Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 01-06-2012

O ellos, o nosotros

Antonio Maira
Rebelin


Creo que casi todos somos conscientes de que la oligarqua financiera, industrial y poltica nos ha quebrado el pas, dejando atrs cinco millones y medio de parados en crecimiento vertiginoso.

Ahora estamos ante el acto final, de naturaleza criminal, de una crisis que nos conduce a la mayor tragedia social que podamos imaginar.

El Gobierno, en compadreo descarado con la oposicin, est apretando a nuestra empobrecida base social para bombear renta a los sectores de la oligarqua que se han enriquecido hasta lmites inimaginables.
Se est inventando un modelo nuevo de "intervencin a la espaola" y de "rescate a la espaola" en un ltimo esfuerzo para absorber los ahorros, los derechos laborales y las prestaciones sociales de decenas de millones de personas.

Les queda poco ms de un mes para "quebrar definitivamente" la Seguridad Social, el sistema pblico de Salud, el sistema pblico de Educacin, y todas las empresas pblicas en los mbitos estatal, autonmico y local.

Cientos de miles de trabajadores y trabajadoras del sector pblico se irn a la calle, y nuestros servicios pblicos se privatizarn a precio de bancarrota y para mayor lucro de esa oligarqua capitalista que sigue la "ley de hierro de ese sistema social": apropiarse de toda la plusvala individual y social de los trabajadores.

Toda la riqueza nacional ser bombeada hacia arriba, hacia las oligarquas econmicas que gobiernan, pas a pas, pueblo a pueblo, Europa entera.


Nuevas guerras de naturaleza colonial y expropiatoria, genocida y de saqueo, de brutalidad ilimitada y violadoras de los derechos humanos elementales, sern lanzadas para que el imperio y sus secuaces absorban todas las materias primas minerales, energticas o de la biodiversidad que hay en el mundo, en especial en los pases colonizados y empobrecidos.

Tales guerras sern proclamadas como "guerras humanitarias" por Falsimedia, es decir, por todo el sistema de monopolizacin de la informacin que se realiza en "occidente" a travs de los "medios de comunicacin" privados o pblicos, en poder de esa misma oligarqua.

La propaganda de guerra y el miedo ser utilizado de manera masiva para inmovilizar a toda la poblacin trabajadora, especialmente a los jvenes.

Se trata, sobre todo, de romper todo lazo de solidaridad, toda identificacin de naturaleza comunitaria, laboral, o colectiva, todas las races humanas que puedan vincularnos los unos a los otros.

El patriotismo de los canallas y los ladrones va a actuar a tope durante el prximo verano.

Todo el aparato de propaganda de Falsimedia potenciar hasta el frenes el patrioterismo del futbol y del folclore ms rancio, para que en estos prximos cuarenta das nos dejemos saquear hasta el ltimo euro.

La mentira -como principal instrumento de los polticos profesionales- nos est vendiendo al Dios Mercado. Est sonando de nuevo el penltimo grito de Que viene el lobo!.

Rajoy nos quiere hacer tragar el sapo de que va a "rescatar" Bankia y su matriz BFA -y todo el sistema financiero, detrs-; inyectando en los activos deuda pblica, que no es ms que papel sin valor alguno.

Otra terrible vuelta de tuerca en el "garrote vil" que ahoga a los trabajadores y trabajadoras de este pas.

Se est desarrollando ante una ciudadana asombrada y todava perpleja por tanto descaro, una campaa de defensa institucional a ultranza. El objetivo es salvaguardar a cualquier precio, a cualquier coste social, unas instituciones degradadas por una corrupcin e irresponsabilidad rampantes que se extiende a todos los poderes del Estado empezando por la Monarqua.

La defensa de la Constitucin "otorgada" de 1978 -ahora envuelta en el papel higinico de la corrupcin-, se hace en nombre de una soberana totalmente inexistente. La soberana que la propia oligarqua, franquista y posfranquista ha entregado al BCE, la UE, el FMI y la OTAN.


En los ltimos meses se estn generalizando mecanismos de "expropiacion", va multas, tasas de todo tipo, e impuestos locales, que estn descargando las "deudas soberanas" sobre las espaldas de los ciudadanos.

Paralelamente se estn poniendo en marcha, aceleradamente, mecanismos de control y represin policial sobre los ciudadanos, que pretenden ahogar el enorme movimiento de indignacin y de protesta que recorre el pas depunta a punta.

En un pas en el que el robo de la riqueza es la norma superior de la oligarqua que gobierna, el ejercicio de los derechos ciudadanos y el estallido de la protesta social tiene que ser deslegitimado, criminalizado y penalizado.
Nuestros jvenes estn siendo detenidos, fichados, amedrentados, golpeados, y castigados con multas impagables.

Las nuevas reformas del Cdigo Penal estn ultimando el aumento exponencial de las penas de crcel para aquellas personas que hayan cometido previamente algn delito. Al mismo tiempo se estn convirtiendo en delitos o faltas graves manifestaciones y actuaciones ciudadanas absolutamente legtimas que representan el ejercicio de los derechos laborales, sociales y polticos fundamentales.

Policas locales de paisano y guardias de seguridad privados campean por las ciudades porra en mano y pistola en el bolsillo.

Viejas leyes represivas, interpretadas por jueces corruptos, y agitadas como "normas legales de obligado cumplimiento" por organizaciones parafascistas que han nacido y crecido bajo el amparo y las subvenciones pblicas, sirven para perseguir y aterrorizar manifestaciones de libertad personal y de ejercicio de libertades pblicas no slo absolutamente legtimas, sino tambin necesarias en la defensa de los derechos de todos.

Ha llegado la hora de decir basta!

Ha llegado la hora de decir: O ellos o nosotros!


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter