas en deudas pblicas. La exposicin del capital financiero espaol se va transformando en exposicin del Estado espaol. Lo que fueron beneficios privados, ahora son prdidas pblicas.

De esa forma el ciclo analizado, ya interrumpido, se recompone en una relacin de dominio del capital financiero alemn sobre el Estado y los sujetos econmicos espaoles. El capital financiero alemn, aprovechando su control poltico sobre las redes institucionales (la llamada troika: comisin europea, BCE y Fondo Monetario Internacional) y un contexto ideolgico favorable a sus tesis (el neoliberalismo) se presta a condicionar toda poltica econmica a un solo objetivo: garantizar que va a recibir el dinero comprometido. La devolucin de las deudas, privadas y pblicas, prioridad absoluta.

Dado que las deudas privadas no pueden devolverse porque no hay capacidad de ingresar, el capital productivo espaol va quebrando (sobre todo el pequeo capital productivo: PYMES; el gran capital productivo sortea la crisis exportando como puede). El capital financiero espaol tambin se encuentra en la misma situacin, pero su quiebra est prohibida de facto por la ideologa dominante (la tesis de demasiado grande para caer) de modo que el Estado se hace cargo de su actividad y de sus prdidas.

De una forma u otra (y siempre a travs de mecanismos financieros), el Estado se va haciendo cargo de las deudas privadas. Se socializan las deudas y las prdidas, de modo que toda la carga del coste de la crisis recae sobre los contribuyentes.

Ante la presin del capital financiero alemn, los partidos polticos dominantes en los pases perifricos (pues estos procesos se repiten en Portugal, Grecia e Italia) ceden y ponen al Estado de Bienestar al servicio del pago de la deuda al capital financiero alemn (en Espaa con la reforma de la constitucin que hicieron en agosto de 2011 el gobierno del PSOE y el PP). Dicho de otra forma: el desmantelamiento de la sanidad, la educacin y los servicios pblicos pagar al capital financiero alemn.

Ese es el estadio actual de la crisis: la no modificacin de la estructura institucional europea y la subordinacin de toda poltica econmica de los pases perifricos al pago al capital financiero alemn. Por esa razn no hay salida de la crisis sin romper con el marco actual de Unin Europea y con el dominio financiero alemn.

NOTAS:

[1] La cuenta corriente est formada por la balanza comercial, la balanza de servicios, la balanza de rentas y las transferencias corrientes. En todo caso, la que marca el sentido en ambos casos es la balanza comercial.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter